Conecta con nosotros

Arte y ciencia

Música, velocidad y guerra comercial

María de Lourdes Pérez

Publicado

en

Pedirle a un músico que espere cierta cantidad de tiempo para el lanzamiento de su nuevo proyecto musical, pedirle que “aguante unos días más” hasta pulir la mezcla y que ésta esté lista, o entienda que no hay forma de programar la promoción en medios con únicamente las canciones, sino que es necesario tener el resto de las aplicaciones como videos, fotografías y arte, resulta en conflicto y en ocasiones el fin de la sociedad de trabajo entre la agencia-sello y el músico.

“Ya he esperado mucho,” es el argumento con el que los músicos suelen presionar. Las dimensiones de ese “mucho” pueden variar, porque en el caso de  la música independiente, hay proyectos musicales o bandas que llevan esperando sacar “el sencillo” un par de meses, un par de años, 10 años o toda una vida. Así de simple: la espera pone en riesgo el proyecto, y en el peor de los casos, puede amenazar la carrera artística de un músico, que aún no es conocido.

Desde la perspectiva del músico, la velocidad es una condición necesaria, una que al parecer les permite existir y aspirar a sobresalir entre el exceso de nuevas ofertas que inundan las plataformas de streaming. ¿Por qué el músico, con tanta urgencia, decide sacar un sencillo sin tomar en cuenta, que una vez presentado el material posee una caducidad, que no puede pasar mucho tiempo y ya debe presentarse el lyric video, con el video oficial y con todas las aplicaciones promocionales? ¿Por qué el músico no toma en cuenta los ciclos, las temporadas y las fechas más adecuadas para sus públicos? ¿Por qué esta necesidad apremiante por la velocidad en la producción y promoción de su creatividad? ¿Por qué tiene que sonar ahora? ¿Por qué no puede esperar?

Me parece que las respuestas se hallan de alguna manera en la comprensión del concepto velocidad, en cómo a su vez se relaciona con la tecnología y la configuración política de las redes de comunicación y los flujos informáticos que nos circundan día a día.

También te puede interesar: Producción musical en Mérida

A mediados de los 70, justo antes de la explosión del Internet, un urbanista francés, comenzó a pensar en la velocidad y cómo esta mantenía una relación con el diseño de la traza urbana de las ciudades modernas. Paul Virilio, propuso hablar de dromología: el estudio y el análisis de la velocidad. Virilio propuso pensar la ciudad (su traza urbana y la configuración de sus flujos de desplazamiento) como una tecnología. Su control permitía convertirla en una máquina de guerra, porque ante cualquier posible amenaza, la velocidad de ataque o de la administración de la movilidad es fundamental. Es decir, el más poderoso, era aquel que podía ser el más veloz.

Virilio también advirtió, que la velocidad trae consigo sus propias consecuencias, sus propios accidentes: a mayor velocidad, mayor es el impacto y la catástrofe. Por lo tanto, la velocidad requiere de mayor control y vigilancia. El control de la velocidad implica el desarrollo de tecnología y de estrategias inscritas en la amenaza contante de un conflicto, todo el tiempo está la amenaza de la guerra.

Podemos partir de la propuesta de Virilio, y si, pensar la ciudad como una tecnología. Sin embargo, actualmente, la web también funciona como una tecnología con su propia configuración de circuitos de transito, que sobrepasan las trazas urbanas locales y que nos conectan a esta idea de la aldea global. Los ritmos impuestos por la interconexión han normalizado la inmediatez, es por ello que para el músico independiente de una escena local, esta necesidad por el “ahora”, por la velocidad, se justifica porque tanto en la configuración física de la ciudad que habita como en la configuración digital de la economía de plataformas, está constantemente amenazado por los otros músicos, es decir, está en una constante y permanente guerra comercial.

Es verdad, se está a un click de subir una canción a Spotify, se está a un click de compartir los productos de nuestra creatividad en Facebook, Twitter y Youtube, pero no debemos engañarnos. El músico más exitoso no es el más rápido, sino el que menos se accidenta: la urgencia, la premura, trae como consecuencia el perderse entre los millones y millones de ofertas musicales, también compromete la calidad del proyecto por la falta de un plan estrategico que le permita ser visble y escuchado por los públicos a los que va dirigido. El mayor peligro para el músico independiente de las escenas locales, es la velocidad articulada por la inmediatez, por la desesperación, porque amenaza las pocas oportunidades para competir con la música producida nacional y globalmente. Aún en el contexto de guerra comercial, si, la velocidad es importante, pero debe ser pensada estratégicamente sabiendo esperar el momento mas oportuno, más conveniente.

Poética

Para exorcizar el invierno

Gabriela Ponce Guevara

Publicado

en

Gaby Ponce @ 2020

(Extracto anticipado de un poemario inédito)

Alma mía

Para saber que existes

te niego tres veces,

antes que cante el gallo.

Arrastro,

la carraspera de tu voz

pasillo oscuro

y me encomiendo a las flores

que llegaron marchitas a tu altar.

Tarareo estrofas de canciones perdidas,

desde la butaca de la esquina

de tu obra inacabada.

CORTE A:

Desaparezco, alma mía

antes que llegue la aurora y

a mis oídos

tu oración.

Sevilla 2020

Ganas

Salgo,

camino descalza,

por esta vereda sorda

las palabras gritan,

metáfora en grietas,

palabras perras

ciudad de zombies

.

Salgo,

el poema es peatón

en guerrera pedalera

las palabras se tropiezan

en esta calle de reojo.

Salgo

soy,

soy poema,

soy palabra,

Aviento este nudo

atravesado en la garganta. Mi voz,

que no pretende ser aprobada

.

Mi verso,

que no pide permiso

.

Los pongo en la mesa y la palabra

es en el poema que existe.

Salgo, con el poema

peatón en guerrera pedalera

Sevilla 2020

También te puede interesar: Para exorcizar el invierno

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

El Covid-19 también puede transmitirse a través del aire, alertan científicos

Avatar

Publicado

en

En una carta abierta a la OMS, científicos afirman que el coronavirus puede estar presente en el aire a través de pequeñas partículas capaces de infectar a las personas.

Más de 200 científicos aseguran que existe suficiente evidencia de que el nuevo coronavirus puede infectar a personas a través de micropartículas presentes en el aire, por lo urgieron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a revisar sus recomendaciones, según un artículo publicado ayer domingo por el New York Times.

La OMS ha sostenido hasta ahora que el coronavirus se propaga, principalmente, de persona a persona, a través de pequeñas gotas de la nariz o la boca que se expulsan cuando un portador de Covid-19 tose, estornuda o habla, pero eso podría cambiar.

En una carta abierta a la OMS, que pretenden publicar en una revista científica la próxima semana, 239 científicos en 32 países describieron evidencia que mostraría que partículas más pequeñas pueden infectar a las personas.

El Times dijo haber entrevistado a 20 científicos, incluyendo asesores de la OMS, quienes aseveraron que, ya sea en gotas grandes que se elevan por el aire tras un estornudo o por gotas pequeñas exhaladas y que pueden permanecer suspendidas en una habitación, el coronavirus se transmite a través del aire y puede infectar a las personas al ser inhalado.  

No obstante, la Dra. Benedetta Allegranzi, líder técnica de prevención y control de infecciones de la OMS, afirma que la evidencia de que el virus se transmita por el aire no es convincente: “Especialmente en los últimos meses, hemos estado afirmando varias veces que consideramos que la transmisión aérea es posible, pero ciertamente no está respaldada por evidencia sólida o incluso clara. Hay un fuerte debate sobre esto”.

Con todo, las voces de los expertos piden que se revisen las recomendaciones de la OMS ante estas investigaciones. “Si comenzamos a revisar el flujo de aire, tendríamos que estar preparados para cambiar mucho de lo que hacemos. Creo que es una buena idea, una muy buena idea, pero causará un enorme estremecimiento en la sociedad de control de infecciones”, dijo Mary-Louise McLaws, epidemióloga de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sídney.

También te puede interesar: Los pacientes asintomáticos de Covid-19 también pueden contaminar el entorno

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

¿Molestias en la vista por usar dispositivos electrónicos? emiten recomendaciones para evitarlo

Lupita Sol

Publicado

en

Sin los cuidados pertinentes, el aumento del uso de dispositivos electrónicos puede afectar la visión. Para evitar forzar la vista, es importante mantener una distancia de hasta 35 centímetros de la pantalla de los dispositivos

Durante la emergencia sanitaria por COVID-19, podría presentarse el síndrome de ojo seco, como consecuencia del uso excesivo de dispositivos electrónicos como celulares, tabletas, computadoras y videojuegos. Por ello la Oficina de Representación Yucatán del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), compartió algunas recomendaciones para prevenirlo y evitar riesgos en la salud visual.

El síndrome de ojo seco es un trastorno crónico producido cuando el ojo no fabrica la suficiente cantidad de lágrimas o por una rápida evaporación de éstas; lo que podría provocar: visión borrosa, comezón, ardor o dolor en los ojos, hasta dolores de cabeza y ojos rojos, explicó el oftalmólogo Alan Rodríguez Pérez.

Este padecimiento puede presentarse por defectos oculares, menopausia, alergias,  debido al consumo de algunos medicamentos u hormonas, entre otros factores; sin embargo, la mayoría de los casos registrados en pacientes entre los 20 a 40 años de edad, se debe a la exposición diaria y prolongada a las pantallas de dispositivos electrónicos.

“Debido a que la población debe permanecer más tiempo en casa para prevenir contagios por COVID-19, utilizan constantemente estos dispositivos, por lo que es importante limitar el tiempo de uso de pantallas electrónicas”, puntualizó.

El especialista exhortó a alejar hasta 35 centímetros la pantalla de los dispositivos electrónicos de los ojos, ya que distancias menores son causa de esfuerzo visual. De igual forma, ajustar el tamaño de la letra y disminuir el nivel del brillo e iluminación.

Para quienes trabajan por periodos prolongados frente a la pantalla de la computadora, se recomienda tomar pequeños descansos de 10 a 15 minutos por hora y parpadear repetidamente durante unos segundos para reponer las lágrimas naturales y aliviar la resequedad.

Finalmente, Rodríguez Pérez comentó que las enfermedades visuales pueden aparecer en cualquier etapa de la vida y por diversas causas, pero entre las más graves se encuentran aquellas generadas por secuelas de enfermedades crónico degenerativas prevenibles.

Para mayor información sobre el cuidado de la salud, el IMSS pone a disposición de las y los usuarios la página de internet: http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea.

También te puede interesar: Más de la mitad de la población joven en México padece ojo seco

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS