Conecta con nosotros

Arte y ciencia

CARTAS A PALOMA

Luis Edoardo Torres

Publicado

en

Querida Paloma:

Se cree que la colina Licabito (Λυκαβηττός) fue el último refugio donde los lobos gozaron de libertad en la antigua Atenas. De ahí el origen de su nombre que significa “lugar de lobos”. Es al pie de esta colina donde muchos siglos después, y sin rastro de lobos, hemos encontrado nuestro nuevo hogar.

Llegamos a finales de agosto. El día era silencio y resplandor. El agobio del calor obliga cada verano a los atenienses a buscar refugio en las playas. Algunas de las cosas que más llamaron mi atención aquellos primeros días fue lo empinado y estrecho de algunas las calles, y la enorme cantidad de grafiti y edificios abandonados (al menos en nuestro vecindario).

Al pie de nuestra calle, una privada que topa con las escalinatas que suben a la colina, nosotros encontramos nuestro propio edifico abandonado. Un viejo edificio con puertas y ventanas tapiadas y que en mejores días fue amarillo: un amarillo pardo, como el de los girasoles de Van Gogh. Cuando comencé a entender la realidad de esta zona de la ciudad intuí el porqué de las puertas y ventanas clausuradas, pero a fin de cuentas sigo siendo un turista e ignoro muchas cosas.

Otra cosa que distingue a Atenas es que es una ciudad de viviendas hacia arriba. El paisaje urbano no es más que una colección de edificios altos y sin personalidad; por eso aquella obra, aunque modesta, tenía algo especial. Construida quizá en los años 30, sus reminiscencias art deco lo hacían sobresalir del resto. Un edificio sólido, con detalles distintivos pero elegantes. No sé si lo dije en voz alta, pero obviamente soñé con la posibilidad de adquirir el edificio y restaurarlo. Nunca puedo resistirme a esa fantasía de recuperar espacios, transformarlos y darles vida de nuevo. Lo imaginé con las ventanas abiertas; limpio, aireado y lleno de luz. Lo escuché lleno de risas y conversaciones.

La primera fotografía que tomé en Atenas fue la de un gato acostado en el dintel de una de las ventanas de este edificio. La compartí en mis redes sociales con la leyenda “haciendo amigos en Atenas”. No sabía que se convertiría en un recuerdo tan especial. Aquella gata sin posibilidad de huir a la playa se había quedado a darme la bienvenida y a lidiar con los turistas que suben por nuestra calle a la colina y que toman fotos de todas las cosas auténticamente griegas (incluidas los gatos). Lady, como comencé a llamar a la gata después, se convirtió en mi vecina favorita. Aquella gata rechoncha y un poco malhumorada, siempre estaba en el mismo sitio. Eso me hizo pensar que ella era la dueña de aquel inmueble. Una propietaria desalojada, quizá, pero dispuesta a no marcharse. Y eso aquí -– en este barrio, en esta ciudad, en este país y en este mundo –– es el más verdadero (y necesario) acto de resistencia.

En los cinco meses que tenemos aquí se han convertido en noticia frecuente los desalojos, en su mayoría violentos, de albergues para refugiados. Hace unos meses nos despertó la noticia y el bullicio de uno de esos desalojos justo a la vuelta de nuestra casa. Igual que en México, aquí hay ruidos que dan miedo. Ese es uno de ellos.

Hace un par de días nos despertó un ruido distinto. El estruendo de máquinas y hombres gritando instrucciones en griego, o sea a voz en grito. Estaban a la entrada de la calle. Por un momento tuvimos esperanza: van a remodelar el lugar, pensamos. No podíamos estar más equivocados: lo han demolido. En un par de días el edificio pasó a ser un esqueleto que intenta mantenerse en pie. Me provoca pudor verlo así: desnudo y tiritando de frío. Se le alcanzan a ver los huesos y todas sus cicatrices; se puede escuchar el sonido de sus fantasmas alejándose mientras arrastran los pasos. Pero los gatos no se han ido. Incluso han llegado más a reclamar el espacio. Trepan entre los escombros y con una expresión de incredulidad, más que asombro, intentan entender lo que ha pasado. Están aquí para reclamar lo suyo. Porque ellos, igual que los demás desamparados, poseen sólo las cosas que nadie quiere.

No me atrevo a hablar de la ciudad o del país, como lo dije antes: sigo siendo un turista. Me atrevo a hablar de la situación porque no me es ajena del todo. En mi ciudad y mi país también hay escombros y desplazados. La imagen de esta casa en ruinas pronto será sólo un recuerdo, por eso me apuro a escribir sobre ella. Me siento identificado con esos gatos porque algo parecido nos pasó en el lugar en que vivía. Hace un par de años alguien dejó nuestro hogar en ruinas; y nosotros, llenos de incredulidad y espanto, no sabíamos si debíamos quedarnos y reclamar el espacio como nuestro o marcharnos a un lugar seguro y empezar de nuevo.

El único lugar que tienen los que no son recibidos en ninguna parte es la resistencia. No dejemos que nos desaparezcan como a los lobos. No dejemos que nos alcance el olvido (o la indiferencia).

También te puede interesar: Mercados de Grecia

Arte y ciencia

La lucha de los mapuches, un conflicto de larga data, revive en la actualidad

Héctor Hernández Pardo

Publicado

en

La noticia no ocupa cintillos en la mayoría de los grandes medios de comunicación del mundo, sin embargo es otro hecho más de un largo conflicto en Nuestra América y que expresa claramente la deuda histórica con las comunidades indígenas del hemisferio. Me refiero a la violenta represión de que es objeto el pueblo mapuche en La Araucanía, región sureña de Chile.

Según recientes informaciones procedentes de la capital chilena, integrantes de la comunidades indígenas de esa zona tomaron dependencias de la municipalidad de Traiguen, para exigir la liberación de presos mapuches en huelga de hambre desde hace días, protestar contra el Gobierno central y empresas agrícolas que invaden sus territorios.

De acuerdo con fuentes periodísticas alternativas otras acciones como esa ocurrieron en las comunas de Victoria, Curacautín y Galvarino, en tanto en la ciudad de Angol las autoridades cerraron las puertas del edificio de la Alcaldía para evitar que fuera ocupado por los manifestantes.

Entre los mapuches en huelga de hambre se encuentra el líder espiritual Celestino Córdova, quien a causa del largo ayuno está en un delicado estado de salud, lo que ha sido denunciado por sus allegados y diputados de oposición que lo visitaron durante el fin de semana. Córdoba y sus compañeros reclaman que el gobierno cumpla con lo establecido en resoluciones de la Organización Internacional del trabajo referentes a derechos de los pueblos originarios al respeto a su cultura, costumbres y religiones.

Testigos de estas acciones informan que los carabineros reprimieron violentamente las manifestaciones mapuches. Como resultado se reportan varios detenidos, heridos, incendios, destrozos y, en general,  daños de consideración. El ministro del Interior de Chile, Víctor Pérez, quien viajó a la zona para evaluar la situación, admitió  que el “conflicto mapuche es un tema político que hay que resolver” pero que la violencia es un “gran obstáculo para encontrar soluciones”.

El abuso y despojo contra el mapuche, si bien se ha incrementado,  no es una cuestión de nuestros días, sino que se remonta a mucho más atrás. De acuerdo con estudiosos del tema,  el Estado chileno arrebató la tierra al pueblo mapuche, creó 3 000 reducciones –en realidad, 3 000 campos de concentración– y entregó sus tierras a colonos chilenos y extranjeros. La dictadura de Pinochet, con la imposición del modelo neoliberal y la penetración y expansión de la industria forestal, hidroeléctrica y minera, intensificó la depredación  del habitat mapuche y de su vida, lo que prosigue en la actualidad.

Los Mapuches, uno de los pueblos autóctonos y más antiguos de Nuestra América, ha sido tradicionalmente víctima de una cruel marginación y represión, por lo que desde hace años lleva a cabo una firme lucha por sus derechos. Cifras oficiales indican que en Chile la población mapuche sobrepasa el millón de personas, siendo la comunidad indígena mayoritaria en ese país. Otras comunidades se localizan en Argentina.

También llamados araucanos, los mapuches llegaron a ocupar en tiempos de la colonia todo el territorio pampeano y el norte de la Patagonia, hasta parte de Santa Cruz, en la actual Bolivia. Su tradición de rebeldía es muy conocida no sólo por sus protestas y manifestaciones recientes para reclamar sus derechos. Así, por ejemplo, la denominada Guerra de Arauco, narrada por diferentes cronistas durante en siglos pasados,  refleja una constante guerra de resistencia a muerte, de 300 años, frente al dominio colonial.

También te puede interesar: Ponen al descubierto brecha cada vez mayor entre figuras republicanas y el presidente Trump

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

¿Por qué se denominó “Sputnik V” a la vacuna rusa?

Avatar

Publicado

en

Foto: https://bit.ly/3gNYMEr

Desde este martes el mundo entero ha puesto la mirada en la vacuna rusa contra la Covid-19.

Rusia bautizó su nueva vacuna con el nombre de Sputnik V (V de vacuna), que este martes fue anunciada por el presidente Vladimir Putin. “Esta mañana, por primera vez en el mundo, se ha registrado una vacuna contra el nuevo coronavirus”, dijo Putin durante una videoconferencia retransmitida por televisión.

Se denominó a la vacuna Sputnik V, en homenaje al satélite Sputnik 1 lanzado por la entonces Unión Soviética en 1957, siendo el primero en la historia en ser enviado al espacio, lo que representó una gran victoria para la URSS en su carrera espacial frente a Estados Unidos.

Lanzado el 4 de octubre de 1957, el Sputnik 1 tardó en su primer viaje 98 minutos en orbitar la Tierra y su misión era recabar información de las capas altas de la atmósfera y el campo electromagnético de nuestro planeta. Su estructura se componía de una esfera de aluminio del tamaño de una pelota de laya —apenas 58 centímetros de diámetro— de poco más de 80 kilos, con cuatro largas y finas antenas.

Pero más allá de la hazaña en sí, el lanzamiento del Sputnik 1 catapultó fuertemente la carrera espacial rusa y estadounidense.

Ahora la vacuna rusa Sputnik V tiene la misión de vencer al nuevo coronavirus: ¿Podrá lograrlo? Si bien Vladimir Putin asegura que la nueva vacuna Sputnik V es “eficaz”, pues ha superado todas las pruebas necesarias y permite lograr una “inmunidad estable”, la Organización Mundial de la Salud (OMS) modera la euforia y considera que la eficacia de esta vacuna aún debe ser revisada.

También te puede interesar: Trabajan 18 mexicanos en la vacuna contra el Covid-19

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

OMS reacciona al anuncio de la vacuna rusa

Avatar

Publicado

en

Foto: https://bit.ly/3gNYZHJ

Luego de que este martes el presidente ruso Vladimir Putin anunciara que su país desarrolló la primera vacuna contra el nuevo coronavirus, a la que se bautizó Sputnik V, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se mostró cauta y recordó que la “precalificación” y la homologación de una vacuna pasan por “procedimientos rigurosos”.

“Estamos en contacto estrecho con los rusos y las discusiones continúan. La precalificación de toda vacuna pasa por procedimientos rigurosos”, advirtió Tarik Jasarevic, portavoz de la OMS, durante una videoconferencia de prensa.

“La precalificación comprende el examen y la evacuación de todos los elementos de seguridad y de eficacia requeridos recopilados durante los ensayos clínicos”, recordó.

Este martes, Vladimir Putin anunció que su país desarrolló la primera vacuna contra el nuevo coronavirus. “Sé que es bastante eficaz, que otorga una “inmunidad duradera”, afirmó Putin y agregó que incluso una de sus dos hijas fue inoculada con la vacuna y que “se siente bien”.

Sin embargo, Rusia no ha publicado ningún estudio o dato científico sobre las pruebas que realizó ni se conocen detalles sobre las fases del proceso que generalmente deben cumplirse antes de aprobar y lanzarse al mercado una vacuna.

Apenas hace una semana, la OMS se mostró dubitativa cuando Rusia aseguró que su vacuna rusa estaba casi lista, y recordó que todo producto farmacéutico debe “ser sometido a todas las distintas pruebas y testeos antes de ser homologado para su uso”.

Por el momento, “resulta vital aplicar medidas de salud pública que funcionen. Debemos continuar invirtiendo en el desarrollo de vacunas y tratamientos que nos ayuden a reducir la transmisión en el futuro”, señaló Tarik Jasarevic.

Dijo también estar motivado por la rapidez con la cual se desarrollan algunas vacunas candidatas. “Esperamos que algunas de ellas resulten eficaces”, estimó.

Según la OMS, hay 26 vacunas candidatas en etapa de ensayos clínicos (probadas en seres humanos) en todo el mundo y otras 139 se encuentran en estado de evaluación preclínica.

Entre las 26, seis habían alcanzado a finales de julio la Fase 3 de su desarrollo. La elaborada en Rusia por el Instituto Gamalei de Epidemiología y Microbiología se encontraba clasificada en la Fase 1.

El ministro de Salud ruso Mijaíl Murashko aseguró que “van a seguir haciéndose ensayos clínicos sobre varios miles de personas”.

También te puede interesar: Anuncio ruso de que tiene lista una vacuna contra el Covid-19 rompe con los pronósticos de los expertos

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS