Conecta con nosotros

Madre América: Brasil

Brasil, independencia sin revolución

René Villaboy

Publicado

en

Mientras arde en llamas uno de los pulmones naturales del planeta- la Amazonía-frente a la desidia del gobierno ultraconservador Jair Bolsonaro, Brasil celebra el próximo 7 septiembre el aniversario 197 de su independencia. Día Nacional que recuerda el Grito de Ipiranga de 1822. La conmemoración patria llega también en medio de una indiscutible crisis del sistema político y judicial brasileño que ha tenido entre muchas otras expresiones las cuestionables condenas que mantienen arbitrariamente en prisión al líder del Partido de los Trabajadores y expresidente del país, Luis Inacio Lula Da Silva. A lo cual se añade el renacer en los discursos de los políticos de temas como el militarismo, el nacionalismo, la defensa de los valores tradicionales, y la retórica racista, xenófoba y sexista. Pero todo ello no resulta sorprendente ni novedoso, en un país cuya matriz histórica es predominantemente conservadora, con una sociedad debatida a lo largo de cientos de años entre el orden y el progreso, más aún, si se apunta que Brasil desde aquella independencia hasta nuestros días no se la ha permitido experimentar una revolución profunda y verdadera.

Brasil fue el único dominio portugués en el continente americano. Denominada así debido a la extracción del palo Brasil -árbol cuya madera tintórea era demandada para dar color a las telas- y que estimuló los primeros asentamientos europeos en aquel territorio. Durante tres siglos Portugal enfrentó a otras potencias por el dominio del vasto territorio, se enriqueció de la extracción de minerales y piedras preciosas y de los dividendos de la plantación esclavista en la tierra “descubierta” aparentemente por Pedro Álvarez Cabral.

A diferencia de otras colonias americanas el dominio de las tropas de Napoleón Bonaparte sobre Portugal y España no generó en el Brasil la creación de un gobierno criollo autónomo que asumiera la soberanía en ausencia de la monarquía. Ya que la casa reinante lusitana decidió -a partir de 1807- trasladar su sede a la posesión que tenían del otro lado del Atlántico. De esa manera al instalarse en Río de Janeiro- el 7 de marzo de 1808- el príncipe regente Joao y su numerosa corte quedaron de hecho fundidos en un solo cuerpo funcional la colonia brasileña y la metrópolis portuguesa.  De facto el Brasil fue entonces un estado independiente; al alojar en su capital a la fuente principal del poder monárquico. Durante los trece años en que se prolongó tan sui generis situación el Brasil y la élite que se benefició directamente de aquello, vivieron en un auge económico y político. Incluso Joao, fue coronado tras la muerte de su madre como Juan VI del Reino de Portugal estando aun en tierras cariocas.

Finalmente, debido el cambio de los acontecimientos en Europa, la corte lusitana tuvo que regresar a Lisboa. La aristocracia brasileña favorecida con la autonomía que gozó el territorio, cifró sus esperanzas en la permanencia de Pedro de Braganza, heredero del trono portugués, al frente del gobierno colonial. Pero la Revolución Liberal de Oporto de 1820 y sus consecuencias no tardaron en limitar las libertades que gozaban los sectores de poder que giraba en torno a Rio de Janeiro y limitar de hecho las facultades del regente, al que obligaban incluso a regresar a Europa. La alianza del príncipe con los plantadores locales le otorgó un fuerte respaldo para desobedecer las órdenes de Lisboa y sus cortes.

El miedo al alcance de las disposiciones liberales portuguesas, y sobre todo la negativa de los ricos criollos brasileños a perder sus privilegios envalentonaron a Pedro de Braganza, tras conocer la resolución lisboeta de mantener los vínculos coloniales, a proclamar- en un paseo matinal en las planicies de Ipiranga, Sao Paulo- la frase de independencia y muerte. Quedaba Casi sin violencia, completamente sin participación popular, y producto de un pacto palaciego quedaba así el mayor territorio sudamericano desgajado de su metrópolis. Más tarde “el héroe de aquella gesta “quedó proclamado emperador del Brasil. Pero la revolución nunca llegó, quedó formado un nuevo estado soberano cuya base económica era la explotación de los esclavos en función de las elites dueñas de casi todo el patrimonio del país. Esa es la independencia que celebra Brasil y de la que seguro se siente orgulloso su actual presidente pues no fue nunca una revolución.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Madre América: Brasil

Los grandes incendios forestales de la amazonia brasileña desencadenan polémica nacional e internacional

Héctor Hernández Pardo

Publicado

en

Organizaciones ambientalistas e indígenas culpan al Gobierno brasileño de lo que viene ocurriendo en la selva tropical más grande del mundo. El presidente francés dice que llevará el asunto a la reunión del G-7

La región amazónica brasileña está sufriendo los peores incendios forestales de los últimos años, en gran parte por un fenómeno de deforestación que avanza con rapidez inusitada. Las cifras de bosques perdidos por los incendios son extraordinarias. A tal punto que ha provocado una gran polémica no sólo en Brasil, sino internacionalmente.

La Amazonía, la selva tropical más grande del mundo, es una reserva vital de carbono que ralentiza el ritmo del calentamiento global. En ella habitan un millón de personas pertenecientes a poblaciones indígenas, y alrededor de tres millones de especies de plantas y animales.

Los incendios en la mayor selva del mundo han trascendido de la esfera meramente brasileña: el presidente francés calificó los fuegos en la Amazonia como “crisis internacional” y dijo que incluiría el tema en la agenda del G7, por su importancia.

El secretario general de la ONU, António Guterres, también ha mostrado preocupación por la situación. “En medio de la crisis climática mundial, no podemos permitirnos más daño a una gran fuente de oxígeno y biodiversidad. La Amazonia debe ser protegida”, ha dicho el máximo responsable de Naciones Unidas.

Las críticas al gobierno brasileño, presidido por el ultraderechista Jair Bolsonaro inundan las redes sociales y los medios de difusión nacionales y extranjeros. Se acusa al Ejecutivo de ser el principal responsable de lo que viene ocurriendo en la Amazonia. Así, por ejemplo, la excandidata presidencial Marina Silva, y también exministra de Medio Ambiente de Brasil (dirigió esa cartera entre 2003 y 2008), calificó de “crisis” la situación que vive el país.

Al ser consultada por las razones que están detrás de este desastre ambiental en la amazonia brasileña, Silva dijo que, “La verdad es que, tristemente, ya no tenemos una política ambiental en Brasil. Desde que asumió el gobierno de Jair Bolsonaro, lo que realmente tenemos es una política antiambiental. Está deconstruyendo toda la estructura de gobernanza ambiental que hay en Brasil, descalificando a los órganos ambientales y de fiscalización, y debilitando las políticas públicas, especialmente aquellas que combaten la deforestación. Está dando un mensaje para que los que hacen ocupación ilegal de tierras públicas lo sigan haciendo. Esto ha promovido una pérdida de bosque desenfrenada y una propagación de incendios en la Amazonia. Lo que tenemos ahora es un retroceso en la gestión ambiental, un desmonte de esas políticas.”

Explicó que el tema de la ocupación ilegal de tierra que promueve el Gobierno brasileño, es ejecutada por personas que tienen mucho dinero para devastar rápidamente esas áreas con la expectativa de que después les sean legalizadas. “Esa es una de las razones –aseveró– por las que Alemania y Noruega suspendieron los recursos del Fondo Amazonia. Ese dinero, que es para promover el apoyo a las actividades productivas sustentables y el fortalecimiento de la gobernanza ambiental, lo quieren usar para legalizarles la tierra a quienes invaden ilegalmente. Es perverso. Bolsonaro cree que el bosque es un problema, que los indígenas son un problema.

Grupos Indígenas de Brasil también han expresado su rechazo a las políticas del Gobierno, por considerar que las mismas no toman en cuenta los intereses de las comunidades que habitan la Amazonia. Pero el presidente brasileño Bolsonaro, en respuesta ha cargado contra Macron por su decisión de incluir el asunto en la agenda del G7 y ha acusado al mandatario francés de querer “instrumentalizar” una cuestión interna brasileña para “obtener réditos políticos personales”. Por otro lado ha atacado a los indígenas y a ha culpado a las  ONG  ambientalista como responsables de lo que viene ocurriendo.

 Más de medio centenar de organizaciones no gubernamentales cerraron filas  y respondieron al ataque lanzado por el presidente brasileño. “Es una declaración absolutamente frívola e irresponsable que tiene un objetivo muy claro: desviar la atención de lo que realmente importa” a la hora de tomar medidas que reduzcan la deforestación, ha dicho Raúl do Valle, director de Justicia Socio-ambiental de WWF Brasil, citado por la agencia de noticias española EFE.

Por su parte la organización Amazon Watch, también ha salido al paso de la polémica y ha vinculado la devastación de los bosques al discurso “antiambiental” de Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejército que se ha mostrado partidario de explotar la Amazonia y reducir la fiscalización de las reglas ambientales en las zonas protegidas. “Los agricultores y los ganaderos entienden el mensaje del presidente como una licencia para provocar incendios intencionados con total impunidad, con el fin de expandir fuertemente sus operaciones en la selva“.

La postura del Gobierno brasileño —que ya ha despertado los recelos de la comunidad internacional— ha llevado al partido La Red de Sostenibilidad (en portugués: Rede Sustentabilidade) a presentar ante el Tribunal Supremo brasileño una solicitud de impeachment al ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, por un delito de responsabilidad en la gestión de la política ambiental. Y mientras tanto la Amazonia se quema, aunque la lluvias mitiguen un poco el fuego.

Continuar Leyendo

Madre América: Brasil

La catástrofe en la Amazonia: ecocidio alarmante

Avatar

Publicado

en

La Amazonia, el bosque tropical más extenso de Brasil y el mundo, es ahora el escenario de un alarmante ecocidio tras llevar más de 18 días en llamas por los innumerables incendios forestales que envuelven el territorio. 

Amenaza para la biodiversidad

Son varios incendios los que están devastando al mayor pulmón del planeta y que conllevan la destrucción de ecosistemas de las especies de plantas y animales que habitan en la zona. La Amazonia se destaca por ser una de las ecorregiones con mayor biodiversidad en el planeta.

Actualización de fuegos activos en las últimas 24 horas:

Recopilada por el Fire Information for Resource Management System de la NASA (FIRMS/NASA)


“El alarmante aumento de los incendios en la Amazonía brasileña se debe en gran parte al avance de la deforestación y no a la temporada seca, como sostiene el gobierno de Jair Bolsonaro”, precisó Paulo Moutinho, investigador del IPAM, un organismo de investigación amazónico.

Cifras alarmantes

  • Tan sólo esta semana se han registrado 68 incendios en territorios indígenas y zonas de conservación, la mayoría en la Amazonia.
  • En lo que va de 2019, se han registrado 74,155 en todo el país; más de la mitad afectó la selva amazónica.
  • Según los satélites de la NASA, los incendios crecieron un 38% este año, y siete de las ciudades con los incendios más dramáticos están en la lista de los más deforestados.

También te puede interesar: La Amazonia, pulmón del planeta, afectado a causa de la voracidad de grandes empresas transnacionales

Mientras en algunas ciudades de Brasil el día se hace noche por las nubes de ceniza, el presidente Jair Bolsonaro acusa a las organizaciones medioambientalistas de ser las responsables, supuestamente como respuesta al recorte de fondos que les aplicó su gobierno. Declaraciones que de inmediato fueron calificadas como irresponsables.

Estamos ante una de las catástrofes más graves de la historia que pone en riesgo permanente la vida de esta selva tropical, un arma esencial para frenar el calentamiento global.  

Continuar Leyendo

Madre América: Brasil

Brasil cancela financiamiento público a series de TV con temática LGBT

Avatar

Publicado

en

Brasil sigue dando de qué hablar, pues el gobierno del presidente Jair Bolsonaro ordenó el miércoles, por medio de un decreto publicado en el Diario Oficial de la Unión (DOU), suspender una convocatoria de la televisión pública para el financiamiento de  programas con temática LGBT

En una declaración del jueves pasado, Bolsonaro atacó a cuatro de las producciones finalistas del concurso “RDE/FSA PRODAV” que compitieron por las categorías “diversidad de género” y “sexualidad”.

No se gastará dinero público

Bolsonaro negó entonces que se tratase de censura. “No censuré nada. Si la iniciativa privada quiere hacer una película de Bruna Surfistinha, la vida de una joven prostituta en Sao Paulo, que la haga, no vamos a intervenir en eso”, aseguró.

Sin embargo, el mandatario dijo que la Agencia Nacional de Cine no gastaría los recursos del Fondo Sectorial Audiovisual (FSA) en proyectos con temática sexual. “Conseguimos abortar esta misión”, agregó. “Confieso que no entiendo por qué gastar dinero público con esas películas. No estoy persiguiendo a nadie. Cada uno que sea feliz como quiera, pero gastar dinero público con eso”, destacó.

De acuerdo con la ordenanza publicada este miércoles, el concurso público será suspendido por un período de 180 días, y podrá ser extendido por el mismo período. La justificación de la decisión, según la publicación de la DO de la Unión, es la “necesidad de recomponer a los miembros del Comité de Gestión del Fondo del Sector Audiovisual – CGFSA”.

Según la decisión publicada, tras la definición de la nueva composición del grupo se “determinará la revisión de los criterios y directrices para la aplicación de los recursos de la FSA, así como los criterios para la presentación de propuestas de proyectos”.

¿Homofobia?

El mandatario ha hecho recurrentes declaraciones con contenido homofóbico y ha apoyado públicamente las manifestaciones religiosas. A pesar de que esto sucedió en Brasil, ciertas acciones son parecidas a las decisiones que se toman en Yucatán. A penas hace unos días con motivo de la Cumbre de Premios Nobeles que tendrá lugar en Mérida, la periodista nicaragurense Martha Debayle entrevistó a Michelle Friedman, Secretaria de Turismo de Yucatán en el sentido para saber cómo hacen compatible las posición homofóbica que impera en el estado con la invitación de artistas destacados cómo Ricky Martín y Miguel Bosé de abierta militancia a favor de la diversidad sexual. A ello, la secretaría respondió lo siguiente: “me parece que… esta es la oportunidad de abrir el diálogo a muchísimos temas que tenemos pendientes, y uno de ellos es la diversidad que tenemos, de todo tipo”.

¿Significará esta respuesta que se avecina una apertura a temas de la diversidad sexual en Yucatán o es acaso una evasiva?

Tal vez te interese: LGBTTQ: un colectivo, dos miradas

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS