Conecta con nosotros

Editorial

El Quilombo de los Palmares, día de la conciencia negra en Brasil

René Villaboy

Publicado

en

La historia de Brasil está íntimamente ligada a la presencia de la esclavitud negra como forma de explotación de la fuerza de trabajo durante varios siglos. Los cimientos identitarios de la gigante nación sudamericana llevan la sangre y el sudor de miles de hijos de África y de sus descendientes. Por más que los grandes medios de comunicación y las oligarquías brasileñas se empeñan en mostrar un país blanco, lo cierto es que la huella afrodescendiente del país de la samba y el futbol está en todo su sistema cultural. La esclavitud en Brasil, abolida en 1888 mediante la llamada Ley Aurea, más que en otros lugares de América generó enormes riquezas para los dueños de haciendas y a su vez estableció formas de violencia, discriminación, y desigualdad social que perduran hasta nuestros días. En cambio, no fue la abolición una dádiva de la monarquía que regía los destinos de entonces, sino también resultado de la larga lucha de resistencia y la rebeldía de los esclavos.

El quilombo llamado en otras zonas palenque, se convirtió para los hombres y mujeres que huían de la crueldad de los senhores de engenho, en espacios de libertad, de supervivencia y sobre todo en símbolo de resistencia. Estas formas de vivir al margen de su cautiva realidad cotidiana surgieron desde los orígenes mismos de la esclavitud en aquel territorio. Los quilombolas -cimarrones o fugitivos-  se aprovecharon de las espesas selvas y tupidas zonas boscosas del Brasil y en especial del nordeste- donde se concentró la mayor cantidad de los sometidos a este tipo de régimen- para fundar su Quilombo. Fueron muchos los que se erigieron desde el siglo XVI, pero hubo uno que alcanzó celebridad por su impresionante extensión territorial, su forma de organización social y política y sobre todo por su larga persistencia: el Quilombo de los Palmares (1630-1695).  Llamado así por la cantidad de palmas que tupian la zona donde quedó asentado. El 20 de noviembre de 1695 Zumbi -su último líder y jefe militar-  fue asesinado tras caer en una emboscada. 324 años después aquella comunidad rebelde y su más famoso jefe representan el símbolo de la histórica lucha por la libertad y la inclusión social de los afrodescendientes brasileños y la forja de una conciencia negra- que se celebra en esta fecha- en medio de una sociedad que los discrimina y los margina.

La consolidación del Quilombo de los Palmares estuvo directamente vinculada a las incursiones holandesas a la costa del nordeste brasileño y a la ocupación de Pernambuco en 1627. La desorganización que implicó aquella invasión para el normal funcionamiento productivo de las fazendas por un lado y de otro la imposibilidad de dedicar fuerzas a la caza de cimarrones en medio de los enfrentamientos entre holandeses y colonos portugueses posibilitó la masiva huida de esclavos rumbo a la Serra da Barriga, en el actual municipio de União dos Palmares en el Estado de Alagoas. El difícil acceso de la zona facilitó que se formara una numerosa comunidad de quilombolas con más de diez aldeas fortificadas y denominadas con nombres africanos donde se estima que llegaron a vivir miles de personas que integraba a fugitivos negros e indígenas de la zona. Este famoso Quilombo se organizó políticamente en forma de confederación con una jerarquía bien definida. Un Ganga ejercía el poder sobre el resto de las aldeas que a su vez contaban con estructuras de administración local. Desde el punto de vista económico Palmares se sostuvo a través del desarrollo de la agricultura y de la artesanía, del trueque con haciendas vecinas y poblados cercanos, y de la incursión en plantaciones próximas donde obtenían mano de obra, herramientas y armas. Este Quilombo, que devino en un embrionario estado negro y libre dentro de un régimen de esclavitud, resistió hasta durante 45 años a más de una veintena de invasiones de los holandeses y de los colonos de la zona con el fin de someterlos. En cambio, en 1678 el gobernador de Pernambuco propuso a los Palmares una tregua y algunas prebendas para los que abandonaran los predios de aquel territorio autónomo, todo lo cual dividió a la elite gobernante quilombola. El Ganga Zumba terminó por aceptar las propuestas portuguesas lo cual debilitó su poder y dividió a sus seguidores. Así asumió el liderazgo del virtual “reino africano” Zumbi, un joven nacido en la libertad quien devino en un respetado jefe militar que lideró la etapa más fuerte de la resistencia.

A partir de 1692 la ofensiva contra el mítico reducto cimarrón se intensificó bajo la dirección del bandeirante paulista Domingo Jorge Velho, quien tras un primer fracaso armó un poderoso ejército de 9 mil hombres y con piezas de artillería pudo sitiar y destruir al Quilombo de los Palmares en febrero de 1694. Zumbi pudo huir y continuar la lucha durante más de un año, cuando al ser delatado por uno de sus seguidores que calló en manos de los portugueses. La cabeza del líder negro fue separada de su cuerpo y exhibida públicamente como trofeo y escarmiento en Recife.  El Quilombo de los Palmares y Zumbi trascendieron dese entonces como símbolos de una lucha que no culminó en 1888 con la abolición, que sobrevive hoy en los quilombos modernos del Brasil, en las favelas y en todos aquellos espacios que perpetúan la marginación y la segregación de un Brasil que debe mucho   a sus hijos negros.

El pasado nos alcanzó

Iconoclastas contra Zapata en tacones

Ricardo Maldonado Arroyo-

Publicado

en

Un broncíneo Emiliano Zapata en pose seductora, vistiendo apenas sombrero charro rosa y tacones negros, mientras cabalga portentoso corcel blanco, ha desatado uno de los pasajes más surrealistas de este año. La Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas bloqueó el día de ayer, 10 de diciembre, las puertas del Palacio de Bellas Artes donde se expone la obra descrita, que lleva por título “La Revolución”, exigiendo retirarla en un plazo no mayor de 48 horas o, de lo contrario, amenazan con destruirla. Previamente, Jorge Zapata, nieto del caudillo, anunció públicamente su intención de interponer una denuncia por considerar que la imagen es “denigrante”. Las autoridades de cultura están mediando y llamando a la mesura, pero el grupo campesino parece no ceder. Es una estampa digna de película de Luis Estrada.

Antes de encender los ánimos, quienes protestan deberían considerar al menos tres aspectos. Primero, es ofensivo que, en pleno siglo XXI, la representación feminizada de un personaje histórico se considere denigrante. ¿Por qué espantarse de hombres representados con rasgos masculinos y femeninos (lo cual varía según la sociedad)? Pensar que lo femenino “denigra” y los masculino es una virtud, saca a flote el machismo más profundo. Por ejemplo, el coraje y la gallardía de las soldaderas no motiva polémica. Emiliano Zapata ha sido hipermasculinizado en incontables ocasiones, le han atribuido muchas conquistas, sean verdaderas o falsas, se le ha caricaturizado (no es un secreto que sirvió de inspiración para dibujar a Speedy González), pero parece que la mayor afrenta es homoerotizarlo. Muchas mujeres, sí, muchas pistolas, también, tacones, no.

Segundo, el arte es un proceso creativo que implica libertad. El arte no pretende ajustarse a los parámetros morales de alguien, sino generar una experiencia estética a través de diversos elementos. Esta libertad abarca la crítica social y la reformulación de nuestro pasado. La exposición Emiliano. Zapata después de Zapata, donde se puede visitar el polémico cuadro, incluye otros tantos de diverso formato y contenido, pero el único que parece disgustar es donde calza tacones. Se puede inferir que su autor, Fabián Cháirez, desea provocar al espectador, remover las fibras más sensibles de nuestros imaginarios de género, por tanto, cumplió su propósito. Y está muy bien si no gusta, el espectador puede continuar su camino. El arte es una alternativa, no una obligación. Esta pintura en particular tampoco es una incitación al odio ni al exterminio de algún grupo (como sí lo han sido otras), si se razona con detenimiento, puede ser hasta un lindo afiche revolucionario. No existe razón alguna para censurarla o destruirla. En lugar de hablar sobre qué tan femenino luce Zapata, deberíamos debatir la calidad pictórica de la imagen y si es digna o no de nuestra atención.

Tercero, es necesario reconocer que cada sector de la sociedad mexicana se ha apropiado de la historia y la ha reinterpretado. Nuestra historia nacional se asentó sobre mitos y personajes históricos a quienes se atribuyó un dechado de virtudes. Con la crítica al nacionalismo, resaltó el vacío histórico donde deberían estar representados mujeres y colectivos de la diversidad sexual. Nuestra historia se ha construido con hombres, todos supuestamente heterosexuales. Más allá de la dificultad de documentar las prácticas sexuales de un personaje del pasado, ha surgido la necesidad de reivindicar la disidencia sexual, que también es revolucionaria. Ese es uno de los mensajes que puedo inferir del cuadro de Cháirez. En esta tónica, colectivos de la diversidad sexual se han apropiado de las figuras de Emiliano Zapata y Maximiliano de Habsburgo, de las letras de Sor Juan Inés de la Cruz y Salvador Novo. No se trata de revelar verdades o falsedades históricas, sino del valor de hacer partícipes de la historia a quienes antes parecían no existir.

¿Qué ofende a quienes protestan? ¿El cuestionamiento a la historia o a la masculinidad hegemónica? Nadie se ofende por los hijos de los curas Miguel Hidalgo y José María Morelos, porque es una transgresión religiosa, no a su “hombría”. Pero a la luz de la diversidad sexual, qué mas da si el sombrero de Zapata es negro o rosa, o si usa tacones. Emiliano Zapata, no el abuelo ni el padre, sino el personaje histórico, pertenece a la historia nacional que hoy se reinterpreta en el arte. Y así como nos ha ayudado a comprender la opresión de los campesinos, hoy nos ayuda a comprender la opresión derivada del machismo. Esperemos que la Secretaría de Cultura actúe conforme a la libertad de leer, representar y apropiarnos de nuestra historia.

Post scriptum: Agradecemos a la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, pues con su intento de censurar el cuadro de Zapata han logrado el efecto contrario: ahora todo el país lo ha visto.

También te puede interesar: El feminismo como enemigo público

Continuar Leyendo

Editorial

La Cumbre del Clima de Madrid y el futuro del planeta

Héctor Hernández Pardo

Publicado

en

Hay que reconocer a España su decisión de acoger este encuentro mundial. Está dañado el multilateralismo por decisiones de gobiernos de países poderosos. ¿Se logrará la disminución de emisiones de gases de efecto invernadero? La mayoría de los países están lejos de cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.

La cumbre sobre cambio climático que se desarrolla en Madrid, hasta el próximo 13 de diciembre, debió celebrarse en Chile pero el gobierno de Sebastián Piñera tuvo que renunciar a su realización, debido a las gigantescas protestas que sacuden al país sudamericano, contra las medidas neoliberales dictadas por ese ejecutivo. Ante tal situación, España asumió la sede.

Las organizaciones que luchan a favor del medio ambiente  y quienes reconocemos la necesidad de acuerdos internacionales que aseguren reducir a nivel mundial la emisión de gases de efecto invernadero, debemos destacar que la decisión de las autoridades españolas de acoger esa importante reunión internacional favorece seguir sensibilizando a la opinión pública  y a gobiernos para dar otro paso en busca de que el calentamiento global se quede dentro de unos límites manejables.

La cumbre de Madrid es también denominada COP25, por sus sigas en inglés. Porque se refiere a la Conferencia de las Partes, es decir, los casi 200 países del mundo que firmaron en 1992 la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, documento que reconoció que  los gases de efecto invernadero que emite el ser humano en su actividad industrial y cotidiana están contribuyendo de manera importante al cambio climático. La Convención, además, fijó que los firmantes deben reducir la emisión de esos gases. Para desarrollar ese tratado se celebran las COP, en las que participan los delegados y ministros de las naciones involucradas en el acuerdo. Las cumbres se efectúan cada año en naciones de diferentes regiones del planeta y esta 25 edición le correspondía a Latinoamérica. Primero se ofreció Brasil, pero la llegada al gobierno del derechista Jair Bolsonaro, contrario a trabajar en defensa del medio ambiente, hizo que su país renunciara. Chile fue la alternativa, pero al final también declinó del compromiso.

Cuando el gobierno chileno renunció (tras el de Brasil), no pocos pensaron en cerrar esta nueva oportunidad, argumentando que en definitiva se trata de un encuentro de transición hacia las metas del Acuerdo de París sobre cambio climático que, luego de muchos vaivenes, se adoptó en la capital francesa en el 2015.

Pero lo cierto es que el momento es muy oportuno para esa Cumbre, puesto que el multilateralismo (y dentro de él todo lo relacionado con pactos para disminuir el veloz ritmo del cambio climático) está siendo muy atacado por medidas de gobiernos de países poderosos, en especial el de Estados Unidos. Donald Trump ya anunció su decisión de sacar al gran país del norte del Acuerdo de París.

De manera que esta Conferencia Mundial sobre el clima en Madrid evita que un asunto tan importante para el presente y el futuro de la vida en nuestro planeta se quede alejado de las prioridades de gobiernos, de los medios de prensa y de la opinión pública internacional, y asegura que se mantenga la atención acerca de la emergencia climática y de que no se dilaten medidas que se desprenden del Acuerdo de París.

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterrez, dijo que ese encuentro tiene dos retos concretos por delante: uno político, es decir “dar una clara demostración” de los países acerca de su interés para detener el calentamiento global; y uno técnico, es decir, terminar de desarrollar los criterios para poner en marcha el Acuerdo de París.

Dicho Acuerdo, que siguió al Protocolo de Kyoto, obliga a todos los gobiernos a realizar acciones para recortar la emisión de gases de efecto invernadero. Su principal objetivo es garantizar que la temperatura media de la Tierra no supere los dos grados centígrados respecto a los niveles preindustriales, y en la medida de lo posible que no rebase los 1.5.

Los estudios científicos, que sólo personas irresponsables e ignorantes refutan, señalan que lo que recoge como objetivo el Acuerdo de París es el límite mínimo para evitar los efectos más catastróficos de un calentamiento global que ya no se puede revertir. Fuentes del grupo de expertos que asesora a las Naciones Unidas han advertido que la mayoría de las naciones están lejos de cumplir con las metas del Acuerdo de París, y que la concentración en la atmósfera de los principales gases de efecto invernadero no han dejado de aumentar desde que se firmó en 1992 la Convención marco.

El portugués Antonio Guterres, principal dirigente de la ONU, señaló que “Estamos en un agujero profundo y seguimos cavando…la Humanidad se está quedando sin tiempo y pronto será demasiado tarde para que el calentamiento se quede dentro de márgenes seguros”.

El Acuerdo de París establecía revisiones periódicas -al alza- de los planes de recorte de emisiones de gases. El objetivo ahora es que los Gobiernos se comprometan a hacerlo durante esta cumbre de Madrid. Esos planes son de aplicación inmediata y fijan metas hasta el 2030.

¿Perdurará la cordura, una visión de futuro y la sensibilidad humanista por encima de los intereses de las grandes transnacionales y de la absurda posición de aquellos gobiernos que no respetan los consensos internacionales?

El mundo y nuestros hijos lo necesitan.

También te puede interesar: Madrid en la mira por marcha climática histórica

Continuar Leyendo

El pasado nos alcanzó

El feminismo como enemigo público

Ricardo Maldonado Arroyo-

Publicado

en

El pasado 25 de noviembre hubo una marcha silenciosa en Mérida para exigir la erradicación de la violencia contra las mujeres. Antes de iniciar, la policía estatal detuvo a 6 jóvenes por llevar consigo pinturas de aerosol y tijeras, las maltrataron y lesionaron. Esto despertó fuerte polémica porque organizaciones de la sociedad civil denunciaron que la policía realizó detenciones arbitrarias, mientras que otro sector de la población justificó la medida. Los argumentos variaron, desde quien aplaudió el uso de la fuerza pública como medida “preventiva”, hasta quienes invitaban abiertamente a agredir a las manifestantes (irónico, además, por el motivo de la protesta). Cabe mencionar que las detenciones se dieron en el marco de un operativo policiaco de proporciones inusitadas.

¿Pero cuál era el objetivo de dicho operativo? A decir de personas que opinaron en redes sociales, se estaba protegiendo el patrimonio. Y es aquí donde me embargó el asombro. El 25 de noviembre por la noche no se dañó un solo monumento, negocio o vivienda, ni siquiera las bancas públicas o la jardinería. Las mujeres en Mérida protestaron fuertemente vigiladas. Algunas que han vivido episodios de abuso por parte de policías, tuvieron que dominar la zozobra. Al finalizar la manifestación la ciudad estaba impoluta, pero en la mente de muchas personas no estaba esa marcha, estaba la pintura verde con que cubrieron el Monumento a la Madre durante la protesta de septiembre de este mismo año. A pesar de que la manifestación del 25 de noviembre en Mérida fue claramente distinta a la de la Ciudad de México, el linchamiento mediático fue el mismo. Si no hubo daños al patrimonio, ¿por qué la insistencia en apuntar con el dedo a las manifestantes?

Con esto se confirma el poderoso efecto del discurso promovido en años recientes, que ha reducido el movimiento feminista de Yucatán a un episodio irrelevante, creando una imagen distorsionada de las mujeres feministas como peligrosas e irracionales. Sin importar cuántos argumentos fundamentan la protesta, todos se desestiman recordando el Monumento a la Madre, como una especie de afrenta imperdonable que amerita repudio perpetuo y justifica el uso desproporcionado de la fuerza pública. La campaña para desprestigiar el movimiento ha suprimido décadas de lucha de las mujeres y sus múltiples formas de protesta.

En todos estos años el debate público ha prestado escasa atención a la acción colectiva por los derechos de las mujeres. Afortunadamente, hay personas que asocian el feminismo en Yucatán con mujeres que llevan más de dos décadas realizando manifestaciones año con año en el centro de Mérida, incluso, han participado o presenciado algunas de ellas. También conocen las estrategias empleadas, sus principales demandas y los cambios legislativos logrados con el cabildeo de las organizaciones feministas. Saben de casos emblemáticos de violencia por los que han exigido justicia y cuál ha sido la respuesta del gobierno, muchas veces indolente. Es decir, conocen a cabalidad los objetivos, estrategias y logros del movimiento feminista en Yucatán. ¿Usted también los conoce?

Entre tanto, medios de dudosa reputación presentan el feminismo como una amenaza para los bienes públicos y privados, desvíando la atención de todas las violencias que viven las mujeres, incluyendo la saña con que varias han sido asesinadas. Contribuyen a la criminalización de la protesta cuando magnifican el potencial destructivo de un aerosol, o a su ridiculización, como en días recientes, cuando las mujeres entonaron la canción “Un violador en tu camino”. El discurso contrafeminista caricaturiza a las mujeres feministas, las denigra, hace énfasis en su aspecto para descalificarlas a priori. Pero la realidad es esta: nadie ha sufrido lesiones en Yucatán por un ataque con aerosol. En cambio, hasta octubre de 2019 ya se habían acumulado 224 casos contra la libertad y seguridad sexual en el estado. Calcule los casos no denunciados. El feminismo incomoda porque cuestiona nuestros valores y comportamientos, pero no es nuestro enemigo, el enemigo es la complicidad social que favorece la impunidad de los agresores, legitima la violencia y la represión. No nos dejemos cegar con un poco de pintura.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS