Conecta con nosotros

El pasado nos alcanzó

El feminismo como enemigo público

Ricardo Maldonado Arroyo-

Publicado

en

El pasado 25 de noviembre hubo una marcha silenciosa en Mérida para exigir la erradicación de la violencia contra las mujeres. Antes de iniciar, la policía estatal detuvo a 6 jóvenes por llevar consigo pinturas de aerosol y tijeras, las maltrataron y lesionaron. Esto despertó fuerte polémica porque organizaciones de la sociedad civil denunciaron que la policía realizó detenciones arbitrarias, mientras que otro sector de la población justificó la medida. Los argumentos variaron, desde quien aplaudió el uso de la fuerza pública como medida “preventiva”, hasta quienes invitaban abiertamente a agredir a las manifestantes (irónico, además, por el motivo de la protesta). Cabe mencionar que las detenciones se dieron en el marco de un operativo policiaco de proporciones inusitadas.

¿Pero cuál era el objetivo de dicho operativo? A decir de personas que opinaron en redes sociales, se estaba protegiendo el patrimonio. Y es aquí donde me embargó el asombro. El 25 de noviembre por la noche no se dañó un solo monumento, negocio o vivienda, ni siquiera las bancas públicas o la jardinería. Las mujeres en Mérida protestaron fuertemente vigiladas. Algunas que han vivido episodios de abuso por parte de policías, tuvieron que dominar la zozobra. Al finalizar la manifestación la ciudad estaba impoluta, pero en la mente de muchas personas no estaba esa marcha, estaba la pintura verde con que cubrieron el Monumento a la Madre durante la protesta de septiembre de este mismo año. A pesar de que la manifestación del 25 de noviembre en Mérida fue claramente distinta a la de la Ciudad de México, el linchamiento mediático fue el mismo. Si no hubo daños al patrimonio, ¿por qué la insistencia en apuntar con el dedo a las manifestantes?

Con esto se confirma el poderoso efecto del discurso promovido en años recientes, que ha reducido el movimiento feminista de Yucatán a un episodio irrelevante, creando una imagen distorsionada de las mujeres feministas como peligrosas e irracionales. Sin importar cuántos argumentos fundamentan la protesta, todos se desestiman recordando el Monumento a la Madre, como una especie de afrenta imperdonable que amerita repudio perpetuo y justifica el uso desproporcionado de la fuerza pública. La campaña para desprestigiar el movimiento ha suprimido décadas de lucha de las mujeres y sus múltiples formas de protesta.

En todos estos años el debate público ha prestado escasa atención a la acción colectiva por los derechos de las mujeres. Afortunadamente, hay personas que asocian el feminismo en Yucatán con mujeres que llevan más de dos décadas realizando manifestaciones año con año en el centro de Mérida, incluso, han participado o presenciado algunas de ellas. También conocen las estrategias empleadas, sus principales demandas y los cambios legislativos logrados con el cabildeo de las organizaciones feministas. Saben de casos emblemáticos de violencia por los que han exigido justicia y cuál ha sido la respuesta del gobierno, muchas veces indolente. Es decir, conocen a cabalidad los objetivos, estrategias y logros del movimiento feminista en Yucatán. ¿Usted también los conoce?

Entre tanto, medios de dudosa reputación presentan el feminismo como una amenaza para los bienes públicos y privados, desvíando la atención de todas las violencias que viven las mujeres, incluyendo la saña con que varias han sido asesinadas. Contribuyen a la criminalización de la protesta cuando magnifican el potencial destructivo de un aerosol, o a su ridiculización, como en días recientes, cuando las mujeres entonaron la canción “Un violador en tu camino”. El discurso contrafeminista caricaturiza a las mujeres feministas, las denigra, hace énfasis en su aspecto para descalificarlas a priori. Pero la realidad es esta: nadie ha sufrido lesiones en Yucatán por un ataque con aerosol. En cambio, hasta octubre de 2019 ya se habían acumulado 224 casos contra la libertad y seguridad sexual en el estado. Calcule los casos no denunciados. El feminismo incomoda porque cuestiona nuestros valores y comportamientos, pero no es nuestro enemigo, el enemigo es la complicidad social que favorece la impunidad de los agresores, legitima la violencia y la represión. No nos dejemos cegar con un poco de pintura.

El pasado nos alcanzó

Mercadotecnia papal

Ricardo Maldonado Arroyo-

Publicado

en

Haciendo un lado las cualidades cinematográficas de Los dos papas, que se transmite en conocida plataforma de streaming, es pertinente preguntarse por su posible impacto en la audiencia. Al Vaticano le cae muy bien una historia en la que el papa Francisco se distancia de sus antecesores, enmarcado por un supuesto carácter afable y el interés por causas sociales que han estado latentes en las últimas décadas. La película lo retrata como un luchador social arrepentido de los errores del pasado y un reformista de la Iglesia Católica.

Pero esta estrategia no es nueva. A pesar de que la película contrasta a Francisco con Benedicto XVI, en realidad, se ha intentado borrar la sombra de Juan Pablo II. De manera explícita se habla de este último como un papa conservador, guardián de la tradición. Por años se denunció el rechazo de Juan Pablo II al sacerdocio de las mujeres, el aborto, los métodos anticonceptivos, la diversidad sexual, la Teología de la Liberación, se le cuestionó la persecución contra los ministros disidentes, los privilegios otorgados al Opus Dei y los Legionarios de Cristo. Pero todo esto pasó a segundo término por una constante y machacona mediatización de su imagen, de la que México fue el mejor ejemplo. El papa bueno, el papa sencillo (porque no usaba reloj, pero sí telas finas), el amigo de México y, finalmente, el santo. A la distancia, después de saberse que tenía conocimiento de los miles de casos de pederastia en todo el mundo, su canonización parece más un acto político que espiritual.

Por su parte, Benedicto XVI tampoco salió bien librado, considerando que era el titular de la Congregación para la Doctrina de la Fe desde el papado de Juan Pablo II y, por tanto, el encargado de enjuiciar a los disidentes de la Iglesia. Benedicto XVI nunca logró ser un fenómeno de masas, su imagen rígida se sostenía más por la institución que representaba, que por carisma y liderazgo. Como igual se muestra en la película, escándalos financieros y sexuales orillaron a su dimisión. Hoy, en el silencio del retiro, espera que sus últimos años transcurran sin sobresaltos.

¿Es entonces Francisco el reformador que la Iglesia esperaba? Tengo mis dudas. Salvo algunas declaraciones entusiastas y ambiguas, la situación poco ha cambiado: sobrevivientes de abuso sexual claman justicia, las monjas mantienen un estatus subalterno respecto a los sacerdotes, sigue vetado el matrimonio para ambos, el Vaticano es un catálogo de lujo y riqueza, sus cuentas engruesan día con día, se habla de “comprensión” para las personas homosexuales mientras se mueven los hilos de política para obstaculizar sus derechos, ¿promover la despenalización del aborto?, impensable. A seis años de la coronación de Francisco, la Iglesia Católica se mueve muy lentamente, así que no viene mal una película esperanzadora. No podría asegurar que hubo acuerdo entre los productores de Los dos papas y la Curia Romana, pero sí que los primeros le han hecho un gran favor a la segunda.

También te puede interesar: Cinco películas inspiradoras sobre mujeres científicas

Continuar Leyendo

El pasado nos alcanzó

Tragicómica guerra mundial

Ricardo Maldonado Arroyo-

Publicado

en

Es ampliamente reconocida la capacidad de la población mexicana de reírse de todo. Hay una necesidad y una suerte de mecanismo de defensa que nos lleva a construir realidades hilarantes, y la guerra no es excepción. La amenaza de confrontación entre Estados Unidos e Irán, que se ha traducido en los primeros ataques armados, es un asunto de la mayor seriedad, pero nuestra percepción oscila entre el análisis de las complejas relaciones internacionales, que se miran distantes, y una crítica ácida al imperialismo estadounidense, que se siente tan cercano. Me permito sugerir una explicación de por qué la amenaza de una guerra mundial se expresa como las dos caras de una misma moneda.

Según la politóloga británica Mary Kaldor, en Estados Unidos y Europa han vivido las últimas décadas entre nuevas formas de guerra y “guerras imaginarias”. Paralelo a los costos humanos y materiales de los enfrentamientos bélicos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, emergió una narrativa de “guerra imaginaria” que ha servido para justificar las decisiones de los estados involucrados. Desde la Guerra Fría se insistió en una posible conflagración a escala global cuya consecuencia más temida es el holocausto nuclear. No es que esto no pueda suceder, sino que dicha narrativa ha construido comunidades políticas imaginadas que, representadas como actores de guerra, se clasifican en buenos y malos, terroristas y víctimas, enemigos y aliados, que no son sujetos aislados, sino masas, pueblos enteros.

Bajo esta lógica, hay afuera de Estados Unidos y Europa grupos “árabes”, “terroristas” y “extremistas” que se imaginan como una masa sedienta de venganza. El cine ha contribuido a consolidar esta “guerra imaginaria” con sus escenarios apocalípticos y distópicos. La mayor parte de la población estadounidense y europea siente la amenaza, pero desde sus casas y ciudades, donde rara vez son perturbados por los estallidos de las armas. Mientras tanto, en Medio Oriente esta “guerra imaginaria” permite justificar bombardeos con proyectiles de largo alcance, la instalación de bases militares, daños “colaterales” en civiles que, al fin y al cabo, son parte de esos pueblos “árabes”, “terroristas” y “extremistas”.

En México, donde la historia ha estado marcada por la expansión territorial y económica de nuestro poderoso vecino del norte, entendemos perfectamente esta simplificación de la amenaza que sostiene a la “guerra imaginaria”. Todavía en años recientes, el presidente de Estados Unidos nos retrató a todos como criminales y abusivos. Por supuesto que el Estado mexicano apuesta por la paz y no desea una tercera guerra mundial, pero siempre cabe la duda: ¿es Irán una poderosa potencia nuclear armada hasta los dientes?, ¿su capacidad destructiva supera a la de Estados Unidos?, ¿escalará la confrontación hasta abarcar a todos los actores mundiales o se suprimirá al actual gobierno iraní para instalar uno proclive a Estados Unidos?, ¿está Estados Unidos eliminando una amenaza mundial o, sencillamente, protege sus intereses económicos? Sabemos que se aproxima una tragedia, pero desconocemos su dimensión. Mientras tanto, y dudando del imaginario que siembra el terror en nuestros vecinos, las redes virtuales se llenan de bromas al respecto, demostrando que la única cosa que nos interesa aportar en una guerra, son memes.

También te puede interesar: La Segunda Guerra Mundial y los países latinoamericanos

Continuar Leyendo

El pasado nos alcanzó

Feliz año de impuestos

Ricardo Maldonado Arroyo-

Publicado

en

Ya es de dominio público que 22 de los 25 legisladores yucatecos aprobaron el pasado 11 de diciembre nuevos cobros con los que estaremos lidiando este año, derivados de una iniciativa del Gobernador. Las carteras, exhaustas por meses que han sido difíciles en lo económico y el deseo de participar de las fiestas decembrinas, llegan a la conocida cuesta de enero que, en realidad, durará todo 2020. Como pocas veces, la heterogénea sociedad yucateca parece haber hallado como punto en común el rechazo al paquete fiscal, que abarca un derecho a infraestructura en seguridad pública, que se pretende cobrar a través de los recibos de la CFE, el reemplacamiento (no es un impuesto propiamente, pero la ciudadanía lo percibe como un acto de recaudación), impuestos a servicios de transporte por plataforma y a unidades de carga, además de alzas en distintos trámites de la administración estatal.

Pese a que han intentando vendernos la idea de que son por el bien y la prosperidad de nuestro estado, la clase política debería comprender que existen al menos tres argumentos que han dejado de ser creíbles:

1. Lo hacen por mantener la seguridad. De acuerdo a los datos de incidencia delictiva del gobierno federal, en Yucatán durante 2018 se registraron 2,371 robos en sus diferentes clasificaciones, y 2,478 hasta noviembre 2019. Es decir, las cifras finales de 2019 reflejarán un ligero incremento. Las cámaras, los drones y toda la parafernalia tecnológica con que intentan deslumbrar a la ciudadanía no se han traducido en mayor o menos seguridad, sino en más gasto. La narrativa de la (in)seguridad es la misma que hizo a Calderón ampliar facultades y recursos a la policía y la milicia durante sus tristemente célebre “guerra contra el narcotráfico”, o con la que en 2019 se aprobó la creación de la Guardia Nacional y se colocó a un militar al mando. ¿Ahora México es un país más seguro? ¿Yucatán es ahora un estado más seguro? Por otra parte, si usted ha sido víctima de un delito o un siniestro en el que hay un vehículo involucrado, ¿le ha servido proporcionar las placas a la policía?, ¿qué respuesta le dieron?

2. Son un gobierno diferente. En su momento, legisladores del PAN formularon fuertes críticas a los préstamos por 317 millones y 1,500 millones de pesos, aprobados durante la pasada administración emanada del PRI, para adquirir tecnología relacionada con seguridad, en el marco del programa “Escudo Yucatán”. En 2019, el gobernador Mauricio Vila hizo lo correspondiente anunciando “Yucatán Seguro”, al que antecedió otro préstamo por 2,620 millones. ¿No es suficiente dinero para infraestructura tecnológica? Las negociaciones entre uno y otro partido, incrementando la deuda pública y aludiendo a la amenaza de la inseguridad, solo demuestran que los colores son diferentes, pero las estrategias son las mismas. A sabiendas del costo político, la Secretaría de Energía, Rocío Nahle, ya declaró que el recibo de la CFE no será empleado para cobrar derechos estatales.

3. El gobierno se aprieta el cinturón para mantener programas sociales. Cualquier persona que haya trabajado en el servicio público durante el último par de décadas sabe que la austeridad en recursos y sueldos han sido una constante, excepto en las altas esferas y los tiempos de campaña. Esta administración no ha sido la excepción y ha ahorrado tanto recursos materiales como humanos, considerando las cientos de denuncias de burócratas por despido injustificado, mientras que los gastos por viajes e imagen han sido severamente criticados. Mucho se ha dicho que el paquete fiscal de Yucatán es una respuesta al recorte de las partidas del gobierno federal, pero este informa que los recursos se canalizaron a programas sociales que, finalmente, aterrizarán en el estado. Si el gobierno de Yucatán confía en atraer inversión extranjera para aliviar la situación económica de las familias (entendemos que para eso son los viajes del gobernador), ¿por qué competir por programas sociales con el gobierno federal?, ¿será que siempre sí importa la foto?

No nos acongojemos por respuestas inmediatas, tendremos todo el año para reflexionar estas y otras interrogantes mientras hacemos fila para pagar el engorroso trámite del reemplacamiento.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS