Conecta con nosotros

La Nación y el Mundo

Estados Unidos y China cerca de acuerdo comercial

Avatar

Publicado

en

Fuente: Clarin

Estados Unidos y China están cerca de llegar a un acuerdo para poner fin a la guerra comercial que los enfrenta desde el año pasado, cuando el presidente Donald Trump impuso aranceles suplementarios a las importaciones desde el país asiático, aseguró el diario Wall Street Journal.

Las negociaciones entre ambas partes avanzaron claramente y un acuerdo aparece en el horizonte, afirmó el medio de negocios estadounidenses, que cita fuentes anónimas.

El país asiático estaría dispuesto a reducir sus aranceles y a levantar otras restricciones impuestas a las importaciones de productos agrícolas, de automóviles y de productos químicos provenientes de Estados Unidos.

Por ejemplo, el Gobierno chino podría suprimir el techo de participación máxima impuesto a un grupo extranjero en una empresa automovilística mixta y rebajar los aranceles en el sector. Mientras que Washington aceptaría, por su lado, suprimir la mayor parte de las sanciones infligidas el año pasado a los productos chinos, indicó el diario.

Madre América: Puerto Rico

Puerto Rico, el Estado contra el pueblo y la crisis que no termina

Edwin Sierra González

Publicado

en

Cualquiera podría decir que la naturaleza se ha ensañado con Puerto Rico y que los más de tres lustros de crisis económica que han elevado los niveles de pobreza, ha reducido las oportunidades de empleo y la capacidad de cubrir la canasta básica de alimentos de los puertorriqueños y puertorriqueñas no ha sido suficiente. Que el exilio que sufren miles y miles de compatriotas es sólo una consecuencia. Pero no, sin duda, la crisis le ha permitido a los ciudadanos, ver en detalle la mediocre clase política colonial que gobierna la el archipiélago. Junto a esa crisis, gestada por el despilfarro de los recursos económicos que han perpetrado los partidos Nuevo Progresista y Popular Democrático, la naturaleza se ha manifestado de manera feroz, lo que ha permitido mostrar nuestra grandeza de país como pueblo, pero a la vez, la miseria de espíritu de muchos de nuestros políticos. Sí, políticos, porque líderes es un término que les queda grande.

El paso del huracán María en 2017, cuya secuela dejó sobre 4,600 muertos en Puerto Rico, puso al descubierto la pobreza y los niveles de desigualdad que vienen consumiendo al país desde 2004. Pobreza cimentada en un paupérrimo salario mínimo de $7.25 USD, que aunque para algunos en el exterior podría parecer mucho, no lo es en un país donde un litro de leche cuesta $2.00 y una barra de pan de 450 gramos $2.50. La crisis de María dio paso a la crisis que sacó a la luz el famoso “chat” que sumió a Puerto Rico en protestas durante unas dos semanas, en las que el país se paralizó y el Gobernador Colonial renunció, ocurriendo esto por primera vez en la historia contemporánea. La crisis, agudizada por las burlas a los muertos a causa de María, los comentarios homofóbicos, machistas y misóginos, así como la admisión de manipulación mediática y amenazas contra la vida de figuras del país, se arraigó mas con el encuentro de suministros y víveres que fueron escondidos y guardados por el Estado y no fueron entregados a los damnificados, según algunos, en beneficio de las compañías multinacionales para que sus ventas no se vieran afectadas. Así, el Estado privó a cientos de miles de puertorriqueños de agua  potable, comida y otros elementos esenciales en momentos en que el país carecía de agua, electricidad y la comida estaba siendo racionada en los mercados a causa de la crisis. El Estado fue responsable de la muerte de miles de ciudadanos a quienes pretendió minimizar e ignorar contando solo 16 fallecidos en sus cifras oficiales.

El dolor y la rabia no terminan ahí. La naturaleza nos ha sorprendido nuevamente, sin habernos recuperado de las ruinas y las muertes de María. Desde el pasado 28 de diciembre de 2019, el país ha estado sumido en un enjambre de temblores que fueron en aumento y, hasta ahora, ha parecido alcanzar su cénit en el destructivo terremoto del 7 de enero de 2020, de 6.6. grados en la escala Richter, cuyo epicentro estuvo en el sur de la isla y devastó cientos de residencias y edificios históricos, entre ellos la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Guayanilla, la cual se edificó en 1841 y yace en ruinas en el corazón de la ciudad.

La herida de la tragedia se abría nuevamente en el corazón del pueblo que se ha desbordado en ayuda en viajes constantes desde el norte del país para llevar ayuda a los damnificados del sur. Un pueblo, que aprendiendo de las lecciones del pasado, ha desconfiado de sus instituciones y han entregado la ayuda ellos mismos, de puertorriqueño a puertorriqueño, sin intermediario, porque no se confía en el gobierno que dejó morir a miles de ciudadanos en el 2017 escondiendo suministros. Un gobierno que se lucra del dolor y la desgracia del pueblo para enaltecer sus campañas en año electoral, a meses de las elecciones coloniales.

Y así, en medio de la autogestión, el golpe de la traición azota de nuevo. Después de poco más de una semana del terremoto que destruyó hogares y dejó en refugios a miles de ciudadanos, un almacén con suministros desde el huracán María fue encontrado por ciudadanos en la ciudad de Ponce, esto en medio de los pedidos de ayuda del gobierno. O sea, el gobierno pidiendo la ayuda ciudadana, cuando almacenes repletos de ayuda humanitaria, nuevamente, le está siendo negado a los ciudadanos, al punto de que se encontraron miles y miles de cajas de agua embotellada expiradas desde 2019. El almacén contiene carpas, catres, comida enlatada, comida para infantes, tanques de gas para estufas y otros víveres de primera necesidad, en momentos en que los refugios han sufrido hasta inundaciones.

Los hallazgos han levantado una nueva ola de protestas similar a las del verano de 2019, que pide la renuncia de la gobernadora, Wanda Vázquez, quien por mandato constitucional, debió asumir tras la renuncia de Ricardo Roselló. Sobre todo, porque a pesar de negarlo, ha salido a la luz pública documentos que certifican que la misma tenía conocimiento de los almacenes y no los puso a disposición del pueblo. Su admisión pública ha enardecido a un país sumido en el desastre, la pobreza y la corrupción. Un país que nuevamente es estrangulado por la clase política y asesinado por el Estado. Las protestas, que intentan ser desacreditadas por el gobierno, se enfrentan a la censura que se intenta imponerles, tildándoles de ilegales, pues el gobierno exige que acaben a las 11:00 de la noche, lo que es inconstitucional, violentando el derecho a la libre expresión y las protestas. El nuevo capítulo apenas comienza y muestra la verdadera cara de aquellos que se presentan a las elecciones de noviembre 2020 y aspiran a dirigir la colonia. Esto no se detiene.

También te puede interesar: Puerto Rico 2020: espanto y posibilidad del año electoral

Continuar Leyendo

Madre América: Venezuela

El 23 de enero de 1958 en Venezuela

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

El 23 de enero de 1958 cayó en Venezuela la tiranía de Marcos Pérez Jiménez, una de las aborrecidas dictaduras latinoamericanas aupadas en los años cincuenta por Estados Unidos, en el contexto de la “guerra fría”, y que el escritor dominicano Juan Bosch incluyera en su libro, Poker de espanto en el Caribe, junto a las de Trujillo, Somoza y Batista.

El ascenso de este militar venezolano comenzó cuando se involucró en 1944 en la conspiración cívico-militar contra el gobierno de Isaías Medina Angarita, quien había realizado una apertura política y dictado leyes progresistas sobre hidrocarburos y tierras, que le provocaron la hostilidad estadounidense y de la elite criolla. Derrocado Medina Angarita en 1945, el Mayor Pérez Jiménez estuvo en la Junta Militar que le sucedió en el poder y de 1948 a 1952 se encargó del Ministerio de Defensa.  En el ínterin, fue uno de los protagonistas del golpe de estado de noviembre de 1948 contra el presidente Rómulo Gallegos e integró otra vez una Junta Militar, ahora presidida por el Coronel Carlos Delgado Chalbaud, que abrió una década de regímenes castrenses caracterizados por la represión, el fraude y la corrupción.

El extraño asesinato, el 13 de noviembre de 1950, de Delgado Chalbaud, eliminó el último obstáculo que separaba a Pérez Jiménez del control total del país. Dos años después, se declaró triunfador en unos amañados comicios presidenciales que obligó a los opositores a exiliarse. El 19 abril de 1953 una Asamblea Constituyente lo juramentó como primer mandatario de la República de Venezuela, pues la nueva carta magna centralista había eliminado el nombre de Estados Unidos de Venezuela, que llevaba desde 1864, cuando se estableció el régimen federal.

La dictadura de Pérez Jiménez se benefició del extraordinario aumento de los ingresos como resultado del boom petrolero, duplicados entre 1953 y 1957, cuando llegó a representar el 71% del ingreso nacional. Estos enormes recursos fueron destinadas a fortalecer el aparato militar, así como al desarrollo de la infraestructura y obras sociales, como parte del proclamado Nuevo Ideal Nacional, dirigido a modernizar el país con edificaciones monumentales y modernas autopistas.

A pesar del espectacular auge económico y constructivo, se agudizaron las diferencias sociales y la pobreza de la mayoría de la población –incrementada por la entrada masiva de inmigrantes y la proletarización del campesinado-, lo que unido a la despiadada persecución a la oposición alentó el descontento, sobre todo después que Pérez Jiménez, ascendido sucesivamente a General de Brigada (1955) y de División (1957), intentara extender su mandato hasta 1963 mediante el manipulado plebiscito del 15 diciembre de 1957.

A los pocos días, los estudiantes universitarios se lanzaron a las calles en airadas protestas, duramente castigados por los cuerpos policiales, mientras las organizaciones clandestinas vertebraban en contra de la dictadura una Junta Patriótica, que incluía al Parido Comunista. Aunque el inesperado alzamiento liderado por el Coronel Hugo Trejo en Maracay fracasó el 1 de enero de 1958, el apoyo militar al régimen se debilitó. Finalmente, el 21 y 22 de ese mismo mes se produjeron impresionantes manifestaciones populares, procedentes sobre todo de los barrios humildes de los cerros de Caracas, y se declaró una huelga general. En la madrugada del día 23, mientras los militares rebeldes tomaban el Palacio de Miraflores, así como las emisoras de radio y televisión, Pérez Jiménez huía del país en avión con toda su familia.

Un papel especial en estos acontecimientos le cupo al Contraalmirante Wolfgang Larrazábal, a la sazón jefe de la Marina, quien quedó al frente del gobierno provisional, convertido pronto en un carismático líder popular. A ello contribuyó qué, durante su breve mandato, consiguió reducir el desempleo, aumentar sustancialmente los ingresos del Estado, legalizar los partidos disueltos por la dictadura, promover el regreso de los exiliados, intervenir las propiedades de Pérez Jiménez y democratizar el sistema electoral. También Larrazábal sobresalió por su respaldo a los revolucionarios cubanos encabezados por Fidel Castro, facilitando sus campañas públicas en Venezuela e incluso el envío de recursos y armas, como el avión bimotor C-46 que llegó el 8 de diciembre de 1958 a la propia Sierra Maestra. Ello explica que el 23 de enero de 1959, en el primer aniversario de la caída de Pérez Jiménez, Fidel Castro visitara Caracas para agradecer el respaldo venezolano a la Revolución Cubana, ocasión en que recibió un apoteósico recibimiento popular, solo comparable al que se había producido quince días antes en su entrada triunfal en La Habana.

También te puede interesar: La rebelión esclava de Venezuela en 1795

Continuar Leyendo

La Nación y el Mundo

Ya serán cinco las alcaldías capitalinas que “cosecharán” agua de lluvia

Avatar

Publicado

en

Como parte del programa Cosecha de Lluvia, en abril de 2019 entró en operación en las alcaldías de Iztapalapa y Xochimilco el primer sistema de captación de agua de lluvia, como estrategia de mitigación de la escasez de este recurso hídrico. Ahora la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA) informó que este sistema estará disponible para los hogares de Milpa Alta, Tlalpan y Tláhuac.

Este sistema permite tener agua hasta por siete u ocho meses al año, sin tener que comprarla a pipas, de manera que el propósito es captar el agua de lluvia para abastecer los hogares de colonias que presentan altos niveles de precariedad hídrica.

Imagen que contiene captura de pantalla

Descripción generada automáticamente

En este 2020, se prevé instalar 10 mil sistemas en 279 colonias, pueblos o barrios que tengan mayor escasez de agua en las cinco alcaldías ubicadas en el sur y oriente de la capital del país.

“La operación del programa contempla una serie de etapas que involucran al gobierno, a las personas beneficiarias y a los proveedores o facilitadores del servicio, cada uno con un rol específico”, indicó la SEDEMA en un comunicado.

Los interesados en hacerse acreedores a estos sistemas deben asistir a reuniones de sensibilización sobre la problemática del agua y las soluciones a corto plazo, además de recibir visitas de seguimiento y monitoreo de la calidad del agua.

La información sobre las reglas de operación del programa se puede consultar en el sitio de Internet: https://bit.ly/2tNCS0D

También te puede interesar: Buscan crear conciencia con la iniciativa “Un día sin agua”

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS