Conecta con nosotros

Estilo de vida

Las tres fortalezas de la confianza

Keren Borrás Santiago

Publicado

en

La Confianza es un valor poco presente en nuestro estado anímico en estos momentos. Multitud de hechos y factores la dinamitan, tanto en el mundo interno, como en el mundo externo.

Desde mi experiencia de trabajo personal y de acompañamiento en procesos de autoliderazgo, he podido comprobar que resulta un objetivo poco sostenible pretender acceder a ella directamente. Se trataría, más bien, de darse cuenta de que la Confianza es la consecuencia de un compromiso personal con otros metavalores.

La Confianza, con mayúsculas, surge de un estado elevado de consciencia, al que se llega desde el autoconocimiento y la congruencia

Por lo que llegar a alcanzarla y disfrutar de ella, depende de cuidar otros valores que para mí son “Los 3 pilares de la Confianza”.

De entre las muchas definiciones de la palabra Confianza, basadas en su etimología, me quedo con una que me resonó especialmente: “Confianza es la seguridad que una persona tiene en sí misma, basada en mayor o menor grado, en el conocimiento de ella, de sus capacidades, de su potencial o de la aptitud que tiene para llevar a cabo algo, haciéndolo en congruencia con sus valores.”

Si separamos la palabra en 2: Con-fianza, podemos entender también que este estado surge de ser capaces de aportar (o aportarnos) “fianza”, “valor”, «aval» o “garantía sobre una acción justa de devolución o respuesta.

Así la Confianza comienza desde tenerla para con uno mismo o en uno mismo, puesto que difícilmente podré ofrecer a otro lo que no tengo para mí. Del mismo modo, difícilmente podré reconocer en otros lo que no veo en mí.

Si estamos en el pasado (experiencias de fracaso o duda) o en el futuro (anticipación fatalista o fantaseada) difícilmente podemos sentir Confianza. Tampoco podemos enfocarla como energía hacia una acción concreta. La confianza sólo es posible en el presente.

Pensando en el equilibrio necesario para sostener algo tan valioso como la Confianza, es importante ver cuáles son las tres fortalezas o metavalor de mayor importancia para sostenerla: Respeto, Compasión y Honestidad.

Ninguna es más importante que otra. Ambas tienen una base sólida que sirve de soporte para el surgimiento de esta Confianza. Las tres atienden a la suma de los 3 centros del ser humano.

Por esta razón, el recorrido de revisar individualmente el estado de estos 3 metavalores, donde el objetivo principal es equilibrarlos y potenciarlos para permitir que emerja naturalmente esa Confianza inquebrantable.

 RESPETO

Es un metavalor que podríamos asociarlo al centro superior o mental. Por lo que correspondería al pensamiento racional. Al juicio. A ser capaces de observar con ecuanimidad cualquier acción, emoción o pensamiento, propio o ajeno. Indefectiblemente ese Respeto empieza por revisar “¿Cómo es el respeto hacia mi mism@?”.

Nos debería llamar la atención cuando tengamos dificultad para respetar a otros, si surge la crítica fácil, o cuando no nos parece tan “importante” este valor.

Posiblemente en algunas de estas situaciones nos esté indicando que nuestro estándar de Respeto está bajo. Sobre todo, cuando acostumbramos a ser poco respetuosos con nosotros mismos.En muchas ocasiones observo personas exigiendo un respeto a los demás, que ellas mismas no se profesan.

Ser respetuoso con uno mismo, tiene que ver con ser congruente con nuestros valores. No traicionarnos. Supone saber sostener, en momentos difíciles, aquello que para nosotros son valores fundamentales.

 COMPASIÓN

Asociado al centro emocional, surge del corazón y es un metavalor, al tiempo que una emoción (Amor).Sentir com-pasión es compartir el estado del otro, cualquiera que sea, sin juzgarlo y acogiéndolo como el “estar” o el “hacer” que es posible en ese momento para esa otra persona (o para uno mismo).

También aquí, es importante observarnos. Darme cuenta cuan exigente o compasivo soy conmigo mismo, con mis errores, mis fracasos, mis expectativas. Generalmente la compasión (que no es pena, ni compadecimiento, ni indulgencia) puede surgir hacia otro, cuando antes soy capaz de sentirla por mí.

La cultura occidental, condicionada por el patriarcado, se apoya en un modelo de severidad que dificulta el desarrollo natural de la Compasión.

Si tenemos tan integrado el modelo, que ni siquiera nos damos cuenta de nuestra falta de estado compasivo para con nosotros mismos. ¿Cómo podemos entonces sentirla por los demás? Sin tener libre el acceso a la compasión, difícilmente puedo confiar en que, en momentos bajos o difíciles, yo misma me trate de modo amoroso. Por esto supone un pilar imprescindible para la Confianza. La rigidez en vez de inspirar confianza, lo que comienza a fortalecer es el miedo.

 HONESTIDAD

Este metavalor está asociado al hacer, y por lo tanto al centro instintivo-motor del ser humano. Tiene que ver con el último paso hacia la congruencia, con materializar aquello que siento, pienso y digo. La honestidad está relacionada con la sinceridad, no con el sincericidio. ¡Cuidado! Lo que media entre ambos es la compasión. Muchas son las personas que defendiendo su supuesta sinceridad, arrojan sin empatía ni compasión su “verdad” al otro, incluso sin haberle sido solicitada.

Si encuentro “justificaciones” para, en determinado momento, no ser del todo congruente con mi forma de sentir, pensar o hablar, dejo de ser confiable. Además, creo que los demás pueden obrar del mismo modo. Por lo que también dejo de confiar en su honestidad.

Esta tercera fortaleza es posible que más a prueba se pone debido a factores externos. Las otras 2 dependen de un proceso interno que se van apreciando los resultados. Sin embargo, este último, viene muy definido por las acciones, por lo que es muy visible y además se pone a prueba con los condicionamientos externos, las dificultades y las renuncias a las que conlleva.

Estilo de vida

¿Cómo reconocer y usar nuestros privilegios en una sociedad donde predomina la desigualdad?

Milka Abril Rodríguez Cárdenas

Publicado

en

Foto de Julián Durán Bojórquez

Actualmente los privilegios están en debate y a discusión por nuestra sociedad, algunas personas la niegan, otras los cuestionan y existe quienes los usan para descalificar, así como también existe gente que ni siquiera le dan importancia, ni saben que existen o que los tienen. Esto último tiene que ver con los sesgos que podemos tener en una sociedad donde predomina el paradigma de la competencia, la desigualdad, el machismo y misoginia, la discriminación, la marginación, la inseguridad, racismo y abuso de poderes, donde lo normal es la individualidad, donde sólo pensamos en nosotros o nosotras mismas, y prestamos menos atención a nuestro entorno social, porque así nos han enseñado, porque así hemos crecido. Es el ejemplo que hemos visto en la sociedad, familia, a veces incluso en las escuelas y el trabajo.

Pero a todo esto: ¿Qué son los privilegios? ¿Por qué es importante identificarlos? ¿Para qué nos sirve? Y la pregunta más importante: ¿Cómo podemos usarlos? Privilegio son todas esas ventajas sociales que una persona tiene de forma inherente frente a una gran mayoría que no las tiene. Todas las personas tenemos algún privilegio o un conjunto de privilegios, que en una sociedad ideal se les llamaría derechos, o sea lo normal, lo que debería ser.

Ser privilegiado o privilegiada no significa que no tengas problemas, tampoco significa que no te hayas esforzado por lograr lo que eres o lo que tienes, sino que tus problemas no son tan graves en comparación con las personas que no tienen esos privilegios. Es decir, estamos lejos de la realidad en la que viven las personas que no cuentan con esos derechos.

En medio de nuestra ignorancia asumimos que todas las personas crecemos con las mismas oportunidades, que somos iguales y que tenemos el “piso parejo”, pero ¿esto se apega a nuestra realidad?

Cuando damos una opinión basada únicamente en nuestro contexto social, es habla desde nuestro privilegio porque no estamos tomando en cuenta que existen muchísimas otras realidades muy diferentes a la nuestra, que hay personas que se enfrentan a barreras estructurales como la marginación, la discriminación, la pobreza o corrupción, barreras que no tienen que ver con sus decisiones o sus ganas de salir adelante, sino con un contexto social en el que crecemos.

Por ejemplo: la heterosexualidad es un privilegio, porque es una persona que no va a ser juzgada ni cuestionada por sus preferencias sexuales, es probable que por esa misma razón tampoco tenga que enfrentarse a discriminación en la escuela o trabajo, pues es aceptado por la sociedad porque cumple con las expectativas de la misma.

Ser hombre es un privilegio porque por el simple hecho de serlo ganará un sueldo mayor al de sus compañeras mujeres, no tendrá que enfrentarse al acoso sexual callejero todos los días de su vida, tampoco será tratado como objeto por su pareja o jefe de trabajo. Tampoco se enfrenta a la revictimización en caso de una violación, ni será juzgado por su forma de vestir ni por tener una vida sexual activa.

Tener privilegios no está mal, lo grave es no tener empatía con las personas que no las tienen, pienso y creo firmemente que los privilegios no deben ser usados como una forma de descalificación a las personas, sino como una forma de identificarlas y usarlas en favor de nuestro entorno social.

Pero ¿cómo podemos hacer eso? Existen muchas formas en las que podemos usarlos, lo importante es que logres identificar cuáles son los tuyos y cómo afecta a tu entorno, es decir, a tu familia, a tus colegas, a tus amistades y pareja. Por ejemplo, si eres hombre puedes usar tu privilegio dejando de encubrir las violencias de tus amigos hacia sus parejas mujeres, también puedes poner un alto a la violencia que puedan ejercer tus compañeros de trabajo hacia tus compañeras, si tienes una carrera universitaria puedes compartir tus conocimientos a personas que sabes que no pueden acceder a esta misma información con la que cuenta, si eres heterosexual puedes ser empático o empática con las personas que tienen una preferencia sexual diferente a la tuya, si cuentas con estabilidad económica puedes usar una parte de tus recursos para beneficiar niños que viven en la calle.

Existen muchas formar en las que podemos usar nuestros privilegios, Y tú ¿ya ubicaste si tienes privilegios? Y en caso de ser así ¿has pensado en usarlo para beneficio de quiénes no lo tienen?

Continuar Leyendo

Estilo de vida

Crea una vida excepcional y en equilibrio

Keren Borrás Santiago

Publicado

en

Cada persona quiere vivir una vida excepcional. El dilema surge cuando llega la hora de definir lo que excepcional significa para ti. Si adoptas la definición de alguien más, terminarás decepcionado tarde o temprano, ya que sólo tú puedes determinar lo que quieres decir para ti.

Puede ser confuso tener claro qué es lo que se quiere, y nunca lo tendrás perfectamente claro, pero el objetivo no es ser claro, el objetivo es avanzar y explorar. Si lo supieras todo, la vida se volvería aburrida rápidamente. Tiene que haber un grado de incertidumbre para mantener las cosas interesantes.

Con eso dicho, aquí hay algunas formas de cómo conseguirlo.

1. Ser amable

Una de las primeras cosas que quieres hacer para vivir una vida excepcional es ser amable. Ser amable no es nada especial, pero al mismo tiempo lo es. Puede ser sonreírles a tus vecinos, o ayudar a un amigo. Tratar a la gente como te gustaría ser tratado.

2. Aprende

Conviértete en un estudiante de por vida. Estudia sobre desarrollo personal e incorpora las lecciones que aprendiste a tu vida. Si haces esto, verás cómo tu vida se transforma de más maneras de las que te puedas imaginar, porque incluso un nuevo ajuste por semana, producirán grandes resultados en unos pocos años.

3. Ejercítate

Todos tenemos cuerpos físicos, y entre mejor cuides del tuyo, mejor te sentirás. Cuando haces ejercicio con regularidad, no sólo tendrás más energía, sino también tendrás más claridad y sentido de propósito. Sé que ya has oído esto una y otra vez, sin embargo, la mayoría de la gente todavía no lo aplica ni toma acción. Si tú estás en este grupo, tienes que preguntarte por qué.

4. Enfréntate a tus miedos

Todo el mundo le tiene miedo a algo. La verdad del asunto es que cuando te enfrentas a tus miedos, estos desaparecen. Lo que pasa es que te das cuenta de que tus temores están lejos de ser tan temible como los hacías parecer. Así que enfrenta a tus miedos y ve tras lo que realmente quieres, porque eso es lo que te mereces.

5. Libérate de lo que te bloquea

A lo largo de nuestra vida, hemos aprendido estrategias y formas de hacer las cosas que ya no son útiles. Hay formas sencillas y elegantes para liberarte de esos bloqueos emocionales y de la negatividad en tu vida. Yo personalmente recomiendo la Programación Neurolingüística, Inteligencia Emocional y desarrollar tu potencial humano. Sin embargo, es posible que desees hacer una investigación y descubrir lo que encaja contigo.

6. Define tus metas

Definir metas inteligentes puede ser tan simple como escribir lo que quieres lograr en tres meses, un año, cinco años, y diez años. Algunas veces no alcanzarás tus metas, pero ellas te ayudan a moverte en la dirección correcta. Define tus metas, y sé claro acerca de lo que realmente quieres conseguir y lograr en la vida, así como la forma en la que quieres sentirte al alcanzarlas todas.

7. Sueña en grande

No tengas miedo a soñar en grande. Si siempre has visualizado ser un escritor de renombre mundial, entonces ve a por ello y ve qué pasa.

Puede pasar o puede que te lleve por otro camino que pueda ser incluso más satisfactorio que el que pensaste que querías. La vida tiene su manera de sorprenderte de vez en cuando, así que planea para ello.

8. Simplifica

No hay necesidad de desordenar tu vida. Al simplificar y deshacerte de las cosas que no necesitas, te sentirá más claro y mejor contigo mismo.

No tienes que gastar todo tu dinero en “cosas”, porque lo que realmente quieres es sentirte bien, y las mejores experiencias en la vida son gratis.

9. Medita

La meditación, literalmente, abre nuevas puertas en la vida y en tu mente. Al menos eso es lo que yo he vivido, al haber meditado durante casi una década. Meditar es tan simple como enfocar tu atención en una sola cosa. Puede ser enfocarte en tu respiración cuando estás lavando los platos, o simplemente sentir tus músculos mientras estás fuera dando un paseo.

10. Sé tú mismo

A casi todo el mundo le enseñaron que ser uno mismo no es suficiente. Sin embargo, seguramente te habrás dado cuenta de que no puedes dejar de ser tú mismo/a, porque eso es lo qué y quién eres.

Tú estás en esta vida con un propósito, y la única manera de que puedas hacer lo que debes hacer, es siendo tú mism@.

Continuar Leyendo

Estilo de vida

El paradigmático Valle de Viñales

Rosmery Pineda Mirabal

Publicado

en

Federico García Lorca sobre su sofá, hace 91 años, anhelaba encontrarse en este valle que alguna vez comparó con “una manada de elefantes dormidos”. Más tarde, la reconocida escritora cubana Dora Alonso recreó el paisaje en su obra para niños “El valle de la pájara pinta” y pidió que sus cenizas fuesen esparcidas sobre él.

No hay dudas que el Valle de Viñales, perteneciente a la más occidental de las provincias cubanas, Pinar del Río, constituye una fuente de belleza natural incomparable e irreverente a la vista de no pocos. Se localiza dentro de una de las cordilleras más extensas e importantes en la Isla por su variedad boscosa y de hábitat natural, denominada Guaniguanico. Es en esencia, un conjunto montañoso que ronda los 25 metros de altura, donde contrastan colores: verdes, marrones, terracotas y sienas.

Constituye una de las formaciones más antiguas del país y dispone de la presencia de fósiles de ammonites, antiguos caracoles que se pueden hallar en las rocas redondas al interior de las cuevas. La conservación de importantes valores paleontólogos como algunos restos de dinosaurios acuáticos y el peculiar fósil viviente: la Palma Corcho, declarado monumento nacional por haber sobrevivido desde el Jurásico, lo hacen un sitio singular. Sin embargo, esta última se encuentra en peligro de extinción, pues subsisten pocas especies distribuidas solo en la región pinareña.

Complementa al divino paisaje los sembradíos de tabaco, surcos dispuestos organizadamente por el arado tirado por bueyes; y las casas de guano con techos sesgados, formando grandes pendientes para el secado de este significativo renglón de la economía nacional.

Otro elemento identitario que realza la vivacidad del sitio son las costumbres y tradiciones acuñadas. La forma peculiar de vestir del guajiro, la presencia del machete en el cinturón; las polainas y el sombrero de guano hacen reverencia a la vida campestre. La predicción de eventos meteorológicos a partir de manifestaciones singulares de la naturaleza y la elaboración de licores de forma artesanal utilizando los frutos del campo como la popular “guayabita del pinar”, también forman parte del rico patrimonio socio-cultural.

Pese al paso de los años, diferentes lugares influenciados por la modernización de los nuevos tiempos, modificaron sus técnicas tabacaleras. Sin embargo, es verdaderamente impresionante como Viñales conserva la tradición vernácula y una arquitectura colonialista que predomina en el poblado.

En el año 1999, a este entorno sui generis se le otorgó la categoría de Paisaje Cultural de la Humanidad, el primero de toda la región americana reconocido por la UNESCO. Dos años después, fue declarado Parque Nacional por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) de Cuba.

Centro urbano

La zona urbana de este municipio en Pinar del Río está en total equilibrio con el panorama natural. Se aprecia la homogeneidad en la arquitectura de sus casas, techos de tejas criollas, elementos propios de un tardío neoclasicismo que ha ido complementándose a lo largo de los años con patrones de la arquitectura pinareña: portales corridos y columnas redondas.

Andar este pequeño pueblo implica conocer el vasto potencial creativo explotado por sus habitantes: trabajos con los bejucos, con semillas y la confección de muñecas de trapo; artículos que, una gran parte aparece exhibida en el boulevard viñalero, un lugar donde, en tiempos normales, no falta el sonido peculiar de las claves, maracas y güiros.

Turismo

Debido a la magnificencia del sitio, el desarrollo turístico se convirtió en su actividad principal. Antecedente para una fuerte presión demográfica que incluye a personas de disímiles partes de la provincia que se trasladaron en busca de mejoras económicas, lo que implica un aumento notable de las rentas de habitaciones y restaurantes.

En 2016 el periódico The New York Times recomendaba en su página de viajes este fabuloso destino turístico. Mientras a finales del 2017, el portal digital Business Insider lanzó una lista con los 25 sitios que debían visitarse en el próximo año, donde este ocupaba el segundo lugar.

Viñales ha demostrado un celoso cuidado por mantener la estética nativa en todo su conjunto. Las construcciones cada día son más modernas, y el poder grandilocuente de algunas podría distorsionarlo. Asimismo, la posible introducción de novedosas técnicas para la siembra de tabaco, o el cultivo de otros productos, hacen vulnerables las características exaltadas por la UNESCO en su declaración.

Tiempos de pandemia

En marzo de 2020 fue detectado el primer caso por COVID-19 en este municipio pinareño. Desde entonces el turismo internacional quedó paralizado por el cierre de los aeropuertos en la Isla.

Quedarse en casa entonces fue la rutina de no pocos, mientras las cifras internacionales de contagiados a causa de la enfermedad eran devastadoras. El Valle durante este tiempo solo han podido contemplarlo los habitantes cercanos. De los cuales, muchos, se vieron obligados a cultivar otros productos para el abastecimiento personal, pues la crisis económica se agudizó en medio de las complejidades pandémicas. Las calles quedaron desoladas y la tranquilidad, a veces incómoda, reina hasta entonces.

La pandemia continúa haciendo de las suyas y mientras los casos de infectados aumentan, el turismo inmóvil presenta los índices más bajos de la historia en cantidad de viajeros por cada año que visitan Viñales. Sin embargo, los rostros ocultos detrás de las mascarillas ahora son parte del horizonte que, por suerte, sigue teniendo forma de valle.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS