Conecta con nosotros

Apuntes librescos

La Reina del Crimen

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

Centenario de su primera novela: El misterioso caso de Styles

Rolando Bello Paredes

El 12 de enero de 1976, a la edad de 85 años, falleció la Reina del Crimen, Agatha Mary Clarissa Miller, más conocida como Agatha Christie. El Libro Guinness de los Récords ha calificado a Christie como la “novelista que más obras ha vendido de todos los tiempos”.

La escritora británica publicó su primera novela, El misterioso caso de Styles, hace cien años, en 1920, en la que hizo su aparición su famoso detective belga, Hercule Poirot o Hércules Poirot.

Luego publicó El misterioso señor Brown, en 1922, con una nueva pareja de detectives, Tommy y Tuppence Beresford; y después, su tercera novela, Asesinato en el campo de golf, en 1923, tuvo nuevamente a Poirot como protagonista; y así más de 80 títulos, todos exitosos. Otro de sus elogiados personajes es Jane Marple o Miss Marple, que apareció en Srta. Marple y trece problemas (Miss Marple an the thirteen problems).

Algunos de sus aclamados libros: Cinco cerditos, Diez negritos, Asesinato en el Orient Express, Muerte en el Nilo, El caso de los anónimos, Un cadáver en la biblioteca, Pudding de navidad, Telón, Un crimen dormido, El tren de las 4:50, Tres ratones ciegos, Maldad bajo el sol, Navidades trágicas.

Diez negritos es la novela de misterio “más vendida de la historia y es considerado uno de los libros más vendidos de todos los tiempos”.

Su obra de teatro La ratonera, se estrenó en 1952 y sigue representándose a la fecha.

En El misterioso caso de Styles, Christie describe a al detective belga:

– “Poirot era un hombrecillo de aspecto fuera de lo corriente. Mediría escasamente 1.60 de altura,  pero su porte resultaba muy digno. Su cabeza tenía la forma exacta de un huevo y acostumbraba a inclinarla ligeramente hacia un lado. Su bigote era tieso y de aspecto militar. La pulcritud de su atuendo era casi increíble; dudo que una herida de bala pudiera causarle el mismo disgusto que una mota de polvo. Sin embargo, este curioso hombrecillo, que, por desgracia, y según pude observar cojeaba ligeramente, había sido en sus tiempos uno de los miembros más destacados de la policía belga. Como detective, su olfato era extraordinario, y había obtenido resonantes éxitos ventilando algunos de los casos más desconcertantes de la época”.

En el prefacio de Srta. Marple y trece problemas, su autora dice:

“Estas historietas fueron la primera introducción de la señorita Marple al mundo de los lectores de relatos policiacos. La señorita Marple tiene una ligera semejanza con mi propia abuelita, es también una anciana blanca y sonrosada quien, a pesar de haber llevado una vida muy retirada, siempre ha demostrado tener gran conocimiento de la depravación humana.

– “Yo siento predilección por ella. Creo que lo suyo son historias cortas; le van mejor a su estilo. Poirot, en cambio, necesita todo un libro para desplegar su talento”.

Sobre la publicación de la novela Telón, última del detective belga, Wikipedia informa que “Poirot es el único personaje de ficción del que se ha dado un obituario en el New York Times, el 6 de agosto de 1975:

“Hercule Poirot Is Dead; Famed Belgian Detective; Hercule Poirot, the Detective, Dies” (“Hércules Poirot está muerto; afamado detective belga; Hércules Poirot, el detective, muere”)”.

Mi hermana Ofelia, maestra de español y literatura, es fiel lectora y admiradora de la obra de Agatha Christie. Posee la colección de los más de 80 títulos de la Reina del crimen (muchos de ellos, ya de colección, porque se trata de la afamada serie “Selecciones de Biblioteca de Oro de la Editorial Molino”, de España). Le pedí, para estos Apuntes Librescos, dedicados a Agatha Cristie, algún recuerdo. Me dijo:

– “Nuestro Papá me la presentó, a todos, de sobremesa en casa, contándonos el principio de El Asesinato de Rogelio Akroyd”, y cuando le pregunté el final, me dijo a mí (de 13 años de edad): léela. Tú –el autor de esta columna- tenías 4 años, y Lupita 8. Creo que empezó a llegar a La Literaria una remesa de novelas de mi admirada escritora, porque papá compró algunas y otras se las prestaba el Dr. Lorenzo Fuentes. Conocí a Hércules Poirot, me pareció un personaje que marcó mi vida con su “orden y método“, hasta la fecha no permito que haya NADA de nada en mi sala-comedor.

– “Nunca volverá a haber otra Agatha Christie, con su estilo tan personal, y hubo una época que se decía que sus novelas (que se vendían en todo Reino Unido en las estaciones de trenes) solo eran superadas por la Biblia y las obras de Shakespeare.

– “Como fuera, marcó un estilo y suspenso, porque Poirot te hacía creer que todos los personajes podían ser el asesino y por una palabra o un detalle nimio, sus portentosas células grises le decían quién era el culpable. Me enfoco en Poirot, cuando en realidad él no existió, todo es la creatividad, inteligencia y estilo inimitable de mi querida Agatha, que creó a estos dos y a un matrimonio joven Tommy y Tuppence que no pegaron y solo los implantó en 3 novelas de recién casados, ya cuarentones y por último de tercera edad. Solo Agatha podía hacer esto. La admiro, le agradezco, NADIE como ella. Escribió tantas y tantas novelas y cuando yo pasaba días difíciles en mi vida personal, releía una novela de ella y mi espíritu se tranquilizaba.

– “Agatha Christie nunca lo supo, pero yo fui su ¡fiel amiga, seguidora y admiradora por siempre!”.

Libros por la Independencia. El año próximo se cumplirá y celebrará en México, el aniversario número doscientos de la “consumación” de la Independencia nacional.

La Secretaría de la Defensa Nacional publicó en su Archivo Histórico 2010, la ficha “Aniversario de la Consumación de la Independencia (27 de septiembre de 1821)”:

– “La consumación de la independencia mexicana se realizó, cuando el Ejército de las Tres Garantías o Trigarante, hizo su entrada a la ciudad de México, el 27 de septiembre de 1821.

“El gobierno virreinal había enviado al Coronel Agustín de Iturbide a combatir a Vicente Guerrero, en el sur del territorio novohispano, pero ante la imposibilidad de derrotarlo, y convencido que no era necesario más derramamiento de sangre, para sostener un reinado trasatlántico en América, propuso conciliar a las fuerzas en pugna y declarar la independencia. Comenzó a entablar contacto con dicho personaje. Después de entrevistarse en Acatempan, Gro., ambos jefes se pusieron de acuerdo, y se proclamó el Plan de Iguala, el 24 de febrero de 1821, que prometía una independencia inmediata, un monarquismo a favor de Fernando VII y tres garantías: Religión, Unión e Independencia, sobre las que se fundaba el nuevo país. Además, se formó el Ejército Trigarante, con fuerzas insurgentes de Guerrero y las tropas realistas de Iturbide, fuerza armada que fue creciendo rápidamente, con las unidades realistas que desertaron de las filas virreinales, para unirse a las trigarantes.

“Meses más tarde, Iturbide se reunió con el último virrey, don Juan O´Donojú, con el que firmó el Tratado de Córdoba, Ver., el 24 de agosto de 1821, que reconoció el fin de la dominación de España y establecía, como forma de gobierno, la monarquía constitucional.

“El Ejército de las Tres Garantías entró a la ciudad de México, el 27 de septiembre de ese año, en medio de los vítores y la algarabía popular, ya que se enarbolaban las principales divisas del pacto de independencia, lo cual significaba el fin de una larga guerra de insurgencia y la consumación de la independencia de México”.

        Entre otras actividades conmemorativas del aniversario, que iniciarían en 2020, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la publicación de libros: “21 títulos de historia, ensayo y literatura mexicana, que se repartan uno por mes, a partir de este enero y hasta septiembre de 2021”. Citó algunos títulos:

Los bandidos de Río Frío, de Manuel Payno. Noticias del imperio, de Fernando del Paso. El laberinto de la soledad, de Octavio Paz. La región más transparente, de Carlos Fuentes. Los de abajo, de Mariano Azuela. Pedro Páramo, de Juan Rulfo. La noche de Tlatelolco, de Elena Poniatowska. El libro rojo: 1520-1867, de Vicente Riva Palacio, Manuel Payno, Juan A. Mateos, Rafael Martínez de la Torre (y con “amplificaciones” de Ángel Pola, en el tomo II).

Es buena idea, a la que podrían sumarse las entidades culturales del gobierno estatal y las universidades e instituciones de educación superior de la entidad.

Novela negra. En España se anunció para este 2020, la nueva novela negra, del italiano Andrea Camilleri (fallecido el 17 de julio de 2019 -ver Informe Fracto, Apuntes librescos, 31 julio 2019).

Del creador del Comisario Salvo Montalbano, se leerá la novela Km 123. El portal “Librotea” del diario español El País, informó:

– “La novela arranca con un móvil apagado. Ester es la que llama; quien no responde, Giulio, que acaba de ser trasladado al hospital en estado grave a causa de un accidente en el kilómetro 123 de la Vía Aurelia de Roma. Sin embargo, quien conectará el teléfono es Giuditta, la mujer de Giulio, quien lógicamente no sabe nada de Ester. Podría parecer el inicio de una comedia de enredo, pero nada más lejos de la realidad: un testigo afirma que el accidente de Giulio ha sido en realidad un intento de asesinato, por lo que la investigación será asignada al perspicaz inspector de la policía criminal Attilio Bongioanni, quien deberá enfrentarse a un caso en el que nada es lo que parece. Un thriller muy inteligente, rápido, de múltiples voces que nuca dan respiro y que sumergen al lector en una trama endiabladamente hábil para disfrutar de principio a fin y que confirman, una vez más, a Andrea Camilleri como el maestro de la novela negra contemporánea”.

No tengo noticia de la publicación en español de la novela póstuma de Camilleri, anunciada al conocerse su fallecimiento, Riccardino, que pondrá fin a la saga de Montalbano.

Librotea, revista especializada del diario El País informó también que “en las próximas semanas y meses llegarán a las librerías una buena cantidad de títulos que nos prometen misterio, intriga y esa ración de oscuridad que tanto nos atrae y nos repele al mismo tiempo”. Relacionó siete títulos:

        – Progenie, de Susana Martín Gijón. El asesino indeleble, de Marcos Nieto Pallarés. Perros de caza, de Jorn Lier Horst. Pequeñas mujeres rojas, de Marta Sanz. Enero sangriento, de Alan Parks. Km 123, de Camilleri. Con el agua al cuello, de Donna León.

También se comunicó que se publicará la primera edición en castellano, de la novela del islandés Ragnar Jónasson, La sombra del miedo (serie Islandia negra 1), cuya promoción dice:

– “En Siglufjordur, un pequeño pueblo pesquero en el norte de Islandia, solo accesible mediante un túnel, todos se conocen y nunca ocurre nada. Ari Thor, quien acaba de terminar la escuela de policía en Reykiavik, es enviado allí para su primer caso. Este sitio ideal en el que nunca pasa nada, es hallado un cuerpo sin vida con indicios de haber sido asesinado durante sus primeros días en su puesto. Empieza así una investigación que cambiara para siempre la vida del joven Ari”.

Son buenas noticias. La mala sería que estas novelas estarán disponibles en España, y a ver cuándo llegan a las librerías meridanas.

Traspunte. “Día franco”, de Carmelo Soldano en El Cuento, Revista de Imaginación, Premio Nacional de Periodismo 1981, número 143, abril-diciembre 1999, ejemplar de aniversario número de 35:

– “En aquellos confines del Paraíso el viajero vio un árbol cargado de pájaros blancos, que tenían no sé qué de melancólicos.

– ¿Quiénes son esos pájaros? –preguntó.

–  Son las almas de los réprobos –le contestaron-. Los domingos tienen permiso para salir del infierno”.

También te puede interesar: Eugenia

Apuntes librescos

“Le haré una oferta que no podrá rechazar”: Vito Corleone

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

Hace cincuenta y un años, el 10 de marzo de 1969, se publicó la novela de Mario Puzo, El Padrino. Tres años después, el 15 de marzo de 1972, se estrenó la película El Padrino, basada en la novela homónima del escritor italoestadounidense.

Sin duda es mejor leer la novela que ver la película, sin embargo ésta causó un estado de admiración en los cinéfilos, al grado que hoy sigue en el ánimo de éstos, al igual que las otras dos partes de la trilogía dirigida por Francis Ford Coppola. En 2002 se le consideró “como una de las 100 películas esenciales de la Sociedad Nacional de Críticos de Cine”.

El padrino es una novela de género criminal escrita por el escritor italoestadounidense Mario Puzo que originalmente publicó una de las mayores editoriales del país conocida como G. P. Putnam’s Sons en 1969. Detalla la historia ficticia de una familia de la mafia siciliana asentada en Nueva York y que está encabezada por Don Vito Corleone, El gran jefe, la cual se convirtió en sinónima de la mafia italiana. La trama transcurre entre los años 1945 y 1955, y también proporciona el trasfondo de Vito desde su niñez, hasta su madurez” (Wikipedia).

Enseguida, unas frases seleccionadas de la novela El Padrino (Ediciones B, Suma de Letras, España, 2003):

“Le haré una oferta que no podrá rechazar” – Esta es la frase inmortal de Don Corleone.

– “Ellas (las mujeres) se creen ángeles del cielo, están convencidas de que los hombres, todos los hombres, irán al infierno por los siglos de los siglos” – El Padrino.

– “La amistad lo es todo. La amistad vale más que el talento. Vale más que el Gobierno. La amistad vale casi tanto como la familia. Nunca lo olvides” – Don Corleone.

– “Nunca digas lo que piensas a alguien fuera de la familia.”- Vito Corleone a su hijo Sonny.

– “Una vez había oído decir a Don Corleone que un abogado, con su cafetera en mano, podía robar más que un centenar de hombres con metralletas” – un personaje,

– “(…) había aprendido del mismo Don el arte de la negociación. “Nunca te enfades. No profieras amenaza alguna. Razona con la gente”. El arte del razonamiento consistía en desoír todos los insultos, todas las amenazas” – un personaje.

– “Los abogados pueden robar más dinero con una cartera, que un millar de hombres enmascarados y con pistolas” – Don Corleone.

– “(…) quiero que sepan que no estoy aquí para discutir ni para convencer, sino para dialogar. Y como hombre razonable que soy, haré cuanto esté en mi mano para que nos despidamos siendo amigos. Les doy mi palabra de que así pienso hacerlo, y aquellos de ustedes que me conocen bien, saben que nunca falto a mi palabra. Ahora, vayamos al grano. Todos nosotros somos hombres de honor, por lo que no será necesario firmar documento alguno. Después de todo, no somos abogados” – El Padrino.

– “El doctor Taza medía un metro ochenta, por lo que era alto para tratarse de un siciliano, y tenía las mejillas coloradas y el cabello blanco. A pesar de su edad, iba a Palermo una vez a la semana para presentar sus respetos a las más jóvenes prostitutas de la ciudad. El otro vicio del doctor Taza era la lectura. Leía cuanto papel caía en sus manos, y luego hablaba de lo que había leído a sus conciudadanos, todos ellos campesinos y pastores analfabetos. Tal vez por eso, la gente decía que el doctor estaba loco. ¿Qué tenían que ver los libros con ellos?“.

Michael Corleone (…) supo que la palabra Mafia había significado, en su origen, lugar de refugio, y que luego que se convirtió en el nombre de una organización secreta creada para luchar contra los poderosos que durante siglos habían manejado a su antojo el país y a sus gentes. Sicilia era una tierra que había sido más maltratada que cualquier otra del mundo“.

– “Si algo nos ha enseñado la historia es que se puede matar a cualquiera.” – Michael Corleone a Tom Hagen.

– “La venganza es un plato que sabe mejor cuando se sirve frío” – Don Corleone.

Antes de morir, las últimas palabras de Don Corleone, fueron: “¡Es tan hermosa la vida!“.

Durante un viaje que realicé por el Distrito Federal y el estado de Tamaulipas, por allá de los años setenta del siglo inmediato anterior, recuerdo la lectura adictiva de esta novela. Así, los kilómetros recorridos por las carreteras mexicanas, resultaron fugaces, pasó el tiempo rapidísimo, casi sin darme cuenta.

Ahora que estamos en “aislamiento social” (casi “arraigo domiciliario”), recomendado por la autoridad  sanitaria del país, les haré, lectores de Informe Fracto, una oferta que no podrán rechazar:

– Leer (o releer) la novela de Puzo, El Padrino.

La cuarentena será leve con la lectura de este libro.

Coronavirus. Ya apareció el primer libro sobre la pandemia del Coronavirus: En tiempos de contagio, de Paolo Giordano. El diario El Español lo criticó desde la “cabeza” de su nota informativa: “Mediocre, obvio y escrito en 15 días. Otro libro basura”. Giordano es autor también de la novela La soledad de los números primo, premio Strega en 2008, que constituye el “máximo galardón literario que se puede ganar en Italia”.

En tiempos de contagio se escribió en menos de un mes, informa El Español, que califica: “Es probable que este texto -breve e indoloro, insignificante- hubiese tenido mucha más cabida en una serie de artículos publicados en prensa que en una obra editada”. Bajo el sello editorial de Salamandra, está disponible en formato digital.

** La Filey 2020 se cancela. Programada para mayo próximo (del sábado 9 al domingo 17), se celebrará en 2021, por la emergencia sanitaria declarada por la SSA (Informe Fracto, 31 marzo 2020).

“¡Quédate en casa!”. Es el reiterado llamado de la autoridad sanitaria del país ante la pandemia del Coronavirus. El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la SSA:

– “Decimos directamente a la sociedad, a todos y cada uno de los miembros de esta república: quédate en casa, quédate en casa, quédate en casa; porque si lo haces tú y lo hacemos todos, es la única manera de reducir la transmisión de este virus. Que quede muy claro, seguirán aumentando los casos y va a haber casos graves y va a haber muertes; lo que se puede lograr es que se retarde la velocidad de contagios”.

** Para aliviar la cuarentena, una propuesta es escribir un diario, un registro de apuntes personales relacionados con la vida en los tiempos del Coronavirus. No es mala idea. Dos escritores españoles, Lorenzo Silva (Si esto es una mujer, Recordarán tu nombre, Lejos del corazón, entre otras novelas) y Juan Gómez-Jurado (Loba negra, Reina roja, Contrato de Dios, alguna de sus novelas), redactan y publican sus respectivos diarios.

El primero, en su portal “lorenzo-silva.com”, su Diario de la Alarma. Y el segundo, en el diario español ABC, su Diario de una Epidemia.

** Sugerencias librescas para pasar la cuarentena:

1. Reina roja y Loba negra, de Juan Gómez-Jurado.

2. Con el agua al cuello, de Donna Leon ($90.00)

3. El sueño de Hipatia, de José Calvo Poyato.

4. Pecado y Las invitadas secretas, de Benjamín Black.

5. La letra escarlata, de Nathaniel Hawthorne.

** Una buena noticia. En el diario Excélsior (31 marzo 2020), la presidenta de El Colegio de México, Silvia Giorguli: “Colmex ha puesto en línea 167 libros electrónicos de su catálogo, entre los que destacan algunos títulos emblemáticos de su colección Historia Mínima, dentro de un repositorio digital en el que también se encuentran otros materiales audiovisuales, para hacer frente a la incertidumbre que ha provocado la contingencia sanitaria por la COVID-19 en México”.

Traspunte. “Sinfín”, de Pedro Durán, en El Cuento, Revista de Imaginación, Premio Nacional de Periodismo 1981, número 143, abril-diciembre 1999, ejemplar de aniversario número de 35:

– “Un hombre se forma tras una larga cola. Desesperado, comienza por eliminar al que está antes de él –sigue con todos los de la fila-. Hasta que otro hombre se detiene a su espalda…”.

Continuar Leyendo

Apuntes librescos

Coronavirus y otros males

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

Para la declaración de que el Coronavirus es una pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró, el pasado miércoles 11 de marzo, entre otras razones, las siguientes (Alocución de apertura del Director General de la OMS en la rueda de prensa sobre la COVID-19 celebrada el 11 de marzo de 2020, en el portal de la OMS): 

1). “A lo largo de las dos últimas semanas, el número de casos de COVID-19 fuera de China se ha multiplicado por 13, y el número de países afectados se ha triplicado”. 

2). “En estos momentos hay más de 118 000 casos en 114 países, y 4291 personas han perdido la vida”. 

3). “Miles de personas más están luchando por sus vidas en los hospitales”. 

4). “En los días y semanas por venir esperamos que el número de casos, el número de víctimas mortales y el número de países afectados aumenten aún más” 

Al viernes 13 de marzo, la OMS informó que se registraba un total de 138,295 casos confirmados y que el número total de muertes ascendió a 5,100. Los países más afectados: China, con 80,945 casos y 3,180 muertes; Italia, 15,113 y 1,016; Irán, 11,364 y 514. 

La OMS les pide a todos los países: a). “Activar y ampliar los mecanismos de respuesta a emergencias”; b). “Comunicarse con las personas sobre los riesgos y cómo pueden protegerse”; c). “Encontrar, aislar, probar y tratar cada caso de covid-19 y rastrear a las personas con las que haya estado en contacto”.

El Coronavirus es el mal del siglo XXI, al menos del principio de la centuria.

Hemos padecido otros males (vendrán, seguramente, más en el futuro). Entre mis Apuntes librescos, reproduzco algunos sobre las enfermedades sufridas por el pueblo maya de Yucatán. Se encuentra en el libro del Doctor en Historia, Sergio Quezada, La colonización de los mayas peninsulares, en la colección “Biblioteca Básica de Yucatán” (Gobierno del estado de Yucatán, 2011):

– “En Yucatán se pueden distinguir tres grandes momentos de las epidemias importadas por los españoles. El primero inició en 1520 con la viruela, que llegó a Veracruz con las huestes de Pánfilo de Narváez. Esta enfermedad (…) llegó hasta Yucatán e infestó a la población indígena de manera generalizada”.

– “Dos décadas más tarde, por 1544, otra enfermedad desconocida en el mundo indígena, importada por los conquistadores y quienes también la padecieron, apareció en el rincón noroccidental de la península. Los registros españoles de la época no dan cuenta de su etiología, pero a juzgar por las descripciones fue particularmente virulenta”.

– “El segundo momento de las epidemias arrancó en 1566 y se prolongó hasta 1580”. El registro: “Una epidemia de etiología desconocidas, peste, viruela, sarampión y tabardillo”.

– “El tercer momento de la historia de las epidemias en Yucatán arranca con el sarampión y el tabardillo en 1590 y concluye con otra epidemia no identificada en 1699”.

Otro apunte se encuentra en el ensayo del Dr. Renán A. Góngora Biachi, La erradicación de la fiebre amarilla en Mérida, Yucatán: una historia de tenacidad y éxito., en la Revista Biomédica (Universidad Autónoma de Yucatán, número 4, octubre-diciembre, 2004):

– “La fiebre amarilla es un síndrome de fiebre hemorrágica ocasionada por un flavivirus, el virus de la fiebre amarilla, y que es transmitido por los mosquitos Aëdes aegypti y Haemagogus. El Popol Vuh, libro sagrado de los mayas quichés, relata que la fiebre amarilla entre los mayas se debe a la constante convivencia con los monos y relata la epidemia de una enfermedad llamada xekik (vómito de sangre) ocurrida entre los años de 1480 a 1485”. 

– “Otros textos sagrados, como el Chilam Balam de Chumayel, Tizimín y Kaua, también describen las epidemias de xekik. Fray Diego de Landa refiere que la primera epidemia en la región ocurrió aproximadamente en 1483-84. Descrita como la “peste”, hubo epidemias de fiebre amarilla en 1569, y 1571-1572. Otras Epidemias de fiebre amarilla ocurrieron en 1648-1650 y en 1699. La fiebre amarilla en Yucatán ya era endémica. Sin embargo tuvo que afrontar cuatro brotes epidémicos más en 1699, en 1715, en 1730 y en 1744”. 

– “El Yucatán del siglo XIX y de principios del siglo XX, tampoco se libraría de esta enfermedad. De 1825 a 1830 se reportaron incremento en el número de casos de Yucatán y para 1858 se consideraba endémicamente importante en Yucatán. En 1905 y 1906, y posteriormente en 1911, hubo nuevos brotes epidémicos de fiebre amarilla, principalmente en Mérida”.

Otro dato. En el ensayo de Wladimiro Rosado Ojeda, Tipo físico y psíquico, organización social, religiosa y política, economía, música, literatura y medicina, en la Enciclopedia Yucatanense, Tomo II (Gobierno del estado de Yucatán, segunda edición, 1977):

– “Es indudable, a juzgar por los cronistas, que los mayas antiguos de Yucatán eran más saludable y vivían más que los actuales. Los estudios antropológicos de su antiguo tipo racial y, por lo tanto, de su constitución, así parecen confirmarlo. Y esto es natural, pues entre otras cosas, la conquista europea aportó a Yucatán como a otras partes de América, varias enfermedades que eran desconocidas antes en las poblaciones de amerindias, como la viruela, sífilis y sarampión (…). La debilitación física del maya actual, desde luego, se debió también en parte al estado de vasallaje en que vivió durante casi cuatro siglos”.

Un dato más. En el ensayo de Ramón Osorio y Carvajal, Historia de la medicina alopática en la época independiente, en la Enciclopedia Yucatanense, Tomo IV (Gobierno del estado de Yucatán, segunda edición, 1977):

– “Viruela. En la época postcolonial hubo dos epidemias cuya cronología está claramente dilucidada, la primera en 1856, constituyendo una verdadera catástrofe para los habitantes de Yucatán, pues hizo desaparecer familias enteras, prolongándose hasta mediados de 1857. En octubre de 1876 se presentó de nuevo, haciendo gran número de víctimas, sobre todo entre la población inculta y menesterosa, prologándose hasta fines de 1887”.

-“Sífilis. Esta enfermedad, conocida en los tiempos de la Conquista con el nombre de bubas, mal gálico o avería, fue introducida en la Península por los conquistadores (…)”.

– “Venéreas. El chancro blando, la blenorragia y la cuarta enfermedad venérea fueron introducidas en la nueva Colonia por los conquistadores, importadas de los lupanares de Europa”.

– “Lepra. “Con respecto a la lepra no parece haber existido antes de la Conquista, pero en la época colonial, en pleno siglo XVIII, constituyó ya un problema para toda la Península, pues en 1785 ya existía en Campeche un lazareto donde se concentraron todos los enfermos”.

Traspunte. “Infalibilidad mutua”, de Benjamín Franklin, en El Cuento, Revista de Imaginación, Premio Nacional de Periodismo 1981, número 143, abril-diciembre 1999, ejemplar de aniversario número de 35:

– “Steele, un protestante, dicen en una dedicatoria al papa, que la única diferencia entre nuestras iglesias en cuanto a la certeza de sus doctrinas es que la iglesia de Roma es infalible y la iglesia de Inglaterra nunca se equivoca”.

————————————————————————-  

Continuar Leyendo

Apuntes librescos

Lecturas de Felipe Carrillo Puerto

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

La información principal en materia bibliográfica de principios de 2020, fue la donación a la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) de más de cuatrocientos títulos de la biblioteca personal de Felipe Carrillo Puerto, que hizo Gaspar Gómez Chacón, el principal editor de la península yucateca.

En el acto de entrega de los libros, Gómez Chacón, destacó que “esta es una gran oportunidad para conocer lo que leía un héroe de la historia, pues a través de sus libros se refleja su personalidad y formación”. Dentro de la colección se encuentran autores socialistas y temas sobre feminismo, laborales, la situación agraria y el reparto de tierras, por mencionar algunos. Informó que los títulos fueron custodiados durante muchos años por Guillermo Sandoval Miramontes”.

Habrá una ceremonia especial en la UADY, anunciada para el 26 de febrero, por la tarde, en el auditorio Manuel Cepeda Peraza, en el edificio central universitario

Los libros donados por Gómez Chacón, quien afirma que algunas de las lecturas de Carrillo Puerto, “fueron conformando su pensamiento y los elementos básicos para una ideología progresista y de avanzada”, son, entre otros, los siguientes:

Memorias de un revolucionario / La conquista del panLa gran revolución, de Pedro Koprotkine.

Los tiempos nuevos / Sociología argentina, deJosé Ingenieros.

La evolución actual del mundo / Ayer y mañana, de Gustavo Le Bon

La Revolución y el estado, de Lenin,

Perlas negras, de Amado Nervo

Así hablaba Zaratustra / Epistolario inédito, de Federico Nietzsche,

Por las mujeres y los niños que trabajan, de Alfredo Palacios

Ariel, de José Enrique Rodó

El contrato social, de Jean-Jacques Rousseau

 – Hombre y súper hombre, de Bernard Show,

Quo Vadis, de Enrique Sienkiewicz

 – Vida y trabajo, de Samuel Smiles,

La guerra y la paz / El hombre libre, de León Tolstói.

El profesor emérito de la Universidad Heidelberg (la más antigua de las alemanas, creada en 1386), Manuel Sarkisyanz, fallecido en 2015, fue uno de los principales estudiosos de la vida y obra de Carrillo Puerto. Su obra, Vom Wirken und Sterben des Felipe Carrillo Puerto, des roten Apostels der Maya Indianer. Zur politischen heiligenlegend im revolutiondren Mexiko (Sobre el trabajo y la muerte de Felipe Carrillo Puerto, el apóstol rojo de los indios mayas. Sobre la leyenda política de los santos en el México revolucionario, en traducción libre), se publicó en 1991.

Luego tuvo otras dos ediciones. Una, en 1995, bajo el sello editorial de LIII Legislatura del Congreso de Yucatán; y otra, en 2003, promovida por la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, que incluyó un suplemento: El apóstol rojo de los maya. Mr. Gilbert Joseph, y la Asociación Norteamericana de Historiadores: Una desmitificación de un “Desmitificador”, de Manuel Sarkinyanz.

De la tercera edición, bajo el título Actuación y muerte del apóstol rojo de los Mayas, Felipe Carrillo Puerto, reproduzco algunos datos del capítulo “Politización inicial de Felipe Carrillo”:

– “Lo que condujo a Felipe Carrillo a los escritores socialistas fue su esfuerzo primario a favor de los mayas… Había que redimirlos. Pero eso le exigía (los) mejores años de su juventud en prepararse para la lucha… preparación oscura y solitaria… Parece que acopia de las lecturas circunstanciales de años, de cuanto estaba a su alcance, Felipe Carrillo adquirió conocimientos sobre Tolstoy, Kropotkin y Marx… Durante su época de trabajo como carretero, acostumbraba a visitar una y otra vez la biblioteca que su amigo, el filántropo hacendado de Sacapuc (a pocos kilómetros de Motul), don Alonso Patrón Peniche, había organizado para su peones… Se ha podido confirmar que leía allí o se le prestaban los libros… razonamientos muy posteriores del ´Decálogo Rojo´ de Felipe Carrillo se encuentran ya en la ´Exposición de los principios éticos´ de (Harald) Hoeffding –y parece que los inspiraron…”.

En una nota de “referencia a fuentes” de su obra, el profesor Sarkisyanz, apunta:

– “Algunos conceptos atribuidos a Felipe Carrillo en el ´Decálogo Rojo´, parecen encontrarse ya en A. Vessiot, ´Diálogos socráticos sobre moral´… uno de los títulos de aquella biblioteca de Sacapuc. Entre los otros libros de esta colección usada por Felipe Carrillo se encontraban los de G.D. Azcarate, ´Concepto de sociología y un estudio sobre los derechos de la riqueza´…, Ellen Key, ´Amor y Matrimonio´ sobre la emancipación de la mujer y la clásica obra de Henry George, ´Progreso y Pobreza´ sobre la reforma agraria, pero también Karl Kautsky, el marxista ´revisionista´, su publicación sobre derechos de obreros y hasta una versión castellana de la obra alemana del ´socialista de Cátedra´ Gustav von Schmoller, ´Política social y economía política con una perspectiva ética de economía como ciencia´. No faltaba Samuel Smiles ´Vida y Trabajo o caracteres peculiares de los hombres según su laboriosidad, cultura y genio´, libro particularmente ´saboreado´ por Felipe Carrillo –según comentario de su puño y letra (en otro ejemplar)”.

La Biblioteca Central de la UADY se enriqueció con los libros donados por el Lic. Gaspar Gómez Chacón, y que leyó el “apóstol rojo de la mayas”.

(En 2019, otro distinguido universitario, el Dr. Francisco José Paoli Bolio, donó poco más de doce mil libros para la Biblioteca del Campus de Ciencias Sociales, Económico-Administrativas y Humanidades de la UADY -ver Informe Fracto, 18 junio 2019. Se trató de títulos que “cubren 41 áreas del conocimiento en ciencias sociales y humanidades, así como en historia, filosofía, literatura, derecho, arte, sociología, antropología y desde luego 95 obras producidas por  Paoli Bolio, entre las que destaca El socialismo olvidado de Yucatán, escrito en coautoría con el doctor Enrique Montalvo Ortega”).

La Biblioteca Central de la UADY. Tiene como objetivo “contribuir a la formación integral de los universitarios a través de la satisfacción de los requerimientos de información en las áreas no cubiertas por las bibliotecas especializadas tales como arte, lógica, religión, filosofía, literatura universal y ciencia, entre otras”. Cuenta con “con 117,933 documentos de los que 37,721 son títulos de libros en 52,675 volúmenes” y recibe “regularmente 38 títulos de revistas de las que 17 son suscripciones y los periódicos del estado, Diario de Yucatán, Milenio (ahora Novedades Yucatán), La Jornada (Maya), y Por Esto!

En la Biblioteca Central destaca una “Colección Yucateca”, que es el “resguardo, preservación, conservación y difusión del patrimonio cultural del estado de Yucatán en particular y de la península yucateca en general, así como del área maya en todos sus diferentes aspectos, que existen en los diversos tipos de documentos”.

La Colección Yucateca “contiene 7,814 títulos de libros, publicaciones seriadas, además de folletos, microfilmes, tesis, etc. que abarcan desde el siglo XIX hasta la actualidad; todos ellos de autores yucatecos, publicados en Yucatán o cuya temática se relaciona con el estado o la región maya. La consulta de los materiales de esta colección es principalmente de forma electrónica, ya que la mayoría se encuentran digitalizados”.

Daguerrotipo. En 1841, se lee en el Museo Yucateco, periódico científico y literario, editado por Justo Sierra O´Reilly y José María Peralta, que “el Baron Fridrichsshal llegó á (sic) esta ciudad hace muy pocos días, trayendo consigo un Daguerrotipo”. La revista publicó un “aviso”:

“M.F. tiene el honor de participar al respetable público de esta ciudad que por medio de la célebre invención del Daguerrotipo, sacará retratos de medio cuerpo y cuerpo entero, al moderado precio de 6 pesos los unos, y 8 pesos los otros, abonándose por separado el cuadro que importará un peso. Las horas de trabajo serán de las 7 a las 9 de la mañana, y de las 4 a las 6 de la tarde. Los medios colores son los más propios para retratarse en esta máquina, y los Sres. y Sras. que gusten, pueden evitar el amarillo, negro y blanco. Las flores no perjudicarán al dibujo, sino que saldrán con unas perfeccion (sic). Irá a casa de las Sras. que no quieran molestarse en salir, siempre que se reunan (sic) 3 ó 4 á (sic) la vez.

– “La exhibición de sus trabajos en la casa de su habitación, será todo el día, y la entrada por 2 reales”.

 Wikipedia informa que “el daguerrotipo fue el primer procedimiento fotográfico anunciado y difundido oficialmente en el año 1839. Fue desarrollado y perfeccionado por Louis Daguerre, a partir de las experiencias previas inéditas de Niépce (antes de 1826), y dado a conocer en París, en la Academia de Ciencias de Francia”.

Libro papal. En anteriores Apuntes Librescos (“Los dos papas en conflicto”, 30 enero 2020), se informó de algunos de los libros del papa Benedicto XVI. Hoy se anuncia una nueva edición, ahora del papa Francisco: I bambini sono speranza (Los niños son esperanza). Está dirigido a los “niños con frases y dibujos que los incitan a compartir, a la tolerancia y a la paz”. El viernes 31 de enero salió a la luz pública en Italia (Deutsche Welle, 30 enero 2020).

Curiosidad libresca. Jot Down Cultural Magazine, o simplemente Jot Down, es una revista cultural española, fundada en 2011, y cuenta con una versión en papel y en línea, según informa la afamada Wikipedia.

En el resumen diario de artículos publicados en Jot Down, que recibe esta columna, aparece en la edición del jueves 9 de enero último, el trabajo del periodista Karlos Zurutuza, con título inquietante: “¿Cuál de estos libros te gustaría leer (pero no podrás) este año?”. El autor publica una lista de diez publicaciones, cito cuatro:

– “Perycalipsis, de Joachim Fersengeld: Un ensayo en el que el autor propone destruir todo lo superfluo creado durante el siglo XX y pagar a todos los que ni escriben, ni pintan, ni componen, ni inventan ni construyen nada, penalizando a los que sí lo hagan”.

– “La crisálida de aire, de Fuka-Eri: Una realidad donde existen dos lunas, la normal y otra irregular, verdosa y más pequeña; unos extraños seres que tejen crisálidas con hilos de aire; un año 1984 en el mundo real y en otro paralelo; una mujer, Aomame, que se empieza a dar cuenta de los extraños cambios que se producen a su alrededor”.

– “De Vermis Mysteriis, de Ludwig Prinn: Un caballero que lucha en la Novena Cruzada es capturado por los árabes y acaba siendo iniciado durante su cautiverio en los misterios de la magia por hechiceros sirios”.

– “Guía práctica de la apicultura, de Sherlock Holmes: El bueno de Holmes tiene otros sonoros títulos como Sobre la distinción de las cenizas de los distintos tabacos, pero elegimos esta impagable contribución a la ciencia del genio asperger de la deducción”.

¿Y por qué no podremos leerlos este año? La curiosidad libresca consiste en la explicación del periodista Zurutuza:

– “Sus títulos son tan sugerentes como los nombres de sus autores, pero hay un problema insalvable: ni unos ni otros existen”.

Traspunte. “Señales”, de Octavio Paz, en El Cuento, Revista de Imaginación, Premio Nacional de Periodismo 1981, número 143, abril-diciembre 1999, ejemplar de aniversario número de 35:

– “Alcé la cara: arriba también habían establecido campamento las estrellas. Pensé que el universo era un vasto sistema de señales, una conversación entre seres inmersos. Mis actos, el serrucho del grillo, el parpadeo de la estrella, no eran sino pausa y sílabas, frases dispersas de aquel diálogo. ¿Cuál sería  esa palabra de cual yo era una sílaba?”.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS