Conecta con nosotros

Crónicas de Ixil

El orgullo de ser cebollero

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

Visité en su parcela de “San Rafael” a mi amigo José Carlos Cen Rubio, conocido por todos como “Patito”, uno de los mejores productores de las conocidas cebollitas de Ixil.

Amable como siempre, nos recibió y conversó que desde niño se inició en esta actividad y que también cultiva cilantro y chile habanero, apoyado por sus familiares. José Carlos dice que se siente orgulloso de ser cebollero y continuar con esta ancestral tradición que corre el peligro de perderse por que pocas personas se dedican a ello.

Agregó que está poniendo en práctica nuevas técnicas de cultivo para fomentar la producción y que ya se inició la cosecha con buenos augurios.

Durante nuestro recorrido, llamó poderosamente nuestra atención la floración de este cultivo, por el albo y atractivo panorama que presenta y que pocos conocen.

Ojalá que pronto las personas que a pesar de la sequía y el sol abrazador, se dedican a esta actividad, reciban apoyo de quienes tienen el deber y pueden ayudarlos.

Felicitamos a hombres y mujeres ixileños, que se dedican a cultivar y hacer producir la tierra.

Crónicas de Ixil

Los P’uuses sobrevivientes

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

La tradición oral, en la voz autorizada de nuestros ancianos mayas, comenta  que no todos los P’uuses perecieron. Los que lograron salvarse por refugiarse en los enormes cerros que existen en la Península, los habitan y son sus celosos guardianes.

 Las figuras que hasta hoy admiramos en los templos mayas, son aquellos hombrecillos sobrevivientes que permanecen encantados. Cuando el actual mundo llegue a su fin, los corcovados- los ancestrales P’uuses- con la experiencia adquirida y corrigiendo sus errores, crearán un nuevo mundo donde todos serán felices, porque no habrá envidia ni miseria.

  Mientras ese día llega, los P’uuses en el lugar donde moran, sólo están dormidos. Así se cree y se relata en esta misteriosa tierra del Mayab

Continuar Leyendo

Crónicas de Ixil

El peluquero del pueblo

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

En Ixil, a sus 78 años, Henry Zaldivar Gasca, todavía ejerce el noble oficio de peluquero. Dice que desde los 15 años se inició en esta actividad y quien se lo enseñó fue su padre adoptivo Anastasio Matú.

 A las puertas de su casa, bajo los frondosos árboles y al aire libre, espera a sus clientes para dejarlos como nuevos, según nos comenta. El “Chacal“, como le apodan, también fue Oficial del Registro Civil, durante más de 30 años.

Cabe recordar que hace como 50 años en el pueblo también fueron peluqueros los señores Manuel Moguel, don Solís,  Adán “Dzujuc“, don Chonito Argáez, “Chino“, Aguilar, etc. En la foto, Henry atiende a “Lemba” uno de sus fieles clientes, y luego, junto a su rústico sillón parece decir:

“El que sigue“.

Continuar Leyendo

Crónicas de Ixil

El camino del P´uus

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

Donde no existía camino bueno, pretendía pasar. Donde divisaba un pequeño hueco en las albarradas, precisamente ahí quería meterse, con el resultado que, las más de las veces quedaba atrapado y pegando de gritos para que sus compañeros vinieran en su auxilio.

Por ese motivo cuando el campesino maya ve una brecha intransitable, comenta que es un camino de P´uus, o cuando divisa un hueco en las albarradas, dice que es una trampa para aquellos osados y traviesos hombrecillos.

Antiguamente para soportar el sofocante calor del Mayab, a los corcovados- los P´uus– les bastaba silbar melancólicamente al viento, para que una suave brisa viniera a refrescar el ambiente. Hoy, siguiendo esa ancestral costumbre, cuando los niños mayas van al campo a elevar sus papagayos, también suelen silbar para llamar a Yum Ik (viento) a la manera del Pús, y sus coloridos juguetes se eleven gallardamente por los cielos.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS