Conecta con nosotros

Estilo de vida

La importancia de la puntualidad

Keren Borrás Santiago

Publicado

en

La puntualidad es un tema de compromiso.  Quienes son puntuales les suele descuadrar y ser poco benévolos con los impuntuales. Más por la sensación de pérdida de tiempo que porque el otro llegue tarde. También existen quienes siempre llegan en punto, a veces en exceso. El llegar también demasiado antes y luego desesperarse por que el otro llega a la hora es un rasgo de control y atención. La puntualidad no es un rasgo de la personalidad, sino de un excelente hábito que forma parte del orden. Es una filosofía de vida. La idea de que “por más que me organizo, no consigo ser puntual” es falsa. Todos los que deseen llegar a su hora pueden conseguirlo.

Las personas impuntuales achacan su tardanza a excusas como un exceso de compromisos, una agenda caótica, no saber organizarse.  Todo esto es cierto, sin embargo, también puede influir la falta de motivación, tener la autoestima baja (para qué llegar en punto si consideran su aportación poco interesante) o incluso desaprobación y provocación hacia quien convoca.

La mayoría de las personas impuntuales suelen apuntillar que por más que lo intentan, no consiguen llegar a tiempo.  Sin embargo, suelen referirse a los pasos que dan cuando cierran la puerta de casa o de la oficina. Entonces es cuando les entra la prisa, caminan corriendo, se estresan y piensan que eso es hacer todo lo posible. Incluso buscan reafirmarse en otras personas preguntando: “¿A que sí hemos corrido?”. Sí, han corrido, cuando ya no tenía solución. La puntualidad se inicia con la planificación, no con los metros finales antes de la cita.

Las personas que llegan tarde sufren consecuencias negativas. Una de ellas es la pérdida de credibilidad. Cuando alguien se retrasa una vez, todos solemos ser empáticos con el tropiezo, pero cuando se retrasa de forma ­reiterada, la consecuencia es que sus excusas no son creíbles, y sus promesas de cambio para la siguiente ocasión, tampoco.

Llegar tarde proyecta una imagen negativa de pasotismo. La impuntualidad es sinónimo de desorganización, de no tener palabra, de ser poco profesional. Nadie quiere hacer tratos con una persona irresponsable que llega tarde a sus compromisos.

La impuntualidad es un motivo de estrés para quien llega tarde y para quien espera. Retrasarse en una cita condiciona el encuentro, porque el enfado que genera en el que espera no desaparece en el instante en el que llega la persona, sino que suele perdurar, y lo que debería ser un encuentro efectivo o divertido se convierte en otra cosa.

Llegar tarde es el inicio del bucle. Los impuntuales terminan por desorganizar su agenda, su tiempo y el de sus acompañantes. Esa es una de sus peores consecuencias: el efecto arrastre. Dado que todos cuentan con que alguien llegará tarde, terminarán por hacer lo mismo. Empezarán a retrasar su incorporación al trabajo, a la reunión o a la cena. La impuntualidad es contagiosa.

¿Cómo actuar con las personas que tienen falta de puntualidad?

Dependerá de cada uno. Lo primero es decirles que le molesta esperar y pedirles que, por favor, avisen si van a retrasarse. Con el teléfono móvil, todo el mundo puede hacer una llamada o mandar un mensaje y ser considerado con quien espera.

Si se trata de un impuntual redomado, no refuerce su comportamiento esperándole. No retrase la reunión, ni la clase, ni siquiera la cena. Si lo hace, sólo conseguirá que el impuntual siga siéndolo y que los que sí han sido educados y han llegado a su hora sientan que se les falta al respeto. Estos son las 5 pinceladas para trabajar su impuntualidad.

1. Detectar en qué se pierde tiempo y limitarlo. Es importante el uso de calendarios y agendas, en la agenda es importante anotar cuánto tarda en realizar cada actividad y cuadrar lo se  tiene planeado para que se pueda llegar a todo. Tener una hora de inicio y otra de finalización también agiliza la mente. Saber a qué hora acaba permite dejar de divagar y centrarse en el tema. Deja de justificar, yo soy así.

2. Organizar las cosas. Muchas personas impuntuales llegan tarde por falta de organización. Al salir de casa les falta el móvil, no encuentran las llaves, no saben dónde dejaron la agenda y un largo etcétera. Ten un lugar claro en el que colocar lo que se requiere a la hora de salir.

3. Cuenta con un margen de error. No establezcas los tiempos como si no existiera el tráfico o pensando en una reunión perfecta. Deja siempre un margen de 15 minutos. Si al final no hay ningún imprevisto y llega antes, aprovecha para revisar la agenda, poner ideas en orden, o lleva un libro y lee, ahora mismo con los libros digitales es muy fácil llevar uno. Es preferible aparecer 10 minutos antes que 10 minutos retrasado.

4. Deja de jugar con la alarma, el momento de levantarse es cuando suena la alarma. Uno de los mayores placeres para muchas personas es apagar el despertador y seguir durmiendo cinco minutos más. Si a ti  te gusta demorarte, déjalo para el fin de semana, sin embargo,  no para los días en los que otras personas dependen de tu presencia. Ponte el despertador lejos de la cama, de tal forma que manejarlo te lleve a salir de su sitio cómodo. Y no vuelvas atrás. Inicia tu rutina. Pasa directo al baño, sírvete el café o el té  y ponte las pilas.

5. Aprenda a decir no. Las personas muy solícitas y serviciales suelen tener problemas para decir que no a las peticiones y favores de otros. Rehúyen el conflicto y valoran tanto su colaboración y ayuda que terminan por sobrecargarse. Tener compromisos de más enlentece y retrasa su agenda. La persona que te pide un favor cuenta con que se lo puedes hacer. Cumple primero con tus compromisos, salvo excepciones, y luego, si lo decides, dedica el tiempo que le sobre a atender a los demás o a atenderte a ti mism@. Tienes derecho a gestionar tu tiempo libre como le plazca.

La impuntualidad habla mal de ti. No aporta nada ni en tu profesión ni en tu vida personal. Toma nota y comienza, aparte de tomar consciencia, a llevar a cabo la acción.

Estilo de vida

¿Cómo reconocer y usar nuestros privilegios en una sociedad donde predomina la desigualdad?

Milka Abril Rodríguez Cárdenas

Publicado

en

Actualmente los privilegios están en debate y a discusión por nuestra sociedad, algunas personas la niegan, otras los cuestionan y existe quienes los usan para descalificar, así como también existe gente que ni siquiera le dan importancia, ni saben que existen o que los tienen. Esto último tiene que ver con los sesgos que podemos tener en una sociedad donde predomina el paradigma de la competencia, la desigualdad, el machismo y misoginia, la discriminación, la marginación, la inseguridad, racismo y abuso de poderes, donde lo normal es la individualidad, donde sólo pensamos en nosotros o nosotras mismas, y prestamos menos atención a nuestro entorno social, porque así nos han enseñado, porque así hemos crecido. Es el ejemplo que hemos visto en la sociedad, familia, a veces incluso en las escuelas y el trabajo.

Pero a todo esto: ¿Qué son los privilegios? ¿Por qué es importante identificarlos? ¿Para qué nos sirve? Y la pregunta más importante: ¿Cómo podemos usarlos? Privilegio son todas esas ventajas sociales que una persona tiene de forma inherente frente a una gran mayoría que no las tiene. Todas las personas tenemos algún privilegio o un conjunto de privilegios, que en una sociedad ideal se les llamaría derechos, o sea lo normal, lo que debería ser.

Ser privilegiado o privilegiada no significa que no tengas problemas, tampoco significa que no te hayas esforzado por lograr lo que eres o lo que tienes, sino que tus problemas no son tan graves en comparación con las personas que no tienen esos privilegios. Es decir, estamos lejos de la realidad en la que viven las personas que no cuentan con esos derechos.

En medio de nuestra ignorancia asumimos que todas las personas crecemos con las mismas oportunidades, que somos iguales y que tenemos el “piso parejo”, pero ¿esto se apega a nuestra realidad?

Cuando damos una opinión basada únicamente en nuestro contexto social, es habla desde nuestro privilegio porque no estamos tomando en cuenta que existen muchísimas otras realidades muy diferentes a la nuestra, que hay personas que se enfrentan a barreras estructurales como la marginación, la discriminación, la pobreza o corrupción, barreras que no tienen que ver con sus decisiones o sus ganas de salir adelante, sino con un contexto social en el que crecemos.

Por ejemplo: la heterosexualidad es un privilegio, porque es una persona que no va a ser juzgada ni cuestionada por sus preferencias sexuales, es probable que por esa misma razón tampoco tenga que enfrentarse a discriminación en la escuela o trabajo, pues es aceptado por la sociedad porque cumple con las expectativas de la misma.

Ser hombre es un privilegio porque por el simple hecho de serlo ganará un sueldo mayor al de sus compañeras mujeres, no tendrá que enfrentarse al acoso sexual callejero todos los días de su vida, tampoco será tratado como objeto por su pareja o jefe de trabajo. Tampoco se enfrenta a la revictimización en caso de una violación, ni será juzgado por su forma de vestir ni por tener una vida sexual activa.

Tener privilegios no está mal, lo grave es no tener empatía con las personas que no las tienen, pienso y creo firmemente que los privilegios no deben ser usados como una forma de descalificación a las personas, sino como una forma de identificarlas y usarlas en favor de nuestro entorno social.

Pero ¿cómo podemos hacer eso? Existen muchas formas en las que podemos usarlos, lo importante es que logres identificar cuáles son los tuyos y cómo afecta a tu entorno, es decir, a tu familia, a tus colegas, a tus amistades y pareja. Por ejemplo, si eres hombre puedes usar tu privilegio dejando de encubrir las violencias de tus amigos hacia sus parejas mujeres, también puedes poner un alto a la violencia que puedan ejercer tus compañeros de trabajo hacia tus compañeras, si tienes una carrera universitaria puedes compartir tus conocimientos a personas que sabes que no pueden acceder a esta misma información con la que cuenta, si eres heterosexual puedes ser empático o empática con las personas que tienen una preferencia sexual diferente a la tuya, si cuentas con estabilidad económica puedes usar una parte de tus recursos para beneficiar niños que viven en la calle.

Existen muchas formar en las que podemos usar nuestros privilegios, Y tú ¿ya ubicaste si tienes privilegios? Y en caso de ser así ¿has pensado en usarlo para beneficio de quiénes no lo tienen?

Continuar Leyendo

Estilo de vida

Crea una vida excepcional y en equilibrio

Keren Borrás Santiago

Publicado

en

Cada persona quiere vivir una vida excepcional. El dilema surge cuando llega la hora de definir lo que excepcional significa para ti. Si adoptas la definición de alguien más, terminarás decepcionado tarde o temprano, ya que sólo tú puedes determinar lo que quieres decir para ti.

Puede ser confuso tener claro qué es lo que se quiere, y nunca lo tendrás perfectamente claro, pero el objetivo no es ser claro, el objetivo es avanzar y explorar. Si lo supieras todo, la vida se volvería aburrida rápidamente. Tiene que haber un grado de incertidumbre para mantener las cosas interesantes.

Con eso dicho, aquí hay algunas formas de cómo conseguirlo.

1. Ser amable

Una de las primeras cosas que quieres hacer para vivir una vida excepcional es ser amable. Ser amable no es nada especial, pero al mismo tiempo lo es. Puede ser sonreírles a tus vecinos, o ayudar a un amigo. Tratar a la gente como te gustaría ser tratado.

2. Aprende

Conviértete en un estudiante de por vida. Estudia sobre desarrollo personal e incorpora las lecciones que aprendiste a tu vida. Si haces esto, verás cómo tu vida se transforma de más maneras de las que te puedas imaginar, porque incluso un nuevo ajuste por semana, producirán grandes resultados en unos pocos años.

3. Ejercítate

Todos tenemos cuerpos físicos, y entre mejor cuides del tuyo, mejor te sentirás. Cuando haces ejercicio con regularidad, no sólo tendrás más energía, sino también tendrás más claridad y sentido de propósito. Sé que ya has oído esto una y otra vez, sin embargo, la mayoría de la gente todavía no lo aplica ni toma acción. Si tú estás en este grupo, tienes que preguntarte por qué.

4. Enfréntate a tus miedos

Todo el mundo le tiene miedo a algo. La verdad del asunto es que cuando te enfrentas a tus miedos, estos desaparecen. Lo que pasa es que te das cuenta de que tus temores están lejos de ser tan temible como los hacías parecer. Así que enfrenta a tus miedos y ve tras lo que realmente quieres, porque eso es lo que te mereces.

5. Libérate de lo que te bloquea

A lo largo de nuestra vida, hemos aprendido estrategias y formas de hacer las cosas que ya no son útiles. Hay formas sencillas y elegantes para liberarte de esos bloqueos emocionales y de la negatividad en tu vida. Yo personalmente recomiendo la Programación Neurolingüística, Inteligencia Emocional y desarrollar tu potencial humano. Sin embargo, es posible que desees hacer una investigación y descubrir lo que encaja contigo.

6. Define tus metas

Definir metas inteligentes puede ser tan simple como escribir lo que quieres lograr en tres meses, un año, cinco años, y diez años. Algunas veces no alcanzarás tus metas, pero ellas te ayudan a moverte en la dirección correcta. Define tus metas, y sé claro acerca de lo que realmente quieres conseguir y lograr en la vida, así como la forma en la que quieres sentirte al alcanzarlas todas.

7. Sueña en grande

No tengas miedo a soñar en grande. Si siempre has visualizado ser un escritor de renombre mundial, entonces ve a por ello y ve qué pasa.

Puede pasar o puede que te lleve por otro camino que pueda ser incluso más satisfactorio que el que pensaste que querías. La vida tiene su manera de sorprenderte de vez en cuando, así que planea para ello.

8. Simplifica

No hay necesidad de desordenar tu vida. Al simplificar y deshacerte de las cosas que no necesitas, te sentirá más claro y mejor contigo mismo.

No tienes que gastar todo tu dinero en “cosas”, porque lo que realmente quieres es sentirte bien, y las mejores experiencias en la vida son gratis.

9. Medita

La meditación, literalmente, abre nuevas puertas en la vida y en tu mente. Al menos eso es lo que yo he vivido, al haber meditado durante casi una década. Meditar es tan simple como enfocar tu atención en una sola cosa. Puede ser enfocarte en tu respiración cuando estás lavando los platos, o simplemente sentir tus músculos mientras estás fuera dando un paseo.

10. Sé tú mismo

A casi todo el mundo le enseñaron que ser uno mismo no es suficiente. Sin embargo, seguramente te habrás dado cuenta de que no puedes dejar de ser tú mismo/a, porque eso es lo qué y quién eres.

Tú estás en esta vida con un propósito, y la única manera de que puedas hacer lo que debes hacer, es siendo tú mism@.

Continuar Leyendo

Estilo de vida

El paradigmático Valle de Viñales

Rosmery Pineda Mirabal

Publicado

en

Federico García Lorca sobre su sofá, hace 91 años, anhelaba encontrarse en este valle que alguna vez comparó con “una manada de elefantes dormidos”. Más tarde, la reconocida escritora cubana Dora Alonso recreó el paisaje en su obra para niños “El valle de la pájara pinta” y pidió que sus cenizas fuesen esparcidas sobre él.

No hay dudas que el Valle de Viñales, perteneciente a la más occidental de las provincias cubanas, Pinar del Río, constituye una fuente de belleza natural incomparable e irreverente a la vista de no pocos. Se localiza dentro de una de las cordilleras más extensas e importantes en la Isla por su variedad boscosa y de hábitat natural, denominada Guaniguanico. Es en esencia, un conjunto montañoso que ronda los 25 metros de altura, donde contrastan colores: verdes, marrones, terracotas y sienas.

Constituye una de las formaciones más antiguas del país y dispone de la presencia de fósiles de ammonites, antiguos caracoles que se pueden hallar en las rocas redondas al interior de las cuevas. La conservación de importantes valores paleontólogos como algunos restos de dinosaurios acuáticos y el peculiar fósil viviente: la Palma Corcho, declarado monumento nacional por haber sobrevivido desde el Jurásico, lo hacen un sitio singular. Sin embargo, esta última se encuentra en peligro de extinción, pues subsisten pocas especies distribuidas solo en la región pinareña.

Complementa al divino paisaje los sembradíos de tabaco, surcos dispuestos organizadamente por el arado tirado por bueyes; y las casas de guano con techos sesgados, formando grandes pendientes para el secado de este significativo renglón de la economía nacional.

Otro elemento identitario que realza la vivacidad del sitio son las costumbres y tradiciones acuñadas. La forma peculiar de vestir del guajiro, la presencia del machete en el cinturón; las polainas y el sombrero de guano hacen reverencia a la vida campestre. La predicción de eventos meteorológicos a partir de manifestaciones singulares de la naturaleza y la elaboración de licores de forma artesanal utilizando los frutos del campo como la popular “guayabita del pinar”, también forman parte del rico patrimonio socio-cultural.

Pese al paso de los años, diferentes lugares influenciados por la modernización de los nuevos tiempos, modificaron sus técnicas tabacaleras. Sin embargo, es verdaderamente impresionante como Viñales conserva la tradición vernácula y una arquitectura colonialista que predomina en el poblado.

En el año 1999, a este entorno sui generis se le otorgó la categoría de Paisaje Cultural de la Humanidad, el primero de toda la región americana reconocido por la UNESCO. Dos años después, fue declarado Parque Nacional por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) de Cuba.

Centro urbano

La zona urbana de este municipio en Pinar del Río está en total equilibrio con el panorama natural. Se aprecia la homogeneidad en la arquitectura de sus casas, techos de tejas criollas, elementos propios de un tardío neoclasicismo que ha ido complementándose a lo largo de los años con patrones de la arquitectura pinareña: portales corridos y columnas redondas.

Andar este pequeño pueblo implica conocer el vasto potencial creativo explotado por sus habitantes: trabajos con los bejucos, con semillas y la confección de muñecas de trapo; artículos que, una gran parte aparece exhibida en el boulevard viñalero, un lugar donde, en tiempos normales, no falta el sonido peculiar de las claves, maracas y güiros.

Turismo

Debido a la magnificencia del sitio, el desarrollo turístico se convirtió en su actividad principal. Antecedente para una fuerte presión demográfica que incluye a personas de disímiles partes de la provincia que se trasladaron en busca de mejoras económicas, lo que implica un aumento notable de las rentas de habitaciones y restaurantes.

En 2016 el periódico The New York Times recomendaba en su página de viajes este fabuloso destino turístico. Mientras a finales del 2017, el portal digital Business Insider lanzó una lista con los 25 sitios que debían visitarse en el próximo año, donde este ocupaba el segundo lugar.

Viñales ha demostrado un celoso cuidado por mantener la estética nativa en todo su conjunto. Las construcciones cada día son más modernas, y el poder grandilocuente de algunas podría distorsionarlo. Asimismo, la posible introducción de novedosas técnicas para la siembra de tabaco, o el cultivo de otros productos, hacen vulnerables las características exaltadas por la UNESCO en su declaración.

Tiempos de pandemia

En marzo de 2020 fue detectado el primer caso por COVID-19 en este municipio pinareño. Desde entonces el turismo internacional quedó paralizado por el cierre de los aeropuertos en la Isla.

Quedarse en casa entonces fue la rutina de no pocos, mientras las cifras internacionales de contagiados a causa de la enfermedad eran devastadoras. El Valle durante este tiempo solo han podido contemplarlo los habitantes cercanos. De los cuales, muchos, se vieron obligados a cultivar otros productos para el abastecimiento personal, pues la crisis económica se agudizó en medio de las complejidades pandémicas. Las calles quedaron desoladas y la tranquilidad, a veces incómoda, reina hasta entonces.

La pandemia continúa haciendo de las suyas y mientras los casos de infectados aumentan, el turismo inmóvil presenta los índices más bajos de la historia en cantidad de viajeros por cada año que visitan Viñales. Sin embargo, los rostros ocultos detrás de las mascarillas ahora son parte del horizonte que, por suerte, sigue teniendo forma de valle.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS