Conecta con nosotros

LA VISIÓN DE CARONTE

La pesadilla de ser despreciado en tu propio país

Miguel II Hernández Madero

Publicado

en

México es y seguirá siendo racista, incluso contra sus propios hijos. Más allá del concepto de “pureza de razas” (aunque parezca increíble, aún existen quienes lo sostienen), que desemboca en actitudes xenofóbicas (o sea, todo lo malo proviene del exterior), es necesario puntualizar que todos somos inmigrantes o descendientes de inmigrantes.

No es necesario remontarse al pasado que se pierde en la noche de los tiempos, hablando de las grandes migraciones que irrumpieron en América, o cuando millones de personas fueron sacadas contra su voluntad de África, para regalrlas por el mundo. No, no se trata de ello. Hablemos de los movimientos poblacionales del siglo XIX, toquemos ese tema más cercano y veremos cómo la gente iba de un lugar a otro buscando mejores condiciones de vida, sea por razones políticas, económicas, sentimentales, etc.

Sin embargo, en el siglo XX empezó un problema que se ha ido agudizando hasta llegar a los extremos en este siglo XXI, de convertir en criminales a los inmigrantes. La palabra de “ilegal”, se toma como equivalente a “criminal, delincuente”,  por lo tanto  a los migrantes se les considera sin derechos, sujetos de abusos, porque de todos modos, no tienen a quien acudir.

Y la pesadilla del migrante “ilegal”, (el delito que lo lleva a la ilegalidad es penetrar a un país sin la visa correspondiente) no ocurrirá solamente al ser aprehendido por las autoridades correspondientes. Su mismo viaje es un sendero lleno de espinas, huyendo de todo, soportando malos tratos para no ser descubiertos y si acaso busca un trabajo para completar su viaje, es mal pagado, en malas condiciones y sin ninguna garantía.

Pero eso no ocurre sólo en los Estados Unidos, estamos hablando del trayecto, es decir, de la dura empresa que representa para los centroamericanos el atravesar México, país que reclama el respeto para los migrantes en el vecino país del norte pero que lamentablemente maltrata a los ilegales que penetran su frontera sur para tratar de llegar por diversas vías hasta el “sueño americano”.

Y también nuestros connacionales lo sufren en territorio nacional, donde son desplazados o deben migrar en busca de salirse de su penuria estructural, pero esto muchas veces se convierte en pesadilla, al enfrentarse a una situación de pobreza, igual o peor de la que huyeron, pero con el agravante de que lo hacen lejos de su hogar, lejos de los suyos, aunque estén en el mismo país.

Un migrante que busca cruzar México para llegar a la frontera norte y de ahí brincar a los Estados Unidos, difícilmente tendrá el dinero necesario para subsistir, muchas veces se emplean en labores temporales para ir sosteniendo su travesía, que termina en la frontera norte, o tirado en el desierto del lado norteamericano o como presa de los coyotes de “dos patas”. Además son víctimas propicias para la delincuencia, sabiendo que nadie los reclamará.

Eso ocurre desde este lado de la frontera, pero ¿y en Estados Unidos? Como decíamos, la pesadilla continúa, no termina al cruzar los límites de ambos países, pues nuevamente hay que mantenerse  a salto de mata, sin poder reclamar un pago justo por el trabajo realizado y viviendo donde se pueda, siempre con riesgo de perderlo todo si son detenidos en alguna redada, después de lo cual son criminalizados.

La pregunta insistente es: ¿qué los priva de todos los derechos?, tanto allá del otro, como aquí en México, no es raro encontrar a personas trabajando en condiciones similares a la esclavitud, pues son personas invisibles, sin derechos, sin ser ciudadanos. Es una situación que ha existido, seguirá existiendo mientras sigan ellos sin existir para las autoridades. Hasta la próxima.

También te puede interesar: Tiempo de redentores

LA VISIÓN DE CARONTE

En campaña… los tiempos no importan

Miguel II Hernández Madero

Publicado

en

La tercera ola del COVID-19 está cobrando más víctimas cada día, con un aumento de contagios significativos y un polémico horario limitante a la movilidad, cierre de fuentes de trabajo, contracción económica y un panorama cada vez más difícil, pero eso… parece que a nadie le importa.

Autoridades, lejos de asumir responsabilidades y hacer cada quien lo que les corresponde, vemos que las prioridades de muchos están enfocadas a mantener su imagen pública, pensando en un proceso electoral aún lejano (2024), mientras que el ciudadano común, quizá por fastidio o quizá por resignación, muchos acuden a lugares con concentraciones masivas o se niegan a seguir las medidas sanitarias establecidas.

Pero no importa, existen prioridades, por ejemplo, abrir las escuelas el próximo 30 de agosto, aunque en los estados donde se ha realizado, los mismos contagios han obligado a volver a cerrar. Dicho desde Palacio, es necesario que reinicien las clases, (¿?); es un tema difícil, pues al Sistema Educativo Mexicano, con evidentes rezagos hasta antes de la Contingencia Sanitaria, le ha tomado meses poder adaptarse o más bien decidirse a buscar soluciones, pero lamentablemente para todos, no las ha encontrado.

En Yucatán las escuelas públicas desde marzo de 2020 permanecen vacías, con los docentes trabajando desde casa, con jornadas de trabajo mayores a las habituales, pero ejerciéndose el presupuesto que ya está destinado para ello. ¿Se les aplica las reformas de la Ley Federal del Trabajo por teletrabajo?, no en la mayoría de los casos.

¿Y las escuelas privadas? Muchas están cerrando al disminuir su matrícula. La gente ya no tiene trabajo, no hay recursos. El Sistema Educativo está colapsando.

Pero en la educación pública en Yucatán, hay esperanza, pues se designó como nuevo titular de la Secretaría de Educación en la entidad al vallisoletano Liborio Vidal Aguilar, por su “capacidad de gestión”. Es un político con experiencia…, política, que tiene una meta bien definida y es ser Gobernador, no importa qué partido lo postule, está seguro de ganar. La titularidad de la SEGEY le proporciona la pasarela ideal para recorrer todos los municipios yucatecos, realizando una campaña de tres años. Esperemos que las gestiones en la SEGEY, en realidad se enfoquen en levantar el Sistema Educativo en Yucatán y no sólo sean acciones de campaña, a la que van a ir incorporando a un nuevo estilo de panistas, muy diferentes a aquellos de finales del siglo XX y principios del siglo XXI. Aunque no todo está dicho. Falta ver qué hacen los otros aspirantes dentro del PAN, quienes también tienen reflectores y seguramente no dejarán el paso libre tan fácil.

Tres años faltan. Aún no concluyen las administraciones electas en 2018, pero ya inició la cuenta regresiva para el 2024.

Hasta la próxima…

Continuar Leyendo

LA VISIÓN DE CARONTE

No pasa nada…, todo se olvida

Miguel II Hernández Madero

Publicado

en

Foto: Raúl Meléndez

Las elecciones ya pasaron y poco a se disuelve la efervescencia del proceso electoral y en Yucatán los votos favorecieron a los postulados por Acción Nacional, mientras que el PRI vio una de sus peores campañas con derrotas abrumadoras y todo ello enmarcado por un incremento en los contagios por el COVID-19.

La euforia o decepción de los resultados electorales fue superada a escasos cuatro días después de las elecciones, con nuevas restricciones, un nuevo impuesto por realizar reuniones y cierre de negocios, buscando encontrar culpables por el avance de la pandemia en Yucatán.

Todo ese entusiasmo de candidatos y seguidores queda en el pasado, ahora veremos meses difíciles para muchas familias yucatecas, pues de un plumazo aumentó el número de desempleados. ¿Afectará esto a las elecciones siguientes de 2024? No, para nada, faltan tres años y no importa lo que ocurra ahora porque en tres años todo se habrá olvidado.

Lo que ocurra en este y el próximo año no tendrá mucho impacto electoral, la memoria a corto plazo lo borrará y entonces veremos en la carrera por la gobernatura y el Senado de la República a los mismos nombres, pero con escenografías diferentes, con sonrisas aún más ensayadas y, lo peor, con seguidores que van a creer y volverán a confiar.

Pero quizá no olviden aquellos que perdieron a familiares, amigos por el COVID-19, o se quedaron sin bienes materiales, o quienes debieron abandonar estudios porque su familia ya no podía costearlo. De esos ciudadanos, muchos no van a olvidar, pero también para eso hay solución: encontrar culpables, o cambiarse de camisetas, de colores y banderas de partido. Eso les funcionó muchos y perjudicó a otros.

Estas elecciones mostraron muchas cosas, se pueden dar muchas lecturas, pero hay un aspecto en particular que no se debe perder de vista: el PAN se fortaleció con la división del PRI, pues muchos inconformes abanderaron las campañas de otros partidos.

Otro aspecto que quedó en evidencia es que Yucatán sigue siendo bipartidista, pero con un cambio de colores. Ya no es PAN y PRI, ahora vimos cómo se convirtió en Acción Nacional y Morena, con un tricolor desmadejado, sin rumbo y sin saber a ciencia cierta qué hacer para recomponerse.

Pero por encima de todo, antes de pensar en reconstruir un partido, sea cual sea, lo más importante es enfocarse en reconstruir el estado, con una auténtica política de Estado, con una auténtica poliarquía (que busque y encuentre un auténtico equilibrio de Poderes), únicamente así se podrán reducir los índices de pobreza, desempleo, inseguridad y depresión que tanto afligen a los yucatecos.

¿Será posible que las autoridades que tomarán posesión en septiembre próximo generen cambios positivos? Difícil, pero los ciudadanos aún tenemos esperanza. Ojalá que la segunda mitad de este sexenio no se convierta en una pesadilla.

Hasta la próxima…

Continuar Leyendo

LA VISIÓN DE CARONTE

La tragicomedia de las elecciones

Miguel II Hernández Madero

Publicado

en

Las campañas políticas cierran con cifras alegres, discursos triunfalistas y aplausos, que distraen la atención de un país donde la muerte se pasea y el ciudadano espera en silencio y resignación frente al desinterés de la clase política que hace promesas sin saber cómo cumplirlas, pero no pasa nada: llegamos al tiempo de las elecciones.

El próximo domingo tendremos nuevamente el cumplimiento de un viejo ritual en la vida política del país. Veremos acarreos, descalificaciones de resultados, proclamaciones de triunfo y revanchismo, mucho revanchismo, como válvula de escape de viejos rencores acumulados. Pero esto no nada nuevo; en mayor o menor medida lo vemos en cada ciclo, el problema es que tenemos un proceso electoral intermedio en uno de los peores escenarios que se pudo haber imaginado, con una pandemia que sigue cobrando vidas (más de un cuarto de millón de muertes, según las cifras oficiales y una cifra de contagios al alza).

Además, las perspectivas de desempleo, persecución fiscal y caída del poder adquisitivo es una constante. El mexicano, considerado entre los pueblos más felices, está sumiéndose en la depresión y los suicidios van en aumento. Yucatán se encuentra con los índices más altos en este rubro. Al recuento de una caótica situación social, nos encontramos con violencia, inseguridad y colapso de los sistemas de salud, donde las medicinas escasean.

Sin embargo, las prioridades son otras y los decretos vienen a resolver las carencias. Ya lo vimos en Yucatán, donde por decreto se estableció que el COVID-19 tiene sus horas y días de contagio, y por lo tanto se restringió la movilidad y se aplicaron medidas cuestionables, que posiblemente se vean reflejadas en las urnas este domingo.

Y después de más un año de confinamiento, en un momento con incremento en los contagios diariamente, nuevamente por decreto llega la solución. El regreso urgente de las clases presenciales, la reincorporación de las actividades y la inobservancia de la sana distancia en los eventos políticos, pues parece que todos los candidatos se sienten inmunes al contagio y esa inmunidad la transmiten a sus simpatizantes, quienes en los cierres de campaña acudieron como si no existiese un mañana, pero lamentablemente para muchos en realidad no les quedarán muchos mañanas después de estos actos de campaña.

¿Suena lúgubre o de mal gusto? No, sólo es la descripción de lo que está ocurriendo entre el desconocimiento, la inoperancia y la falta de sentido común de muchos ciudadanos siguiendo el ejemplo de sus líderes. Parece comedia verlos tan sonrientes, pero en realidad detrás se esconde la tragedia de la que nadie habla y sobre la que tenderán un manto de silencio, culpando a otros, en vez de asumir responsabilidades y encontrar soluciones.

Vivamos este domingo el proceso electoral, pero, sobre todo, cuidémonos para vivir muchos más días y luchar por ese Yucatán ideal al que aspiramos, dentro de un México que anhelamos.

Hasta la próxima…

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS