Conecta con nosotros

El pasado nos alcanzó

Tragicómica guerra mundial

Ricardo Maldonado Arroyo-

Publicado

en

Es ampliamente reconocida la capacidad de la población mexicana de reírse de todo. Hay una necesidad y una suerte de mecanismo de defensa que nos lleva a construir realidades hilarantes, y la guerra no es excepción. La amenaza de confrontación entre Estados Unidos e Irán, que se ha traducido en los primeros ataques armados, es un asunto de la mayor seriedad, pero nuestra percepción oscila entre el análisis de las complejas relaciones internacionales, que se miran distantes, y una crítica ácida al imperialismo estadounidense, que se siente tan cercano. Me permito sugerir una explicación de por qué la amenaza de una guerra mundial se expresa como las dos caras de una misma moneda.

Según la politóloga británica Mary Kaldor, en Estados Unidos y Europa han vivido las últimas décadas entre nuevas formas de guerra y “guerras imaginarias”. Paralelo a los costos humanos y materiales de los enfrentamientos bélicos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, emergió una narrativa de “guerra imaginaria” que ha servido para justificar las decisiones de los estados involucrados. Desde la Guerra Fría se insistió en una posible conflagración a escala global cuya consecuencia más temida es el holocausto nuclear. No es que esto no pueda suceder, sino que dicha narrativa ha construido comunidades políticas imaginadas que, representadas como actores de guerra, se clasifican en buenos y malos, terroristas y víctimas, enemigos y aliados, que no son sujetos aislados, sino masas, pueblos enteros.

Bajo esta lógica, hay afuera de Estados Unidos y Europa grupos “árabes”, “terroristas” y “extremistas” que se imaginan como una masa sedienta de venganza. El cine ha contribuido a consolidar esta “guerra imaginaria” con sus escenarios apocalípticos y distópicos. La mayor parte de la población estadounidense y europea siente la amenaza, pero desde sus casas y ciudades, donde rara vez son perturbados por los estallidos de las armas. Mientras tanto, en Medio Oriente esta “guerra imaginaria” permite justificar bombardeos con proyectiles de largo alcance, la instalación de bases militares, daños “colaterales” en civiles que, al fin y al cabo, son parte de esos pueblos “árabes”, “terroristas” y “extremistas”.

En México, donde la historia ha estado marcada por la expansión territorial y económica de nuestro poderoso vecino del norte, entendemos perfectamente esta simplificación de la amenaza que sostiene a la “guerra imaginaria”. Todavía en años recientes, el presidente de Estados Unidos nos retrató a todos como criminales y abusivos. Por supuesto que el Estado mexicano apuesta por la paz y no desea una tercera guerra mundial, pero siempre cabe la duda: ¿es Irán una poderosa potencia nuclear armada hasta los dientes?, ¿su capacidad destructiva supera a la de Estados Unidos?, ¿escalará la confrontación hasta abarcar a todos los actores mundiales o se suprimirá al actual gobierno iraní para instalar uno proclive a Estados Unidos?, ¿está Estados Unidos eliminando una amenaza mundial o, sencillamente, protege sus intereses económicos? Sabemos que se aproxima una tragedia, pero desconocemos su dimensión. Mientras tanto, y dudando del imaginario que siembra el terror en nuestros vecinos, las redes virtuales se llenan de bromas al respecto, demostrando que la única cosa que nos interesa aportar en una guerra, son memes.

También te puede interesar: La Segunda Guerra Mundial y los países latinoamericanos

El pasado nos alcanzó

Germán Pasos, la antropología y la diversidad

Ricardo Maldonado Arroyo-

Publicado

en

La última vez que hablé con Germán lo invité a participar en la mesa panel de las primeras investigaciones relacionadas con diversidad sexual en la Facultad de Ciencias Antropológicas de la UADY, en el marco de su 50 aniversario. Germán Pasos Tzec, antropólogo, activista, periodista, artista del espectáculo travesti, presentó en 1992 la primera tesis sobre diversidad sexual en la mencionada Facultad: “Homosexualidad y cultura: una visión antropológica de la relación homosexual masculina en la ciudad de Mérida”. Por tanto, su presencia resultaba imprescindible e implicaba, de manera indirecta, un homenaje a su legado. Él se dijo entusiasmado, agradecido, pero también preocupado por resolver impedimentos tecnológicos, ya que la mesa era virtual.

Dada la amistad con Germán, se estaba obteniendo una computadora y conexión a Internet para que pudiera estar presente. Sin embargo, falleció el 21 de octubre, unos días antes del evento, dejándonos el amargo sabor de una pérdida para su familia, amistades, la antropología y los colectivos LGBTI en Yucatán. Sin afán de protagonismos, Germán Pasos supo granjearse la estima y el cariño de quienes recibimos su apoyo en diversas investigaciones, compartiendo sus experiencias como antropólogo, hombre homosexual y travesti, y poniendo a disposición, de quien así lo pedía, numerosos documentos que dan cuenta de la historia de la diversidad sexual en el estado. Divertido, amigable y multifacético, llevó el conocimiento antropológico y sus convicciones de igualdad al ámbito personal, encarnando al sujeto político que se hace visible y lucha por espacios para ser diferente.

Como estaba programada, la mesa se realizó el 23 de octubre con la participación de las antropólogas Celmy Noh Poot y Diana Rodríguez Baltazar, así como del antropólogo Armando Rivas Lugo y un servidor. Además de exponer el contenido y contexto en que escribimos las primeras tesis sobre diversidad sexual en la Facultad de Ciencias Antropológicas, las intervenciones fueron ocasión para honrar la memoria de Germán, recordando sus aportaciones a la antropología y nuestra relación entrañable con él. Puedo decir, sin temor a equivocarme, que no he participado en evento académico más emotivo.

Celmy Noh compartió una magnífica semblanza en la que pormenorizó el enfoque, los hallazgos y aportaciones de Germán como antropólogo, entre los que resaltan sus últimos tres libros, síntesis de la labor de toda una vida: Travestis, transgéneros y transexuales en Mérida (2008), Felipe Carrillo Puerto en la memoria (2014) y Mérida Gay: crónica de los movimientos LGBTTT en la ciudad de Mérida (1960-2014) (2015). No extrañe que hoy por hoy sea la fuente más consultada de la historia local de los colectivos LGBTI.

Pero ¿cómo fue posible que en 1992 la UADY admitiera un estudio relacionado con hombres homosexuales? En parte, por la tenacidad del mismo Germán, pero también por la atmósfera de inclusión que ha prevalecido en la Facultad de Ciencias Antropológicas, dando cabida a diversas expresiones sexo-genéricas, lingüísticas, étnicas, religiosas y políticas. En lugar de rechazarla, las disciplinas con perspectiva antropológica han procurado comprender la diversidad sociocultural y apuestan por convivir en la diferencia. Llegando a sus 50 años, este es el distintivo de la Facultad, y lo que le ha permitido albergar historias como la de Germán.

Certero en muchas de sus apreciaciones, nos regaló en su último libro un mensaje que une las experiencias del pasado con las vicisitudes del futuro: “¿Cuál es el temor de aceptar una sociedad más igualitaria? Creo que la percepción respecto de la homosexualidad ha cambiado. Lo que antiguamente horrorizaba a la sociedad era que los homosexuales eran depravados, enfermos y violentos; ahora lo que horroriza a la sociedad es el hecho de que surjan parejas de homosexuales estables, que sean ejemplo de familias integradas, con hijos saludables física y emocionalmente”. Hoy seguimos en el escenario descrito, esperando construir una historia diferente, más justa e incluyente. Hasta luego, Germán. Gracias por todo.

Continuar Leyendo

El pasado nos alcanzó

El Vaticano y la homofobia velada

Ricardo Maldonado Arroyo-

Publicado

en

El Papa ama a sus hijos tal como son, porque son hijos de Dios”. Estas son las palabras con que, a decir de los miembros de la organización Tenda di Gionata, los recibió Francisco I el pasado mes de septiembre. Para la organización, que congrega a madres y padres de hijos homosexuales, el mensaje fue signo de esperanza y, en varios medios de comunicación, se difundió como evidencia de la apertura del Papa a la diversidad sexual. Pero, ¿está El Vaticano reorientando su postura o fue únicamente un gesto de cortesía para los visitantes?

Primero, hay que recordar que esta clase de declaraciones no son nuevas. En 2013, iniciando su pontificado, Francisco I contestó a periodistas en un vuelo de regreso a Roma: “si una persona es gay y busca a Dios y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?“; en 2018, Juan Carlos Cruz, chileno víctima de pederastia en la Iglesia y que hoy se asume como hombre gay, afirmó que el Papa lo consoló diciendo “no importa, Dios te hizo así, Dios te ama así”; en 2019 concedió una entrevista al presentador británico Stephen K. Amos, igual hombre gay, en la que declaró que quien rechaza a las personas homosexuales “no tiene un corazón humano”. Existe una inclinación a pensar que el jefe de la Iglesia Católica desea hacerla más incluyente. Sin embargo, esto entra en franca contradicción con los últimos documentos del Vaticano en los que reitera y profundiza la política de rechazo a la diversidad sexual.

En febrero de 2019, la Congregación para la Educación Católica publicó Varón y mujer los creó, en la que alerta acerca de una “emergencia educativa” que ha “contribuido a desestructurar la familia, con la tendencia a cancelar las diferencias entre el hombre y la mujer, consideradas como simples efectos de un condicionamiento histórico-cultural”. De manera contestataria a la teoría de género, sostiene que “la familia, como sociedad natural en la que se realizan plenamente la reciprocidad y la complementariedad entre el hombre y la mujer, precede al mismo orden sociopolítico del Estado, cuya libre actividad legislativa debe tenerlo en cuenta y darle el justo reconocimiento”. Varón y mujer los creó es un conjunto de argumentos contra la homosexualidad, la transgeneridad, el matrimonio igualitario, la adopción homoparental y, sobre todo, contra la educación sexual laica.

En un tono indirecto se pronuncia Che cosa è l’uomo? (¿Qué es el hombre?), estudio de la Pontificia Comisión Bíblica publicado en septiembre de 2019, que reinterpreta, a la luz de su contexto histórico, algunos pasajes asociados con la homosexualidad, como el de Sodoma y Gomorra o las leyes del Levítico. Si bien esto desestima argumentos contra la diversidad sexual basados en la Biblia, el documento sirve para reafirmar la asociación entre matrimonio heterosexual y familia como elemento fundacional de la Iglesia: “la institución del matrimonio, constituida por la relación estable entre marido y mujer, se presenta constantemente como evidente y normativa en toda la tradición bíblica. No hay ejemplos de “unión” legalmente reconocida entre personas del mismo sexo”.

Estos documentos se añaden a otros que acogen espiritualmente a los colectivos LGBTI, pero marcan directrices contrarias a sus derechos y se enmarca en la llamada “antropología cristiana”, impulsada desde el Concilio Vaticano II (1959). Dicho lo anterior, es recomendable tomar con reservas las palabras de Francisco I, toda vez que no existen indicios de que El Vaticano esté dispuesto a admitir las implicaciones legales y sociales del reconocimiento de la diversidad sexo-genérica. Más allá de la anécdota o la nota alegre, El Vaticano sigue brindando herramientas para injerir en las políticas de los estados nacionales a fin de obstaculizar el matrimonio igualitario, la identidad jurídica de las personas transgénero y una educación sexual integral. El Papa puede amar a los feligreses católicos homosexuales, pero dista mucho de hacer algo por sus derechos.

Continuar Leyendo

El pasado nos alcanzó

Experiencia virtual de un ciclón

Ricardo Maldonado Arroyo-

Publicado

en

– ¿Cómo está todo por ahí? -, le pregunté a mi hermana que vive en Cozumel.-Ya es lo fuerte, parece. Mucha lluvia y el viento sopla con ganas-, contestó. Mientras sostenía esta plática por Whatsapp, observaba en la computadora la imagen de satélite del huracán Delta, cuyas bandas nubosas y vientos se extendían hasta 220 km. a la redonda. Seguía su trayectoria en la página del Centro Nacional de Huracanes de Miami, que, además, me proporcionaba las coordenadas y la presión atmosférica del ojo, así como velocidad de sus vientos y de su desplazamiento.

En días previos, las personas intercambiaban información acerca del huracán. Durante su paso, fotografías y videos circularon en la red, permitiendo a cualquiera ser espectador del fenómeno en diversos momentos y desde varios ángulos. El recuento de los daños también ha sido mediado virtualmente. En los días subsecuentes, abundaron imágenes y textos narrando las dificultades vividas en sus poblaciones y colonias.

Este escenario invita a considerar los cambios en la interacción social en desastres naturales, motivados por el uso cotidiano de medios electrónicos. Hoy más que nunca es evidente que vivimos en lo que el sociólogo Manuel Castells denomina sociedad de la información. Su primer efecto es la ampliación de las capacidades de la población para obtener información oportuna y especializada. Este acceso es desigual, en la medida en que hay sectores que cuentan con conexión permanente a internet, aparatos más sofisticados y una mayor educación digital, mientras que otros no. Pero, en general, hay un mayor uso de la comunicación digital que hace 20 años. Por ejemplo, durante el huracán Isidoro (2002), eran pocas las personas que podían descargar y enviar imágenes o consultar páginas electrónicas desde el celular.

Actualmente, es menor nuestra dependencia del gobierno y los medios noticiosos para proveernos de información. Avisos y alertas oficiales aún cumplen la función de contribuir a prevenir, manejar y administrar los daños, pero en el mundo contemporáneo el conocimiento acerca de los fenómenos naturales está al alcance de un botón. Las noticias siguen siendo relevantes, aunque compiten con otras fuentes de información. Comparando el presente con el pasado, durante el impacto de Gilberto (1988) e Isidoro (2002) existía una gran dependencia de los avisos oficiales en radio y televisión, así como de las publicaciones de la prensa escrita. Esta dependencia se ha transferido al internet, que no está exento de efectos perniciosos, como la infodemia, es decir, la saturación de información poco confiable. Ahora, además de electricidad y agua potable, preocupa quedarse sin conexión en medio de la tormenta.

Cuando el internet no formaba parte de nuestra vida cotidiana, las personas producían y reproducían narraciones que conformaban una memoria colectiva del desastre, en la que mezclaban información con emociones y pensamientos. Si bien existen registros de la prensa escrita, usualmente la historia de los ciclones se transmitía de manera oral. Los medios electrónicos han acelerado la construcción de esta experiencia colectiva, incentivando la proliferación de publicaciones, datos y testimonios que dan cuenta de los embates de los ciclones. Los interlocutores ya no se comunican cara a cara, sino a través de una pantalla. Por ejemplo, yo no tuve que esperar a ver a mi hermana para que me compartiera su experiencia, el celular medió con efectividad.

A mi parecer, estas formas de interacción durante los ciclones sugieren dos cosas importantes. Primera: ciudadanía, gobierno y medios de comunicación transitan a nuevos escenarios en la gestión de desastres, que pueden resultar ventajosos o altamente problemáticos. Cada vez actuamos más de acuerdo a la información que llega a nuestro celular y menos por la que transmite por televisión abierta, radio o periódicos. Segunda: permanece la necesidad de comunicarnos y narrar nuestras experiencias en torno a los eventos climáticos, que se ha extendido a los nuevos espacios virtuales. A diferencia de sus antecesores, los ciclones de este año han quedado también en registro virtual que alimenta, junto con la oralidad, la memoria colectiva.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS