Conecta con nosotros

Arte y ciencia

La madre de Pearl S. Buck

Aracelly Guerrero Maldonado

Publicado

en

No hay un personaje más simbólico, con más poder y con más significado que el de la madre, sobre todo para nosotros mexicanos, dada nuestra cultura predominantemente matriarcal y machista.  No olvidemos que uno de los días feriados de mayor importancia es el día de la madre.  Con toda su connotación patriarcal y equivocada, la maternidad elegida es a hoy día un tema casi tabú, ya ni hablemos del aborto o de las mujeres que no desean ser madres, simplemente porque no quieren.

En el libro de la autora, el personaje de la madre no tiene nombre, así puede ser cualquier madre de la china rural del siglo XIX, del México actual en cualquier comunidad indígena o urbana, de cualquier ciudad en cualquier país y en cualquier época donde exista una mujer y se reconozca a sí misma como madre.

A través del libro conoceremos a esta madre, su forma de vida, desgarradora entonces, desgarradora ahora, donde los imperativos de la biología y de la obligación cultural poco han cambiado para algunos y para otros simplemente mudan sus formas, cambian los deberes del campo por los de una oficina, cambian los paisajes, pero lo que no cambia es la obligación de hacerse cargo, de ser el pilar del hogar y de ser la responsable de los hijos.

Pearl S. Buck nació americana, de padres misioneros, pero pasó la mitad de su vida en China, y en su obra está inmortalizada el alma de ese pueblo que se convirtió en su país de adopción.  Premio nobel en el año 1938, la autora nos brindó  a lo largo de su obra, un retrato de China, distante de las exageraciones occidentales, de los prejuicios y de los supuestos, China era sorprendente, sí, pero era un pueblo hecho de humanos, de personas, con aspiraciones, sueños y obstáculos, igual que cualquier otro.

Con profundo respeto a sus tradiciones y con la ternura aprendida desde la más profunda de las miserias de su gente, la autora nos entrega su alma en forma de literatura, es imposible no conmoverse con sus libros.  En la madre, nos retrata por dentro y por fuera la vida de esta persona, sí, no hay nombre, pero uno siente su individualidad, sus miedos, sus aciertos, la lucha y los errores que comete, es una mujer tan real entonces como ahora.

En el libro no hay juicio, tampoco indiferencia, el narrador con toda naturalidad nos va mostrando este maravilloso escenario, tan plagado de dificultades como de la belleza sencilla del trabajo bien hecho, el trabajo realizado con amor, con ese amor por las cosas sencillas, con el amor que se refleja en dejar de comer algo delicioso para que alguien más lo coma, o guardar silencio cuando las palabras dichas pueden hacer daño.

Lejos de toda afectación, Pearl S. Buck creó una obra que no te deja indiferente, con una sencillez de lenguaje que se va metiendo en la piel como el agua entre los dedos.

El libro de la madre puede ser un buen inicio para conocer a la autora, que tiene una vasta obra, La buena tierra, una de sus obras más aclamadas es sin duda recomendable, pero bastante larga, por lo que si son primeros lectores tal vez no sería los más recomendable, en cambio La madre, es un poco más corta y puede ser un buen inicio para conocerla.  Si también están sobrados de tiempo pueden investigar sobre la vida de la autora, quien también fue una activista de los derechos de la mujer y de la adopción.  Su discurso al aceptar el nobel es largo, pero aclara mucho con respecto a su estilo y si la inquisición moderna quisiera acusarla alguna vez de apropiación cultural, bueno, sólo tendría que leer su discurso para entender que la autora nació americana pero en sus propias palabras: aunque ahora vivo en mi propio país, y viviré allí, ya no me pertenece.

Como siempre juzguen por ustedes mismos y disfruten la lectura.

“Primero las lágrimas afluyeron a sus ojos lentas y amargas y libremente poco después. Entonces apoyó la cabeza en la tumba y lloró como hacen las mujeres cuando sus corazones están demasiado llenos de pena y su vida está perdida y nada les preocupa, excepto aliviar su corazón porque la vida es demasiado pesada para ellas.”

También te puede interesar: La inteligencia de las flores de Maurice Maeterlinck

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arte y ciencia

Mejorar los hábitos alimenticios de la infancia

Carlos E. Gómez Sosa

Publicado

en

Actualmente existen diversas causas para el incremento de la obesidad infantil en México; entre otros, los factores más relevantes son los malos hábitos alimenticios  y la falta de actividad física en la población. Los hábitos alimenticios no son los correctos y se presentan en combinación con la facilidad con la que se puede consumir comida chatarra. México es el país de múltiples contrastes: somos la primera nación en el mundo con más de 4 millones de niños, entre cinco y once años, gorditos pero -desafortunadamente- desnutridos. En nuestro país, estos niños padecen obesidad, o sobrepeso. La cifra se triplicó de 1980 a la fecha. En México, se destina el 0.5% del producto interno bruto, y el 9.0% del presupuesto del sector salud, para afrontar los problemas causados por la obesidad. Hoy en día en nuestro país, la obesidad es considerada la pandemia del siglo XXI, existe el 32% de los niños mexicanos entre 5 y 11 años que tienen problemas de sobrepeso u obesidad, según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición. Esta situación pone a los menores en un problema vulnerable frente a enfermedades que pueden resultar irreversibles. En el caso de Yucatán de acuerdo a la SSY, la obesidad, la diabetes y la hipertensión arterial son las tres principales causas de defunción asociadas al COVID-19, pues al menos uno de ellos prevalece 4 de 5 occisos. En este sentido, Yucatán ocupa a nivel nacional el 7 lugar en hipertensión, con el 21.7% de la población, y de este modo somos el 15 estado con una población mayor de 20 años con diabetes (10.7%) más alto que la media nacional de 10.3% y ocupamos el 5 lugar nacional con obesidad con mayor porcentaje en niños con este padecimiento con el 19.1% de la población.

Ante esta situación hace varios años, se creó una ley para atender los problemas de obesidad en los niños, y recientemente se consideró incluir en los libros de texto material que permita concientizar a los alumnos de la necesidad de tener una cultura alimenticia. Se dice, asimismo, que las escuelas deben ser, conjuntamente con los hogares, los lugares donde se fomente una mejor cultura de la alimentación.

Los problemas de obesidad empiezan a los dos años, y brinca radicalmente en la primaria, donde las cifras de sobrepeso y obesidad se da del primero a sexto año en un 10% (Secretaría de Salud). La obesidad comienza cuando los niños adquieren malos hábitos de la familia al cocinarse con mucha grasa (se come mucha carne de cerdo frita con manteca), y utilizarse azúcar con exceso en las bebidas. Posteriormente, reproducen estas malas costumbres al adquirir, en la escuela o las tienditas, alimentos chatarra (frituras, galletas, panes industrializados, gaseosas, chocolates), aunque los malos hábitos alimenticios son producto de una masiva difusión de productos sin valor nutritivo por los medios de información, sobre todo electrónicos.

Si los niños que no comen hamburguesas, “perros calientes”, pizzas, “carnitas”, o carne al pastor son mal vistos por sus compañeros, y eso se debe a que no hay cultura de la salud. Por tal motivo, se debería empezar por incluir en las escuelas la materia de nutrición, la cual no existe pero es igual de importante que otras.  Asimismo, los ejemplos dados por los padres al inculcar a sus hijos la ingesta de productos no nutritivos (cuando se sientan a ver el fútbol con sus caguamas y sus bosas de botanas), propicia la obesidad en casa; y por otra parte, en las escuelas se venden productos no nutritivos o los niños, por lo cual quienes llevan su lunch nutritivo se les ve como bichos raros.

El sector salud del gobierno, tiene la obligación de establecer las políticas públicas nutricionales necesarias para evitar que el problema de la obesidad continúe afectando a los niños mexicanos para tender al logro de una vida más sana. Si realmente se pretende atender este grave problema de salud pública, se debe regular la promoción y difusión de productos alimenticios sin valor nutritivo en los medios de comunicación, sobre todo en los horarios infantiles, para evitar la manipulación de los mismos hacia el consumismo no nutritivo.

En el ámbito educativo, se deben generar acciones en las escuelas a partir de concientizar a padres de familia, maestros y alumnos, sobre la importancia de mejorar su nutrición, así como cuidar que en las cooperativas escolares no vendan productos dañinos para la salud. De la misma manera, se debe insistir en la necesidad de incluir en el plan de estudios escolar una asignatura de nutrición, donde se sensibilice a los alumnos sobre las consecuencias de la obesidad con el fin de mejorar los hábitos alimenticios. Al mismo tiempo, se debe generar una cultura del deporte entre los educandos, lo cual implica organizar mejor las clases de educación física, contratar personal docente con esta especialidad, así como mejorar las instalaciones deportivas para una mejor condición física en la jornada escolar.

También te puede interesar: La fiesta tradicional de la Virgen de la Asunción de Tetiz

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Jóvenes no son invencibles ante Covid-19, alertan autoridades

Avatar

Publicado

en

Foto: https://www.mediotiempo.com/otros-mundos/coronavirus-jovenes-corren-riesgo-contraer-virus

Los rebrotes en algunos países son en parte causados por jóvenes que bajan la guardia, sostiene la OMS.

Los jóvenes “no son invencibles” ante la Covid-19 y deben seguir las mismas precauciones sanitarias que el resto de la población para protegerse y proteger a los demás, advirtió este jueves el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“Los jóvenes pueden contagiarse y pueden morir”, alertó Tedros, quien destacó que parece que los rebrotes en algunos países son en parte causados por jóvenes que bajan la guardia durante el verano en el hemisferio norte.

“Los jóvenes deberían encabezar el cambio en las nuevas actitudes sociales provocadas por la pandemia como distancia física, lavado de las manos, uso de la mascarilla cuando la distancia es imposible…”, insistió Tedros.

Recientemente, UNICEF dio a conocer los resultados de una encuesta realizada entre jóvenes de América Latina y el Caribe en torno al COVID-19. Como dato preocupante, de los 10,500 jóvenes encuestados en la región (2,896 mexicanos), aproximadamente un tercio creen que no corren el riesgo de contraer la enfermedad.

El 40% de los jóvenes mexicanos encuestados, creen que no están en riesgo de contraer COVID-19.

Respuesta de los jóvenes mexicanos:

La encuesta de UNICEF, que se llevó a cabo en 31 países de América Latina y el Caribe a través de mensajes SMS y redes sociales, reveló una falta de conocimiento sobre los síntomas, la prevención y la transmisión del COVID-19, incluso entre los jóvenes más alfabetizados digitalmente. Sólo el 44% de los jóvenes encuestados sintió que estaba informado “en general” sobre el virus.

La encuesta y la respuesta de los jóvenes mexicanos pueden consultarse en este enlace: https://bit.ly/39H2yMO

También te puede interesar: Hombre de 74 años, vence al Covid-19 y plasma su gratitud al personal médico

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Política pública en tiempos de crisis: lo urgente y lo necesario

Inti Torres Villegas

Publicado

en

A estas alturas quizá resulte reiterativo -y hasta un poco masoquista- señalar el impacto que la pandemia de COVID-19 ha tenido en México. En la medida de sus posibilidades y potestades, cada uno de los distintos órdenes de gobierno en el país ha hecho frente a esta coyuntura, evidenciando en el proceso los graves problemas estructurales que hemos arrastrado históricamente y la forma en la que se define e implementa la política pública en México.

Libertad -la pequeña e idealista amiga de Mafalda- sentenció en alguna tira, que lo urgente no deja nunca espacio para lo necesario. En ese sentido, hay que reconocer que ante la pandemia de COVID-19, las autoridades se enfrentan a una crisis vertiginosa, misma que los ha conducido a privilegiar la toma de decisiones casuísticas, por sobre las que se construyen a partir del consenso y la reflexión concienzuda. Los resultados han sido diversos y, aunque como ciudadanía estamos siempre obligados a exigir eficiencia y eficacia en la implementación de políticas públicas, la prisa que toda emergencia implica, pudiese asomar ahora como una justificación medianamente creíble ante las pifias institucionales.

No obstante, considerando que nuestra cultura institucional es más reactiva que preventiva, no es aventurado suponer que tampoco existe una estrategia clara que permita palear las subsecuentes crisis que se sucederán después de la que ahora atravesamos.

Lo deseable entonces, sería tener noticias de que las instituciones gubernamentales pelean en dos frentes simultáneos; en el de la atención a la contingencia y en el de la planeación estratégica  para afrontar lo que esta dejara tras de sí. Tomando en cuenta esto, muchos son los temas que tendrían que estarse ya analizando para atenderse institucionalmente en el escenario postpandemia. Parecieran ser prioritarios -como siempre lo han sido- los que se inscriben en el ámbito de la salud, de la educación y en el de la economía.

En el primero, se requerirá no solamente el fortalecimiento de recursos y capacidades de atención, sino también el impulso efectivo de la salud preventiva como estrategia insignia del sector. En el segundo, un cambio de paradigma que además de la incorporación paulatina de herramientas  digitales, considere la construcción de modelos educativos pertinentes y adaptables a escenarios de cambio. Por último, en lo económico, además del ya añejo reto de reducir la desigualdad social, habrá que generar pautas sostenidas de acción que atiendan al casi millón 200 mil empleos formales que se han perdido este año, según el IMSS. Por cierto, pensando en los recursos que se requieren para todo lo enlistado líneas arriba, aparece nuevamente la necesidad de una reconfiguración mayúscula en el esquema de recaudación fiscal.

Pero más ahí de lo que hay que hacer, es importante redefinir el cómo hacerlo. La política pública  en México tendría que dejar de asumir que su tarea principal es resolver los problemas y enfocarse principalmente en prevenirlos. Entender que ocuparse a fondo de los temas importantes, reduce en gran medida la aparición de los urgentes. Esto, requiere no sólo de las capacidades que las instituciones públicas desarrollen para el análisis proyectivo de las coyunturas venideras, sino también de la incorporación de la experiencia cotidiana de la sociedad en su conjunto, dentro la ecuación  del cómo se diseña la política pública. De nada sirve una autoridad capaz y bien intencionada, si su performance de propuesta se reduce al soliloquio.

Si bien es cierto que no puede responsabilizarse estrictamente a ningún orden de gobierno en cuando al origen de la crisis que atravesamos, si puede evaluarse su desempeño a partir del cómo administra su impacto. El éxito en lo anterior, dependerá de la capacidad para anticipar escenarios e incluso para aprovecharlos como coyuntura de solución a problemas que como país venimos atravesando desde hace varias décadas.

Pensar, pues, que lo urgente puede estar siendo ahora una oportunidad para transformar lo necesario.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS