Conecta con nosotros

Madre América: Puerto Rico

Primaria electoral: otra vez el cedazo del corazón del rollo

Edwin Sierra González

Publicado

en

A menos de 100 días de las Elecciones Generales coloniales, Puerto Rico comienza el escabroso camino de reconfigurar las papeletas, al menos en los partidos del bipartidismo tradicional que se ha encargado de destruir el país y aún creen que pueden y tienen validez para presentarse como alternativa. El Partido Nuevo Progresista y el Popular Democráticos, se presentan ante sus electores del corazón del rollo, o sea, electores tradicionalmente fanáticos cuya voluntad va atada a un partido, independientemente del candidato, para que estos elijan quienes serán los candidatos finales en cada papeleta el próximo noviembre. Y aunque estamos ante un terrible año electoral, esta cita que nos permitirá ver en números, el movimiento político del país. Si bien es cierto que nos encontramos ante una situación excepcional a causa de la pandemia, tampoco es menos cierto que la política es un espacio altamente atractivo en Puerto Rico a causa de su situación colonial e indefinición política, y que las masas corren despavoridas a dar su ancestral rajadita de papeleta. Rajada tumultuosa que sella años de demagogia, tradicionalismo y fidelidad ciega y absurda. Sin embargo, hay varios asuntos que no se pueden ignorar en este punto de la contienda en el que país se sumerge en una crisis cada vez más aguda entre economía, terremotos, pandemia y la nueva amenaza de tormenta.

En principio, es un hecho que el bipartidismo colonial se ha venido debilitando, tan es así, que en el 2012 el voto íntegro, o sea, el voto bajo la insignia del partido, sin importar candidatos, arrastró el 96% del voto emitido, mientras que en las elecciones de 2016, apenas rebasó el 70%, una pérdida de sobre 25% imposible de ignorar. Por otro lado, las primarias presidenciales, un ejercicio ilusorio y fútil, porque Puerto Rico no tiene derecho a votar por el presidente de Estados Unidos al ser una colonia, también ha venido debilitándose, más de lo que está. Mientras para 2008 participaron sobre 387,000 personas, en 2016 cayó a poco más de 89,000. En 2020, aunque se entiende la cuestión de la pandemia y otros factores, la justa a penas activó a poco más de 6,900 electores, lo que significó apenas un 0.30% del censo electoral de sobre de 2.3 millones de electores hábiles. Un desplome apoteósico que fue en sí un desperdicio de dinero público por millones, solo por fantasear en la posibilidad de que los colonos puertorriqueños son considerados en las tomas de decisiones de los Estados Unidos.

Con este panorama tan desalentador, los partidos tradicionales no solo presentan su primaria, sino también un ejercicio de movilización para contabilizar cuantos corazones del rollo siguen latiendo fervorosamente por los partidos obsoletos que nos han traído hasta aquí. Es un ejercicio de supervivencia para realmente palpar su son una alternativa electoral capaz de ganar una elección. Para palpar esa posibilidad, en un país cuya tasa de participación suele rondar el 80%, un partido debería movilizar en su primaria, al menos, sobre 400,000 electores para verse como alternativa en las elecciones de noviembre. A pesar de esto, esos números los logran los partidos en su conjunto. Para las primarias del 2012, el bipartidismo movilizó a más de 597,000 electores, pero en el 2016, sobrepasó los 630,000. Sin embargo, se vuelve necesario preguntarse qué tan real es el hecho de que esto vuelva a ocurrir en medio de la crisis política que sacude el país desde el Verano de 2019. Los desánimos y las ansias de cambio y justicia se recorren por todas las islas.

Es probable, pero no hay garantía, de que sea un buen número de electores que se movilicen en este primer cedazo electoral de este próximo domingo, 9 de agosto, pues por primera vez, ambos partidos presentan primarias al puesto más importante: la gobernación. Aún así, todo puede pasar, pues de los cinco candidatos presentados a esta primera ronda de selección, cuatro están manchados con escándalos políticos de corrupción, manipulación, violaciones éticas e incluso intromisión indebida e interferencia en casos judiciales. Lamentablemente, los candidatos presentados por el bipartidismo son un cúmulo de deslealtad hacia el país, pues parecen estar comprometidos con sus propios intereses y no con las necesidades reales que apremian, sobre todo, tras el huracán María de 2017 y los terremotos de este año, tragedias naturales ambas de las que Puerto Rico aún no se repone. Ese día de primarias sabremos cuantos del corazón del rollo laten ciegos todavía por el fanatismo que los arropa.

Madre América: Puerto Rico

Confirma The New York Times que Donald Trump se planteó la opción de vender Puerto Rico

Héctor Hernández Pardo

Publicado

en

Sumario:

Fue revelado en una entrevista por la exsecretaria del Departamento de Seguridad Nacional del gobierno norteamericano. Causa indignación en Puerto Rico la pretensión del mandatario. Cuba dice que es una cruda manifestación del desprecio a las naciones del hemisferio.

Como si fueran pocas las críticas a causa del manejo de la Pandemia del COVID-19 y la represión de signos racistas, así como revelaciones que le ponen contra la pared por parte figuras cercanas, un nuevo escándalo coloca a Donald Trump en el centro del huracán. El influyente periódico norteamericano The New York Times confirmó que el presidente de Estados Unidos, en uno de los momentos más difíciles de la emergencia que enfrentaba Puerto Rico en ocasión del ciclón María, se planteó la opción de vender la Isla.

La revelación la dio a conocer el diario estadounidense al publicar una entrevista a la exsecretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) del ejecutivo norteamericano, Elaine Duke. Según ella, todo se produjo en el contexto de una reunión que trataba la respuesta del gobierno federal tras el paso del ciclón Maria. Entonces el Jefe de la Casa Blanca preguntó si Estados Unidos podía vender a Puerto Rico.

Elaine Duque fue secretaria interina de Seguridad Interna (Homeland Security) del 10 de abril de 2017 hasta el 15 de abril de 2018.

Siempre de acuerdo con The New York Times, y basado en la susodicha entrevista, Trump dijo: “¿Podemos subcontratar la electricidad? ¿Podemos vender la Isla? ¿Ya sabes, o dejar de poseer ese activo?”. Según la exsecretaria Duke, la actitud del entonces jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, tampoco era de solidaridad hacia los puertorriqueños.

En la entrevista indicó que en la víspera de que el huracán azotara la Isla abogó por la aprobación de la declaración de emergencia que facilitaría la asistencia federal. Entonces, Mulvaney la exhortó a que dejara de reaccionar emocionalmente, pues “no se trata de la gente, sino del dinero”.

En febrero pasado, la Oficina de Presupuesto y Gerencia del Gobierno norteamericano, precisó en una declaración de política pública la oposición del presidente Trump al proyecto demócrata aprobado en la Cámara de Representantes de Estados Unidos que propone asignar cerca de $4,900 millones para atender desastres naturales, principalmente los terremotos de 2020 en Puerto Rico.

La CNN ha publicado que las nuevas revelaciones han desatado una gran indignación en Puerto Rico  y por parte de destacadas figuras boricuas en Estados Unidos, lo cual es otro tropiezo del presidente en su aspiración a un nuevo mandato. Así, la  congresista demócrata puertorriqueña, Nydia Velázquez, ha dicho a Trump que “usted puede intentar vender la oficina que ocupa, su integridad personal y su alma, señor presidente, ¡pero le aseguro que Puerto Rico no está a la venta!”.

Por su parte, el candidato del Partido Popular Democrático (PPD) a la comisaría residente en Washington, el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, reclamó a la comisionada Jenniffer González, presidenta del Partido Republicano de Estados Unidos en Puerto Rico, que retire su apoyo a Trump. “Todo Puerto Rico ha visto con gran indignación la manera en que el actual presidente republicano se refiere a Puerto Rico y la comisionada parece que no tiene capacidad de indignarse ante tantos insultos”, afirmo Acevedo Vilá.

Asimismo, la agencia inglesa Reuter informó que la mediática alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, pidió respeto para Puerto Rico, después de conocerse el contenido de la entrevista a la exsecretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos.

En un Twitter, la alcaldesa Cruz, que aspira a ser elegida como Gobernadora, escribió: “Muchas veces me preguntan si no me preocupa queTrump siga siendo presidente y yo sea gobernadora pues dicen ‘ustedes no tienen una buena relación’. Respete a Puerto Rico y lo daré a respetar siempre frente al que sea, aquí o allá”.

Cuba, que siempre ha defendido la independencia e integridad de Puerto Rico, dio a conocer mediante una declaración de su canciller, Bruno Rodríguez Parrilla, su posición con respecto a este asunto. El Ministro de Relaciones Exteriores de la Mayor de las Antillas calificó esta semana la pretensión de vender a Puerto Rico por el Gobierno de Donald Trump como una “cruda manifestación del desprecio con que el presidente de Estados Unidos trata a las naciones del hemisferio“.

También te puede interesar: Sigue creciendo el número de contagios y de muertes por el Covid-19 en Estados Unidos

Continuar Leyendo

Madre América: Puerto Rico

El verano que nos regresa y la herida que no cesa

Edwin Sierra González

Publicado

en

Aunque la historia se construye de manera lineal, se escucha recurrentemente que quienes no conocen su historia, están condenados a repetirla. Hoy Puerto Rico parece enfrentarse a esa situación del pasado que regresa, o que más bien siempre estuvo ahí, pero algunos se niegan a aceptarla. En momentos en que se celebra el primer aniversario de las protestas multitudinarias del Verano del 19, que condujeron a la renuncia del mandatario electo, el primero en hacerlo en la historia, la sombra del desprecio político se cierne nuevamente sobre el país. Un nuevo escándalo azota al partido de gobierno, el Nuevo Progresista, esta vez en la figura de Wanda Vázquez, quien en uso de su prerrogativa constitucional despidió fulminantemente, mediante solicitud de renuncia, a la Secretaria de Justicia, Dennise Quiñones Longo. Aunque esto en sí no constituye una novedad, si lo es el hecho de que, por firma de la destituida Secretaria, se encaminaba a la Oficina del Fiscal Independiente, un ente de justicia que se encarga de evaluar los delitos cometidos por funcionarios públicos, varios pliegos investigativos en los que se recomendaba investigar a la gobernadora por varias acciones delictivas. Como si ello en si no fuera escandaloso, la Secretaria de Justicia recién designada, Wandymar Burgos Vargas, solicitó que no se entregaran los pliegos y que se devolvieran a la Secretaría, lo que constituye una acción irregular e indebida.

El pretexto de la funcionaria era el hecho de que requería leer e informarse sobre esas investigaciones, sin embargo, salió a la luz pública, que es de conocimiento, que copias de esos informes permanecen en la Secretaría de Justicia, por lo que resultaba innecesaria tal acción. Esto provocó  solicitud de renuncia de líderes del partido y el Poder Legislativos, quienes ya indicaban que por tal acción, Burgos Vargas no sería confirmada en propiedad. La negativa de la Cámara Alta provocó la renuncia de la funcionaria a solo días de su nominación. Esta renuncia, de quien se ha ventilado es amiga de la Sra. Wanda Vázquez, es la baja número 22 en el Gabinete de la mandataria en apenas 11 meses de gestión pública. Una gestión marcada por el escándalo desde el principio, pues tras llegar al poder por orden constitucional cuando era Secretaria de Justicia y alegar que sería un mandato de transición sin aspiraciones políticas a futuro, provocó un terremoto político al anunciar su candidatura a la gobernación por el partido de gobierno, lo que ha provocado una división visceral entre las huestes y una guerra de poder entre partidarios en las Secretarías de Gobierno.

El historial de la actual mandataria es uno de desdén hacia la gestión justa y correcta. Su función pública ha estado marcada por el encubrimiento de la gestión corrupta del partido de gobierno y la ausencia de fiscalización hacia el desfalco del tesoro público, por lo que entre sus escándalos están los millones perdidos en Unidos Por Puerto Rico, una entidad organizada por quien fuera Primera Dama y cuyas acciones irregulares no fueron investigadas bajo su incumbencia como secretaria de Justicia antes de ser gobernadora. De igual forma, esta declinó investigar funcionarios y acciones de funcionarios ligados al partido en el gobierno, especialmente los escándalos de corrupción, ocultamiento de víveres y otros, ocurridos tras el huracán María, que le costó la vida a más de 4,000 puertorriqueños.

En medio de toda esta controversia, la gobernadora llegó a acusar a la despedida secretaria, Quiñones Longo, se hacer los referidos al Fiscal Independiente a manera de venganza por haberla despedido, lo que rápidamente fue refutado al confirmarse que las investigaciones llevaban meses previos al referido. Esta situación ha afectado la figura de la mandataria a tal punto que, según una encuesta relámpago de una hora, con más de 17,000 votos, un 93% de los encuestados entienden que Wanda Vázquez está mintiendo y que la saliente Quiñones Longo dice la verdad. La figura de la mandataria, como la del partido se ve constantemente trastocada apenas a cuatro meses de las elecciones, tanto así que un 60% por ciento de encuestados entiende que no obtendrá la candidatura por el Nuevo Progresista para las próximas elecciones generales.

El hastío hacia los partidos tradicionales se siente de tal forma, que los ciudadanos han comenzado campañas para arrancar la propaganda político partidista de los candidatos del Popular Democrático y Nuevo Progresista arguyendo contaminación visual, entre otras cosas. Así mismo, cada aparición pública de la gobernadora está seguida de protestas que le exigen su renuncia. El contubernio PNPPD ha lastimado al país en sus más de 50 años de alternancia política y el ciudadano comienza a mirar hacia otras opciones en medio de protestas y reivindicaciones que exigen la salida de Vázquez Garced del Palacio de Santa Catalina, residencia del Poder Ejecutivo. En medio de sondeos y encuestas realizadas por estaciones noticiosas de radio u otros medios, el Nuevo Progresista obtiene un 36% de la intención del voto. Sin embargo, su ventaja es un virtual empate con el nuevo Movimiento Victoria Ciudadana que tiene el 35% de la intención electoral. Igualmente, refleja un desplome del Popular Democrático hasta un 16% y la llegada del colectivo Proyecto Dignidad, que irrumpe en la palestra electoral con un 8% de la intención. Esto ha dado pie a acciones por parte de la Comisión Estatal de Elecciones, controlada por el Partido Nuevo Progresista, para invalidar sobre 25 candidaturas del Movimiento Victoria Ciudadana, luego de que ya habían sido confirmadas y validadas desde hace meses. Una acción antiética que demuestra de lo que es capaz el partido de poder para perpetuarse. El caso se encuentra en estos momentos en la palestra pública y otros medios de ley.

Aun con las heridas frescas del verano del 2019, este verano nos regresa a un nuevo punto de reclamo y reivindicación por un gobierno justo, transparente y al servicio del País. Un Estado que deje de ser manejado por el bipartidismo tradicional y abrace nuevas formas de gobernar donde aquellos que le fallen al pueblo paguen por sus acciones contra lo público. Solo así podrán sanarse las heridas provocadas por aquellos quienes le han fallado a los puertorriqueños porque no vienen a servirles, sino a servirse de ellos.

También te puede interesar: Museos, escenario y memoria de Puerto Rico y América

Continuar Leyendo

Madre América: Puerto Rico

Museos, escenario y memoria de Puerto Rico y América

Edwin Sierra González

Publicado

en

Encontrarse con uno mismo es una de las tareas más difíciles como individuo y sociedad. Construir ese camino histórico de resguardo, de memoria permanente y recuperación de la conciencia es uno arduo con múltiples escollos que requiere de pasión, disciplina, amor, conocimiento y sabiduría. Aunque nos acompañan desde la antigüedad, la visión y función de lo que hoy llamamos museo, se ha transformado a través de la historia. Los orígenes del museo occidental europeo, nuestro referente sin duda, enmarca su origen en el cúmulo de piezas para la ostentación del poder, el lujo y la belleza. Un símbolo de la capacidad adquisitiva de quien podía permitirse el arte como parte de su vida, algo que, evidentemente, no todos podían frente a las marcadas desigualdades sociales mayormente insuperables.

El desgarre imperial que provocan las luchas de independencia en el continente, presenta en América un nuevo orden para la institucionalización de estos espacios, pues durante el periodo de dominación hispánica, en principio, residían en la metrópolis europea. La construcción de los nuevos Estados Nacionales, respondiendo a los intereses de las élites criollas y otros aspectos, vieron en los museos una nueva oportunidad para la construcción de una memoria e identidad colectiva que respondiera a las necesidades del nuevo Estado y su gobierno.

El reforzar una memoria común, sentaría bases educativas que servirían de referente sin importar dónde en el territorio se encontrase el ciudadano. Por otro lado, la recuperación y preservación del patrimonio, también jugará un papel esencial, sobre todo, respecto a ese pasado prehispánico. Con ello no queremos idealizar el museo como un punto de partida para la construcción identitaria, sino como un lugar que ha evolucionado junto con la sociedad en la apreciación de lo que se considera se debe preservar para futuras generaciones.

La institucionalización de Museos Nacionales comienza a observarse en América Latina más propiamente durante la segunda década del siglo XIX, tras la consolidación de las Independencias. México, aunque tiene sus raíces en el antiguo Gabinete de Historia Natural de 1790, considerándose el primero, la institucionalización de un espacio museístico nacional no llegaría hasta 1822 con el Museo Nacional Mexicano. Otros ejemplos de museos nacionales presentes en América Latina son Perú (1822), Colombia (1823), Chile (1830), Uruguay (1838), Guatemala (1866) y El Salvador (1883).

Puerto Rico, aunque tiene instituciones culturales antiguas que preservan la memoria del país, como el Ateneo Puertorriqueño, fundado en 1876, carece de un museo nacional o estatal al servicio del patrimonio histórico del país en sus diferentes manifestaciones. El prolongado periodo colonial que aún se asienta sobre la isla, ha dilatado en demasía un proyecto con estas características y dimensiones, dando así con la inauguración de una entidad pública para la preservación cultural apenas en 1955, con el Instituto de Cultura Puertorriqueña. Incluso, el primer museo fundado en Puerto Rico por ley, es el Museo de Historia, Antropología y Arte de la Universidad de Puerto Rico, el cual se institucionalizó en 1951. El mismo preserva una colección que abarca diferentes campos y joyas, como “El Velorio” del maestro nacional Francisco Oller y Cesteros, considerado uno de los grandes exponentes del impresionismo hispanoamericano. Con ello en mente y la ausencia de un museo que represente y resguarde el monumental quehacer histórico cultural puertorriqueño, Informe Fracto se adentra en la realidad museística de esta nación antillana en una propuesta de nuevos usos a los espacios ya creados para revitalizar y hacer valer la cultura.

Rafael Pagán Rodríguez, egresado del programa de Maestría en Artes en Educación con Especialidad en Museología de la Caribbean University, plantea que “los museos son grandes laboratorios, son el registro identitario artístico y cultural de un país. Mucho más que un depósito para exhibición, es donde se une y se documenta el conocimiento, el diálogo comunitario y las vertientes artísticas”. Puerto Rico cuenta con una gran variedad de museos que van desde arte predominantemente europeo, como el Museo de Arte de Ponce, u otros predominantemente puertorriqueños, como el Museo de Arte de Puerto Rico, sin duda uno de los proyectos más ambiciosos y jóvenes del país, inaugurado en el 2000.  Y aunque el arte tiene en la isla un sinnúmero de espacios, la historia y la antropología continúan parcialmente huérfanas al carecer de una institución principal que aglomere el patrimonio nacional. Este aspecto cultural está dividido en museos pequeños adscritos al Instituto de Cultura, museos municipales e incluso instituciones extranjeras, las cuales ostentan parte del patrimonio precolombino puertorriqueño.

Cuestionado sobre el por qué de estas situaciones respecto a la gestión cultural y el patrimonio, el educador y dramaturgo, quien publicó en 2018 su libro de microteatro “El Bulevar”, arguye a Informe Fracto que “en Puerto Rico es un acto generado por voluntad y pasión. Cada vez se identifican generaciones muy comprometidas con la cultura, pero estancadas por burocracia o procedimientos elitistas. Los gobiernos de turnos, muchas veces, no están conscientes del impacto positivo y económico de la cultura. Sus agendas políticas no permiten ver que los museos y el teatro son igual de sustentables”. A pesar de ello, más allá de la sustentabilidad, ciertos museos son también una responsabilidad del Estado con la preservación de la memoria histórica de un pueblo y no debe estar sujeta a la comercialización.

Este artista, que se considera una herramienta de entretenimiento, educación y cultura y ha representado a la isla en varios festivales en Cuba, Francia, Estados Unidos, México, Ecuador y España, apuesta a una poderosa combinación entre lo teatral y lo museístico, siendo el museo pues, un gran escenario. Pagán, con una mirada fija en su idea, sostiene sin titubeos que “el éxito de un museo no es ser innovador y colgar pinturas famosas, sino que  se encuentra en la apertura del diálogo comunitario,  creando identidad entre audiencia y museo. Es combatir, exponer y documentar hasta la crisis un pueblo, siendo el generador educativo que cualquier país debe tener como patrimonio e institución”. Recuerda además, que los grandes artistas y cuadros son productos de crisis, por lo que se necesitan lugares que así lo presenten. La crisis no es nueva en Puerto Rico, es una palabra que retumba contantemente para justificar las draconianas decisiones gubernamentales que oprimen al país desde hace más de una década. La pandemia ha acentuado esta situación, pues los espacios museísticos y escénicos se han mantenido cerrados por tiempo prolongado, afectando su impacto. Informe Fracto le preguntó a Rafael sobre los rediseños a los que recurren estos espacios para continuar vigentes ante tanto aislamiento, por lo que este creador se ejemplificó en su más reciente realización: “Relatos de Cuarentena”, un proyecto fotográfico-virtual de cien micro relatos con figuras de miniaturas para, según él, generar esperanza. Acompañados de la voz de actores nacionales e internacionales, busca desafiar la perspectiva, colocando al ser humano como un componente más en forma y tamaño.

En cuanto al consumo de lo museístico, un estudio de Manuel Lobato y Laurie Garriga, publicado en 2009 con el apoyo de la Universidad de Puerto Rico, encontró que el 38% de los museos estudiados, unos 60, habían visto aumentar sus visitas y que el promedio de visitas anuales a museos ronda entre los 450,000 y 700 mil visitantes. Por su parte, la mayoría de estos museos, creados entre los 80’ y 90’ del siglo pasado, dedican gran parte de su espacio o atención a la pintura (53%) o la memorabilia (43%), siendo la historia y la arqueología las menos atendidas con apenas un 25%.  En función de mantener viva la pertinencia de estos espacios, como gestor y educador, Pagán remarca que “los museos deben crear programas de apoyo social con relación a la audiencia que se encuentra a su alrededor, pues se nutren de las experiencias del pueblo. Deben crear salas rodantes, salas pop up o talleres que integran a artistas del pueblo para que el teatro busque nuevas estructuras de espacio, utilizar casas, edificios. Es unir fuerzas entre museos y la escena, pues ambos penetran la cultura y la redefinen”. Su llamado no viene de la nada, pues según el estudio de Lobato y Garriga, solo un entre un 10 y  13% de los museos del país abren sus puestas a eventos teatrales, culturales o para público amplio. 

Para completar, Informe Fracto cuestionó el por qué de la importancia de estos espacios en medio de momentos dolorosos y de grandes desafíos como en la actualidad. Tras un respiro profundo, como quien se juega la vida,  este amante de las letras sentenció que “los museos y los escenarios son motores educativos  que más allá del arte, son el reflejo de la humanidad y la sociedad. En momentos como este que se nutren y nutren con documentos, información, hallazgos, movimientos y manifestaciones. Los museos y el teatro los agentes de cambio, los historiadores del tiempo y las plataformas artísticas por excelencia que reafirman la cultura en tiempos difíciles y no difíciles”.

También te puede interesar: La raíz hispánica puertorriqueña tras un siglo de desgarre

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS