Conecta con nosotros

La Nación y el Mundo

Trabajan 18 mexicanos en la vacuna contra el Covid-19

Avatar

Publicado

en

México se incorpora al esfuerzo de la OMS en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus. 

La Secretaría de Relaciones Exteriores informó que convocó a 18 investigadores de ocho universidades e instituciones de salud a conformar el equipo que representa a México ante la Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de la Coalición para las Innovaciones de Preparación para Epidemias (CEPI, por su siglas en inglés) para acelerar la elaboración de la vacuna contra el Covid-19.

“Por un lado, vamos a colaborar con grupos del extranjero, la CEPI está apoyando nueve proyectos de investigación ligados con empresas farmacéuticas, pero al mismo tiempo no vamos a renunciar a que México tenga su vacuna propia, ya hay experiencias probadas de que somos capaces de hacer vacunas”, explicó la investigadora Esther Orozco, coordinadora del grupo técnico-científico.

La CEPI surge en el año 2017, con el objetivo de apresurar el desarrollo de vacunas contra enfermedades emergentes infecciosas, de tal suerte que ha logrado intervenir en la creación de vacunas contra el MERS y el ébola.

En el caso de la pandemia de Covid-19, la CEPI está respaldando ya nueve proyectos de vacunas en el mundo, y México puede obtener financiamiento al formar parte de esta alianza desde el 4 mayo, siendo el único país latinoamericano adherido.

 “La intención de formar parte de esta coalición tiene dos direcciones: aprender de los países que están trabajando desde hace más tiempo en la vacuna contra Covid-19, pero también aportar lo que nosotros tenemos, porque ya es tiempo de que se generalice la idea de que México es un país rico en talento”, sostuvo Orozco.

La también profesora emérita del Cinvestav, subrayó que el país tiene tres candidatas a la vacuna mexicana contra Covid-19: la de la UNAM, desarrollada por la doctora Laura Palomares del Instituto de Biotecnología de la UNAM; otra es una propuesta del IMSS, con el doctor Constantino López-Macías al frente; y la tercera se desarrolla en la Universidad Autónoma de Baja California por parte de los investigadores Julio Enrique Valencia Suárez y Alejandro Carballo, así como Manuel Aguilar Yáñez del Tecnológico de Monterrey.

“Hoy estamos más avanzados, aprendimos de la influenza, cuando ni siquiera podíamos detectar al virus que nos estaba haciendo estragos en Ciudad de México, principalmente. Ahora, científicos mexicanos inmediatamente secuenciaron el coronavirus, el SARS CoV-2 que llegó a México, y eso ya es un paso muy importante”, apuntó.

El grupo de investigadores está integrado por biólogos moleculares, inmunólogos, investigadores clínicos y hasta un experto en inteligencia artificial. Algunos ya tienen trabajos en el desarrollo de vacunas y otros provienen de otras universidades e instituciones de salud.

De lo declarado por Orozco se infiere que la vacuna no estará lista este año: “Las vacunas son procesos de muy largo aliento, no la podemos tener en dos meses, ni en tres meses, sabemos bien que será hasta principios del próximo año, cuando empiecen a salir los primeros resultados, México tiene que estar listo y tiene que probar varios tipos de antígenos, de estrategias, de plataformas, para a ver si alguna de ellas”.

La CEPI estima el costo del desarrollo de una vacuna en 2 mil millones de dólares, de los cuales hasta ahora han recaudado 1.4 mil millones. México cuenta con menos recursos, por lo que formar parte de esta alianza le permitirá acceder a ellos.

Al mismo tiempo, los propios investigadores pueden seguir buscando financiamiento por sus medios, como en el caso de la UNAM que consolidó un acuerdo con el gobierno de CDMX.

También te puede interesar: Johnson & Johnson iniciará antes de lo previsto pruebas de vacuna contra el coronavirus en humanos

La Nación y el Mundo

El fundador de MICROSOFT Bill Gates desmiente públicamente a Donald Trump

Héctor Hernández Pardo

Publicado

en

Sumario:

Ha puesto al descubierto que el Presidente hizo afirmaciones falsas sobre su gestión para enfrentar la Pandemia del COVID-19 en entrevista a Fox News. Se han cometido muchos errores por la actual administración norteamericana, afirmó el multimillonario.

El famoso multimillonario Bill Gates, criticó duramente el intento del presidente Donald Trump de cambiar la imagen del mal manejo de la pandemia del coronavirus COVID-19 durante una entrevista televisiva con la cadena norteamericana Fox News.

El Jefe de la Casa Blanca afirmó–falsamente-en dicho espacio, que Estados Unidos tiene “tal vez la tasa de mortalidad más baja en todo el mundo“, mientras sostenía un gráfico que mostraba lo contrario. Gates, inmediatamente, en otra entrevista con CBS News, se refirió a la verdad de los hechos y dijo que la afirmación de Trump no se acerca en absoluto a lo real. Añadió que en materia sanitaria casi todas las medidas tomadas por el Gobierno, “los Estados Unidos es uno de los peores”. Precisó que utilizando cualquier variante de interpretación para medir las tasas de mortalidad, Estados Unidos en manera alguna es uno de los países de más bajo índice, todo lo contrario.
El cofundador de Microsoft dijo que la nación no ha avanzado en la lucha contra la enfermedad como lo han hecho otros países, debido a las áreas que se reabrieron antes de tiempo, mientras los casos aún aumentaban.  Afirmó que la resistencia a las máscaras y la falta de liderazgo general han caracterizado el funcionamiento gubernamental. “Se han cometido muchos errores” afirmó.

Algunos analistas han considerado  que las declaraciones de Trump, tratan de limpiar su imagen ante la mala gestión de la enfermedad, como parte de la campaña electoral en busca de su reelección; mientras Gates, quien según CBS ha donado $ 300 millones de dólares al esfuerzo global para combatir la pandemia, encarna una clara contradicción con la posición de la administración de Estados Unidos que incluso se ha retirado de la Organización Mundial de la Salud. Por su parte Gates expresó su opinión de que una eventual vacuna COVID-19 probablemente requeriría dos inyecciones. Abundando en el tema señaló que “ninguna de las vacunas que se trabajan hasta ahora parece que funcionarán con una sola dosis, lo cual era una la esperanza desde el principio“.

Gates ha advertido durante años sobre la ocurrencia de una gran pandemia como amenaza global, y la Fundación Bill y Melinda Gates se ha centrado en combatir las enfermedades infecciosas, especialmente en los países en desarrollo. La organización anunció en junio que se comprometería a donar $ 1.6 mil millones de dólares en fondos para vacunas para niños en las naciones más pobres, incluidos $ 100 millones para una eventual vacuna contra el coronavirus.

Continuar Leyendo

Madre América: Brasil

A la caza del Jaguar-Expedición Fotográfica

Avatar

Publicado

en

Preludio

Dos buenos amigos yucatecos que tomaron parte en una expedición fotográfica en el Pantanal, Brasil, organizada por Grupo Captura, narraron hechos de su viaje cuyo objetivo principal fue fotografiar jaguares y otros ejemplares de la rica fauna que habita ese apartado lugar. Con amabilidad compartieron experiencias e imágenes del apasionante periplo que los condujo a una de las regiones continentales mejor dispuestas para avistar jaguares, debido a la distancia geográfica que separa la acción depredadora del hombre, sobre el hábitat de este felino, considerado el rey americano de los montes, pero sobre todo por el bien conservado ecosistema del Pantanal, que es el humedal más grande del mundo, situado en la región del Mato Grosso del sur brasileño, y que alcanza en sus extremos a Paraguay y Bolivia, con una extensión cercana a los 340 500 km². Se asegura que es el ecosistema más rico del mundo en biodiversidad, y seguramente por eso atrae a científicos e interesados en la preservación del medio ambiente, en particular del jaguar que es una especie en peligro de extinción en varios países, como México.

El  viaje

Salimos de Mérida a la Ciudad de México, desde donde volamos a Sao Paolo, Brasil. Más tarde abordamos otro avión, ya en suelo carioca, y después de día y medio de un viaje en verdad agotador, arribamos a la ciudad de Cuiabá, localizada precisamente en la región de Mato Grosso, Brasil. Ahí pernoctamos una noche ya que al día siguiente nos reunimos con los demás expedicionarios, 10 en total, 7 fotógrafos y 3 observadores de fauna, incluyendo a los dos miembros de Grupo Captura, organizadores del viaje, y con nuestro guía, el internacionalmente famoso fotógrafo de naturaleza Álvaro Cubero e iniciamos nuestra expedición. Viajamos un par de horas por carretera asfaltada, y después, durante una hora más, lo hicimos sobre un largo camino de terracería denominado la ruta Transpantaneira, trayecto que nos permitió arribar a nuestra primera estación de fotografía, la posada Pouso Alegre, apostada en el gigantesco Pantanal.

En ese lugar selvático, rodeados de un ambiente al mismo tiempo agreste y acogedor, permanecimos dos noches, organizados perfectamente para dar paso a la expedición propiamente dicha. Conforme a lo previsto, durante el día salíamos a explorar con el propósito de fotografiar la fauna del lugar, unas veces caminando y otras viajando en un camión dispuesto especialmente para tomar fotos, tratando de encontrar los ángulos apropiados.  Durante estos primeros asomos al Pantanal, tuvimos la oportunidad de fotografiar: ñandús, jabirúes, guacamayas Jacinto, toco tucán, tucán aracarí castaño, águilas, capibaras (carpincho), y caimanes (llamados en la zona yacarés). Estos recorridos permitieron descubrir que las hermosísimas aves y reptiles que capturamos con nuestras cámaras, no eran sino una síntesis pequeñísima de la fauna y la flora unidas en los medios acuáticos del impresionante humedal que producía la sorprendente riqueza biológica y ecológica que nunca imaginamos.

Capibara
Tucán Aracarí Castaño
Jabirú

Después de intensas jornadas efectuadas  en los dos primeros días, reanudamos nuestro camino, adentrándonos hacia el suroeste sobre la Transpantaneira, hasta alcanzar nuestra segunda estación, siempre en el Pantanal. Nos alojamos en la Pousada Rio Claro, a la orilla del rio Sararé. En este lugar, permanecimos dos noches, y la actividad principal fue fotografiar aves cazando en el rio por las tardes. Tomamos instantáneas bellísimas de jabirúes, aguilillas camineras, garzas Cocoi, y halcones de collar negro, volando y atrapando sus presas en el río. Además, retratamos caimanes comiendo peces y aves, sin importar mucho el tamaño de las presas que comían.

Halcón de collar negro
Caimán o Yacaré
Aguililla

Nuestra primera experiencia con felinos en el Pantanal la tuvimos durante una excursión nocturna en la que a poco de haber salido,  avistamos un ocelote de tamaño mediano, que moviéndose con elegancia y cierto garbo en la oscuridad, alcanzamos a fotografiarlo. La presencia de un búho cornudo coronó la jornada de aquella noche, precedida de un atardecer espectacular.

Ocelote

Reanudamos nuestro viaje más hacia el sur del Pantanal sobre la Transpantaneira, y después de poco mas de tres horas, llegamos al destino esperado, la posada llamada Jaguar Camp,  lugar que sería la estación desde donde navegaríamos sobre el rio San Lorenzo por más de 30 minutos, para llegar a la zona que es hábitat de los jaguares. En aquel lugar estuvimos 4 noches. Y es que El Jaguar camp esta ubicado aproximadamente a 100 metros del rio San Lorenzo, sobre el que bordeamos en barcazas diariamente para ir hasta el hábitat de los jaguares. Cada día salíamos 2 veces en busca de jaguares, una muy temprano en la mañana, al amanecer, y otra por la tarde. En total, hicimos 8 salidas.

En nuestra primera salida, una tarde, nos recibió un enorme jaguar macho a quien los lugareños bautizaron como Juru, un precioso animal desde cualquier ángulo que se pueda mirar. Además de ese jaguar, pudimos avistar Jabirúes, águilas, y navegar por los múltiples canales que se forman en el río.

Jaguar

En el resto de las salidas estuvimos viendo y fotografiando distintos jaguares. En total tuvimos once avistamientos de jaguares, de los cuales vimos 7 ejemplares distintos, dos machos y cinco hembras. Observamos, además, unos roedores denominados capibaras (o carpinchos) que son uno de los alimentos preferidos de los jaguares, así como los caimanes. También divisamos nutrias de agua dulce que resultaron el encanto añadido del recorrido.

Aparte de la oportunidad de fotografiar estos bellos felinos, la experiencia de verlos desenvolverse en su hábitat, caminando, reposando, subiendo arboles, nadando, o sentados, fue una experiencia indescriptible y no podríamos transmitir lo que sentimos al tener la oportunidad de vivirlo.

Durante las salidas en las que no tuvimos la suerte de encontrar algún jaguar, en cambio vimos y fotografiamos muchas aves como la garza oninga, la garza tigre, la garza real, diferentes tipos de ibis, el águila caracolera, caracarás, jacanas, black skimmers, trogones, martin pescador y chotacabras tijereta.

En medio de las narraciones de este fascinante viaje por la  llanura aluvial de la parte más occidental de Brasil, uno de los viajeros expresó que la naturaleza observada  le provocó una de esas experiencias  “… que te llenan de vida el alma.” Esta expresión, si bien fue dicha como una pequeña glosa de la historia que contaron, en realidad resume la impresión de quienes viajamos con ellos admirando las fotografías que acompañan estas líneas y que jamás podrán tener el colorido y la expresión que persiguieron con sus cámaras excepcionales.

Continuar Leyendo

Madre América: Brasil

La república farroupilha en Brasil

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

Como todos los países latinoamericanos después de la independencia, el Imperio de Brasil (1821-1889) también fue víctima de movimientos secesionistas como el que condujo a la formación de la República Farroupilha en Rio Grande do Sul. Iniciada en 1835, la rebelión de los farrapos (harapientos) –término despectivo aplicado a los liberales por los conservadores-, fue consecuencia de las contradicciones entre la elite ganadera sureña y la Regencia imperial. A darle singularidad al movimiento de los farrapos contribuyó la peculiar estructura económica de Rio Grande do Sul y el extraordinario poderío de los estancieros locales, que no estaba ligado, como otras regiones brasileñas, al comercio exterior. Su fuente de ingresos dependía de la venta de tasajo, ganado y cueros en el mercado nacional.

Pero los acaudalados esclavistas, que orientaban la política imperial desde Rio de Janeiro, no estaban interesados en valorizar las producciones sureñas –en particular el tasajo, principal alimento de las dotaciones de trabajadores negros-, por lo que mantenían bajos los aranceles a las carnes saladas, para propiciar su importación de la cuenca del Plata. Otras reivindicaciones de Río Grande do Sul tenían que ver con sus aspiraciones republicano-federalistas y las insoportables extorsiones que padecían de los comerciantes portugueses. La conspiración de los estancieros de Río Grande do Sul se inició en 1832, cuando el ganadero Bento Gonçalves, en unión del farmacéutico Pedro José de Almeida, organizó una sociedad secreta. En marzo de 1835, bajo el impacto de la rebelión de los cabanos en Pará y la reciente creación de la República Oriental del Uruguay (1828), comenzó la gran sublevación farroupilha.

Ya el 19 de septiembre de 1835, las fuerzas de Bento Gonçalves ocuparon Porto Alegre, la principal ciudad de Rio Grande do Sul. Los primeros enfrentamientos con las tropas imperiales duraron casi doce meses, mientras los estancieros cifraban sus esperanzas en que el Imperio cedería a sus peticiones. Convencidos, tras la batalla de Seival, el 10 de septiembre de 1836, de que la Regencia no estaba dispuesta a transigir, Antonio de Souza Neto dio a conocer la creación de la República de Río Grande do Sul, presidida por Bento Gonçalves.  

Casi al mismo tiempo, el periódico insurrecto O Povo publicaba la convocatoria a una Convención Constituyente en la villa de Piratini. Sin embargo, Gonçalves no pudo ocupar la primera magistratura hasta un año después, ya que cayó prisionero del ejército imperial y estuvo encarcelado hasta su espectacular fuga meses después. En 1838, los farroupilhos –a cuyas filas se sumó el combatiente republicano italiano Guiseppe Garibaldi- pusieron bajo asedio las principales villas de Río Grande do Sul y en permanente jaque a las tropas imperiales.

Con vistas a establecer la comunicación con el exterior, para intentar vender tasajo en las plantaciones del Caribe, los riograndenses se expandieron a la provincia vecina de Santa Catarina con costas en el Océano Atlántico. Responsabilizado con esta campaña marchó el general farroupilho Davi Canabarrom, quien el 22 de julio ocupó la villa de Laguna, declarada capital de la efímera Republica Juliana.

A pesar de estos éxitos militares, los estrechos intereses de los propios estancieros farroupilhos hacían inalcanzable su victoria final, pues temían la separación definitiva de Brasil, que conllevaría la pérdida del principal mercado del tasajo. Al final, la combinación de hábiles concesiones del Imperio con la escisión farroupilha en civilistas y militares –más el aislamiento, la represión y el agotamiento- propició el ocaso de la rebelión.  El 1 de marzo de 1845, tras diez años de tenaz resistencia gaucha al Imperio, se pactó la paz que liquidó la guerra de los farrapos. Para lograrlo, la Regencia fluminense debió conceder una amplia amnistía, permitir el fortalecimiento de la asamblea local en Río Grande do Sul y el aumento de las tarifas de importación a las carnes saladas. A diferencia de lo que ocurría entonces con conflictos similares en Hispanoamérica, la unidad de Brasil quedó resguardada.

También te puede interesar: La resistencia de Zelaya en Nicaragua

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS