Conecta con nosotros

Editorial

José Martí antimperialista

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

Desde fines del siglo XIX se vertebró un nuevo contexto histórico internacional caracterizado por la lucha de las grandes potencias imperialistas por la posesión de las fuentes de materias primas y los mercados, así como por un nuevo reparto del mundo. Los países latinoamericanos se convirtieron en el área natural de dominación del emergente imperialismo norteamericano, región sobre la que venía ejerciendo sus aspiraciones y aventuras expansionistas desde su emancipación en 1783. 

Los políticos de Estados Unidos consideraban que, tras la Guerra de Secesión (1861-1865), una tercera etapa del “destino manifiesto” estaba en marcha: la primera había sido la extensión de la frontera al Mississippi y la segunda el arrebato territorial a México. La nueva manifestación de esa vocación avasalladora, para la que se consideraban predestinados, era la emergencia del imperialismo norteamericano, que delineaba una violenta ofensiva expansionista sobre sus vecinos del sur, combinando los viejos métodos colonialistas con las más modernas formas de penetración del capital monopolista.

La conversión de Estados Unidos en una potencia imperialista impactó a José Martí (1853-1895), quien devino desde muy temprano en sólido pensador y estratega revolucionario. La conciencia antimperialista martiana comenzó a dibujarse desde su juventud, cuando fue obligado a radicarse en España (1871-1874) por su apoyo a la independencia de Cuba, que era junto con Puerto Rico las últimas colonias españolas en América.

En sus apuntes de aquellos años están sus primeras críticas al modo de vida norteamericano. Después, el conocimiento de la realidad y los problemas latinoamericanos, que constató en México desde 1875, así como en Guatemala (1877) y Venezuela (1881), le permitieron diferenciar a Estados Unidos de la América Latina y el Caribe, a la que llamó nuestra América. El contraste entre la situación latinoamericana y la de Estados Unidos contribuyó a su formación antimperialista.

Cuando en 1880 Martí llegó por primera vez al territorio estadounidense ya había aguzado su pensamiento político crítico. Ello se advierte en la serie de tres artículos publicados ese mismo año con el título de Impresiones sobre Estados Unidos de América, enfilados contra el exacerbado mercantilismo que descubre en la sociedad norteamericana, y continuados después en los editados por el periódico La América.

Desde entonces, y durante casi diez años, Martí escribió más de trescientas crónicas para desmitificar la imagen de los Estados Unidos y resaltar los peligros que representaba para nuestra América. En muchos de estos textos, que propuso reunir como Escenas norteamericanas, Martí explica que los Estados Unidos no eran un paradigma de nación. Además, menospreciaban a los países latinoamericanos a los que sólo interesaban como zona para su expansión territorial, comercial y económica.

Particular atención dedicó Martí a la labor de James G. Blaine, quien desde el ascenso republicano al poder en 1888 había sino nombrado Secretario de Estado. Blaine diseñó una agresiva política, que más tarde se conocería como “panamericana”, encaminada a facilitar la penetración del capital y las manufacturas norteamericanas en América Latina y desplazar la entonces preponderante influencia inglesa.

Con ese fin, Blaine logró organizar en Washington, hace ahora 130 años (1899-1990), la primera Conferencia de las Naciones Americanas, antecesora de la actual Organización de Estados Americanos (OEA). Martí, preocupado por sus posibles implicaciones negativas para los pueblos latinoamericanos, siguió de cerca esta reunión internacional y en sus crónicas para el diario La Nación de Buenos Aires desenmascaró las verdaderas motivaciones de Estados Unidos. Con un fragmento de uno de esos lúcidos artículos martianos, que mantiene hoy plena vigencia, cierro esta nota de Madre América, en homenaje a otrol aniversario del natalicio del Apóstol de la independencia de Cuba: “Jamás hubo en América, de la independencia a acá, asunto que requiera más sensatez, ni obligue a más vigilancia, ni pida examen más claro y minucioso, que el convite que los Estados Unidos potentes, repletos de productos invendibles, y determinados a extender sus dominios en América hacen a las naciones americanas de menos poder, ligadas por el comercio libre y útil con los pueblos europeos, para ajustar una liga contra Europa, y cerrar tratos con el resto del mundo. De la tiranía de España supo salvarse la América española; y ahora, después de ver con ojos judiciales los antecedentes, causas y factores del convite, urge decir, porque es la verdad, que ha llegado para la América española la hora de declarar su segunda independencia.”

En ocasión de conmemorase los 167 años del natalicio de José Martí, el día de hoy 28 de enero de 2020, el doctor Sergio Guerra Vilaboy, Director del Departamento de Historia de la Universidad de La Habana, preparó estas líneas para Informe Fracto en tan señalada oportunidad.

También te puede interesar: JOSÉ MARTÍ, UN RASGO ADICIONAL EN SU VIDA

Editorial

Feminicidios y violencia de género en Yucatán

Mario Alejandro Valdez

Publicado

en

Como todo México, Yucatán quedó impactado por la noticia del secuestro, violación y asesinato de Fátima, una pequeña de apenas siete años, ocurrido la semana pasada. Descubierto el cuerpo el sábado anterior, todo el país estuvo en vilo, entre la furia, el miedo y la indignación, hasta que, este miércoles, las autoridades lograron la detención de los responsables, esclareciendo que fue el abuso sexual la motivación del crimen, convirtiéndose en otra de las historias espeluznantes de nuestro sufrido México.

Cuando los responsables aún estaban prófugos, circuló en las redes sociales de manera insistente el rumor de que habrían llegado a Yucatán aprovechando el clima de tranquilidad de nuestra región. Laura, una joven madre soltera, que vive y trabaja como policía municipal en una comunidad del centro del Estado, publicó horrorizada: “NO vamos a permitir que los delincuentes agarren a Yucatán como escondite”. La esforzada empleada de Seguridad Pública reproducía así el mito de la tranquilidad yucateca y, sobre todo, de que estamos libres de abusos, violencias y feminicidios.

El mito es muy antiguo, y tiene profundas raíces. Incluso españoles de los primeros tiempos, como Diego de Landa, transmitieron esa visión del maya pacífico, ingenuo e inocente, que se mantendría hasta las primeras investigaciones serias sobre nuestro pueblos originarios, en la segunda mitad del siglo XX, cuando se dieron a conocer la enorme violencia, incluso crueldad, que caracterizó a la vida social y religiosa del Mayab antiguo. Más recientemente, la singular participación que Yucatán tuvo en la Independencia y la Revolución, abonó al equivocado concepto de Yucatán sin violencia. La eficiente labor, así como la continuidad en el cargo, del Comandante Luis Felipe Saidén Ojeda como responsable de la Seguridad Pública, también ha contribuido a una percepción que no incluye a toda la realidad.

Y la realidad es que en nuestro Estado se viven niveles MUY ALTOS de violencia de género, especialmente intrafamiliar, así como de abuso sexual contra las mujeres, y particularmente contra niñas y adolescentes. El fenómeno es transversal a la situación social, y lo mismo afecta a las grandes ciudades, las pequeñas y el ámbito rural. Y lo peor es que ESTÁ CRECIENDO.

¿Recuerdan las protestas feministas del año pasado? ¿Recuerdan la violencia mediática, y hasta la represión policiaca que provocaron? El machismo yucateco se manifiesta dramáticamente tratando de negarse, de invisibilizarse, argumentando que AQUÍ NO HAY VIOLENCIA, porque NO HAY FEMINICIDIOS. Por ello el machismo yucateco es más violento, porque no ha sido consciente de que existe, de que es un cáncer y de que debe ser erradicado.

AQUÍ LAS MUJERES SI SE SABEN COMPORTAR, pero si no, ME LA DEJAS UNOS DÍAS Y YA VERÁS COMO APRENDE, es una frase muy común, y que se escucha continuamente en todo tipo de conversaciones entre hombres yucatecos. De manera concomitante a ese machismo cotidiano y abrumador, las organizaciones feministas que han surgido en los últimos años NO trascienden a los grupos más vulnerables, ni siquiera son percibidas como una opción para mujeres de ideología conservadora, o que sufren cualquier tipo de marginación. Así, la mayor parte de las mujeres violentadas, con su silencio, perpetúan el mito del Yucatán sin violencia.

El espantoso crimen de Fátima se originó en el abuso sexual, pero, sobre todo, en el enraizado crimen del macho adulto que abusa de niñas menores. Y en pleno siglo XXI, sigue siendo un SECRETO A VOCES que eso es una realidad cotidiana en Yucatán, sobre todo en localidades rurales, donde es común que un hombre adulto abuse sexualmente de sus hijas, en ocasiones incluso con el forzado auxilio de la madre. Decenas de casos semejantes se encuentran en el CAIMEDE, pero muchísimos más se quedan entre las paredes de las casas de poblaciones fuera de la capital estatal. No es raro que este abuso también sea llevado a cabo con varones, y también en ocasiones es realizado por los hermanos mayores.

Laura, la mujer policía y madre soltera que mencionamos al principio, tal vez no esté enterada de todo esto, pero tal vez lo que realmente ocurra es que cierra los ojos ante una realidad demasiado dolorosa para ser aceptada. Tristemente, NO sirve de mucho que estuviéramos a salvo de delincuentes foráneos: el caso es que ya los tenemos aquí, y en gran cantidad, sobre todo hombres violentos y depredadores sexuales.

Entre los muchos errores que se le han señalado al gobernador Mauricio Vila, en este tema queremos destacar el acierto de haber escalado hasta el nivel de Secretaría al antiguo Instituto de Equidad de Género. Darle mayor presencia y poder a las instituciones involucradas en el combate a la violencia de género siempre será importante. Pero, sin duda, no es suficiente. El trabajo, además, no puede quedarse en el ámbito gubernamental: debe involucrar a todas las instancias, de manera sostenida y durante mucho tiempo para comenzar a ver resultados. Lo terrible es que entre nosotros aún ni siquiera ha empezado: creemos los yucatecos seguir viviendo en la pacífica tierra del Faisán y del Venado, cuando en medio de nosotros suceden cotidianamente miles de tragedias, guardadas entre sollozos u ocultas en suicidios inexplicables.  

También te puede interesar: La protesta enérgica única forma de hacernos escuchar

Continuar Leyendo

A propósito de…

La protesta enérgica única forma de hacernos escuchar

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito del hartazgo de nosotras las mujeres frente al exacerbamiento de la violencia en nuestra contra, tanto en la cantidad como en la crueldad con que se manifiesta, me parece que vemos indicios de que la fuerza y la contundencia de la protesta que ha tenido lugar en el país, en general, y en la Ciudad de México, en particular, empiezan a generar cambios, así sean insuficientes, tardíos y a cuentagotas.

Dos feminicidios han consternado a la sociedad en una semana: contra una mujer, por parte de su pareja y contra una niña, sin aclararse hasta el momento de redactar esta colaboración el móvil. En ambos casos la saña es inaudita, el imperio de la sinrazón.

Por supuesto, no me referiré a detalle alguno sobre estos dos casos, hubo quien llegó al exceso de publicar fotografías en un acto de mercenarismo periodístico, en el que prevaleció la lógica mercantil por encima del rigor y la ética; se revictimizó a la familia y se alimentó el morbo.

He leído y escuchado que estos casos no son aislados, sino constantes. Es verdad, los datos de organismos que llevan el registro de la violencia contra niñas, niños y mujeres, son alarmantes. En este espacio hemos dado cuenta de ellos una y otra vez, porque se trata de temas que, junto con las circunstancias de desventaja de las personas con discapacidad, me son especialmente importantes y sensibles, como deberían serlo para la sociedad en su conjunto.

¿Y si estos hechos lamentablemente no son la excepción, por qué estos dos casos despertaron el interés, la participación, el enojo de la sociedad y una respuesta no vista antes por parte de las autoridades de la Ciudad de México?

Tengo la impresión de que es el efecto de las movilizaciones de los últimos tiempos por parte de las mujeres, que han puesto esta dolorosa realidad en la mira de todos. Independientemente de aquellos que han satanizado las formas de la protesta, que a mí me parecen explicables y hasta necesarias, ante los oídos sordos de quienes tienen los elementos para  poner un alto a lo que explica la multiplicación de los feminicidios: la impunidad.

Contrariamente a lo que hemos visto, por ejemplo, en el Estado de México, que ocupa el número uno en la lista de crímenes en razón de género sin que autoridad alguna tome cartas en el asunto, mucho menos el gobernador – ¿hay gobernador en esa entidad o es un holograma que proyectan en los actos públicos? – en la CDMX se involucraron las dos más altas autoridades en materia de justicia, la jefa de gobierno y la fiscal.

Es la primera vez, en más de un año de gobierno, que Claudia Sheinbaum y Ernestina Godoy  intervienen personalmente, aunque no se trata de los primeros casos, ha habido muchos en lo que va de la actual administración. Insisto en que es el resultado del tamaño y la contundencia de la protesta de las mujeres.

En materia de feminicidio, de maltrato, de abuso sexual, de acoso, es fundamental que haya castigo, porque si este problema ha escalado en todo el país, es porque no hay consecuencias para los perpetradores. Lo pueden hacer una, dos, diez, treinta, cien veces y seguir con su vida sin siquiera el temor de ser atrapados porque saben que eso no sucederá.

La presencia de estas dos autoridades, mujeres por fortuna y por ello con una mayor sensibilidad ante el tema, manda una señal: en la Ciudad de México se van a aplicar todos los recursos en la investigación, la búsqueda y el enjuiciamiento de los feminicidas. Esperemos que no se trate únicamente de apariencias, sino de una verdadera convicción. 

Siempre me ha asombrado la inmovilidad social y de las instituciones frente a la desaparición de mujeres, niñas y niños. ¿Por qué no estamos todos exigiendo y participando en su búsqueda?, me pregunto cada vez.

Hay quienes no aprueban el cariz de las movilizaciones, pero es el reflejo de la desesperación. Mueren mujeres y niñas, sin que a nadie parezca importarle. Hay cientos, miles de familias que llevan años buscando a una hija. Es bien sabido que la policía y los ministerios públicos desdeñan las denuncias por desaparición,  inventan teorías para no hacer su trabajo.

Cuando se trata de violencia de género, de abusos sexuales, de acoso, revictimizan a quienes denuncian, banalizan las acusaciones y dejan en la indefensión a quienes acuden en busca de protección. ¿Cuántos casos hay de mujeres que tras el menosprecio de quienes tienen la  obligación de cuidarlas se ven obligadas a regresar junto a quien las volverá a agredir, con mayor brutalidad?

La reacción del gobierno local no es espontánea sino el efecto de la visibilización que, sobre el tema de la violencia de género, han logrado las mujeres con  marchas, con pintas, con gritos, con quemas, con  insultos, con tomas de escuelas, para expresar la impotencia de décadas, de siglos. Al parecer, es la única forma de que se nos escuche.

Quienes tienen en su mano que este tipo de protesta cese o adopte la “corrección política” son justamente las autoridades que están obligadas a atender con eficacia, con seriedad, con compromiso, un problema social de tales dimensiones.

Lamentablemente, es algo que no parece estar en el panorama del presidente López Obrador, quien mantiene su discurso sobre modificar el comportamiento moral de la sociedad. Es un buen deseo de largo plazo de su parte, pero mientras tanto ¿cuántos feminicidios tendrán que pasar antes de que el Estado acate la responsabilidad de cumplir y hacer cumplir la ley?

También te puede interesar: Los incómodos feminicidios

Continuar Leyendo

Editorial

El derecho al Fuego

Otto Cuauhtémoc Castillo González

Publicado

en

El Fuego tiene la propiedad de hipnotizarnos. Podemos ver la llamita bailar y bailar en completa concentración sin mayor dificultad. Tan fuerte y misterioso es su velo que hasta Heráclito de Éfeso determinó que el fuego es la primera materia y la primera fuerza. Su filosofía tenía la idea central de la lucha indisolube de contrarios, una protoconcepto de la dialéctica marxista.

En cierto sentido, el fuego tiene una suerte de purificación.

Las raíces socioculturales profundamente misoginas y machistas de México aún siguen persistiendo en el 2020. Esto es evidente desde la negativa de un amplio sector que se niega y horroriza del uso de un lenguaje incluyente y no sexista, hasta la perpetración de los crímenes en razón de género más perturbadores.

Esta semana muchas personas nos levantamos con la noticia de Fátima, víctima de violencia de género a los 7 años. Fátima fue secuestrada, torturada y asesinada. México, machista hasta los huesos, revíctimiza a la madre de familia que llegó 20 minutos tarde por su hija, en vez de focalizar la atención en la persona agresora y el sistema sexista que mantiene y reproduce la violencia. Muchas personas volvimos a sentir la desesperanza de estar viviendo en un Estado de Derecho inservible, en un país roto de la médula hasta la esperanza. El desasosiego, el miedo y la indignación ya son una constante.

Slavoj Žižek, citando a Frederich Jameson, afirmó que es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo, horizonte y origen que comparten todas las violaciones de derechos humanos. Dicho de otro modo, parecierá más sencillo -y más realista- aniquilar todas nuestras estructuras que reformarlas.

El presidente (inusualmente, con mínusculas) durante la mañanera ha pedido a las feministas que no pinten las paredes y las puertas, dando a entender que “no son las formas” de exigir la efectividad de los derechos. Se atrevió a publicar un decálogo estéril en contra de la violencia de género cuando en su propia administración se recortó el presupuesto para refugios a mujeres víctimas de violencia.

Pintar paredes y puertas es lo menos. El presidente y muchísimas personas no entienden que no existe objeto ni manifestación artística, pintura, escultura u obra arquitéctonica, que sean más valiosas que la dignidad humana. Los daños y destrucción de éstos no son más que una respuesta ante la indignante situación que atraviesa el país, y que afecta especialmente a las mujeres.

Regresando a las “formas” de exigir los derechos, José Martí, el Apóstol cubano, durante un brindis celebrado en honor del periodista Adolfo Márquez Sterling, el 21 de abril de 1870, en los altos del restorán El Louvre, de La Habana, exclamó: Los derechos se toman, no se piden; se arrancan, no se mendigan.

Es necesario quemar todo. Están en su derecho. Empecemos, por supuesto, por el lenguaje. Continuemos por el sexismo. Terminemos, claro, por quemar todo.

También te puede interesar: Yucatán 2020, grupos emergentes en los avatares políticos

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS