Conecta con nosotros

La Nación y el Mundo

Detrás de la campaña “No está chido”

Avatar

Publicado

en

El Consejo Coordinador Empresarial, lanzó el pasado 5 de marzo la campaña “No está chido”  que busca evitar el consumo de alcohol y tabaco en menores de edad que hoy llega a niveles alarmantes, así como sensibilizar a los padres de familia y a los niños, niñas y adolescentes  sobre esta problemática.

Gráfico

Según los creadores de la campaña, difundida en diferentes medios con el lema “Por donde lo veamos, el consumo de alcohol y tabaco en menores de edad está mal”,  este movimiento busca generar un cambio de percepción en los padres de familia para que no permitan el consumo de alcohol y tabaco en sus hijos y así generar una cultura de prevención de adicciones en niñas, niños y adolescentes.

No obstante, hay voces que señalan que la iniciativa “No está chido”, parece más bien una simulación con tintes hipócritas que una verdadera campaña nacional con miras a dar resultados concretos, teniendo en cuenta que el Consejo Coordinador Empresarial es una agrupación en la que colaboran, en distintos niveles, empresas como British American Tobacco, Diageo, Grupo Modelo y José Cuervo, entre muchos otros productores y comerciantes de drogas legales.

El pasado 9 de abril, la revista Merca: 20 denominó a esta campaña como una total hipocresía, asegurando que su único fin es trasladar toda la responsabilidad de la prevención y abstinencia a un consumidor que desde siempre ha sido blanco de un poderoso bombardeo mercadológico generado por las empresas de alcohol y tabaco.

Esta situación parece revelar la inexistencia de un verdadero compromiso de los sectores público y privado con la prevención de las adicciones en los jóvenes del país. Una problemática que realmente necesita atención dado el incremento en el consumo de estas sustancias que llega a niveles realmente preocupantes.

¿Tú cómo calificarías esta iniciativa?

Madre América: Paraguay

El último general del Paraguay

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

El general Bernardino Caballero Melgarejo, fue un héroe de la Guerra del Paraguay contra la Triple Alianza (1864-1870), agresiva coalición formada por Argentina, Brasil y Uruguay, con el auspicio de Inglaterra. El Centauro de Ibicuy, como se le conoció por su arrojo al frente de la caballería paraguaya, fue el último general en rendirse a los invasores, tras la muerte en combate en Cerro Corá del presidente de la república mariscal Francisco Solano López, el 1 de marzo de 1870

Incorporado seis años antes al ejército, Caballero combatió en las principales batallas y combates de la Guerra Guasú (Grande) con los países vecinos, lo que le valió sucesivas promociones y reconocimientos. Como soldado, tuvo su bautismo de fuego, en diciembre de ese mismo año, en la campaña de Mato Grosso, que permitió la ocupación de este territorio brasileño, y ya alférez fue ayudante del propio mariscal López en la fortaleza de Humaitá. Por su activa participación en las descomunales batallas de Estero Bellaco y Tuyutí (mayo de 1866), entre las más mortíferas de la historia latinoamericana, fue ascendido y condecorado.

Capitán de caballería sobresalió por su bravura en Boquerón y Sauce (julio de 1866), y en la victoriosa batalla de Curupayty (septiembre), que paralizó durante un año la ofensiva enemiga, por lo que recibió la estrella de oficial de la Orden del Mérito. Impresionantes fueron sus cargas contra la caballería brasileña en Tyí y Tatayibá (octubre de 1867), que le significaron el grado de teniente coronel y otra Orden al Mérito. Al frente de toda una división, estuvo en la sangrienta segunda batalla de Tuyutí, y fue elevado al grado de coronel con nueva condecoración. Un año después, ya era general de brigada, apenas con 29 años, cuando la resistencia paraguaya adquiría rango de epopeya.

Tras luchar en Acayuazá (julio de 1868), se distinguió en la campaña de Piquisiry, en los combates de YtororóAbay y la batalla de Lomas Valentinas, en diciembre de ese  año, por lo que le fue conferida la Medalla de Amambay, último galardón conmemorativo de la contienda. En febrero de 1869 se impuso en Picada Diarte, aunque en la batalla de Acosta Ñú (agosto), protegiendo la retirada del gobierno a lugares más intrincados, no pudo impedir la masacre de cientos de niños que, con barbas postizas para parecer mayores peleaban a sus órdenes. Ascendido a general de división, fue enviado por el mariscal López, quizás para preservarlo, en busca de provisiones para los restos del ejército, acorralado en Cerro Corá.

Rodeado, junto con sus pocos hombres, por una división brasileña junto al río Apa, se rindió el 8 de abril al conocer de la muerte del presidente y sus principales allegados. Llevado como trofeo de guerra a Brasil, como el oficial sobreviviente de mayor graduación, estuvo prisionero hasta diciembre de 1870, representando con dignidad a un país derrotado, pero no vencido. Su regreso produjo una conmoción en su devastada patria, que tenía ahora menos de la mitad de sus habitantes y estaba ocupada por los invasores.

Levantado en armas en 1873 y 1874 contra el gobierno, formado por exiliados y los integrantes de la Legión paraguaya, que había combatido al lado de los extranjeros, el Centauro de Ibicuy logró despejar el camino a la primera magistratura de ex lopistas, incluyendo la suya propia entre 1880 y 1886. Pero su labor gubernamental no estuvo a la altura esperada, pues terminó plegado a los intereses de la recompuesta elite criolla y el capital foráneo, en una evolución parecida a la de otros héroes nacionales latinoamericanos de su generación como Porfirio Díaz en México o José Miguel Gómez en Cuba. Con el argumento de modernizar y reconstruir el país, enajenó a precios irrisorios el patrimonio nacional, que distinguía al Paraguay desde la época del doctor Francia, y en cuya defensa se habían inmolado centenares de miles de paraguayos en la Guerra Guasú.

Hasta su muerte, ocurrida en 1912, el general Caballero dirigió la Asociación Nacional Republicana o Partido Colorado, fundado por él en 1887, que sigue siendo fuerza política principal en la antigua tierra guaraní. Una esclarecedora biografía de esta poco conocida figura histórica de Nuestra América, qué recomiendo a los lectores, es de la autoría del actual embajador de Paraguay en Cuba, doctor Bernardino Cano Radil y se titula Bernardino Caballero. Coraje y templanza al servició de la nación (2020).

Continuar Leyendo

Francia

Atentado contra la República

Gabriel Zapata González

Publicado

en

El pasado fin de semana, decenas de miles de franceses tomaron las calles parisinas para reivindicar el derecho de la libre expresión, uno de los pilares más importantes que sostiene un gobierno republicano. La razón de la protesta derivó del asesinato terrorista de Samuel Paty, profesor en el Collège du Bois-D’Aulne de Conflants-Sainte-Honorine, municipio de 35,000 habitantes al noroeste de París. En una de sus clases con relación a la libertad de expresión, proyectó a sus alumnos imágenes caricaturescas del profeta Mahoma, lo que generó molestias en la comunidad musulmana.

Samuel Paty, en su responsabilidad social de enseñar los diversos procesos histórico-religiosos de Francia y su inferencia en la formación de uno de los países más incluyentes del mundo, enfrentó a un hombre armado con un cuchillo de 32 cm, el cual lo decapitó, luego fotografió su cadáver y posteriormente subió el doloroso contenido a Twitter con diversas notas: “en el nombre de Alá, el todo misericordioso” y dirigido a “Macron, el dirigente de los infieles”. “He ejecutado a uno de tus perros del infierno que han osado rebajar a Mahoma”

El trágico suceso levantó tanta indignación y terror dentro de la sociedad del Río Sena, que ha sido víctima de múltiples ataques del radicalismo islámico, tales como el fatídico ataque del 13 de noviembre de 2015, que desencadenó explosiones y tiroteos sobre las principales calles de París y la detonación en 2011 de Charlie Hebdo, un semanario satírico francés de izquierdas, que imprimió, al igual que el Profesor Paty, imágenes caricaturescas de Mahoma.

Esto, aunado a la política de fronteras abiertas del gobierno francés, para recibir a miles de refugiados debido a los conflictos regionales del norte de África, y al incremento de la práctica religiosa del Corán dentro de la sociedad francesa, han sentado las bases para el auge de discursos políticos xenófobos y de extrema derecha en Francia. La principal rival de Macron en su proceso de reelección de 2022, tuiteó después del catastrófico acontecimiento que “Francia debe expulsar a todos los islamistas y cerrar todas las mezquitas.

El actual Presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron llegó al poder derrotando, mediante un contienda electoral de dos vueltas, a Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, que dentro de su estructura y plataforma política incluye la reivindicación de la cultura francesa, la salida de la nación de la Unión Europea y terminar con la política de fronteras abiertas, que contiene una ayuda social y económica a los refugiados de las zonas de conflicto.

Las minorías raciales luchan constantemente contra la estigmatización en los países europeos victimas del terrorismo. La generalización de una cultura como la musulmana lastima la narrativa de la Francia moderna, donde,  según el Pew Research Center (PRC), en Francia había en 2016 unos 5,72 millones de musulmanes, en torno al 8,8 % de la población, que participan de una manera pacífica y activa en la vida económica y política de la nación gala.

Movimientos sociales y políticos aprovecharán el suceso del islamismo radical para instaurar una agenda proteccionista y esparcir falsos rumores que utilizaran en la contienda electoral del 2022. El gobierno francés se ha posicionado como un líder con capacidad de persuadir sobre la agenda mundial, sin la necesidad de recurrir a la fuerza o a la coacción, capaz de frenar el populismo nacionalista que cada vez se inmiscuye en democracias funcionales de Europa. Los valores europeos, el equilibrio de la justicia social y las libertades económicas estarán en juego, otra vez.

Continuar Leyendo

Madre América: Puerto Rico

La libertad prostituida: colonialismo y libertinaje

Edwin Sierra González

Publicado

en

A menos de tres semanas para las elecciones coloniales, el país es una efervescencia de dolor e injusticias. Una amalgama insostenible de rencores y guerras donde sobrevive el más fuerte y se mancilla sin límite la vida de quien sea, con tal de hacerlo caer o lacerarlo. Una vergüenza e incivilización que, descaradamente, se atreven a excusar tras la libertad y la expresión que cobijan las garantías constitucionales. Qué equivocados estamos como sociedad, si podemos denominarnos tal cosa en medio de estas actuaciones que más que garantizar y proteger, hacen del derecho una quimera. La libertad y el libertinaje no son lo mismo y en este país, producto de la enfermiza fijación colonial, ejercen mas el segundo que el primero, porque la libertad conlleva una responsabilidad que pocos aceptan asumir so pretexto de una opinión o una libertad de expresión que en realidad no es más que una farsa, una degeneración última de las garantías individuales del ciudadano, para humillar, golpear, lastimar e incluso, asesinar conciencias.

Qué tanto seguimos involucionado como sociedad e individuos, que muchos creen que por tener derecho a opinar y expresarse, los demás tenemos la obligación de escucharlo. Qué gran mentira. Hay opiniones que no merecen ser escuchadas o que no aportan nada. Son palabras al vacío, palabras absurdas e irrelevantes que en ocasiones quien la pronuncia no tiene otro propósito más que el de lastimar o proporcionar una lista de apreciaciones incomprensibles, basadas en un fanatismo ciego o la desinformación. Eso, sencillamente, porque nunca solemos preguntarnos el para qué de nuestras acciones, porque somos una masa sin rumbo, unos libertinos de pensamiento que no hacemos mas que, cual víboras, intentar opacar y devorar a quien no se acopla a nosotros. Vamos, con la palabra, acuchillando a mansalva porque no hay derecho a diferir. Así empiezan muchos con sus hijos, cuando no piensan igual: “tú no sabes lo que dices”, “tú no piensas”, “tú no sabes nada”. Y así, desde un vínculo tóxico que se genera desde la familia, quieren domar a toda la sociedad para que piense igual. Porque crecemos castrado ideas y sueños. Que mucho nos falta por crecer, por razonar, por trascender.

En días como estos, en los que el país se juega la vida eligiendo a quienes dirigirán a esta colonia quebrada y empobrecida, la sociedad ensordecida por el fanatismo arremete contra la disidencia política, empezando, tristemente por los hogares, donde familias se enfrascan en burlas contra quienes no se alinean ideológicamente. Así lo vemos en los medios de comunicación también donde se ha llegado incluso a atacar a una candidata sexualizando la foto de su hija, menor de edad, en un programa de televisión. El ataque es vehemente y putrefacto, a tal manera, que se crean grupos en aplicaciones de mensajería instantánea para desacreditar, humillar y fabricar situaciones que roben espacio a los asuntos del país. El bipartidismo tradicional ve amenazado sus intereses de tal manera, que cobijado en la libertad de expresión, o más bien su acostumbrado libertinaje, ataca sin piedad la dignidad humana. Parece ser que la amenaza es tan real a sus intereses que, incluso, han comenzado a crear pautas publicitarias comparando a los nuevos movimientos con sus oponentes tradicionales, cuando históricamente, se atacaba el bipartidismo entre sí. No hay duda de que el panorama político es otro y las grandes mayorías parlamentarias están quedando en el olvido para darle a la isla el gobernador o gobernadora electa con el menor apoyo electoral en su historia. La incertidumbre y las ansias de poder han arrasado con todo raciocinio humano individual y colectivo.

El día que desarrollemos la capacidad de cuestionarnos a nosotros mismos y dejemos de repetir, faltos de lectura y análisis crítico, seremos un mejor país. El fanatismo ciego de escuchar llamados apocalípticos y cánticos de sirena nos está llevando a arruinar el país y a desangrarlo, de manera tal que se vuelva inhabitable. El éxodo es masivo y monstruoso. Solo un cambio de gobierno podrá cambiar los tristes destinos de este país que te ha visto históricamente imposibilitado de decidir sobre sus destinos de una manera digna y sin la atroz intervención de una potencia extranjera a la que solo le importan sus intereses.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS