Conecta con nosotros

Estilo de vida

Mejorando el futuro de los jóvenes

Avatar

Publicado

en

La violencia, el abandono y las adicciones son una de las principales causas que ponen en peligro los hogares de muchos adolescentes en Mérida, debido a esto han surgido varias asociaciones que luchan por el bienestar de estos jóvenes, una de ellas es la Comunidad de Restauración Integral del Adolescente (CRIA), una casa hogar que resguarda a menores en situación de vulnerabilidad y remitidos por la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia (PRODEMEFA), mientras se soluciona su situación legal.

La asociación nace pensando en los adolescentes que se encuentran cumpliendo una sentencia por un delito menor, o los que son víctimas de violencia, para ser atendidos a través de un modelo basado en la educación, salud integral, formación laboral y valores que ayudan a la reinserción social de los jóvenes.

CRIA tiene como misión, facilitar a los jóvenes varones, herramientas que los ayude a tener una mejor calidad de vida, las cuales rompan con los paradigmas de la miseria, pobreza y las adicciones. Actualmente, se atiende a 12 jóvenes de entre 12 y 17 años, quienes gozan de hospedaje, comida, vestido, calzado, medicina, educación y formación laboral.

La institución invita a las personas a conocer sus labores y ver las necesidades que se requieren atender, para que más jóvenes puedan disfrutar de una vida significativa en un ambiente seguro y saludable que les permita formarse de manera personal y profesional.

Se aceptan cualquier tipo de donativos como ropa, zapatos, despensa, material de aseo, vales de gasolina, etc. CRIA se encuentra atrás de la fábrica Mimiel, a un costado del Seminario Menor en la Colonia Chichí Suárez. Para más información, puede comunicarse al 9999007591

Estilo de vida

Ximena Sariñana venderá su ropa para apoyar a músicos afectados por la cuarentena

Avatar

Publicado

en

Ante la gran afectación que está sufriendo la industria musical a causa de la pandemia del COVID-19, la cantante Ximena Sariñana no ha querido quedarse con los brazos cruzados.

Conmovida por los músicos y sus equipos de trabajo que se encuentran desempleados debido a la medida sanitaria de cancelar eventos masivos para evitar la propagación del virus, Sariñana lanzó la iniciativa #Volveremosatocar en la que pondrá a la venta algunas de las prendas icónicas de su trayectoria.

A través de la plataforma de venta y compra de segunda mano GoTrendier México, la también actriz ofrecerá para la venta un total de 150 piezas de vestir utilizadas en giras, discos y videoclips que le han dado un estilo único. El 100 % de lo que se recaude será destinado a este sector.

A través de un pequeño video, la tapatía reiteró en sus redes sociales que “todo lo recaudado será para apoyar a la gente que hace posible que los conciertos sucedan, más allá de los artistas. ¿Quiénes son ellos? Ingenieros, técnicos, staffs, community managers, fotógrafos, todos aquellos en producción que hacen posible nuestro trabajo”.

Como muestra de la positiva respuesta que está obteniendo la iniciativa, GoTrendier México anunció que donará a esta causa el 100% de las comisiones generadas por esta venta a favor del gremio artístico.

Cabe recordar que no es la primera vez que Ximena pone a la venta su clóset en esta plataforma. En el 2018 lo hizo para poyar al Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza; y lo repitió en el 2019 para apoyar a la organización Pronatura en el cometido de reforestar el Valle de México.

En esta ocasión, la intención de Ximena Sariñana es poder sumar a otros personajes del medio en el proyecto #Volveremosatocar y así reducir un poco el alarmante desempleo que la pandemia le dejará al país.

Continuar Leyendo

Estilo de vida

LA LATINA QUE REVOLUCIONÓ LA HIGIENE PERSONAL

Lupita Sol

Publicado

en

Guadalupe Hernández, estudiante de enfermera de origen latino, inventó el gel antibacterial.

El gel antibacterial es una de las primeras imágenes que llega a nuestra mente al rememorar la epidemia de la influenza H1N1 del 2009. Con la pandemia del COVID-19 (coronavirus), ese producto se ha vuelto un insumo básico en hogares y empresas debido a las medidas de higiene personal sugeridas por las autoridades sanitarias en el mundo.

Y es que se trata de un producto accesible, que cubre las necesidades de higiene de manera eficaz y rápida: cabe en cualquier mochila o bolso, por lo tanto es fácil de transportar y de usar. Pero no siempre ha sido así: fue Guadalupe Hernández, enfermera de origen latino, quien revolucionó el rubro de la salubridad al inventar el antibacterial en gel en 1966.

En aquella época, la entonces estudiante de enfermería, nacida en Bakersfield, California, Estados Unidos, observó que el alcohol en gel podría mejorar las prácticas de higiene de las personas que no tenían acceso al agua y al jabón.

Entonces creó una solución con alcohol de entre el 60 y 65%, capaz de matar el 99.9% de las bacterias de las manos. Al inicio el producto era utilizado únicamente en hospitales locales, pero al ver la popularidad del mismo, Hernández optó por patentar su invento. En 1988 se comenzó a vender gracias a empresas como Purell y Gojo.

Sin embargo, el verdadero “boom” del gel fue en el 2009, precisamente con la epidemia de influenza H1N1, cuando las ventas tanto de ese artículo como de toallitas antibacteriales, se disparó un 70%. A partir de esa época, múltiples empresas comenzaron a ofrecer ese producto en distintos tamaños, colores e incluso con aromas.

Continuar Leyendo

Estilo de vida

A todos nos está sucediendo algo

Reyna Gómora

Publicado

en

No estás solo, no estás sola

Los eventos fortuitos, necesariamente implican un cambio en la vida, en nuestras vidas. La pandemia nos ha retraído, forzadamente nos llevó al centro de nosotros mismos, a ese lugar inexplorado para muchos, invisible para otros e inadmisible para quien tiene temor de sentir su propia fragilidad.

A todos nos coloca en una posición vulnerable observar ese lugar que no deseamos tocar, que por lo común evitamos y al que socialmente no se le da acceso porque se ha convertido en “debilidad”. Y en este mundo moderno, lo débil no es bienvenido, demanda “fuerza”, “poco acceso a lo emocional”, y una constante dosis de “alegría” o “regocijo”.

Ninguna emoción es permanente, ni la alegría que se quiere forzar a pesar de los pesares, ni el miedo que ahora nos trastoca en lo más profundo de nuestro ser, y que no sólo significa el miedo al cambio, a lo que se mueve a una velocidad desconocida, sino un miedo a morir, un miedo a la muerte creado socialmente. Muerte que puede ser vista como amiga de la vida, como su gemela complementaria, la que nos muestra una de las pocas visitas que es segura, y que no podremos evitarla. Quizá esa misma idea es la certeza que hoy asusta más.

Las medidas sanitarias nos invitan a resguardarnos en ese lugar que es o debería de ser el lugar más seguro: nuestro hogar. Y otro aún más importante: nuestro interior, nosotros mismos. Y sin embargo, para algunos, su casa es un infierno y para otros, su cabeza, su cuerpo, su sentir resulta insoportable.

Pero debe tenerse claro que los seres humanos hemos desarrollado diferentes estrategias para evitar contactar con las emociones que no son placenteras: el miedo, el enojo, la tristeza, y no así para dar la bienvenida a las que nos generar bienestar, como la alegría y el afecto.

El coronavirus coloca frente a nosotros el apremio de sentir eso que hemos evitado. Las medidas sanitarias actuales nos colocan en una posición nueva, nos toca conocernos. Ante el miedo hay dos reacciones biológicas, sanas: huir o atacar.  El presente, no nos permite huir, ¿a dónde? estamos en cuarentena.  Atacar ¿a quién? no hay nada ni nadie a quien responsabilizar de esto. Sin embargo surgen ataques a quien sea posible: a los cercanos, a las autoridades, a los enfermos, al cuerpo médico, etc.  Muchas de esas conductas tienen como base el miedo, miedo que  para algunos es imposible sentir, para otros es inaplicable expresar, y para otros es sencillamente inverosímil  reconocer.

No es sencillo vivir el momento actual que nos coloca en una posición en la que reconocer que somos relacionales y necesitamos del otro, de los otros, es vital.  Eso no nos hace dependientes, nos hace humanos. Resulta difícil reconocer y aceptar que el otro o la otra nos necesita para no morir. Así que hoy, la invitación es a ser capaces de identificar y saber preguntarnos esto: ¿Qué estoy sintiendo? Y ¿Qué necesito? ¿Ayuda profesional? Hay muchos colegas apoyando gratuitamente. Hay varias opciones de tutoriales y clases gratuitas de diferentes disciplinas obsequiando conocimientos. ¿Necesitas estar contigo, conocerte?  Adelante, haz de tu hogar tu refugio, es momento de adecuarlo a tu gusto. ¿Ayuda por violencia?  No lo dudes, acércate a las instituciones y organizaciones civiles que están apoyando los crecientes casos de violencia hacia las mujeres y niños principalmente. ¿Introspección?  Maravilloso, el arte es un gran aliado, la música,  la escritura, el dibujo, el cine, el teatro, estar contigo en silencio.

Sólo tú tienes la respuesta, escúchate, es un buen momento para detenerte, para bajar el ritmo y para encontrarte contigo. Si no te es posible hacerlo a solas, acércate a los especialistas y serás bienvenida o bienvenido. Hoy está creciendo en muchos aspectos nuestra humanidad y nuestra solidaridad. La vida nos da la oportunidad de crecer, tú decides si quieres tomarla.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS