Conecta con nosotros

Estilo de vida

Paninaros, la tribu urbana por el consumismo

César Benítez

Publicado

en

Hacia principios de los años ochenta Italia gozaba de un desarrollo y un crecimiento pujante. La economía italiana estaba fortaleciéndose gracias al desarrollo de su industria, el turismo y el comercio, así como por la apertura a nuevos mercados internacionales. Según parecía, aquellos tiempos de anni di piombo (años de plomo) habían quedado atrás y ahora Italia entraba de lleno al neoliberalismo.

Como resultado de esa gran bonanza, llegó la apertura italiana al mundo y viceversa, ya que por aquellos años comenzaron a transmitirse series y programas norteamericanos en las televisiones de este país europeo, empapando con ello la idiosincrasia de la sociedad, principalmente de aquellos más jóvenes ávidos de conocer el mundo y de dejar su huella en la historia. Es así como comienzan a surgir los paninaros, una subcultura hoy día extinta, la cual estaba conformada por jóvenes y adolescentes, principalmente, pertenecientes a la clase alta o media-alta italiana, esto debido principalmente a la necesidad de un recurso económico estable para su estilo de vida, basado primordialmente en el consumismo. Los paninaros llegaron a constituir una verdadera tribu urbana exclusiva de Italia de los  ochenta, teniendo su propia imagen, identidad, jergas lingüísticas, códigos de integración así como de comportamiento.

Originalmente estos jóvenes se reunían dentro o alrededor del restaurante “Al Panini” (El paninaro es un bocadillo, un sándwich italiano muy popular en todo el mundo) en el cual recreaban y reconstruían los modelos y estilos de vida norteamericanos. Y decimos que “reconstruían” porque este grupo tomó y adapto a sus condiciones muchos elementos de la cultura “pop” estadounidense, principalmente en la cuestión de la imagen, ya que para ellos la manera en la que se veían era sumamente importante para identificarse frente al resto de la sociedad. Chalecos de “pluma”, jeans ajustados, mocasines o botas, lentes “Ray-ban,” y algunos otros artículos eran parte de la indumentaria cotidiana con la cual se vestían día a día, sólo para demostrar el grado de sofisticación o “buen gusto” que estos jóvenes pretendía tener.

La voracidad por la ropa llevó a consolidar a varias marcas dentro del mercado, principalmente la de Giorgio Armani, quien encontró un excelente mercado entre estos chicos. Sin embargo, y paralelamente a lo anterior, otro fenómeno se iba gestando, de acuerdo a Al Sobrino, fue el de la democratización textil, es decir que otras personas, con menor poder adquisitivo y económico, utilizaban ropas y prendas que imitaban el estilo de los paninaros, pero a un menor costo, y sin ser de marcas “prestigiadas” daban la imagen que se buscaba. Sin embargo esto marcaría considerablemente uno de los puntos más importantes de la caída de esta subcultura. El paninaro QUERÍA ser diferente de los otros, y como tal pertenecer a un grupo selecto.

Por el lado de la música también había una influencia, principalmente de música pop, lo cual llevó a varios grupos y bandas musicales a posicionarse dentro del gusto de los adolescentes italianos, tal como lo fueron: “Ricchie e poveri”, Giuni Russo, Lorella Cuccarini, Eugenio Benatto y Tony Esposito, Marco Armani, entre otras. Ellos fueron intérpretes cuyas canciones gozaron de gran gusto y popularidad, a tal nivel que sus canciones fueron traducidas a otros idiomas y de igual manera algunas canciones fueron traducidas al italiano para su interpretación.

Hay que mencionar que la dinámica social o el estilo de vida de los paninaros no eran complejo realmente, de hecho era bastante simplista y hedonista: una salida regular de estos adolescentes consistía en ir a sentarse a algún parque a escuchar música pop, almorzar o cenar en alguna restaurante de comida rápida (hamburguesas principalmente) y ya entrada la noche ir a algún club a bailar. Cabe señalar que los varones solían conducir alguna motocicleta, generalmente de fabricación alemana, en al cual pasaban a buscar o llevaban a sus novias o amigas a dar algún paseo.

Con el paso del tiempo, la popularización y abaratamiento de la imagen de los paninaros (mencionamos que su imagen ya no era exclusiva, sino que ya cualquier podía vestir y lucir como ellos), la necesidad de integrarse a la dinámica laboral (concluyeron la universidad y ahora trabajaban) la subcultura comenzó a decaer, hasta desaparecer a principios de los años noventa. Sin embargo, y pese a lo efímero que pueda parecer la presencia de esta tribu urbana, su importancia sociológica y antropológica es relevante, ya que sirvió para identificar algunos procesos sociales de neocolonización, apropiación cultural y desde luego de transculturalidad dentro de los entornos urbanos.

Hoy por hoy, hemos visto el ascenso, la plenitud y la decadencia de muchas otras tribus urbanas, sólo por mencionar algunos ejemplos refiero a los “pijos”, “hiphoperos y raperos de los 90”, “emos”, “hispters”. Cada una de las anteriores expresiones compartió procesos muy semejantes con la delos paninaros,  fueron tendencia y marcaron un hito en su momento. Sin embargo, como todo producto comercial, se enraizó en los jóvenes y adolescentes, “paso de moda”, perdió identidad, se masificó y dio pie a otro movimiento o subcultura. Fruto del neoliberalismo, del consumismo y la masificación, los paninaros fueron de los primeros grupos en los cuales se plasma y concretiza la idea de “consumir para ser, dejar de ser para consumir”.

Estilo de vida

Mexicanos, cerca de los más altos niveles de estrés: UAM

Avatar

Publicado

en

En las últimas décadas, el estrés se ha convertido en un serio problema de salud en el mundo. Se trata de una condición que, de no atenderse, puede causar incluso algunos trastornos y enfermedades.

Según parámetros mundiales, los mexicanos se encuentran cercanos a los niveles más altos de estrés, apuntó Carlos Contreras-Ibáñez, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

A través de un comunicado, el investigador de la UAM explicó que este dato se pudo obtener mediante una encuesta aplicada del 30 de marzo al 27 de abril del presente año a 6,424 mexicanos.

Los mexicanos refirieron más tensión por el siguiente orden de asuntos:

  1. La economía nacional
  2. El riesgo de infección
  3. El peligro de hospitalización
  4. La situación de amigos y parientes que viven lejos
  5. La educación de los hijos

Contreras-Ibáñez señaló que según la versión utilizada de diez reactivos de la Escala de Estrés Percibido, “México está por arriba de la media internacional en estrés y más bien cercano a los puntajes altos”.

Esto, debido a que –en cálculos previos en los ámbitos poblacional y de estudios epidemiológicos amplios oficiales– ya acusaban índices altos de violencia e inseguridad, a los que se añadió el Covid-19.

Los resultados mostraron que las mujeres experimentaron más tensión física o emocional que los hombres y quienes se identificaron en forma no binaria registraron categorías aún más altas, en relación con los grupos anteriores.

Además, en el contexto del confinamiento, las mujeres enfrentaron una doble jornada y la presión de llevarla a cabo en condiciones muy complejas. Esto no significa “que los varones no se estresen”, sino que la carga es distinta para cada sector.

Por último, la encuesta arrojó “una correlación negativa” entre estrés y edad, ya que los jóvenes de alrededor de 20 años mostraron un estrés mayor que los adultos mayores de 65 años.

También te puede interesar: Psicovid-19, plataforma de ayuda para atender estrés y ansiedad

Continuar Leyendo

Estilo de vida

Reconocen labor de madres donadoras de leche materna

Avatar

Publicado

en

En el marco del Día Mundial de Donación de Leche Humana, que se conmemora cada 19 de mayo, el Instituto Nacional de Perinatología (INPer) reconoció la labor de las madres que acceden a compartir su excedente de leche materna para salvar la vida de los bebés prematuros que la necesitan.

“El INPer, a través del equipo del Banco de Leche, festeja y agradece a cada una de esas donadoras ejemplares que han hecho posible que todos nuestros bebés sean alimentados con lo mejor: la leche humana”, comunicó el instituto a través de un video difundido en su cuenta de Twitter @INPer_mx.

El Banco de Leche de la institución recolecta mil 500 litros por año, lo que alcanza para alimentar hasta 750 bebés prematuros enfermos, cuyas madres por algún motivo no pueden amamantar de manera directa o están bajo algún tratamiento que lo contraindica.

Como se ha reiterado en Informe Fracto, los beneficios de alimentar a los bebés con leche materna van desde fortalecer el sistema inmunológico y los órganos vitales, eliminar bacterias, virus y toxinas, hasta prevenir infecciones respiratorias y estomacales, entre muchos otros.

Teniendo en cuenta el papel fundamental de la leche materna se ha buscado garantizar su provisión por medio de donaciones para los bebés que lo requieran.

Requisitos del INPer para donar leche materna:

  • Cubrir las necesidades de alimentación del hijo/a y donar el excedente.
  • Realización de historia clínica y/o exámenes de laboratorio.

Una vez que la madre es aceptada como donante, recibe capacitación sobre técnicas de extracción, conservación, transportación de leche humana y equipo para colectarla y transportarla.

Además del INPer existen otros centros de recolección distribuidos en distintos estados del país, los cuales se pueden consultar en este enlace: https://bit.ly/3g4mWu6

También te puede interesar: Lactancia materna y alimentación

Continuar Leyendo

Escultismo

La fogata

Julián Durán Bojórquez

Publicado

en

Foto de Julián Durán Bojórquez

Algo que se espera con ansias cuando se participa en un campamento es el encendido de la fogata. Poco a poca cae la tarde, y en ese preciso momento  te solicitan que ayudes a recoger leña. Y es que recolectar leña es mucho más que el simple hecho de ir a reunir ramas secas por los montes aledaños. Hacerlo representa sobre todo la enorme satisfacción de saberse útil en un grupo donde todos aportan esfuerzos para lograr una comunión de  amigos que comparten principios e ideales en una noche imperdible.

Cada minuto en que la obscuridad se acerca, cada instante en que el olor a humedad se mezcla con el aroma del campo, se está invocando un ambiente que en ningún otro lugar se puede disfrutar. La leña ya está apilada, rama sobre rama en un círculo de rocas, formando una especia de edificio armonioso. En el centro de ese edificio hay pequeños troncos, y se coloca yerba seca que ayudara a que el encendido sea más rápido.

Empezamos a reunirnos en torno al círculo y la emoción crece, sobre todo cuando es la primera vez que se asiste a un campamento. De pronto el brillo de un cerillo provocará la luz y el calor. Quizás no sea el primero o el segundo que encendemos intentando originar la candela, pero sin duda será un un cerillo el origen de toda la magia y el fuego comenzará a crecer hasta iluminar el rostro de los presentes. En ese preciso instante es cuando se escucha un clamor que dice: “que las llamas se levanten hasta el cielo y con ellas el corazón de los mortales.” Entonces sabrás que la fogata ha comenzado.

El aroma a monte húmedo se combina con el olor de las brasas ardientes, y el crepitar de la candela produce armonía entre quienes estamos allá. Entre los que cantamos, entre los que contamos historias o hacemos escenificaciones cortas que amenizan el momento y le dan un regocijo singular a la noche. Con el paso de las horas, poco a poco la intensidad de las llamas disminuye, y las estrellas parecen brillar con más intensidad. Es momento de la despedida: entrelazamos las manos y cantamos la despedida: “porque perder las esperanzas de volverse a ver…” El momento se torna emotivo, nostálgico pero alegre, la luz se pierde cada vez más y el aroma se extingue, es hora de despedirnos con un hasta luego, es apenas un breve adiós.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS