Conecta con nosotros

La Nación y el Mundo

Autorizan aborto a una niña de 11 años que fue abusada sexualmente

Avatar

Publicado

en

Después de que la madre de una niña de 11 años solicitara permiso a las autoridades argentinas para que su pequeña hija pudiera abortar luego de quedar embarazada como producto de un abuso sexual, el Ministerio Público Fiscal de aquel país autorizó la petición. 

 

Según el Ministerio Público, la persona que atacó a la niña “era cercana a su entorno”. Se confirma que el sujeto ya está detenido y presenta cargos  de abuso agravado por acceso carnal.

 

La madre solicitó la autorización del aborto en primera instancia a la Fiscalía de la localidad, misma que, al no ser de su competencia, transfirió la petición al Ministerio Público Fiscal, quien finalmente la aprobó.

 

El fiscal pidió que, una vez realizada la cirugía, se guarde parte del material biológico “para que sirva como prueba para confirmar la autoría”, explicó el Ministerio Público.

Madre América

Capitolio, democracia y economía

Juan J. Paz y Miño Cepeda

Publicado

en

El año 2021 empezó con un acontecimiento de impacto mundial: la toma del Capitolio en Washington DC, el 6 de enero. Alentados por el presidente Donald Trump, quien se negó a reconocer los resultados electorales a favor de Joe Biden, los manifestantes que participaron en el cerco al Capitolio (tratados como amigos” y “grandes patriotas”), pertenecen a diversas organizaciones: MAGA, QAnon, Proud Boys, Oath Keepers, Boogaloo Bois, Bundy Ranch, “Confederados” y otras agrupaciones neonazis, racistas, supremacistas blancos. No lejos se hallan sus parientes políticos: Asociación Nacional del Rifle, Ku Klux Klan, Tea Party, White Power, Skin Heads, Metal Militia. También empresas y gigantes intereses económicos que han sostenido a Trump y sus acciones para recuperar la hegemonía mundial bajo la consigna del “America First”.

Entrevistado por la BBC, el profesor de la Universidad de Harvard, Steven Levitsky, sostuvo que lo sucedido responde a “cuatro años de desacreditar y deslegitimar la democracia” por parte del Partido Republicano y del presidente; lo ha juzgado como “un intento de autogolpe” y no ha podido menos que sentenciar: “la democracia estadounidense es un desastre.https://bbc.in/3nLQ9Ni

En su libro “Capitalismo Progresista” (2020), el premio Nobel de economía, Joseph Stiglitz, ha verificado que a la crisis de la democracia norteamericana durante la “era Trump” acompañó una administración económica que descuido la atención social, aunque profundizó el poder y la riqueza en una elite de multimillonarios y empresas, al compás de los supuestos del mercado libre.

Pero el “derrumbe” de la democracia y de la economía es el signo de los tiempos en todo el continente.

En América Latina el nuevo año se inicia sobre la grave herencia del 2020. La pandemia del Coronavirus no sólo ha resultado un acontecimiento excepcional que alteró la vida cotidiana en todos los países, sino que ha cobijado el profundo desequilibrio de sus economías. De acuerdo con la CEPAL, la región tendría su peor crisis económica en 120 años, con un derrumbe promedio del 7.7% en el PIB https://bit.ly/3nP9oFJ; y según el Panorama Laboral 2020 de la OIT, la desocupación subirá al 10,6%, lo que significa que las personas que buscan empleo pasa a 30,1 millones, mientras que unas 23 millones de personas salieron de la fuerza laboral temporalmente y han perdido sus empleos y sus ingresos. https://bit.ly/3sCbnAX. La CEPAL considera que en el 2021 habría una ligera recuperación de las economías, pero la OIT advierte que la tasa de desocupación podría subir hasta el 11,2%. 

Sin embargo, mientras la propia CEPALargumenta que el problema está en el “modelo de desarrollo”, demostrando en sus estudios que no es sostenible, resulta injusto, agrava las condiciones sociales y no provoca desarrollo, sino beneficios para pocos y con grave concentración de la riqueza, los gobiernos conservadores, que hoy predominan en la mayoría de países latinoamericanos, encontraron en la pandemia del Coronavirus el pretexto ideal para culpar del deterioro económico y social a un agente externo, inédito e imprevisto.

En forma más clara y directa, desde la perspectiva histórica continental es necesario afirmar que el año de la pandemia demostró que los modelos de economía empresarial y neoliberal no sólo han agravado las condiciones de vida y trabajo de amplios sectores humanos, sino que minaron las bases de la democracia institucional. De modo que lo sucedido en los EEUU es comparable con la conflictividad que se vive en América Latina, porque las derechas económicas, políticas, mediáticas, ideológicas y hasta académicas, han logrado converger, junto con el americanismo imperialista, en la defensa del modelo de desarrollo que la CEPAL cuestiona, es decir, en un tipo de economía que pretende empresarios y mercados dueños de los recursos de cada país, controladores del Estado y dominadores del conjunto de la sociedad. 

Para la vida democrática ello ha significado que esas mismas derechas traten de impedir el ascenso histórico de las nuevas izquierdas sociales, identificadas con trabajadores, indígenas, campesinos, movimientos sociales, capas medias, sectores populares, medianos y pequeños empresarios, que buscan liquidar definitivamente los modelos neoliberales de las elites empresariales hegemónicas en la economía, y aspiran a economías sociales, con Estados que impongan los intereses nacionales sobre los intereses capitalistas privados.

Esas nuevas fuerzas históricas marcan, hasta el momento, el ascenso social y político del siglo XXI. Lograron expresarlas los gobiernos del primer ciclo progresista en América Latina, que han merecido numerosos estudios por la novedad de sus administraciones, sus logros sociales, sus triunfos electorales e incluso las posibilidades de construcción del “socialismo del siglo XXI”.

Desde luego, el progresismo del primer ciclo ya demostró sus avances y también sus límites. El triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador, Alberto Fernández y Luis Arce, en México, Argentina y Bolivia, respectivamente, ha permitido hablar de un segundo ciclo progresista. Bajo ese marco, en2021 habrá elecciones presidenciales en Chile, Perú, Ecuador, Honduras y Nicaragua. Al importante proceso constituyente de Chile ha acompañado el fortalecimiento de las izquierdas. En Ecuador, aunque bajo condiciones adversas, la candidatura de  Andrés Aráuz encabeza todas las encuestas para las elecciones presidenciales del 7 de febrero, en una coyuntura con 16 binomios y en la cual la polarización política se presenta con la candidatura del banquero Guillermo Lasso.

Pero sería un error histórico reducir las fuerzas del progresismo de nueva izquierdasocial al progresismo político-partidista y mucho menos a un candidato específico. La tendencia determinante de lo que va en el siglo XXI rebasa la coyuntura, es un fenómeno de largo plazo y, sin duda, asegura los avances; pero enfrenta a fuerzas poderosas, que demostraron las capacidades que tienen para desmontar y perseguir todo aquello que pretenda “destruir” el capitalismo rentista de los modelos empresariales.

Continuar Leyendo

Madre América

El español que luchó con los mayas

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

La vida de los dos primeros europeos que vivieron entre los mayas, Jerónimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero, no pudo ser más diferente, pues el primero estuvo con Hernán Cortés en la toma de Tenochtitlán, mientras el segundo enfrentó a los conquistadores españoles de Yucatán y Centroamérica. Nacidos en las cercanías de Sevilla y Huelva respectivamente, llegaron al llamado Nuevo Mundo a principios del siglo XVI, incorporándose a la hueste de Vasco Núñez de Balboa, a quien acompañaron, en septiembre de 1510, en la fundación de Santa María de la Antigua del Darién.

Casi un año después naufragaron en las proximidades de Jamaica cuando viajaban en un bergantín capitaneado por Juan de Valdivia, que conducía a Santo Domingo las riquezas extraídas de esa colonia española en Tierra Firme. Aguilar y Guerrero fueron los únicos sobrevivientes de los pocos tripulantes que lograron subir a un batel, que los arrastró hasta las costas meridionales de la península de Yucatán. En la tierra de los mayas cayeron prisioneros de los Tutul Xiu, de la ciudad-estado de Maní, que dominaba buena parte de ese territorio.

Aguilar, que había sido diácono en Andalucía, quedó al servicio de un sacerdote maya de Tulum, mientras Guerrero, antiguo soldado en la reconquista de Granada, devenía en instructor militar de los cheles de Ichpaatún, a quienes enseñó técnicas de combate europeas. Integrado a este pueblo maya de Chactemal, al norte de la bahía de Chetumal, llegó a formar una familia con Za’asil-Há, hija de un jefe de esta comunidad.

Las expediciones españolas que merodearon las costas de la península de Yucatán, en 1517 y 1518, encabezadas por Francisco Hernández de Córdoba y Juan de Grijalva respectivamente, enviados por el gobernador de Cuba, Diego Velázquez, con el propósito de capturar esclavos y buscar oro, llevaron noticias a la isla de los dos supervivientes de la embarcación de Valdivia. Por eso, el tercero de los capitanes elegidos por Velázquez para recorrer la desconocida región mesoamericana, Hernán Cortés, que partió el 10 de febrero de 1519, llevaba entre sus encomiendas rescatar a los dos conquistadores extraviados. Al arribar a la isla de Cozumel, Cortés tuvo noticias de dos hombres barbados que estaban con los mayas, a quienes envió misivas y regalos con mensajeros indígenas e incluso una embarcación para rescatarlos.

Jerónimo de Aguilar consiguió autorización de los mayas de Tulum para unirse a Cortés, a quien sería de mucha utilidad. Su dominio del maya, unido al conocimiento por la indígena Malintizin de esa lengua y del náhuatl, le permitiría al conquistador español entenderse con los mexicas. Gracias a su relevante papel en la toma de Tenochtitlan y de otros territorios de lo que llamaron la Nueva España, Aguilar recibió tierras y encomiendas de indios, que disfrutó hasta su muerte en 1531, cerca del río Pánuco. 

La vida de Gonzalo Guerrero fue totalmente opuesta a la de Aguilar. Según cuenta Bernal Díaz del Castillo en su Historia verdadera de la conquista de Nueva España (1632), al conocer del mensaje de Cortés por su compañero de aventuras contestó: “Hermano Aguilar, yo soy casado y tengo tres hijos. Tienenme por cacique y capitán, cuando hay guerras, la cara tengo labrada, y horadadas las orejas, ¿qué dirán de mí esos españoles, si me ven ir de este modo? Idos vos con Dios…”.

Guerrero sobresalió en la lucha contra los conquistadores españoles de Yucatán, a los que obligó a replegarse de Chactemal y de una buena porción de la península, adentrándose después en auxilio de los mayas de Ticamaya, en la actual San Pedro Sula (Honduras). El 13 de agosto de 1536, cuando combatía a los invasores europeos cerca del río Ulúa, murió de un disparo de arcabuz. Aunque un artículo del 2020 del periódico español ABC todavía lo tilda de “traidor”, en Nuestra América Gonzalo Guerrero es reivindicado como un singular héroe anticolonialista. En su memoria se levanta una estatua en la ciudad de Mérida en Yucatán, precisamente al final de la prolongación de la avenida que lleva el nombre del conquistador español al que combatió: Paseo de Montejo. Incluso una estrofa del himno del Estado de Quintana Roo lo recuerda así: “Esta tierra que mira al oeste/cuna fue del primer mestizaje/que nació del amor sin ultraje/ de Gonzalo Guerrero y Za’asil”



También te puede interesar: Repúblicas bananeras

Continuar Leyendo

La Nación y el Mundo

Políticos de Washington colocan a Trump al borde la renuncia

Héctor Hernández Pardo

Publicado

en

Sin embargo los grupos violentos amenazan con asaltar instalaciones del Gobierno si hacen dimitir al presidente. Fortalecen la seguridad en torno al Capitolio de Washington. El Jefe de la Casa Blanca insiste en que no asistirá a la toma de posesión de Biden. Presentan en la cámara baja proyecto de resolución para que sea destituido el magnate inmobiliario.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha encabezado el proyecto de una resolución para destituir al actual presidente estadounidense Donald Trump, a quien acusó de violar la Constitución y de representar una amenaza para el sistema político norteamericano y para el país.

El proyecto de resolución pide al vicepresidente Pence y al gabinete gubernamental que destituyan al magnate inmobiliario de sus funciones haciendo uso de la 25ª. Enmienda de la Constitución. La señora Pelosi señaló que los pasos para ese juicio político sólo se detendrán si el Jefe de la Casa Blanca renuncia a su cargo.

Los actos violentos y de vandalismo protagonizados por partidarios de Trump en el Capitolio, que todos reconocen como incitados por los discursos, las acciones y la política racista y ultranacionalista del mandatario, han provocado un contundente rechazo en los sectores de la nación norteña. Paralelamente el Buró Federal de Investigaciones ha dado a conocer que se han recibido llamadas y cartas de los mismos grupos que asaltaron la sede el Congreso en Washington con la amenaza de que si el juicio político contra Trump provoca la dimisión del presidente entonces atacarán y tomarán instalaciones del gobierno en la capital norteamericana.

El propio FBI ha informado a medios de prensa que el vicepresidente Mike Pence,  Nancy Pelosi y otras importantes figuras de la política estadounidense están siendo objeto de amenazas de muerte por parte de dicha bandas neofascistas.

Faltando apenas una semana para que el demócrata Joe Biden asuma la primera magistratura de Estados Unidos, Trump sigue aferrado a la Casa Blanca, repite hubo fraude en los resultados electorales que favorecieron su derrota, sin pruebas que lo demuestre, y se niega a estar presente en la ceremonia de investidura del nuevo presidente…gesto que rompe con una tradición en la política del país y que no ocurría desde 1869 cuando el saliente Andrew Jonson decidió no presentarse en la ceremonia de juramento de Ulises Grant.

Si bien hay un sector fanático y de ultraderecha que se mantiene al lado de Donald Trump, hoy los llamados para que el actual mandatario dimita no sólo vienen del campo demócrata. Cada vez son más las figuras republicanas que lo piden. Según diferentes órganos de prensa a la demanda en ese sentido de los senadores republicanos Ben Sasse y Lisa Murkowski se ha sumado el también congresista de ese partido en la cámara alta Pat Toomey, quien tras expresar que “una renuncia sería el mejor camino” añadió que el presidente “cayó en un nivel de locura…absolutamente impensable desde que conoció su derrota”.

Por su parte el representante, también republicano, Adam Kinzinger, que ya había solicitado que Trump fuera declarado no apto para ejercer sus funciones, se sumó a los que ahora reclaman su dimisión. “Lo mejor para la unidad del país sería que dimitiera” dijo a la cadena ABC.

Varios ministros y funcionarios cercanos a la Casa Blanca, que le eran aliados, han renunciado a sus cargos en oposición a la actitud del gobernante, y hasta su hombre de confianza, el vicepresidente Mike Pence se ha distanciado de Trump, ha reconocido la victoria de Biden y ha manifestado que asistirá a la ceremonia de investidura del demócrata el próximo 20 de enero. Para la mayoría de los observadores, el presidente se encuentra aislado con respecto a los medios políticos tradicionales.

A ello hay que añadir que las opciones de Trump para hacer campaña y comunicarse con sus simpatizantes se ven ahora limitadas, pues los directivos de las grandes redes sociales, como Twitter y otras, tomaron la decisión de suspenderle sus espacios con el argumento de evitar que haga nuevas incitaciones a la violencia. No olvidemos que las redes sociales han sido, hasta ahora, los mecanismos en que se ha apoyado el presidente para trasladar sus mensajes  y movilizar simpatizantes.

En esas circunstancias el juicio político anunciado por la líder de la cámara bajo, Nancy Pelosi, pudiera desarrollarse, aunque con pronósticos reservados en cuanto a las conclusiones finales. Sobre todo ahora que pende sobre la sociedad norteamericana amenazas de grupos que ya han demostrado su fanatismo y organización.

Por otra parte debe recordarse que ya a finales del 2019 Trump fue sometido, sin éxito, a un proceso similar en el congreso. Fue absuelto por el Senado de mayoría republicana hasta el 20 de enero próximo.

De momento, las autoridades policiales han tomado medidas de seguridad en torno al Capitolio y han levantado una alta barrera metálica que hace prácticamente inexpugnable la instalación, al tiempo que se ha anunciado que se amplían en efectivos y medios bélicos desde este momento y hasta la investidura del demócrata Joe Biden  y su vicepresidenta Kamala Harris.

No obstante, luego de ver las imágenes del asalto el pasado miércoles 6 de enero al recinto del Congreso en Washington, la osadía y la impunidad con que actuaron los grupos neofascistas simpatizantes del presidente (acción que sorprendió a la gran mayoría de los expertos en la política de Estados Unidos), nada puede descartarse en los próximos días.

También te puede interesar: Julian Assange y la cruel persecución a la verdad

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS