Conecta con nosotros

Voz de la Península

José Martí, Yucatán en su poesía

Indalecio Cardeña Vázquez

Publicado

en

La obra poética de José Martí (1853–1895), es una de las páginas más deslumbrantes de la literatura latinoamericana. Dueño de un trabajo depurado, de una cuidadosa selección de las palabras, de una emoción controlada –como los antiguos griegos de la época clásica recomendaban–, Martí construye sus poemas como un diamante, exacto en  sus aristas, diáfano en las ideas, puro en el sentimiento.

Mucha es la poesía que Martí publicó y mucha es también la que no publicó. Sus poemas aparecieron editados en libros como: Ismaelillo (1882) y Versos Sencillos (1891), acaso sus dos obras más conocidas y famosas, pero también sus poemas fueron publicados en varias revistas y periódicos de su época.

Hablar de la poesía de Martí, es hablar de su vida también, porque su literatura como la de otros grandes poetas, surge de los días que atraviesa, de la fuerza con que enfrenta las horas, de la alegría que le da la palabra. El poeta señaló este vínculo ineludible, inevitable, de poesía y vida, de poemas y existencia, en unos apuntes al margen de sus Versos Libres: “…se ha de escribir viviendo, con la expresión sincera del pensamiento libre, para renovar la forma poética.”

La vida de Martí, está ligada muy breve, pero vigorosa y luminosamente, con Yucatán, que visitó en tres ocasiones, 1875, 1876 y 1877, la última fecha es la más significativa –su estancia ocurrió entre febrero y marzo de ese año–, cuando entre otros hechos importantes, Martí observa en Mérida la escultura del chacmool, decomisada a Auguste Le Plongeon, y visita Uxmal.

La admiración que Yucatán y la cultura maya despiertan en el poeta cubano, se traducen en cuando menos dos trabajos artísticos que realiza al  respecto. Uno es el dibujo que del chacmool efectúa, poniendo su propio rostro en lugar de la cara maya de la escultura.

La otra muestra de esa admiración se encuentra en el poema “Yo sacaré lo que en el pecho tengo”, contenido en sus Versos Libres, publicados póstumamente, en 1913. Martí escribió esos poemas entre 1878 y 1882. En ellos se siente el vigor de las palabras del joven poeta, los redactó cuando tenía entre 25 y 29 años de edad.

Esa fuerza, esa integridad literaria y de la persona, que para Martí son una misma situación, la indica el propio escritor en unas líneas previas a los textos poéticos.

“Estos  son mis versos. Son como son. A nadie los pedí prestados. … Amo las sonoridades difíciles… El verso ha de ser como una espada reluciente… Amo…  la sinceridad, aunque pueda parecer brutal. … He querido ser leal, y si pequé, no me avergüenzo de haber pecado.”

El poema en el que hace referencia a Yucatán, Martí escribe acerca de la indignación, del coraje que le producen la maldad del hombre, del ser humano, y la contrapone  fugazmente a la terneza que la infancia tiene, el poeta se refiere también al alto valor del sacrificio, de la trágica inmolación de las personas, “¡Así, para nutrir el fuego eterno / perecen en la hoguera los mejores!

Y en este orden de ideas del sacrificio de unos por el bien de otros, evoca los sacrificios humanos que en la época precolombina se realizaban en el cenote de Chichén Itzá. Esta referencia hasta cierto punto detallada de esos rituales, su objetivo y la descripción del sitio específico donde se llevaban al cabo, hace sugerir que Martí visitó Chichén Itzá también, aun cuando no haya alguna cita o documento que lo consigne, e ilustra extraordinariamente la impresión que la civilización maya causó en Martí.

Por otra parte, alguien podría decir que las líneas del aedo cubano poco tienen que ver con la evidencia histórica y arqueológica que ahora se tiene, e incluso con la geografía mexicana, pero eso no importa en absoluto, y esa eventual censura resulta carente de todo valor por varias razones, la más importante consiste en que no es un texto arqueológico, antropológico, ni geográfico, sino un escrito literario, un trabajo donde las emociones, las ideas y la transmisión de ellas son lo principal.

Las deslumbrantes líneas del poema “Yo sacaré lo que en el pecho tengo”, donde Martí hace referencia a la civilización maya son las siguientes:

Los sabios de Chichén, la tierra clara
donde el aroma y el maguey se crían,
con altos ritos y canciones bellas
al hondo de cisternas olorosas
a sus vírgenes lindas despeñaban
a su virgen mejor precipitaban:
a perfumar el Yucatán florido se alzaba luego
como en tallo negruzco rosa suave
un humo de magníficos colores.

José Martí es uno de los viajeros del siglo XIX, que visita Yucatán, y aun cuando su objetivo no era la civilización maya o la cultura yucateca, su genio artístico no podía dejar de sucumbir y capturar la magia y la evocación que la civilización maya ha tenido y tiene en todas las épocas, convirtiéndose así en el primer viajero literario en arribar a Yucatán.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Voz de la Península

Pensando en Antonio Mediz Bolio

Carlos Bojórquez Urzaiz

Publicado

en

Palabras pronunciadas por su autor frente al busto de don Antonio Mediz Bolio en ocasión de su aniversario luctuoso celebrado en los patios de Bellas Artes el 13 de septiembre de 2019

Frente al busto del Maestro, esta mañana avivamos la admiración que merece don Antonio Mediz Bolio, el poeta hecho de luz que nos congrega, con el acento triste de su muerte, acaecida en 1957, pero cuyo caudal permanece en el brillo del poema que fue su vida y corresponde nada menos que al canto universal que rodeó con su verbo incendiario y delicado, que eligió al pueblo maya para anidarse en su alma y a través de su idioma imaginar la más aguda prosa poemática y trazar las razones íntimas de Chilám Balam, expresando insinuaciones tenues, historias mansas o insurrectas, con bellos matices y admirable filosofía.

La cúspide de su obra literaria, Mediz Bolio la supo relacionar de manera natural con su biografía, germinando como maíz de la misma mazorca, y aunque hubo voces que intentaron, y seguramente pretenden insistir en los instantes fatigados que atravesó en su camino, en los cuales su actuación pública pudo relacionarlo con sectores de la reacción, nada, nada sin embargo consiguió perturbar su consagración universal como escritor yucateco, cumbre a la que ascendió con su obra fundamental, La Tierra del Faisán y del Venado. Por lo demás, tampoco nada ni nadie fue capaz de retraerlo del rompimiento histórico que hizo con su clase social de origen y aun con los privilegios de su condición étnica, para sumarse, sin concesiones de ningún tipo, como un intelectual al servicio de la Revolución mexicana, con anticipado interés en la defensa del pueblo maya.

Pero esta mañana de recuerdos, para los efectos de atenuar un poco el peso de su ausencia física, deseo expresar la necesidad de acercarnos a la obra de Antonio Mediz Bolio con la misma ternura con que nos describe el delicado trabajo de las abejas, atesorando miel de las flores de xtabentún que crecen en el Oriente de la Península, antes de destilar ese finísimo licor. Don Antonio Mediz Bolio apuntaba:

“En los claros del monte en medio de los árboles y junto a las cercas en que se trenza el xtabentún, se construyen los colmenares rústicos, aplanando los troncos huecos en que hacen sus panales las abejas de Yucatán, pequeñas y doradas, cuyo aguijón  rudimentario es inofensivo…Los indios cuidan pacientemente los colmenares y llegado el tiempo las castran con particular delicadeza. Luego destilan la miel  clarísima y perfumada y el producto es la bebida  aristócrata y fina que se llama como la flor de donde viene”  

        Sin embargo, las abejas, la miel y las flores del terruño que ocuparon algunas de las mejores páginas de sus Ocho Ensayos Mayistas, que Mediz Bolio dejó preparados para su publicación, pero que nunca los vio impresos a causa de su muerte repentina en 1957, y por no haberse editado sino hasta el año de 1970, con estudio preliminar del poeta Huberto Lara y Lara; no son sólo asuntos relacionados con el arte de destilar xtabentún, que en sí misma es una valiosísima aportación etnográfica y literaria; sino porque en la labor colectiva de las abejas don Antonio Mediz Bolio observaba el trabajo unido e igualitario del pueblo maya, y el probable destino que Yucatán tendría si asumiéramos como tarea de todos el bienestar común, con ese sentido colectivista que observó entre las diminutas abejas. Por esta brevísima metáfora del Poeta de Ochil vale la pena hacer nuestra la propuesta de Leopoldo Peniche Vallado y Humberto Lara y Lara, en el sentido de que el arte en tanto emana del pueblo, es patrimonio del pueblo. Para hacer realidad este ideal, acaso la Secretaría de la Cultura y las Artes pueda gestionar ante la Universidad Autónoma de Yucatán para que pongan al alcance de todos en la Biblioteca Virtual de Yucatán el bellísimo tributo bibliográfico editado por el Alma Mater que son las Obras Selectas de Antonio Mediz Bolio, compilado y analizado por un grupo de expertos de nuestra Universidad que con su bondad característica, me permitieron integrarme a ellos y conformar un tomo intitulado, La Familia Mediz Bolio en la tradición literaria de Yucatán. Mantener en circulación la obra de Antonio Mediz Bolio, al alcance de todos sin el mínimo aislamiento, es la mejor ofrenda que podemos hacer para que don Antonio continúe vivo entre nosotros.

Continuar Leyendo

Voz de la Península

Incremento del cáncer de mama en Yucatán

Avatar

Publicado

en

Cáncer de mama en Yucatán
Foto: https://veja.abril.com.br/blog/letra-de-medico/por-que-os-casos-de-cancer-de-mama-em-mulheres-jovens-estao-aumentando/

A pesar de la difusión que se le ha dado a la prevención del cáncer de mama en Yucatán, cada año 150 mujeres pierden la batalla contra este mal.

Situación del cáncer de mama en el estado

En lo que va del 2019, los casos de cáncer de mama han registrado un incremento de 83% con respecto al año anterior. Las cifras dadas a conocer el 13 de abril por la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud confirman 108 casos de tumor maligno de mama.

A pesar de las campañas dirigidas a la prevención del cáncer de mama, todavía no se logra un impacto positivo en la población, pues se siguen incrementando los casos de pacientes que llegan en un estado avanzado cuando ya es demasiado tarde para un tratamiento, por lo que la mayoría terminan por fallecer.

Autoexploración
Foto: https://elcomercio.pe/tecnologia/ciencias/salud-cancer-mama-crean-plataforma-detectar-enfermedad-aliento-noticia-620379

Te puede interesar: ConTacto, organización que lucha contra el cáncer de mama

Por ello es necesario fomentar aún más la cultura de la autoexploración y la detección temprana. Es preciso que las mujeres se practiquen la autoexploración mensual a partir de los 20 años, la exploración clínica anual a partir de los 25 años, y la mastografía de los 40 a los 69 años. Por su parte, las mujeres que hayan detectado algún cambio o anormalidad como bolas, abultamientos, hundimiento del pezón o coloración diferente de la piel en las mamas, deben acudir a atenderse de inmediato para que se les practique una valoración.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo para el desarrollo de cáncer de mama se encuentran tener antecedentes familiares de primer grado, presentar alteraciones mamarias, vida menstrual por más de 40 años, no haber tenido hijos o haber tenido el primer embarazo después de los 30 años de edad, dieta rica en grasas y baja en fibra, obesidad, alcoholismo y tabaquismo.

En el Instituto Mexicano del Seguro Social, las mujeres pueden acudir a los módulos de PrevenIMSS que brindan diversas acciones preventivas diseñadas para cada grupo de edad, como mastografías y Papanicolaou para detectar cáncer de mama y cervicouterino, respectivamente.

Mastografía
Foto: http://hospitalesp.com/landing/diferencia-entre-mastografia-y-tomosintesis/

Ante el panorama actual, es imperioso que las mujeres cultiven la disponibilidad de acudir al médico para resolver sus dudas, someterse a una valoración y obtener un buen diagnóstico. Al respecto, es fundamental tener claro que en la actualidad el cáncer de mama no necesariamente lleva a la muerte, siempre y cuando se detecte en una fase temprana. De ahí la importancia de la prevención en el cuidado de la salud.

Continuar Leyendo

Voz de la Península

El tradicional árbol de ciricote en Yucatán

Avatar

Publicado

en

árbol de ciricote
Foto: https://steemit.com/spanish/@cosmicboy123/arbol-de-ciricote-cordia-dodecandra-en-frac-la-florida-pinos-merida-yucatan

El árbol de ciricote es una especie muy valorada en Yucatán por sus importantes propiedades que aportan múltiples beneficios a los habitantes de la región.

Situación del ciricote

El ciricote es un árbol caducifolio, considerado por sus beneficios como una especie de uso múltiple. Sin embargo, su población ha sufrido grandes bajas, debido principalmente a la sobreexplotación y destrucción de su ecosistema. Su distribución prácticamente ha quedado confinada a predios particulares de las zonas urbanas y poblaciones rurales.

frutos del ciricote
Foto: https://www.flickriver.com/photos/saullespaul/19262245619/

Por la importancia de esta especie y por la situación de su población silvestre en el estado, la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) ha definido al ciricote como una especie Prioritaria, teniendo como objetivo la Identificación, Conservación y Manejo de su Germoplasma.

Con semillas de calidad genética y fisiológica, la CONAFOR pretende producir plantas de esta especie con mejor calidad y en mayor cantidad, a fin de incrementar su población en la región.

Usos del ciricote

Entre los usos múltiples del ciricote, el principal es la madera, utilizada por su dureza, durabilidad y vistoso veteado en la fabricación de muebles y artesanías. Además, su corteza cuenta con propiedades medicinales para la tos, catarro, escalofríos y disentería.

También es valorado por sus frutos comestibles para aves y humanos, quienes los utilizan en la elaboración de dulces y jaleas o cocidos en almíbar, de acuerdo a una costumbre que se remonta a la antigua civilización maya.

Multiples usos de las hojas rasposas del ciricote
Foto: https://www.flickriver.com/photos/saullespaul/19262245619/

Otra de sus propiedades útiles radica en sus hojas rasposas, que son empleadas en el medio rural para lavar trastes y utensilios de cocina, así como para limpiar las impurezas de la piel.

Así, a través del aprovechamiento de cada uno de los componentes del ciricote, los pobladores siguen preservando las tradiciones del estado. Es necesario, por tanto, detener la sobreexplotación de esta especie e implementar acciones que ayuden a preservarla y cuidar su entorno natural.

Te puede interesar: El flamboyán, árbol naturalizado yucateco

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS