Conecta con nosotros

Voz de la Península

La pandemia del Coronavirus trastoca costumbres y tradiciones de comunidades mayas

Carlos E. Gómez Sosa

Publicado

en

Foto de Julián Durán Bojórquez

Con inmenso dolor leemos en las noticias que la pandemia del Covid-19 ha matado a más de 50,000 personas en nuestro país. Las naciones modernas, muy a pesar de su infraestructura sanitaria, en cuestión de días se convirtieron  en epicentro letal de esta pandemia. Y si bien el virus mortal puede contagiar a cualquier ser humano, hay un sector de la sociedad yucateca que por su nivel de vida es más vulnerable a la adquisición del virus, me refiero a la población maya que habita en las regiones rurales de nuestro Estado. Del total de 106 municipios que conforman la entidad, la ciudad de Mérida, Umán, Kanasin, Acanceh y Motul son las cinco localidades que registran el mayor número de defunciones por el Covid-19, en parte por la cercanía de la ciudad capital, pues como se sabe, muchísimas personas del campo se trasladan a Mérida para trabajar. Por lo demás resulta alentador que en municipios pequeños como Tahdziu y Cantamayec, las comunidades buscan ganarse el sustento diario en el campo o en negocios locales, para evitar salir a poblados con altas cifras de contagio.

Pero la pandemia, sin la menor duda, vino a modificar muchas cosas, y ha provocado la detención de adelantos económicos y sociales, ha causado desempleo, problemas de mercado de los productos agrícolas, por lo tanto dificultades imperiosas de ingreso, pobreza y pobreza extrema, que tardará varios años en recuperarse.

Sin embargo-vale la pena recalcarlo-las comunidades y pueblos mayas tienen sus propias formas de defensa ante las amenazas externas, incluida la tragedia sanitaria que se padece en estos momentos. El Covid -19 ha generado modificaciones en las rutinas de trabajo, la educación y hasta en la religión de los pobladores de Yucatán, quienes este año han visto frustrados sus deseos de acudir a las iglesias, de participar en los gremios o de caminar con los santos en las procesiones multitudinaria que se vivían en años anteriores. A causa de la pandemia, del mes de abril al mes de agosto del 2020, en Yucatán se han trastocado las costumbres y tradiciones del pueblo maya; modificando las formas de organización de la economía de las familias, las fiestas patronales, la medicina tradicional, la gastronomía, la vaquería, la música, las artesanías, la milpa, los cultivos en el  traspatio, por citar algunas de estas.

Un hecho que llamó la atención de las comunidades mayas fue el desempleo de mucha gente del interior del estado que trabajan en la ciudad. Por esta razón los hombres al verse sin ocupación veían fracturado la economía familiar, y al no tener dinero para comprar alimentos, influyó en su regreso a laborares del campo a lado de sus papás, hermanos, amigos, cuñados y suegros, que cuentan con tierras ejidales para cultivar frijol calabaza, maíz, chile, yuca y camote para el sustento y consumo familiar, y contar con los alimentos en los meses difíciles “mientras dure la epidemia”, como han expresado algunos campesinos mayas.

Por su parte, las mujeres mayas pusieron en acción sus conocimientos ancestrales y echaron mano de las raíces culturales heredadas de sus abuelos. Bajo sus cuidados se reactivaron los productos del traspatio como tomate, chile habanero, cebollina, epazote, yerbabuena, cilantro, chaya, aves de corral, gallinas, pavos y huevos. Las mujeres mayas pudieron contar con los productos de la milpa y del traspatio para ingeniárselas en la preparación de las comidas. Algunas señalan que retomaron recetas de comidas tradicionales que habían quedado en desuso, como el pipián de frijol, la excallita con naranja agria (calabacita tierna), calabaza hervida con naranja agria, la chaya hervida con pepita molida encima, el pimito hecho a mano (tortilla gruesa hecha a mano) con su chiltomate y chile habanero, pimito y pepita molida.

Una de las cancelaciones que más han sentido los habitantes que viven en las comunidades son las fiestas patronales, las cuales tuvieron que migrar hacia las plataformas digitales u otras formas de difusión a través de teléfonos celulares, para que los creyentes pudieran admirar las ceremonias desde casa y no poner en riesgo su salud. Tan sólo de abril a agosto varios pueblos y comisarias del Estado han suspendido sus actividades religiosas y con apoyo de sus párrocos cambiaron la modalidad de sus fiestas tradicionales al celebrar misas a puerta cerrada y trasmitirlas por facebook live, con la intención de llegar al mayor número de hogares. Las multitudinarias procesiones con las imágenes sagradas y estandartes, voladores y música, fueron cambiadas este año por paseos en camioneta por las calles de los pueblos a las que no se permite acercarse ni acariciar la efigie santa. En este sentido, creemos que lo que resta el presente año, sera improbable volver a realizar las celebraciones religiosas masivas ya que en algunos casos no se podrá permitir aglomeración de personas que llegan de otros lugares a venerar a los santos patrones, y en otras comunidades por la situación económica derivada de la pandemia  les será imposible su realización.

Uno de los puntos más graves que trastocó esta enfermedad en las comunidades mayas, son los ritos mortuorios. Este asunto vino a dar una vuelta de 180 grados, por las medidas gubernamentales de sanidad impuestas para no velar al familiar muerto por coronavirus, pues se determinó que, por el alto grado de contagio las personas fallecidas a consecuencia del coronavirus, sean inmediatamente incineradas y posteriormente entregar las cenizas a los familiares para dar cristiana sepultura. Para las familias de las comunidades de Yucatán, la pandemia no ha sido fácil, ya que durante cinco meses han observado cambios en la forma de vida y peor aún, han visto cómo familiares, amigos, vecinos o compañeros de trabajo han perdido la vida a causa del coronavirus.

Algo que llama la atención son  los músicos tradicionales, que se han visto lesionados en sus ingresos, debido a que no han podido salir a trabajar a las cabeceras municipales o en las festividades de las comunidades,  ya que por las medidas de la sana distancia o la nula aglomeración de las personas, ha ocasionado la falta de contratación de sus servicios musicales. Ante esto, algunos grupos han continuados promoviéndose en las redes sociales con la esperanza de ser contratados cuando regresen a sus actividades cotidianas. En el ámbito artesanal, las propias comunidades se han organizado para subir sus nuevos diseños en las plataformas digitales con el fin de generar ingresos para complementar la economía de las familias. En esta nueva normalidad, el tema de la pandemia no puede faltar en las tertulias, pues se trata de una mortalidad que no se había visto en los últimos 100 años. No obstante, la esperanza de los habitantes de las comunidades de Yucatán es algo que ha persistido siempre, pues muchos confían en que si la mayoría de las personas continúan cuidándose, el número de contagios diarios y la cifra de defunciones bajarán.

También te puede interesar: Apoyar la economía de los artesanos de juguetes tradicionales de Dzitya

Crónicas de La Colonia Yucatán

Fundación de la escuela primaria Manuel Alcalá Martín de la Colonia Yucatán

José Antonio Ruiz Silva

Publicado

en

Este mes de noviembre la escuela primaria Manuel Alcalá Martín de la Colonia Yucatán, cumplió 70  años de su fundación. Fue un mes de febrero de 1950 cuando se iniciaron los trabajos de construcción de esa moderna escuela de madera en el ángulo sureste del parque principal, bajo la dirección del ingeniero Sotero A. Bautista.  Por su parte, el ingeniero Alfredo Medina Vidiella quería cumplir con la obligación de dotar de todos los servicios a las poblaciones creadas en áreas concesionadas por el gobierno federal para la explotación de los bosques. Seguramente estuvo movido también por el compromiso realizado ante un alto funcionario federal quien le habría expresado: “construye una buena escuela y te daré los mejores maestros“.  

El antecedente histórico referente a la educación primaria en ese poblado industrial es que en el año de 1945 ya existía una escuela para impartir educación primaria en un edificio de madera y huano, ubicada al norte del parque, que era atendida por el profesor Edgardo Pérez y su esposa Ada. Con la nueva construcción terminada en el mes de octubre del mismo año, Alfredo Medina se sentía tan satisfecho que invitó al entonces presidente de la república, su amigo Miguel Alemán Valdés, un veracruzano de origen que gobernó México de 1948 a 1952, para cortar el listón inaugural de tan importante edificio.

Este edificio construido por manos de carpinteros yucatecos, trabajadores de las empresas madereras, contó con una superficie cubierta de 1,100 metros cuadrados y constaba de un salón para el  Kindergarten, un salón de trabajos manuales para varones y otro para niñas, siete aulas, una biblioteca, baños para uno y otro sexo y otros dos  para los profesores. Tenía igualmente un teatro con pequeños camerinos y cortinaje, salón de actos techado y una explanada al frente para actos públicos, así como una cómoda oficina para el director del colegio.

Para su construcción se usaron maderas de la región, tanto triplay de cedro para las “forraduras”, como maderas duras para la estructura principal, con el fin de que permaneciera en funciones muchos años. Esta era la escuela que el ingeniero Medina Vidiella quería que inaugurara el presidente de la república, pero a pesar de las diversas ocasiones que tuvo que posponerse la fecha a solicitud de la presidencia, al fin no fue posible contar con la presencia de Ejecutivo Federal, quien nombró al General Nazario Ortiz Garza, Secretario de Agricultura y Ganadería, para asistir en su representación. Entonces, acompañado de autoridades estatales y regionales, el Secretario de Agricultura y Ganadería inauguró el 6 de noviembre de 1950 el elegante edificio en una emotiva ceremonia llevada a cabo en el gran salón de actos de la citada escuela, con un lleno a reventar y en el que diversos personajes hicieron uso de la palabra llenando de elogios la belleza y funcionalidad del nuevo edificio, único por su tipo en la península de Yucatán. Este evento estuvo musicalizado por la entonces Banda de Música de la Colonia Yucatán predecesora de la Orquesta Medval.

Con el paso del tiempo, lamentablemente por falta de mantenimiento y a causa de los daños que ocasionaron en su techumbre los huracanes Gilberto y otros fenómenos atmosféricos que con frecuencia azotan el oriente de Yucatán, este edificio se fue deteriorando, siendo  abandonado al construirse para la escuela primaria un nuevo y moderno edificio  al oriente del poblado. En las últimas décadas algunas autoridades locales y pobladores plantearon  diversas  propuestas para su rescate original, pero los altos precios de los materiales impidieron su realización, hasta que en el año de 2010 fue desmantelado en su totalidad, construyéndose en su lugar una cancha municipal de usos múltiples que ofrece servicios a la comunidad. La escuela primaria Manuel Alcalá Martín, sigue en pie, donde se entona cada lunes y durante los eventos escolares un hermoso himno que habla de los verdes campos del oriente.

El primer Director de la escuela fue el profesor Maximiliano Molina Fuente, de grata memoria para la comunidad estudiantil de antaño, siendo la actual directora, comisionada desde enero del 2020, la joven profesora Soemy Ángela Cetina Oy,  hija de comerciantes nacidos en este singular poblado.

Asociación de Cronistas e Historiadores de Yucatán A.C.

Continuar Leyendo

Voz de la Península

A partir del lunes, lluvia y descenso de temperatura por el frente frío 17

Avatar

Publicado

en

IMAGEN DE PROCIVY

Se espera que las temperaturas bajen significativamente en la región, por lo cual las autoridades estatales recomendaron a la población en general tomar sus precauciones.

Mérida, Yucatán, 27 de noviembre del 2020.- A partir del lunes se comenzarán a sentir en el estado los efectos del frente frío número 17, el cual llegará acompañado de una masa de aire helado, por lo que se esperan lluvias y un descenso significativo en la temperatura, informó la Coordinación Estatal de Protección Civil (PROCIVY).

La dependencia pronostica registros térmicos de 14 a 15 grados en el cono sur, 15 a 16 en el centro, 16 a 17 en el norte y 17 a 19 en la costa; vientos del norte en toda la entidad, de entre 40 y 50 kilómetros por hora; oleaje elevado de dos a 2.5 metros; así como chubascos y actividad eléctrica.

“Estamos muy al pendiente del comportamiento de este frente frío, pues es el primero que viene acompañado de masa de aire frío polar, por lo cual se estaría teniendo un descenso real en las temperaturas”, informó a través de un comunicado el coordinador de PROCIVY, Jesús Enrique Alcocer Basto.

Aunque los anteriores fenómenos de este tipo sí han refrescado el ambiente y amainado el calor habitual en la región, esto fue debido a los nublados que ocasionan, mientras que, en este caso, el descenso de la temperatura si estaría aconteciendo precisamente por la masa de aire frío que acompaña al sistema frontal.

El Centro Estatal de Monitoreo y Alerta de la dependencia anunció que los efectos del fenómeno comenzarán a sentirse desde las primeras horas del lunes. “Se mantendrá una vigilancia permanente de sus efectos en nuestra región, en coordinación con autoridades federales, estatales y municipales”, señaló.

Por ello, se recomienda a la ciudadanía tomar precauciones y estar al pendiente, tanto de la información que se difunda a través de medios oficiales como del cierre preventivo de puertos que emita la Capitanía Regional, así como reportar cualquier emergencia al número 911.


“Hay especialistas que han estado hablando de un posible alargamiento de la temporada de huracanes 2020, debido a que las aguas del Océano Atlántico, Golfo de México y Mar Caribe todavía registran temperaturas muy altas; precisamente, este frente frío nos trae la expectativa de que estas aguas inicien su proceso de enfriamiento, característico del declive de la temporada de huracanes, que termina de manera oficial este 30 de noviembre”, concluyó el funcionario. 

Continuar Leyendo

Voz de la Península

No habrá permisos para cerrar calles en temporada decembrina

Avatar

Publicado

en

Foto: http://www.larevista.com.mx/

A través de un comunicado, el Ayuntamiento indicó que se suspenderán los trámites para realizar convivencias en espacios públicos este año.

Mérida, Yucatán, 27 de noviembre del 2020.- Este año el Ayuntamiento no otorgará permisos para el cierre de calles ni para realizar convivencias o espectáculos en las vías públicas con motivo de las festividades decembrinas.

A través de un boletín, la comuna indicó que se suspenderán los trámites para llevar a cabo esos eventos en espacios públicos durante la temporada navideña, a fin de mantener las medidas sanitarias establecidas por las autoridades estatales para evitar nuevas cadenas de contagio por el COVID-19.

“El Ayuntamiento considera necesaria la medida ante el riesgo aún latente de la propagación del virus, además de que según el Plan de Reactivación Económica implementado por el gobierno del Estado, continuamos en semáforo naranja y ese tipo de actividades siguen restringidas”, precisa el comunicado.

Entre los permisos de espectáculos y diversiones en la vía o lugares públicos que quedan suspendidos se encuentran las convivencias vecinales (cierres de calles), actividades religiosas (misas, procesiones, gremios), o cualquier otro tipo de evento en espacios públicos (parques, canchas, andadores) que impliquen la concentración de personas, como suele ocurrir por las festividades religiosas y de fin de año en los meses de noviembre y diciembre.

Esas condiciones continuarán vigentes mientras el semáforo estatal continúe en color naranja. Para dudas o aclaraciones relacionadas con la suspensión de los permisos antes señalados, las personas interesadas se pueden comunicar a las oficinas del Departamento de Espectáculos, de la Dirección de Gobernación al teléfono 9999-42-00-00 extensión 84501, de lunes a viernes de 8 a 15 horas. 

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS