Conecta con nosotros

Voz de la Península

Manejo y preservación del agua en Yucatán

Avatar

Publicado

en

UNAM Foro de Agua de Yucatán

Para crear conciencia sobre la contaminación del agua, el Centro Peninsular en Humanidades y en Ciencias Sociales de la UNAM (CEPHCIS-UNAM) presentó el primer foro sobre Manejo y Preservación del agua en Yucatán.

Explorando el problema del agua

En punto de las 11 de la mañana, dio inició el primer foro sobre el Manejo y Preservación del agua en Yucatán, un evento organizado por la Asociación de Egresados de la UNAM en el Estado de Yucatán (ASEYUNAM A.C), especialistas de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), y el CEPHCIS-UNAM, lugar donde tuvo lugar esta región.

Durante la conferencia se contó con la participación de la Dra. Alba Rosa Rivera, presidenta y responsable de este evento, quien señaló que el foro se entendía como un espacio para crear conciencia e intercambiar ideas para mejorar la situación de la contaminación del agua que impera.

Según el informe mundial de las Naciones Unidas de Recursos Hídricos, el principal consumidor del agua es la agricultura, aproximadamente el 70% del agua disponible en el mundo, después le sigue la industria con el 22% y el consumo humano con el 10%.

Foro Agua Yucatán

Te puede interesar: Fondos de Agua

Asimismo, en el rubro del desperdicio, la agricultura es el área que encabeza este problema, dado que la infraestructura de riego existente en México resulta un sistema obsoleto, lleno de fugas que favorece el desperdicio del agua.

En el caso de la contaminación, su principal causa son las aguas residuales, el uso que se da en los hogares y las industrias. Las principales industrias que contaminan el agua se asocian con la explotación azucarera y  petrolera.

La Dra. Alba indicó que a escala mundial el 97.5 es agua salada y sólo el 2.5 es agua dulce, de la cual el 70% son glaciares y hielo, y sólo el 0.75 es agua dulce que se ocupa para producción y consumo. En el caso de México, señaló que el país únicamente dispone del 0.1 del total de agua dulce y el 67% cae en forma de precipitación que es la lluvia.

Por ello, resaltó la importancia de cambiar nuestros hábitos de consumo, sabiendo que existe un problema de contaminación grave del agua, que perjudica tanto a los seres humanos como a los animales, por lo que se exhorta a las personas a tomar conciencia sobre el consumo responsable, y el cambio de hábitos que mejoren la situación del manto freático.

En esta conferencia, se contó con la participación de expertos en el tema del agua, como la Dra. Mónica Chávez, quien presentó la obra del Mtro. Manuel Lizama, “Pasado y presente en el uso del agua en Yucatán”. Igualmente destacó la presencia  del Dr. Israel Sánchez Domínguez quien presentó el proyecto de Tecnologías asociadas al agua, y la Dra. Julia Pacheco Ávila con la investigación de Procesos de contaminación del agua en Yucatán y sus posibles alternativas de solución. Por último el Dr. Mario Alberto Martínez Núñez que habló sobre la Utilización de las ciencias óhmicas para el monitoreo del agua. Sin duda el evento, mueve a repensar un tema crucial para la vida y sus perspectivas en los años venideros.

Voz de la Península

Protesta cancelada

Avatar

Publicado

en

Continuar Leyendo

Voz de la Península

Machismo, una de las razones por las que se suicidan más hombres que mujeres en Yucatán

Lilia Balam

Publicado

en

Ocho de cada diez personas que se quitan la vida en el estado son hombres. La cultura machista y conservadora de la sociedad yucateca también son factores que influyen en el suicidio, expresó el presidente del Colegio de Psiquiatras de Yucatán, Diego Sánchez Uluac.

En Yucatán, la mayoría de las personas que se quitan la vida son hombres y esto podría deberse a la cultura machista y conservadora que persiste en la entidad, expresó el presidente del Colegio de Psiquiatras del estado, Diego Sánchez Uluac.

De acuerdo con datos proporcionados por los Servicios de Salud locales (SSY), a través de la Plataforma Nacional de Transparencia,  en el 2018 se registraron 246 suicidios en la entidad: 204 fueron varones (82.92%) y 42 mujeres (17.07%). Hasta finales de noviembre del 2019 se habían reportado 225 casos: 181 hombres (80.44%) y 44 mujeres (19.55%). En otras palabras en los dos últimos años, 8 de cada diez personas que se quitaron la vida eran varones.

Entrevistado al respecto, Sánchez Uluac explicó que esto se puede deber a la cultura machista y conservadora de la sociedad yucateca: a los hombres se les suele reprimir emocionalmente o no se  les permite expresar sentimientos, como cuando se les prohíbe llorar, por lo que carecen de herramientas emocionales para enfrentar ciertas situaciones. También es frecuente que los varones no sepan lidiar con la frustración pues “ellos mandan”.

“Ante un divorcio, la terminación de una relación de pareja, hemos visto que algunos se suicidan. La mujer llora y lo sufre, pero se recupera. El hombre no está acostumbrado a fracasar. Esto es por la formación que hemos tenido, la cultura machista. ¿Cómo al varón le van a poner el cuerno, cómo lo van a terminar? Normalmente él decide terminar la relación, pero la mujer ahora es independiente, ya trabaja, sabe que no depende de nadie, termina la relación y el hombre no está acostumbrado, es el que manda”, detalló.

Por ello a las personas se les debe enseñar desde pequeñas a tolerar la frustración: los padres y madres de familia no deben sobreproteger a sus hijos e hijas y pueden incluso intentar “riesgos controlados”, para que los menores “aprendan que las cosas no siempre van a salir como quieren o desean”, apuntó.

En el caso de los adultos, es necesario que “reaprendan” y busquen nuevas redes de sociabilidad. “Tenemos que actualizarnos, leer, reconstruir nuestra forma de pensar”, señaló. Eso sí, aclaró que el factor cultural no es el único a tomar en cuenta en los casos de suicidio, pues otros factores como la depresión y el alcoholismo inciden de manera importante.

Cabe recordar que en Yucatán existen diversas instituciones, tanto de salud pública como organizaciones de la sociedad civil, que brindan apoyo y orientación a personas con trastornos emocionales que podrían estar en riesgo, así como a sus familias, para que sepan cómo apoyarlos. Entre ellos se encuentran los siguientes:

–    “Salvemos una vida”, cuyo teléfono es 9245991. También cuenta con un perfl en Facebook.

–    Programa Integral de Atención al Suicidio, con el número telefónico 9993 103662.

Continuar Leyendo

Voz de la Península

Tayasal, la última ciudad maya

Indalecio Cardeña Vázquez

Publicado

en

Tayasal, fue la última ciudad maya en ser conquistada por los españoles, y tal acontecimiento ocurrió a fines del siglo XVII, en 1697, avanzada ya la época colonial, más de siglo y medio después que fue fundada Mérida.

Esa antigua ciudad maya, hoy Ciudad Flores, localizada en medio del Lago Petén, Guatemala, había sido el reducto de los Itzaes, provenientes de la península de Yucatán, en el  siglo XII según señalan algunos autores.

Sylvanus G. Morley, en su libro “La civilización maya”, señala que en 1525, Hernán Cortés entró en contacto con los Itzaes durante su fallido viaje a las Hibueras. El cacique acudió al encuentro del conquistador en las márgenes del lago. Ahí Cortés ordenó que los sacerdotes católicos que iban en su ejército, oficiaran una misa. La ceremonia impresionó grandemente al dirigente maya Can Ek que prometió destruir sus ídolos y sustituirlos con el culto a la cruz.

El jefe indígena invitó a Cortés a visitar Tayasal, y éste aceptó la invitación. Viajó a la isla con 20 soldados. Cortés dejó ahí un caballo enfermó que los mayas adoraron después, cuando el animal murió los Itzaes hicieron una estatua del equino y la adoraron, convirtiéndola en una nueva deidad de ellos.

Casi cien años después, iniciado ya el siglo XVII, en 1618, dos franciscanos visitaron Tayasal con el fin de evangelizar a esos mayas. El jefe indígena, llamado también Can Ek los recibió pero se negó a que los Itzaes se convirtieran al cristianismo, argumentando que de acuerdo a sus profecías, aún no había llegado el tiempo para que cambiaran sus ideas religiosas, y aceptaran la nueva fe.

Los misioneros recorrieron la ciudad y cuando llegaron al adoratorio donde estaba la escultura del caballo, uno de los religiosos, Juan de Orbita, la rompió con una piedra. Los Itzaes enfurecieron e intentaron matar a los evangelizadores, pero el otro, Bartolomé de Fuensalida que hablaba el maya a la perfección, les habló en su idioma y predicó con tal vehemencia que la multitud se apaciguó y salvaron así su vida. Días después, cuando los franciscanos comprobaron que no podrían evangelizar en ese lugar decidieron retirarse.

En los últimos años de esa centuria, en 1695, una embajada de los Itzaes en la que estaba el sobrino de ese gobernante maya, llamado igualmente Can Ek, acudió a Mérida, y se presentó al gobernador en aquel entonces, Martín de Urzúa y Arismendi, en son de paz con la intención de rendirse y aceptar el cristianismo, situación que fue aceptada por el gobernador Urzúa.

Las acciones para tal  efecto comenzaron de inmediato y principios del año siguiente, 1696, un contingente de soldados españoles, soldados indígenas, religiosos y sirvientes, llegaron a las orillas del lago Petén fueron recibidos hostilmente por los Itzaes, unos dos mil que llegaron en canoas. Los mayas capturaron a varios soldados indígenas amigos de los españoles, así como a algunos religiosos.

Ante tales hechos y luego de intentar contraatacar, los españoles decidieron retirarse debido principalmente a la superioridad numérica maya. El resto de ese año y principios del siguiente, 1697, las fuerzas españolas decidieron reorganizar y elaborar un plan de ataque que incluyó la construcción de una galeota para surcar el lago rumbo a Tayasal.

El citado arqueólogo Morley indica que, al amanecer del 13 de marzo de 1697 la nave española cruzaba el lago en dirección a la ciudad maya, pronto fueron rodeados por canoas llenas de guerreros indígenas quienes gritaban y amenazaban  con sus armas.

El capitán Urzúa dio orden a los soldados españoles de no responder a la agresión y no disparar sus armas, pero la ofensiva verbal y física por momentos de los mayas, al disparar cientos de flechas a los conquistadores que no respondían el  ataque, fue aumentando cada vez más, mientras la galeota avanzaba, de tal manera que uno de los soldados españoles no resistió más la presión y disparó su arcabuz.

Esto dio motivo para que los demás conquistadores dispararan todas sus armas, menos la artillería, por órdenes del capitán Urzúa, dando comienzo así la batalla. Los españoles saltaron al agua antes que la nave alcanzara tierra, disparando y atacando. Los mayas sorprendidos ante tal ofensiva emprendieron la fuga. El referido investigador Morley apunta con base en las crónicas que el lago estaba tan llena de gente en ese momento que era imposible nadar, por lo que muchos mayas debieron perecer ahogados. Por parte de los españoles sólo hubo dos heridos según las crónicas.

De ese modo a fines del siglo XVII, 1697, cayó la última ciudad maya ante el avance de los conquistadores españoles. El nombre de los gobernantes de este último reducto indígena, Can Ek, fue retomado 64 años después, en 1671, por el rebelde maya de Yucatán, Jacinto Uc de los Santos, llamándose Jacinto Canek.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS