Conecta con nosotros

Arte y ciencia

Música, velocidad y guerra comercial

María de Lourdes Pérez

Publicado

en

Pedirle a un músico que espere cierta cantidad de tiempo para el lanzamiento de su nuevo proyecto musical, pedirle que “aguante unos días más” hasta pulir la mezcla y que ésta esté lista, o entienda que no hay forma de programar la promoción en medios con únicamente las canciones, sino que es necesario tener el resto de las aplicaciones como videos, fotografías y arte, resulta en conflicto y en ocasiones el fin de la sociedad de trabajo entre la agencia-sello y el músico.

“Ya he esperado mucho,” es el argumento con el que los músicos suelen presionar. Las dimensiones de ese “mucho” pueden variar, porque en el caso de  la música independiente, hay proyectos musicales o bandas que llevan esperando sacar “el sencillo” un par de meses, un par de años, 10 años o toda una vida. Así de simple: la espera pone en riesgo el proyecto, y en el peor de los casos, puede amenazar la carrera artística de un músico, que aún no es conocido.

Desde la perspectiva del músico, la velocidad es una condición necesaria, una que al parecer les permite existir y aspirar a sobresalir entre el exceso de nuevas ofertas que inundan las plataformas de streaming. ¿Por qué el músico, con tanta urgencia, decide sacar un sencillo sin tomar en cuenta, que una vez presentado el material posee una caducidad, que no puede pasar mucho tiempo y ya debe presentarse el lyric video, con el video oficial y con todas las aplicaciones promocionales? ¿Por qué el músico no toma en cuenta los ciclos, las temporadas y las fechas más adecuadas para sus públicos? ¿Por qué esta necesidad apremiante por la velocidad en la producción y promoción de su creatividad? ¿Por qué tiene que sonar ahora? ¿Por qué no puede esperar?

Me parece que las respuestas se hallan de alguna manera en la comprensión del concepto velocidad, en cómo a su vez se relaciona con la tecnología y la configuración política de las redes de comunicación y los flujos informáticos que nos circundan día a día.

También te puede interesar: Producción musical en Mérida

A mediados de los 70, justo antes de la explosión del Internet, un urbanista francés, comenzó a pensar en la velocidad y cómo esta mantenía una relación con el diseño de la traza urbana de las ciudades modernas. Paul Virilio, propuso hablar de dromología: el estudio y el análisis de la velocidad. Virilio propuso pensar la ciudad (su traza urbana y la configuración de sus flujos de desplazamiento) como una tecnología. Su control permitía convertirla en una máquina de guerra, porque ante cualquier posible amenaza, la velocidad de ataque o de la administración de la movilidad es fundamental. Es decir, el más poderoso, era aquel que podía ser el más veloz.

Virilio también advirtió, que la velocidad trae consigo sus propias consecuencias, sus propios accidentes: a mayor velocidad, mayor es el impacto y la catástrofe. Por lo tanto, la velocidad requiere de mayor control y vigilancia. El control de la velocidad implica el desarrollo de tecnología y de estrategias inscritas en la amenaza contante de un conflicto, todo el tiempo está la amenaza de la guerra.

Podemos partir de la propuesta de Virilio, y si, pensar la ciudad como una tecnología. Sin embargo, actualmente, la web también funciona como una tecnología con su propia configuración de circuitos de transito, que sobrepasan las trazas urbanas locales y que nos conectan a esta idea de la aldea global. Los ritmos impuestos por la interconexión han normalizado la inmediatez, es por ello que para el músico independiente de una escena local, esta necesidad por el “ahora”, por la velocidad, se justifica porque tanto en la configuración física de la ciudad que habita como en la configuración digital de la economía de plataformas, está constantemente amenazado por los otros músicos, es decir, está en una constante y permanente guerra comercial.

Es verdad, se está a un click de subir una canción a Spotify, se está a un click de compartir los productos de nuestra creatividad en Facebook, Twitter y Youtube, pero no debemos engañarnos. El músico más exitoso no es el más rápido, sino el que menos se accidenta: la urgencia, la premura, trae como consecuencia el perderse entre los millones y millones de ofertas musicales, también compromete la calidad del proyecto por la falta de un plan estrategico que le permita ser visble y escuchado por los públicos a los que va dirigido. El mayor peligro para el músico independiente de las escenas locales, es la velocidad articulada por la inmediatez, por la desesperación, porque amenaza las pocas oportunidades para competir con la música producida nacional y globalmente. Aún en el contexto de guerra comercial, si, la velocidad es importante, pero debe ser pensada estratégicamente sabiendo esperar el momento mas oportuno, más conveniente.

Arte y ciencia

Evverest estrena su sencillo Frío

Gigio Ortiz

Publicado

en

La banda yucateca convocó el pasado domingo 12 de enero a amigos, familiares y admiradores para estrenar el video de su más nuevo sencillo “Frío”, en La Capilla de los Muertos del Perro Negro.

Evverest se está consolidando como una de las bandas más prometedoras para seguirles la pista este año 2020, ya que como es costumbre para ellos, siempre están trabajando para ofrecer a sus seguidores un producto musical redondo, de gran calidad.

En esta ocasión, fuimos testigos del estreno del videoclip de su más reciente sencillo; que es una producción de talla profesional con un derroche visual y calidad de fotografía increíbles. Imágenes variadas que sirven para reforzar la lírica de la canción, muestran a la protagonista del video en diferentes situaciones, ilustrando el hecho de que mientras más estemos alejados los unos de los otros como seres humanos, perdemos conexiones que nos brindan calor al interactuar entre nosotros.

 Somos seres sociales, dependemos de la interacción para poder generar intercambios de palabras, ideas, conceptos, arte, amor,  vida, y “Frío” crea esa sensación de meditación que nos hace preguntarnos si  hemos dejado que nuestras relaciones con la gente que nos rodea se vayan enfriando y apagando poco a poco.

De igual manera, este 16 de enero, “Frío” se estrenó en exclusiva en la rotación de SoGood, estación de radio que se ha caracterizado siempre por apoyar al talento local.

Sin duda alguna, Evverest siempre se ha caracterizado por ofrecer expresiones musicales de alto  nivel y de producción profesional, y a cada paso que dan, ponen la vara más alta. Afortunadamente los más beneficiados de esta situación somos nosotros quienes disfrutamos de sus producciones. ¡No pierdan de vista a esta bandota local que de seguro este 2020 vendrá con muchísimas más grandes cosas!

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

El dios de Darwin de Sabina Berman

Aracelly Guerrero Maldonado

Publicado

en

Esta novela es la continuación de la novela, La mujer que buceó dentro del corazón del mundo. Y aunque decir continuación es en algún sentido arriesgado, lo cierto es que la protagonista de la primer novela, Karen Nieto, regresa en esta novela para guiarnos por una trama, digna de una obra de Dickens, o de una buena serie moderna, dónde la sucesión de coincidencias, y eventos no dejan de ocurrir desafiando la lógica, las probabilidades y hasta la gravedad, pero vayamos por partes.

Se supone una continuación porque se retoma, como a dije, a Karen Nieto, pero su participación en la trama es muy rebuscada y secundaria.  Tal parece que la autora, sólo buscó una excusa para escribir este libro, de alguna forma familiar y cercana al lector, ya que su protagonista, no carece de seguidores, pero bien pudo ahorrarse esta molestia e ir de plano a lo que le interesaba y hacer el libro muy por separado.

Con todo lo anterior, no pretendo decir que el libro sea malo, aunque si cabe, es de una calidad inferior y mucho menos entrañable que el primero, como un texto de divulgación puede funcionar perfectamente, no tanto como historia independiente, ya que si somos justos, al libro se le mueven las patas de la trama y es por momentos bastante inverosímil, ya no digamos falto de veracidad, pues es ante todo un relato novelado y ya está de más decir que es ficción.

Ahora sí, les hablaré de la trama, pues Karen Nieto, a quién aprendimos a entender y apreciar en el primer libro y quién se quedó en un barco en altamar para seguir con su programa para criar y preservar atunes, regresa debido a un misterioso mensaje enviado a su correo, por un ex compañero de clases, al que muy pero muy por encima conocía Karen y que según parece, a pesar de lo anterior la escoge para dictarle un código secreto que es a la vez última voluntad y legado, bueno, desde aquí empieza mal.  Karen no tiene amigos, simple, en toda la universidad sólo se menciona a una “amiga” y que estudiaba psicología, por lo cual no diríamos que Karen haya sido de un interés puramente desinteresado o fraternal, y ahora resulta que si tuvo otro amigo, sacado de la manga y además tan poco convencional como Karen, lo suficiente para ver en ella empatía, comunidad?  Bueno eso no lo sabemos en el libro y es pero muy muy errado por parte de la autora que si por un lado nos cuenta íntimamente la historia de ciertos personajes, a éste quién es el impulsor, sólo nos sea revelado en tercera persona y sin esclarecer sus verdaderos motivos.

Hay además toda una intriga, muy digna del código da Vinci, donde está incluida la historia de Darwin y del origen de su libro y teoría El origen de las especies, qué fue tal vez, el más importante escrito científico de los últimos dos siglos, y bueno, eso ya de por sí es un gran tema, por todo lo que implica el mismo concepto de evolución.  La pregunta ¿existe dios?, creo que no es ajena a ninguna civilización, raza, etnia o ser humano con cierto grado de introspección, para algunos ha sido el motor de una vida y para otros un simple malestar olvidable como un cólico, sin querer sonar a gurú de 2 a 3 cuartos, les diré que en lo particular no me preocupa esa pregunta desde los 18 y no creo que nadie deba perder el tiempo tampoco en ella, los que creen creerán y así están muy bien, y los que no también, ningún mundo, universo, vida, será llevada al apocalipsis por ello, nadie se morirá y nadie tiene que sufrir por ello, vive y deja vivir son para mí la máxima que debemos aplicar como seres humanos, pero regresando al punto, podríamos decir que el tema del libro sin duda es Dios y bueno, la religión.

Por su puesto cuando me di cuenta hacia donde se dirigía Sabina Berman me chocó, y no porque sea reacia a hablar de religión, si no porque implícitamente hablar de ello ante un tercero y sin que te lo pregunten siempre me ha parecido que es un poco evangelizador, es decir convencer al otro de mi verdad y a lo cual me opongo, yo me declaro de una forma mayormente en mis acciones que no en mis palabras y no pretendo convencer a nadie de creer lo mismo y querría que los demás también actuaran así, así que esta imposición de pensamiento, de ésta lección explicita, que puede haber una religión científica o en comunión con la ciencia, bueno es una verdad, la verdad de Sabina Berman, pero ni siquiera es la verdad de sus personajes, pues como resultan las cosas en la novela, nada cambia, todo queda como en el momento en que Karen es contactada en su barco y vuelve a él.

Lo más rescatable del libro es sin duda todo el relato histórico acerca de Darwin, su descubrimiento de las Galápagos y de la escritura de su ya consagrado Origen de las especies, si son amantes de los relatos históricos o si usted desea ilustrar a sus alumnos sobre Darwin de una manera amena, sinceramente lo recomiendo, pero pasando por alto muchas incoherencias narrativas o con mucha fe en la fantasía, de fácil lectura pero difícil digestión en muchos otros aspectos.

“-Pero Cristo afirma ser el único Dios –se resistió Franco-.  Y Alá afirma ser el único Dios. 

El hermano mayor asintió:

-Tal vez es cierto y existe un único Dios, al que se llega por más de un camino.  Tal vez Dios es un diamante de 10 facetas.”

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

México recupera tres piezas arqueológicas en Alemania

Avatar

Publicado

en

A través de su sitio oficial, el Gobierno federal anunció la recuperación y repatriación de tres piezas arqueológicas que se encontraban en Alemania.

Según la información proporcionada, en un análisis realizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se determinó que las piezas fueron fabricadas en distintos momentos y por distintas culturas mesoamericanas. Entre los artículos se encuentran:

Un fragmento antropomorfo de barro elaborado en la Costa del Golfo de México en su región denominada como Mixtequilla, actual estado de Veracruz.  La pieza fue fabricada durante el periodo conocido como clásico tardío (500-900 d.C.). Mide 33 cm. de altura.

-Una urna de barro con un rostro antropomorfo de origen zapoteco en buen estado de conservación que fue fabricado en el estado actual de Oaxaca durante el periodo conocido como clásico temprano (200-500 d.C.). Mide 20 cm. de altura.

– Una figura antropomorfa de barro presuntamente perteneciente a la región de Campeche. Su origen y autenticidad están por confirmarse

Tras las gestiones de la Embajada de México en Alemania, las piezas fueron entregadas voluntariamente sin necesidad de entablar acción judicial.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS