Conecta con nosotros

La Nación y el Mundo

Capturado en costas españolas un submarino que llevaba droga a Europa desde Colombia

Héctor Hernández Pardo

Publicado

en

Exitoso operativo de la Policía y la Guardia Civil española. Ya estaban sobre la pista, gracias a informaciones internacionales. El submarino tiene 22 metros de eslora. Detenidos dos tripulantes. Cárteles de narcotraficantes poseen desde hace tiempo naves de ese tipo para distribuir la droga en el mundo. Pablo Escobar le compró uno al ejército colombiano.

El asunto se conocía. Según el periódico el País, de Madrid, la Policía Nacional, la Guardia Civil  y Vigilancia Aduanera española estaban sobre la pista, gracias a informaciones internacionales. Ahora se concretó la operación contra el narcotráfico en la costa de Pontevedra. Allí se produjo la intercepción del primer narcosubmarino que llevaba droga a Europa, a través de territorio de Galicia.

Fuentes oficiales señalan que llevaba más de 3 mil kilogramos de cocaína, y que la nave de 22 metros de eslora procedía de Colombia. Dos tripulantes fueron detenidos (uno logró escapar) y hay clara conexión con los narcotraficantes gallegos y, obviamente, con los cárteles colombianos.

Se conoce que los narcotraficantes internacionales, en especial los colombianos, poseen desde hace tiempo submarinos para distribuir la droga en el mundo y operan fundamentalmente en el Océano Pacífico. Sobre éste, capturado ahora gracias a labores de inteligencia, se supone que venía operando  desde el 2006 y se calcula que podía hacer al menos dos viajes al año con “la mercancía”, según declaración de los detenidos.

Fuentes periodísticas españolas no dudaron en señalar que la operación, que sigue abierta, ha vuelto a poner en la mira de las autoridades al foco del narcotráfico gallego, que hasta ahora —y después de los muchos golpes policiales asestados a sus principales representantes—, había pasado a un segundo plano.

Los investigadores han expresado a la prensa que los narcos gallegos “Han aprovechado el silencio y han trabajado con discreción mientras los focos se centraban en el sur de España”. Y añadieron que el submarino probablemente trabajaba indistintamente con dos de los grupos más fuertes de narcotraficantes que actualmente siguen funcionando en Galicia”.

El reflote de la nave ha sido difícil. Los inspectores afirman que los grupos sudamericanos y europeos que están detrás de este cargamento deben de ser grupos muy fuertes e impenetrables, “puesto que sólo el coste del submarino debe rondar los 2,5 millones de euros”.

No es la primera vez que una operación antidroga de escala internacional tiene como objetivo un submarino. Al propio Pablo Escobar, máximo referente de los narcos colombianos y líder del cartel de Medellín, se le atribuía la posesión de un sumergible teledirigido de 11 metros de eslora. Según fuentes confiables,  se lo habría comprado al Ejército de su país. Era de color verde y fue hallado en un río en medio de la selva. Se espera el pronto esclarecimiento de este infame asunto, por el bien de los países involucrados.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Madre América: Cuba

Las corrientes migratorias que poblaron a Cuba

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

Alguien dijo una vez que los argentinos venían de los barcos, pero en realidad esa afirmación cabe mejor a los cubanos, pues tras la temprana desaparición, prácticamente total, de sus primitivos habitantes –estimados en poco más de cien mil personas-, la isla fue poblada por inmigrantes: andaluces, castellanos, canarios, africanos, franceses –entre 1792 y 1800 llegaron más de 30 mil-, yucatecos, chinos, norteamericanos, antillanos –haitianos y jamaicanos fundamentalmente-, judíos, árabes y, desde fines del siglo XIX, asturianos y gallegos. Por eso, como afirmara el demógrafo cubano Juan Pérez de la Riva, “Hasta la gran crisis de los años 30 del siglo XX, Cuba fue un país clásico de inmigración. Los aportes exteriores determinaron a través de los años el desarrollo demográfico y formaron al cubano actual.”

La población de la isla, tras la temprana desaparición de los indocubanos –a mediados del siglo XVI-, se moldeó sobre la base de los conquistadores, en su mayoría andaluces y castellanos, e inmigrantes de estas regiones de España, además de canarios. Estos últimos pueden ser considerados los antecesores del guajiro, esto es, el típico campesino cubano, cuyos gastos de traslado y asentamiento con sus familias en la Mayor de las Antillas eran cubiertos al principio por el propio erario real, al menos antes de 1850.

El otro componente fundamental en la formación de la población cubana y en la definición de sus peculiaridades e idiosincrasia fueron los esclavos africanos, que desde el siglo XVI eran traslados a la Isla para el trabajo agrícola y las construcciones militares, actividad para la cual también se trajeron varios miles de indios de México –fundamentalmente yucatecos en el siglo XVI y mediados del XIX.

La profusa entrada de inmigrantes en las primeras décadas del siglo XX, como habían ocasionado la trata de esclavos africanos en la centuria anterior, propició un descomunal incremento de la producción azucarera, el segundo y último proceso de esta naturaleza en la historia cubana. La primera vez, fueron los españoles los que trajeron esclavos de África –además de indios yucatecos y culíes chinos, aunque a principios del siglo XX entraron otros miles que crearon el barrio Chino de La Habana- en un monto calculado en 320 mil africanos y 125 mil culíes, sólo entre 1850 y 1874. Un siglo después, en las primeras décadas del periodo republicano abierto en 1902, fueron los empresarios norteamericanos los que importaron trabajadores españoles –gallegos, asturianos y canarios-, así como antillanos, para la producción azucarera.

En solo 22 años -medido de 1899 a 1922-, la población cubana se duplicó –en números redondos pasó de un millón y medio a tres millones de habitantes. En lo fundamental, ello obedeció a la masiva entrada de españoles, fundamentalmente gallegos y asturianos, aunque también hay que contar los antillanos –que llegaron a 300 mil, en los años veinte, procedentes de Haití y Jamaica-, pues los inmigrantes de otras procedencias, como los norteamericanos, chinos, árabes y judíos no fueron muchos, solo unos cuantos miles. Por ejemplo, la población norteamericana en Cuba en 1907 –cuando la isla tenía 2 millones de habitantes- no sobrepasaba las 7 mil personas.

La gran diferencia entre una y otra migración, es que en la del siglo XIX –de bozales y manilas, como se les llamó a los esclavos negros y culíes- apenas hubo retorno, mientras que la de la centuria siguiente –española, bajo el término genérico de gallegos-, beneficiada por el progreso tecnológico, si hubo retorno, por lo que fue una emigración de tipo “golondrina”. Prueba de ello es que de los 17 mil inmigrantes españoles llegados en 1900-1901, el 52,2% reconoció haber estado antes en la isla, aunque en 1906-1907 esa proporción bajó al 20%, manteniéndose en 25% hasta 1920, cuando ya descendió al 3%.

Otra diferencia entre las dos migraciones fue que la primera dejaba en la isla el producto de su trabajo, mientras la segunda –regresara o no- enviaba a España –o a Haití y Jamaica en el caso de los antillanos- una parte considerable de sus ahorros. No obstante, todos fueron igualmente explotados y tratados en forma inhumana, pues como apuntó también Pérez de la Riva: “Pero el campamento de Triscornia tenía ciertas similitudes con los barracones de Regla, y la diferencia entre el trato que recibían los “señores pasajeros de primera clase” y los inmigrantes de tercera a bordo de los vapores de travesía no era tan alejadas de la que un siglo atrás hubiera entre los culíes y los viajeros distinguidos que se alojaban en la cámara de popa. Lo que importa, sin embargo, es qué con el fin primordial de recoger café, cosechar tabaco o cortar caña se importasen anualmente miles de braceros de escasa calificación cultural.”

También te puede interesar: Solidaridad cubana con los gobiernos de Calles y Cárdenas

Continuar Leyendo

La Nación y el Mundo

166 millones de menores de cinco años en el mundo no están registrados

Avatar

Publicado

en

Los denominados “niños invisibles” que nunca han sido registrados, con frecuencia son excluidos de la educación, la atención médica y otros servicios vitales, lo que los hace más vulnerables a la explotación.

Según un informe publicado este miércoles por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, la proporción de nacimientos registrados aumentó casi un 20% en la última década, pero 166 millones de menores de cinco años nunca han sido registrados oficialmente.

El documento analiza datos de 174 países y muestra que la proporción de menores de cinco años inscritos en los libros oficiales en todo el mundo aumentó alrededor del 20% en la última década, pasando del 63% al 75%.

“Un niño no registrado al nacer es invisible, inexistente a los ojos del Gobierno o la ley. Sin una prueba de identidad, los niños a menudo son excluidos de la educación, la atención médica y otros servicios vitales, y son más vulnerables a la explotación y el abuso “, aseguro en un comunicado la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

Por lo general, entre los obstáculos para el registro a nivel mundial están la falta de conocimiento sobre cómo registrar el nacimiento de un niño, tarifas inasequibles para registrar un nacimiento u obtener un certificado de nacimiento, tarifas por el registro tardío y largas distancias al centro de registro más cercano.  También las costumbres y prácticas tradicionales en algunas comunidades podrían frenar el registro.

La mayoría de los países de África se han quedado rezagados en este indicador en comparación con el resto del mundo; Etiopía, Zambia y Chad tienen los niveles más bajos de nacimientos registrados a nivel mundial con un 3, 11 y 12%, respectivamente.

El informe indica que 1 de cada 3 países deberán acelerar urgentemente las medidas para cumplir con el objetivo de proporcionar identidad legal para todos, incluido el registro de nacimientos, según lo establecido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

También te puede interesar: La ONU busca erradicar el reclutamiento de menores en Siria

Continuar Leyendo

La Nación y el Mundo

A 30 años de la Operación Tributo, Cuba y Angola

Sandra Guerra Maseda

Publicado

en

El pasado 7 de diciembre se conmemoró en Cuba el fin de la Operación Tributo. En 1989, mediante un acto solemne simultáneo en todas las provincias del país, se dio sepultura a más de dos mil combatientes cubanos caídos en misiones internacionalistas militares y civiles en países del tercer mundo. El día fue escogido porque en esa fecha del año 1896, murió en combate el héroe de la gesta por la independencia cubana Antonio Maceo.

El mayor número de esos revolucionarios cubanos había perdido la vida en los más de 13 años de apoyo solidario en tierras angolanas. En el acto, celebrado en el Mausoleo del Cacahual, provincia de La Habana, el líder de la revolución cubana Fidel Castro expresó: “Estos hombres y mujeres a los que hoy damos honrosa sepultura en la cálida tierra que los vio nacer, murieron por los más sagrados valores… Ellos murieron luchando contra el colonialismo y el neocolonialismo…el racismo y el apartheid”…”

El origen de la presencia militar cubana a finales de 1975 en Angola, responde a la amenaza que para la independencia de ese país, alcanzada tras más de una década de lucha contra el colonialismo portugués, representaba la agresión externa emprendida por Sudáfrica y otras potencias aliadas en el contexto de la guerra fría. Era un plan de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) supervisado personalmente por Henry Kissinger y la nominada Operación SAVANNAH del gobierno del Apartheid en Sudáfrica.

Entonces, el líder del Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), Agostinho Neto, decidió solicitar a Cuba ayuda para enfrentar  la invasión militar extranjera. De esta manera miles de cubanos, militares y civiles, prestaron colaboración en el nuevo Estado africano. No era un hecho inédito, antes de Angola, en los años sesenta, Cuba brindó apoyo militar en Argelia, Mozambique y Guinea-Bissau, entre otros países del continente, y además, el mítico comandante Ernesto Che Guevara participó en la lucha guerrillera en el Congo. La revolución cubana seguía los principios de su política internacionalista y de respaldo a la causa de los movimientos de liberación de África, además de refrendar una deuda histórica con el África negra, una de las raíces de la nacionalidad cubana.

En Angola, las fuerzas angolanas y cubanas aliadas obligaron a Sudáfrica en marzo de 1976 a replegarse a sus fronteras. No obstante, la amenaza externa no cesó, las agresiones de la Sudáfrica del apartheid para tratar de desestabilizar el gobierno angolano del MPLA, frenar la lucha de los combatientes de la Organización del Pueblo de África del Sudoeste (SWAPO) y perpetuar su presencia en Namibia se sucedieron sin interrupción. En septiembre de 1987, las tropas sudafricanas logran ocupar nuevamente parte del sur de Angola y asediar a la mejor agrupación de tropas de las Fuerzas Armadas para la Liberación de Angola (FAPLA) en la región de Cuito Cuanavale, muy cerca de la línea defensiva cubana en el sur de ese país. Era inminente el peligro para la integridad territorial de Angola y para la seguridad de las tropas cubanas.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, exigió que las Fuerzas de Defensa de Sudáfrica (SADF) se retiraran incondicionalmente de Angola, pero la administración Ronald Reagan se aseguró de que esta no trascendiera. Ante estos nuevos eventos, se realizó un plan conjunto entre los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba (FAR), Fidel Castro y de las FAPLA, José Eduardo dos Santos. La intención manifiesta no era sólo defender Cuito, sino sacar a las SADF de Angola. Se reforzó la ayuda militar de Cuba con el arribo de aviones cubanos y 1 500 combatientes.

La combinación de la estrategia militar adecuada, y los devastadores ataques aéreos se tradujeron en una derrota aplastante de las unidades militares de Sudáfrica. Después de los intentos fracasados de Sudáfrica por apoderarse de un Cuito Cuanavale bloqueado, Estados Unidos se vio obligado a aceptar la participación de Cuba en los acuerdos de paz. Entre el 28 y 29 de enero de 1988 se celebró la primera ronda tripartita entre Angola, Cuba y Estados Unidos. A partir del primero de abril de 1989 se inició el proceso de aplicación de la Resolución 435 para la independencia de Namibia y la retirada de los primeros tres mil combatientes cubanos.

Tras diez años de agresiones y desacato del régimen de Sudáfrica, cesó su ocupación ilegal de Namibia, y ésta se convirtió en un Estado Independiente. El descalabro militar sudafricano puso en solfa su hegemonismo en la región y repercutió al interior de la propia sociedad de Sudáfrica, lo que precipitó sin dudas el fin del apartheid, así como la liberación de Nelson Mandela y su ascenso al primer gobierno democrático y multirracial en la historia de África del Sur. En lo referido a Angola cesaron las violaciones a su soberanía e integridad territorial por parte del ejército sudafricano. El 25 de mayo de 1991, con 36 días de antelación a la fecha fijada en los Acuerdos de Nueva York, llegaron a La Habana los últimos cientos de soldados que quedaban en Angola. Hasta ese año y desde 1975 fueron 2077 los cubanos que murieron luchando por la descolonización en el cono sur africano.

También te puede interesar: Sara Gómez, pionera de cinematografía femenina

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS