Conecta con nosotros

La Nación y el Mundo

El asesinato de García Lorca

Germán Rodas Chaves

Publicado

en

El triunfo del Frente Popular en las elecciones generales de España en 1936, fue el punto de partida para que las fuerzas contrarias al gobierno –los falangistas- impulsaran todas las formas para sustituir al régimen. En este propósito se fue comprometiendo, progresivamente, el General Francisco Franco quien, cuando se extendió el alzamiento castrense en contra del Gobierno del Frente Popular, aprovechó plenamente tal circunstancia para ponerse al frente de la campaña militar que tuvo como objetivo expulsar a los gobernantes y anular a sus aliados, lo cual efectivamente ocurrió en 1939, al propio tiempo que ascendió al poder el aludido General Franco.

En efecto, la guerra Civil Española, se inició hace un poco más de ochenta años cuando -en Melilla, Ceuta, Tetuán y Larache- los jefes y oficiales del ejército español localizados en el Norte del África promovieron una sublevación contraria al régimen, insurrección que se ramificó por toda España. A los alzados les enfrentaron -en medio de una resistencia llena de toda clase de sacrificios y heroicidades- los oficiales profesionales defensores de la República, núcleos sindicales y anarquistas, así como los partidos radicales y de la izquierda, que se engarzaron en la lucha antifascista.

Treinta días después de haberse iniciado la guerra civil española, en la madrugada del 19 de agosto de 1936-y en el contexto de las ejecuciones iniciadas el 17 de julio de ese mismo año que sólo llegaron a su fin en 1942- fue ejecutado en su tierra natal, Granada, el más grande poeta y dramaturgo de la época, Federico García Lorca, quien entonces apenas tenía 38 años de edad.

García Lorca fue cuñado del Alcalde de Granada, Fernández Montesinos -de militancia socialista y quien también fue asesinado por los falangistas-parentesco político que permitió que el vate desarrollara una importante amistad con las izquierdas de España lo cual, concomitantemente, contribuyó para que se decretara su muerte. 

En efecto, el poeta fue detenido en la vivienda de otro intelectual, Luís Rosales, y posteriormente fue cobardemente asesinado en el barranco de Viznar, en cuyo sitio-en una fosa común- reposan aún sus restos. El repudiable crimen provino de la orden dada por el Gobernador Civil de Granada, José Valdés Guzmán, jefe de las milicias falangistas locales, además de Coronel de la Guarnición.

García Lorca, uno de los más lúcidos exponentes de la llamada generación del 27, estudió en las universidades de Granada y de Madrid.  En esta última ciudad vivió en la residencia estudiantil y allí conoció a Manuel de Falla, a Luís Buñuel y a Salvador Dalí, con quienes vivió una azarosa relación que formó parte de su personalidad que se tradujo, en más de una oportunidad, en su inmensa y variada producción literaria. 

Tanto tiempo después de la muerte del bardo, sus renglones cortos-así como sus composiciones varias-conservan la misma intensidad de cuando fueron escritos, como efectivamente ocurre con aquellos que, a manera de premonición, compusiera en 1930, en Nueva York:

Cuando se hundieron las formas puras /bajo el cri cri de las margaritas/ comprendí que me habían asesinado”.

También te puede interesar: ¿El origen de la democracia o de los Arcontes?

Madre América

Cuauhtémoc y la rendición de Tenochtitlan en 1521

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

Cinco siglos se cumplen este año de la prolongada resistencia de Tenochtitlan al asalto de las huestes de Hernán Cortés, que en abril de 1521 pusieron sitio a la ciudad con el apoyo de miles de guerreros tlaxcaltecas aliados de los españoles. La destrucción de los canales de agua que abastecían la capital azteca y la falta de alimentos sellaron la suerte de los defensores, vencidos por la sed, el hambre y las epidemias, algunas de ellas, como la viruela y la sífilis, desconocidas en América y traídas por los conquistadores. La heroica lucha de sus habitantes, dirigidos por Cuitláhuac-Moctezuma había muerto tratando de calmar la sublevación de su pueblo-, y después por el legendario Cuauhtémoc, se prolongó hasta el 13 de agosto de 1521.

El primer testimonio de la caída de Tenochtitlan procede de las extensas Cartas de Relación del propio Hernán Cortés, dirigidas a la Corona. Son cinco, escritas desde 1519, aunque la inicial nunca se encontró y sólo se conoce por el resumen incluido en la obra Segunda parte de la crónica general de las Indias que trata de la conquista de México (1552) de Francisco López de Gómara. Se trata de la misiva que envió Cortés a Carlos V, junto con regalos entregados por Moctezuma, cuando marchaba hacia el altiplano central de México, en la que prometía un nuevo reino “con título y no menos mérito que el de Alemania, que por la gracia de Dios vuestra sacra majestad posee”.

Las cuatro cartas se conservan en la Biblioteca Imperial de Viena. Tres se publicaron por primera vez en Sevilla (1522-1523) y Toledo (1525) y fueron muy difundidas, mientras la última estuvo inédita hasta 1842. En la segunda de ellas, fechada el 30 de octubre de 1520, Cortés relata el sometimiento del cacique de Zempoala y su alianza con los tlaxcaltecas, el avance hacia el territorio azteca y el encuentro con Moctezuma, incluyendo la tremenda impresión de los europeos al llegar a la espectacular Tenochtitlan, que denomina Temixtitan. El conquistador la describe con amplias calles que por un lado dan al agua, por donde andan canoas, y que es “tan grande y de tanta admiración, que…es casi increíble, porque es muy mayor que Granada y muy más fuerte, y de tan buenos edificios y de muy mucha más gente que Granada tenía al tiempo que se ganó, y muy mejor abastecida de las cosas de la tierra, que es de pan y de aves y caza y pescados de los ríos, y de otros legumbres y cosas que ellos comen muy buenas. Hay en esta ciudad un mercado en que cotidianamente, todos los días, hay en él de treinta mil ánimas arriba vendiendo y comprando, sin otros muchos mercadillos que hay por la ciudad en partes.

Es en la tercera de las Cartas de Relación, fechada el 15 de mayo de 1522, donde Cortés narra, en un lenguaje más agresivo y crudo que en la anterior misiva, los acontecimientos de la rebelión azteca, que obligó a los conquistadores a huir de Tenochtitlan el 30 de junio de 1520 (la “Noche Triste”), hasta la ocupación de la urbe y la captura, el 13 de agosto del año siguiente, de Cuauhtémoc: “Y los bergantines entraron de golpe por aquel lago y rompieron por medio de la flota de canoas, y la gente de guerra que en ellas estaba ya no osaba pelear … un capitán de un bergantín, … llegó en pos de una canoa en la cual le pareció que iba gente de manera; y como llevaba dos o tres ballesteros en la proa del bergantín e iban encarando en los de la canoa, hiciéronle señal que estaba allí el señor, que no tirasen, y saltaron de presto, y prendiéronle a él y a aquel Guatimucín …  señor de la ciudad y a los otros principales presos; el cual, como le hice sentar, no mostrándole riguridad ninguna, llegóse a mí y díjome en su lengua que ya él había hecho todo lo que de su parte era obligado para defenderse a sí y a los suyos hasta venir a aquel estado, que ahora hiciese de él lo que yo quisiese; y puso la mano en un puñal que yo tenía, diciéndome que le diese de puñaladas y le matase”.

Cortés mantuvo en cautiverio a Cuauhtémoc durante cuatro años, para asegurar la colaboración de los mexicas, aunque lo sometió a crueles torturas, quemándole los pies y las manos. En 1525, como relata el propio conquistador español en su quinta Carta de Relación a Carlos V, lo llevó, junto a cientos de indígenas, en su expedición a las Hibueras (Honduras). Durante la travesía ordenó su ejecución, acontecimiento que se conmemora como duelo oficial en México cada 28 de febrero. En el lugar de la capital mexicana donde Cuauhtémoc fue apresado por los invasores europeos, en las inmediaciones del actual mercado de Tepito, hay una placa en un muro de la iglesia de la Concepción con este texto: “Tequipeuhcan. Aquí fue hecho prisionero el Emperador Cuauhtemotzin la tarde del 13 de agosto de 1521”.

Continuar Leyendo

La Nación y el Mundo

¡Vacunas para el bien de todos!

Adalberto Santana

Publicado

en

A fines de febrero de 2021 el escenario internacional de la pandemia de la COVID-19,  tiene un eje central que es inmunizar a más de 7,000 millones de personas en todo el orbe. Difícil reto para la sociedad del siglo XXI que deberá afrontar, venciendo las férreas resistencias que se presentan en el paisaje global.  Particularmente a las políticas de aquellos gobiernos de las potencias occidentales que no hacen todo lo humanamente deseable para vencer al virus Sars-Cov-2. Por ello el gobierno de México durante la sesión del Consejo General de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas, realizada el pasado 17 de febrero condenó el acaparamiento del antiviral por los países productores. Especialmente cuando el canciller mexicano, Marcelo Ebrard Casaubón convocó a la comunidad internacional para evitar la acumulación de vacunas  y también para acelerar las entregas de los biológicos en su primera etapa al Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19 (COVAX, por sus siglas en inglés).  Tarea urgente y obligada para todos los países del mundo, pero prioritariamente para apoyar a los más vulnerables. Pensemos que los sectores más pobres del mundo son los más débiles para vencer la pandemia. Sin la erradicación de la COVID-19  en ellos no se fortalecerá la difusión del flagelo. Su vulnerabilidad en medio de la pandemia alcanzará más rápidamente a todos los sectores en un mundo hoy cada vez más globalizado. Recordemos que entre  febrero de 1918 y abril de 1920, exactamente hace 101 años, el planeta entero padeció una de las mayores pandemias cuando se expandió  la llamada “influencia española”, la cual  generó más de 50 millones de fallecimientos. Por aquellos  años la población mundial alcanzaba aproximadamente los mil 800 millones de habitantes.

En nuestros días de acuerdo con las estimaciones  de la Johns Hopkins University,  a nivel global el número de infectados se ubica muy cerca de los 112 millones y de 2,5 millones de fallecidos aproximadamente. Cantidad acumulada en más de un año de propagación de la coronavirus.  Si pensamos en otros periodos de la historia, especialmente cuando llegaron al llamado Nuevo Mundo los colonizadores europeos,  expandieron una guerra bacteriológica que diezmó dramáticamente a los legítimos propietarios de estas tierras (como los caracterizaba correctamente, Simón Bolívar, nuestro gran libertador en su “Carta de Jamaica”. Con el llamado “descubrimiento” de las Indias Occidentales, perdieron -conservadoramente-, la vida más de 40 millones de personas, despoblándose gran parte del Nuevo Mundo. “Lo cierto es que las epidemias fueron llegando en grandes oleadas, provocando un daño irreversible en las poblaciones indígenas: la influenza suina o gripe del cerdo (1493), la viruela (1518-1526), el sarampión (1530-1532, 1559, 1563-1564 y 1595), la varicela (1538), la gripe (1558-1559), el tifus o la peste pulmonar (1545-1548 y 1576-1580), las paperas (1550) la tosferina (1562), la peste (1560-1561 y 1587-1595), la difteria, etcétera. La mortalidad fue espantosa al igual que dos siglos después lo fue en Oceanía, muy a pesar de que ya se conocían los mecanismos de transmisión así como algunas vacunas, como la de la viruela”

Ver: https://estebanmiracaballos.blogia.com/2015/041801-el-encuentro-europa-am-rica-la-mayor-hecatombe-demogr-fica-de-la-historia.php

En nuestros tiempos, los deseos y anhelos más humanos es que la pandemia sea erradicada. Para las estrategias de los países occidentales y desarrollados, ha sido en primer lugar inmunizar a su población olvidándose esencialmente del resto del mundo. De ahí que el mismo secretario de la ONU, Antonio Guterres, ha llegado a manifestar la alarma de que únicamente una decena de países han administrado el 75% de las dosis de las vacunas. Agregando que 130 naciones no han recibido ninguna. Es decir, la exclusión al biológico se ha concentrado en los países más ricos del planeta. De ahí que el mismo canciller mexicano, con mucho énfasis puso el dedo en la llaga  al mencionar  la exclusión y al apuntar que los países con menores recursos (y por lo tanto su población más deprimida económica y socialmente), “no tendrán acceso generalizado (a los inmunológicos) hasta la mitad de 2023”.  Tal situación muestra de nueva cuenta -como fue en el periodo colonial de nuestra América-, que los excluidos en los tiempos del neoliberalismo son en el siglo XXI medicamente mucho  más vulnerables.

En otras palabras estamos refiriéndonos al hecho de que hay un gran monopolio de las vacunas generado por la acumulación de las riquezas en las naciones más desarrolladas del mundo capitalista. Solamente la actitud de algunas naciones como Rusia y la República Popular China,  han considerado a las vacunas contra la COVID-19 como un bien público. Gracias a esa política algunos países de un desarrollo medio y otros más  del llamado Tercer Mundo, han logrado acceder a la vacunación. La vacuna rusa Sputnik V del Instituto Gamaleya ha tenido la autorización para su administración en más de 27 países, entre ellos la misma Rusia, Serbia, Argentina, Bolivia, Nicaragua, Venezuela y México entre otros. En tanto que el compuesto Ad5-nCoV, producido  por el Instituto de Biotecnología de Beijing y CanSino Biologics,  se ha aplicado en China y distribuido en Turquía Brasil, Colombia, México y Chile entre varios de los países del llamado Tercer Mundo.

En ese contexto, destaca el acuerdo entre los gobiernos de los presidentes Andrés Manuel López Obrador  (México) y  Alberto Fernández (Argentina) de producir y distribuir para las naciones de nuestra América un biológico como el de AztraZeneca y la Universidad de Oxford que destaca por generarse sin fines de lucro. De igual manera sobresale el avance de las políticas sanitarias de la Revolución Cubana, la cual ha permitido que por su espíritu solidario y el desarrollo de la industria biofarmaceútica, haya logrado avanzar en la generación de cuatro vacunas: Soberana 01, Soberana 02, Abdala y Mambisa. El segundo biológico impulsado por el Instituto Finlay de Vacunas, el cual se encuentra en su fase III de  ensayos clínicos (comienzan el primero de marzo participando más de 42 mil ciudadanos de Irán y Cuba). El presidente cubano Miguel Díaz-Canel ha mencionado: “Ya se produce Soberana 02 a gran escala, en Biocen (Centro Nacional de Biopreparados), institución científica de BioCubaFarma con 30 años de experiencia en producción de vacunas” (La Jornada, 22-02-21).  con us resultados sale efectiva erzose Mndo mntelogre sustierras (como los caraterizaba  Repmulada en aproximadamente un año deMáxime si  con “la aplicación de tres  dosis la inmunidad sea permanente” (La Jornada,   17-02-2021). De ahí que un reclamo de todos los pueblos y países de nuestra América y del mundo periférico sea: ¡Vacunas para el bien de todos!

Continuar Leyendo

La Nación y el Mundo

Autogobiernos en nuestras cárceles, urgente voltear la mirada: Reinserta

Avatar

Publicado

en

Foto: https://imagenes.elpais.com/resizer/6oVemJj7Yl9eMTPbvVVD7dOQQVg=/768x0/cloudfront-eu-central-1.images.arcpublishing.com/prisa/RBJZICWZSLWYNRAHDQG23FG4WE.jpg

CDMX, Miércoles, 24 de febrero, 2021. Reinserta expresa su solidaridad con las familias de las personas privadas de la libertad fallecidas y aquellas personas heridas en los hechos atroces ocurridos este martes 23 de febrero en los Centros de Rehabilitación Social de Azuay, Guayas y Cotopaxi en Ecuador. Es por eso que como organización que está en contacto con el sistema de justicia penal nos sumamos a la exigencia de la investigación pronta e imparcial y la sanción a los responsables así como la reparación integral a las víctimas.

El hacinamiento, la sobrepoblación, la situación de autogobierno y el tipo de riñas presentadas el día de ayer en Ecuardor son el resultado del olvido estatal a su sistema penitenciario y representa una continua violación a los Derechos Humanos de las personas privadas de su libertad.

Datos de World Prison Brief reporta que el hacinamiento en las cárceles de América Latina es preocupante al decir que “países como Haití, el Salvador, Guatemala, Perú y Bolivia los porcentajes de hacinamiento ocilan entre el 200% y el 450% por encima de la capacidad carcelaria”. Es decir, el sistema penitenciario latinoamericano aún no ha entendido que su control y manejo resulta un eslabón fundamental en la creación de condiciones de seguridad para toda la sociedad de nuestros países.

En México, existen entidades que cuentan con hacinamiento y sobrepoblación carcelaria. Por su parte, la CNDH reportó que el 30% de los Centros de Reinserción del país están en condiciones de autogobierno o co-gobierno. En otras palabras, en una de cada tres cárceles del país la autoridad no existe al interior de las cárceles y el control es llevado por grupos de la delincuencia organizada; por lo que estos centros se convierte en un plaza más de operaciones de los grupos delictivos.

De no intervenir como se hizo en El Salvador o en Nuevo León, México, este tipo de incidentes seguirán siendo la dolorosa realidad de nuestras cárceles; poniendo en riesgo la vida de miles de personas. Por ello, resulta imperante para crear condiciones de seguridad, apegándose al respeto de los Derechos Humanos y brindando oportunidades para lograr la verdadera reinserción social.

También te puede interesar: Son pocas las preliberaciones otorgadas a reclusos de las prisiones yucatecas: AsiLEGAL

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS