Conecta con nosotros

Voz de la Península

Haciendas esclavistas y la rebelión maya de 1847

José Antonio Cutz Medina

Publicado

en

Este 26 de julio de 2021 se cumplieron 174 años de la sublevación campesina más recordada entre los pueblos durante las últimas décadas. Una guerra iniciada por peones acasillados, sujetos a miserables condiciones de vida por los ts’uules, ante la mirada complaciente del gobierno de la época, cuyo funcionarios habitaban en las prósperas haciendas de la península de Yucatán.

La sublevación maya o de los Itzakajo’ob (pueblo de los Itzaes) como alguna vez denominó a la rebelión don Enrique Dzib, difundo narrador del pueblo de Kanxoc. Sus relatos formaban parte de las voces que resguardan en la memoria una versión de lo que fue un enfrentamiento bélico que la historia calificó alguna vez como una ofensiva entre amos y sirvientes.

Pundonor y conciencia histórica son legados que persisten y resisten entre los pueblos ante una sociedad discriminatoria, representada por las atroces palabras Justo Sierra que alguna vez nos nombró como “la odiosa y malditisima raza infernal y salvaje”, expresión que denota el pensamiento de una sociedad de la época profundamente clasista y racista que predominó y que aún existe en algunos sectores de la sociedad yucateca.

Lo anterior permite subrayar que la explotación que aplicaban al pueblo, fue causa del inicio de una de las sublevaciones más violentas que se haya presentado en Yucatán, ante el yugo de los blancos explotadores. Fajinas extensas, horario laboral criminal, derecho de pernada y pago de contribuciones impagables, fueron motivos que ocasionaron el levantamiento campesino de 1847.

La historia ha logrado documentar y aseverar que, el sistema de vida déspota que se implementó en el interior de las haciendas, y aun fuera de ellas, fue lo que ocasionó que cientos de peones y jornaleros de las haciendas y las comunidades se levantaran en armas: “… una hoguera en el centro del poblado de Tepich, señaló que la lucha de resistencia estaba por empezar”, según destacó el profesor Ramón Berzunza Pinto. Esa noche los pueblos decidieron alzarse en armas porque no estaban dispuestos a soportar más injusticias, pero sobre todo, por el artero asesinato del tatich Manuel Antonio Ay Tec, consumado el 26 de julio de 1847 por órdenes del coronel Rosado. Tres días después iniciaría una férrea resistencia de los pueblos peninsulares que duraría más de medio siglo.

Diversos autores (Betancourt, 1970; Reed, 1971: Berzunza, 1997; Abreu, 1997; Peraza, 1985; Quintal, 2013; Canto, 2013) afirman que la lucha campesina contaba con suficientes razones para iniciarse, debido a que  históricamente los mayas eran tratados como animales en el interior de las haciendas: la práctica indignante del derecho de pernada que los amos hacían con las jóvenes mayas, además de altos impuestos, diezmos a los templos, castigos físicos insoportables, alcabalas, tributos y otras prácticas de sometimiento que los amos aplicaban de manera dolorosa a los pueblos, fueron la semilla de esta cruenta lucha.

La pobreza y humillación a los pueblos se fue convirtiendo en rabia, rencor y odio inaudito, calando en lo más hondo del espíritu irredento de aquella masa humana. Armados de valor, pues tenían muy poco o nada que perder, muchos de ellos con cuerpos enfermos, otros desnutridos, pero conservando el coraje en la sangre, iniciaron la búsqueda de mejores condiciones de vida, lo que los llevó a desatar una espantosa guerra en la región y comarca vallisoletana.

Bajo el mando de Cecilio Chi y Jacinto Pat, se reunieron en las haciendas de Columpich y Akanbalam, cerca del pueblo de Xinum, con el grito de rebelión en la boca y los ojos llenos de furia contenida durante tantos años de maltrato. Esa noche cortaron los aires con el filoso machete que traían en lq mano, y fue ahí donde juraron iniciar una guerra feroz contra los hacendados y explotadores de los pueblos.

Rumbo a Valladolid, las antorchas que traían en mano lanzaban destellos que resplandecían en la oscuridad. Los gritos de los rebeldes mayas rompieron la tranquilidad y la placentera vida que se daban los ts’uules.

Los instrumentos milperos que sólo habían servido para desmontar grandes extensiones de selva y para cortar pencas de henequén, se convirtieron más adelante en armas para cortar cabezas y destruir riquezas materiales del enemigo. El avance hacia el oriente de los enardecidos campesinos fue imparable, casas y haciendas incendiadas, familias enteras eliminadas, Ichmul, Ekpedz, Tihosuco, Tepich, Chichimila, Valladolid, Chemax, Kanxoc, Xocén y otras localidades fueron escenario de crueles combates. La airada y rugiente gritería de los rebeldes llenó de temor y de miedo a las familias que vivían en las casonas construidas en los alrededores de la plaza principal de Valladolid.

El movimiento campesino ocasionó que las familias acaudaladas salieran huyendo por diversos rumbos. En el recuento que hace Ermilo Abreu Gómez, afirma que algunos soldados intentaron detener el ataque, pero sus esfuerzos resultaron inútiles, ya que la tropa que según se dice comandaba un capitán de apellido Acereto, fue insuficiente para hacer frente aquella gran masa campesina. Además los mayas se movían con gran desorden  por lo que fue prácticamente imposible abatirlos.

El éxodo vallisoletano no se hizo esperar, numerosas familias intentaron huir rumbo a Tizimín pero muchas veces fue inútil, y sus cuerpos mutilados quedaban tirados en el polvoriento camino. La ciudad del Gavilán Blanco quedó derruida casi en su totalidad. Bastaba  observar el ex telar de la Aurora Yucateca, situada en el barrio de La Candelaria, destruido casi en su totalidad, para entender la magnitud de los hechos. Durante varios años Saki’ presentaba un escenario desolador, convirtiéndose en una ciudad fantasma: haciendas y solares sin dueños, huérfanos llorando y caminando por las calles, todos mudos con el rostro lleno de espanto y dolor por la guerra de pobres contra ricos.

Los calificativos despectivos hacia los campesinos y peones no se hicieron esperar, señalados como barbaros y salvajes, los ts’uules afirmaron que la guerra era un atentado contra el conocimiento y la civilización “culta” de la región. ¿Culta? ¿Acaso no se daban cuenta de la miserable condición de vida de los pueblos?

En palabras de Renán Irigoyen, la guerra campesina de 1847 fue calificada como la rebelión más vigorosa que hubiere tenido lugar en América. Pero también, miles de mayas fueron perseguidos y asesinados debido a las armas más avanzadas y cañones que la tropa militar utilizaba. En la actualidad, las evidencias de aquella sangrienta lucha se encuentran a la vista en comunidades como Ichmul, Ekpedz, Tihosuco, Tepich, Kanxoc y Xocén: antiguos cañones, templos católicos derruidos y el museo de la guerra en Tihosuco, son testimonios  de la sublevación campesina. A 174 años de su inicio un 26 de julio, la resistencia continúa.

Voz de la Península

Falleció el activista Alfredo Morales Candiani

Avatar

Publicado

en

Foto: Facebook

Fue defensor de los derechos de la población LGBT+


Mérida, Yucatán, 18 de septiembre del 2021.- Esta mañana falleció el activista LGBT+ Alfredo Morales Candiani, defensor de los derechos humanos de la diversidad sexual en Yucatán.

Fue presidente de la Asociación Derecho, Cultura y Diversidad Sexual. También era uno de los principales organizadores de la Marcha de la Diversidad Sexual en Mérida.

De hecho, estuvo presente en el Congreso del Estado el pasado 25 de agosto, cuando el Legislativo aprobó la reforma constitucional en materia de matrimonio igualitario.

Trascendió que estuvo hospitalizado y este día falleció. Activistas locales extendieron sus condolencias a través de redes sociales y recordaron su legado.

También te puede interesar: Falleció el activista Carlos Méndez, defensor de los derechos de personas con VIH

Continuar Leyendo

Voz de la Península

Clausuran fiesta en Ixil por incumplir los protocolos y medidas sanitarias

Avatar

Publicado

en

IMÁGENES CORTESÍA DEL GOBIERNO DEL ESTADO

Personal del Gobierno del Estado colocó los sellos de clausura en el local de fiestas “Los Petos” debido a que incumplieron con las disposiciones de salud, por lo que podrían recibir una multa de hasta 180 mil pesos.

Mérida, Yucatán, 17 de septiembre del 2021.- En un operativo de vigilancia, personal del Gobierno del Estado clausuró una fiesta con motivo de las celebraciones patrias en el municipio de Ixil, debido a que no se respetaban los protocolos y medidas sanitarias correspondientes ante la pandemia del Coronavirus, por lo que el propietario del lugar podría recibir una multa de hasta 180 mil pesos.

Elementos de las Secretarías de Salud del estado (SSY), General de Gobierno (SGG) y de Seguridad Pública (SSP), así como de la Coordinación Estatal de Protección Civil (Procivy) realizaron un operativo de vigilancia en el local “Los Petos” de esa demarcación conurbada a Mérida, en donde se realizaban los festejos sin las medidas sanitarias establecidas y se superaba la capacidad de aforo para este tipo de espacios.

En el lugar también se efectuaba la venta de bebidas alcohólicas y se contaba con la presencia de cuatro grupos musicales, además de incumplir otras medidas sanitarias, por lo se procedió a colocar los sellos de clausura del sitio.

Como parte del proceso, personal del Gobierno estatal encargado del operativo informó a los responsables del evento que, a consecuencia de las irregularidades encontradas, podrían recibir una multa de hasta 180 mil  pesos.

A través de un boletín, la autoridad  estatal indicóque las acciones implementadas tienen la finalidad de salvaguardar la salud de los yucatecos en atención al Acuerdo de Reactivación Económica Segura, conforme al semáforo epidemiológico a fin de verificar el cumplimiento de dichas medidas sanitarias emitidas por las autoridades federales y estatales.

“El Gobierno del Estado se mantendrá vigilante de que todos los negocios y establecimientos que están autorizados para operar dentro del Acuerdo de Reactivación Económica Segura cumplan con todas las disposiciones sanitarias, por lo que seguirá siendo firme y aplicará cero tolerancia para aquellos que atenten contra la salud de las y los yucatecos”, concluye el boletín.

También te puede interesar: Clausuran un bar y un restaurant bar de Mérida por no respetar los protocolos contra la Covid-19

Continuar Leyendo

Voz de la Península

Al menos dos mujeres fueron a prisión por el delito de aborto en Yucatán en los últimos dos años

Lilia Balam

Publicado

en

Fotografía de Lilia Balam

Asociaciones civiles tienen registro de otras dos carpetas que permanecen abiertas. Por ello, la lideresa de la bancada de MORENA, Alejandra Novelo Segura, afirmó que en la iniciativa que presentará para despenalizar el aborto, incluirá la reparación del daño a las mujeres criminalizadas.

Mérida, Yucatán, 17 de septiembre del 2021.- Al menos dos mujeres han sido encarceladas por el delito de aborto en Yucatán en los últimos dos años. Además, se tiene el registro de que otros dos casos permanecen abiertos hasta la fecha. Dado que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ya declaró que castigar la interrupción voluntaria en el país es inconstitucional, se espera que todos los casos se cierren y no se siga persiguiendo a las mujeres por ejercer su derecho a decidir sobre su reproducción.

LOS CASOS

De acuerdo con la lideresa de la bancada de MORENA en el Congreso local, Alejandra Novelo Segura, durante las Mesas para la Construcción de la Paz y la Seguridad del Gobierno de México, se documentó el caso de una joven originaria de Valladolid, quien en el 2019 acudió al Centro de Salud de Ticul, donde “se detectó que había intentado interrumpir el embarazo”.

Después, en vez de ser dada de alta, fue trasladada al Centro de Reinserción Social del Sur, localizado en Tekax. “La joven tenía en ese entonces 19 años. Estuvo ahí dos días, y nos metimos asociaciones civiles de derechos humanos y abogados para que pudiera salir bajo palabra”, detalló la diputada.

El segundo caso corresponde al de una mujer de 21 años de Mérida, quien en febrero del 2020 atravesó un proceso similar al de la joven vallisoletana, y acabó en el Centro de Reinserción Social (CERESO), de la capital yucateca.

Ambos casos siguen bajo investigación, pero las mujeres llevan sus procesos en libertad, agregó Novelo Segura, quien señaló que se han encontrado otros 68 casos de mujeres criminalizadas por abortar en la entidad, pero no precisó en qué lapso, si las carpetas siguen abiertas o si las mujeres fueron encarceladas.

Cabe recordar que, según datos de  la Fiscalía General del Estado (FGE) brindados para el reportaje “Maternidad forzada: el mito del aborto legal en Yucatán”, 65 mujeres fueron denunciadas por aborto y aborto culposo entre 2009 y el primer semestre del 2018.

Por otro lado, habría al menos otras dos carpetas abiertas hasta la fecha por el mismo tema. La primera data del 2017 y ocurrió en Mérida: una mujer de 27 años fue acusada por el delito de aborto. Dicho caso sigue en investigación y ha sido acompañado jurídicamente por el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), y la Unidad de Atención Sicológica, Sexológica y Educativa para el crecimiento personal (UNASSE).

El otro expediente se abrió por una acusación formulada contra una adolescente, por hechos ocurridos en el 2019 en la capital yucateca, de acuerdo con información proporcionada por UNASSE.

Se espera que los cuatro casos se cierren pronto y se deje de perseguir a las acusadas, pues como se ha comunicado en Informe Fracto, la Corte ya resolvió que sancionar a una mujer o persona gestante por interrumpir su embarazo de manera voluntaria es inconstitucional.

La abogada de UNASSE, Amelia Ojeda Sosa, indicó que hasta ahora se desconoce si el Ejecutivo de Yucatán o la Fiscalía General del Estado (FGE) implementarán alguna medida para acatar la resolución de la SCJN, pero ya se están planteando estrategias para saber con exactitud cuántas carpetas están abiertas por el delito de aborto y solicitar que sean cerradas.

ORGANIZARÁN FOROS PARA PRESENTAR LA INICIATIVA PARA DESPENALIZAR EL ABORTO

Por estos y los otros casos documentados, Novelo Segura reiteró que presentará una iniciativa para despenalizar el aborto voluntario hasta las 12 semanas de gestación, en la cual incluirá el tema de la reparación del daño para las mujeres criminalizadas por interrumpir sus embarazos de manera voluntaria.

“Ellas estaban intentando a hacer uso de un derecho que se nos ha negado como mujeres. Con esta reforma que vamos a proponer, buscamos que estas mujeres que han sido víctimas se les repare el daño, porque les quitamos mucho y provocamos en ellas un trauma y señalamiento, porque en sus municipios, cuando regresan después de haber pasado por un proceso legal como este, ellas son señaladas por haber tomado la decisión y también por haber estado presas”, expresó.

Eso sí, aclaró que la propuesta ya no será presentada en el marco del #28S, Día de Acción Global por el aborto legal y seguro, pues primero se realizarán foros con asociaciones civiles para “socializar” el tema, que la iniciativa sea conocida por la población y no exista desinformación respecto a su objetivo: que ninguna mujer muera en Yucatán por practicarse un aborto clandestino y que ninguna pise la cárcel por sus decisiones reproductivas.

Las fechas de los foros se darán a conocer precisamente el próximo 28 de septiembre. Según la diputada, se realizarán dichos espacios de discusión en todo el estado.

Finalmente, la diputada precisó que posterior a la despenalización, se presentarán propuestas para garantizar el derecho a la salud de las mujeres y fortalecer la educación sexual en las escuelas. 

También te puede interesar: ¿Qué implica para Yucatán que castigar el aborto sea inconstitucional?

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS