Conecta con nosotros

La Nación y el Mundo

Yalitza, nueva embajadora de buena voluntad de la Unesco

Avatar

Publicado

en

La actriz oaxaqueña Yalitza Aparicio fue nombrada Embajadora de Buena Voluntad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en reconocimiento a su compromiso en la lucha contra el racismo y los derechos de las mujeres y los pueblos indígenas.

Una actriz indígena que ha rebasado fronteras

Yalitza es la primera mujer indígena en haber sido nominada al Oscar como mejor actriz, por su actuación en la cinta Roma de Alfonso Cuarón.

Este viernes,  recibió el nombramiento de Embajadora de Buena Voluntad en la sede de la Unesco en París, de manos de Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO. Con esta distinción podrá contribuir en los esfuerzos del organismo para la integración de los pueblos indígenas y el cumplimiento de sus derechos.

“Estoy muy contenta de este nombramiento. Espero poder apoyar a las comunidades de pueblos autóctonos, de las que yo me siento tan orgullosa”, agradeció Yalitza en la ceremonia de su nombramiento.

Narró que en su casa no le transmitieron la lengua de sus orígenes, el mixteco, para evitar que fuera discriminada. Y aseguró que por esa razón  impulsará medidas que ayuden a que los padres enseñen a sus hijos sus respectivas lenguas para que éstas no se pierdan.

Participará también en los esfuerzos  por conservar las tradiciones indígenas, la incursión del conocimiento indígena en el manejo del medioambiente, la preservación de la biodiversidad, la adaptación al cambio climático y el acceso igualitario a la educación para los pueblos indígenas.

Madre América: Puerto Rico

Universidad de Puerto Rico: bajo asedio económico

Edwin Sierra González

Publicado

en

Un nuevo golpe se asoma hacia la educación pública puertorriqueña. El Primer Centro Docente del País, a través de su presidente, el Sr. Jorge Haddock, ha informado que el gobierno colonial, ante exigencias de la Junta de Control Fiscal estadounidense, planea realizarle un nuevo recorte de $71 millones de dólares. La intención, descabellada, heriría de muerte a la institución que se vería obligada, muy posiblemente, a cerrar algunos recintos y despedir docentes, investigadores, administrativos y otros empleados del sistema. La Universidad está siendo llevada a un caos para volverla inoperante.

Esta no es la primera vez que la única universidad pública del país se ve menoscabada económicamente por el gobierno. Durante la administración del renunciante Ricardo Roselló, el mismo consintió un recorte de $330 millones exigido por la Junta estadounidense, a los que se sumarían los $71 millones que se pretenden arrancar de las arcas universitarias para el ciclo fiscal 2020-2021. Como si la pérdida del 36% de su presupuesto fuera poco, los costos de estudio han aumentado de manera abismal para un país en plena crisis económica. Los estudios se vuelven cada vez más inaccesibles tanto para estudios de grado como postgrado. Cuando en un momento dado un semestre regular de doce créditos llegó a costar $396.00 dólares, sin las cuotas de rigor, en la actualidad ya alcanza los $1,488.00 dólares, casi $300.00 por encima del salario mínimo mensual que gana un puertorriqueño trabajando 40 horas a la semana. Eso sin tomar en cuenta el hecho de que se proyecta elevar el mismo a 1,644.00 dólares próximamente y el alto costo de vida que tiene el país en todos sus aspectos.

Los estudios graduados parecieran volverse en un lujo a pesar de lo barato que pudiera parecer en comparación con universidades estadounidenses. Las postgrados de Maestría y Doctorado comienzan entre los $5,000 y $6,000 cada uno, sin las cuotas o exigencias adicionales de rigor. Costos que muy pocos pueden afrontar sin incurrir en endeudamientos a largo plazo. La capacidad de desarrollo académico peligra ante la falta de ayudas o programas de becas para el estudiantado de postgrado que se ve en ocasiones limitado por los requisitos exigidos para poder tener acceso a alguna ayudantía que, en ocasiones, no es pagada a tiempo.

A pesar de estos aumentos, la oferta de secciones y cursos en la Universidad disminuye constantemente por la precariedad y el hecho de que la institución no está contratando profesores ni reemplaza a aquellos que se jubilan, renuncian o fallecen. No hay un traspaso generacional del conocimiento ni renovación de la plantilla, lo que está generando un disloque en el funcionamiento institucional y en otras facetas como las pensiones a los profesores jubilados ya que cada vez cotizan menos profesores de reciente ingreso. De igual forma, las secciones de los cursos aún disponibles se ven abarrotadas por el sobrecupo, que ha llegado, según declaraciones de líderes estudiantiles a la Junta Universitaria por el Recinto de Río Piedras, a más de un centenar de alumnos por profesor, lo que podría ir en detrimento de la calidad educativa y en algunos casos, en violaciones a los estándares exigidos por las agencias acreditadoras.

La Universidad de Puerto Rico no puede ni debe ser blanco de nuevos recortes cuando otras instituciones del Estado ven sus presupuestos boyantes e incluso despilfarrados en contratos innecesarios, panismos o favoritismos conyugales. Resulta preocupante que los recortes busquen realizarse en áreas inaceptables, pues mientras los alumnos ven sus posibilidades de estudios mermadas. En particular cuando la administración central parece mantener un presupuesto de millones de dólares sin atender ningún estudiante, solo para su beneficio. ¿Cuáles son las prioridades? Pareciera que hundir al país en la ignorancia y la pobreza son algunas de ellas. Veremos si el presidente logra detener el saqueo a la que está siendo sometida la universidad o se alinea con el gobierno colonial en pos de mantener intereses particulares. El tiempo dirá.

Continuar Leyendo

Madre América: Cuba

El Himno de Bayamo

René Villaboy

Publicado

en

El 20 de octubre en Cuba se celebra el Día de la Cultura Nacional. Fecha que culmina una jornada iniciada el 10 de ese mismo mes, al conmemorar el inicio de las luchas por la independencia en igual fecha, pero de 1868. Ese día las personas de Cuba no sólo dedican la ocasión para rendir tributo a todas las manifestaciones artísticas o a la literatura, sino sobre todo a conmemorar la historia y la tradición de un concepto de cultura mayor. Cultura que se forjó en los enfrentamientos indígenas a sus conquistadores, en la porfía de los esclavos negros que se iban al cimarronaje para escapar del cepo y el cuero, y que cristalizó finalmente en luchas anticoloniales del siglo XIX. Cultura que ha perdurado en las centurias siguientes, incorporando nuevas expresiones y formas de acción y creación. Este 20 de octubre se recuerda sobre todo una cultura de la resistencia en la Isla; que tuvo icónicamente su origen en el canto público de su himno de combate que devino en símbolo de la Nación y del Estado cubano: El Himno de Bayamo.   

Una vez que en la región oriental de Cuba se iniciaron los movimientos conspirativos -en agosto de 1867 -para desatar en la “siempre fiel isla” un proceso anticolonial, surgió la idea de componer un canto que condujera la lucha. En Bayamo, ciudad que hoy se ubica en la provincia de Granma, el Comité Revolucionario creado para preparar la contienda e integrado por importantes figuras de la ciudad, encargó a Pedro Figueredo -abogado bayamés conocido por sus íntimos y por millones de cubanos como Perucho- a componer un himno de combate para la futura revolución. Inspirado en el mayor símbolo de rebelión de la época La Marsellesa, Figueredo compuso la partitura de La Bayamesa, título original de la pieza. Pero sus elementales conocimientos de música lo llevaron a auxiliarse del director de orquesta, Manuel Muñoz, para instrumentarla. Más tarde fue presentada a otros líderes de la conspiración independentistas en Bayamo: Francisco Vicente Aguilera y Francisco Maceo Osorio, quienes dieron su anuncia a lo que se convertiría más tarde en Himno de la futura República en Armas.

La osadía de aquella pieza de combate se probó desde su estreno en las celebraciones del Corpus Christi, donde hasta las propias autoridades coloniales de la ciudad oriental escucharon el canto patriótico. Por cual, el gran Perucho fue requerido por la melodía insurgente que se popularizó con rapidez entre los habitantes de la urbe.

De esta manera, con el estallido independentista del 10 de octubre de 1868, en el ingenio Demajagua, la música de la Bayamesa aguardaría impaciente para ser convertida en la marcha de la revolución mientras discretamente se tarareaba por sus seguidores. El momento llegó el día 20, cuando tras varios reveses, las fuerzas encabezadas por Carlos Manuel de Céspedes tomaron la ciudad bayamesa y la convirtieron en la capital de Cuba Libre. Durante aquella agitada jornada la tradición histórica y la mitología popular cubana han perpetuado la idea de que Pedro Figueredo compuso allí mismo con piruetica postura- al sostener tinta, papel y tintero-sobre la montura de su caballo inmóvil llamado Pajarito la letra del himno de combate que luego representaría a toda una nación. Estudios históricos más recientes apuntan a que el patricio bayamés ya tenía preparado el texto y memorizó desde mucho antes, sólo que el carácter abiertamente antiespañol e independentista lo hicieron mantenerlo en estricto resguardo.

En definitiva, sea parte de un mito o de una verdad histórica, aquel día una parte de Cuba entonó por vez primera una marcha de lucha anticolonial que si bien emplazaba sólo a los bayameses al combate, terminó incluyendo a todos los cubanos en las luchas contra España. El Himno de Bayamo fue el canto de la República de Cuba desde 1869, y en sus estrofas iníciales expresó la voluntad de los habitantes de este archipiélago: ¡que morir por la Patria es vivir! Desde entonces la pieza de Figueredo es la forja musical de la cultura y la identidad nacional . El himno de Cuba que ha guiado durante más de 150 años a una nación que hoy celebra su Día de Cultura.

Continuar Leyendo

La Nación y el Mundo

“¿Leche? No, gracias”, la campaña que está causando controversia

Avatar

Publicado

en

El actor mexicano, Eugenio Derbez, está dando mucho de qué hablar en las redes sociales a partir de representar la imagen de la campaña “¿Leche? No, gracias”, que condena el consumo de lácteos.

En un video, el también productor y comediante, junto a otros personajes públicos, señala que la leche no es necesaria para mantener una buena salud y que sólo debería ser consumida por becerros. “Nosotros no somos becerros”, apunta. También argumenta que la producción de leche provoca que al año se gasten millones de litros de agua y genera a su vez el sufrimiento de los animales.

“Es tiempo de dejar estas costumbres en el pasado y voltear a ver las nuevas alternativas de leches vegetales que son saludables, deliciosas y éticas”, concluye el actor.

Como era de esperarse, el video ha provocado un gran número de comentarios, en su mayoría críticas de actores, seguidores y diputados como Eduardo Ron, de Movimiento Ciudadano, quien pidió a Derbez “no mentir a los consumidores”.

Algunos usuarios digitales sostienen que el actor está siendo utilizado por marcas de leches vegetales para inducir su consumo y aumentar así las ventas en el mercado.

Por otro lado, la campaña también ha sido apoyada por otros actores, actrices y hasta deportistas, algunos de los cuales incluso aparecen en el video. No obstante, al realizar una medición entre el rechazo y la aceptación, a simple vista las oposiciones tienen más peso.

Lo que sí es cierto, como lo demuestra este caso, es que actualmente los líderes de opinión son cada vez más los artistas del espectáculo que personas de otros ámbitos y, en un mundo invadido de información, la sociedad deposita cada vez más su confianza en ellos. Bien o mal, esto forma parte de la vida virtual-social de los mexicanos. ¿Qué opinas de esta campaña?

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS