Conecta con nosotros

La Nación y el Mundo

El narcotráfico en México

Adalberto Santana

Publicado

en

Las expresiones del narcotráfico en lo económico, político y social es un fenómeno con diversas magnitudes en el mundo, pero específicamente en los países latinoamericanos es más recurrente desde hace muchas décadas. En nuestros días el tráfico ilegal de drogas en países latinoamericanos como Colombia, Brasil, Honduras y México, entre otros, ha alcanzado una mayor complejidad combinada por la generación de riquezas acumuladas, por el crecimiento en los niveles de consunción y por la emergencia de  la violencia.  Pero sin lugar a dudas  México es un país de los más afectados por el crecimiento de la violencia desatada por las organizaciones empresariales del tráfico ilícito de drogas. Pensemos en los múltiples asesinatos que todos los días se suceden en el territorio mexicano en disputa por los llamados cárteles del narcotráfico.

Una de las paradojas de ese flagelo, es el hecho de que el jefe del combate al crimen organizado en el gobierno del ex presidente Felipe Calderón (2006-2012), fue un personaje que estaba coludido con el llamado Cartel de Sinaloa que comandaba el tristemente célebre  Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como el ‘Chapo’ Guzmán. El ingeniero Genaro García Luna, en el gabinete de Calderón Hinojosa fue el encargado de la seguridad de su gobierno. Hoy se encuentra en prisión en los Estados Unidos, acusado por el gobierno norteamericano de tener vínculos con connotados narcotraficantes y de poseer una serie de recursos económicos y propiedades procedentes del narcotráfico. Formalmente el ex encargado de la seguridad en México fue acusado por el fiscal estadounidense Richard Donoghue y detenido en Dallas, Texas, en diciembre de 2019. Fiscal que llegó a afirmar que García Luna está acusado de aceptar millones de dólares en sobornos del ‘El Chapo’ Guzmán Loera, líder del cártel de Sinaloa mientras controlaba la Policía Federal de México y era responsable de garantizar la seguridad pública en México …El arresto de hoy demuestra nuestra determinación de llevar ante la justicia a quienes ayudan a los carteles a infligir daños devastadores en los Estados Unidos y Méxicohttps://eldiariony.com/2019/12/10/arrestan-a-genaro-garcia-luna-por-nexos-con-cartel-de-sinaloa-seria-procesado-en-corte-donde-juzgaron-a-el-chapo/

Este personaje emergido de las ergástulas de la seguridad mexicana en épocas en que gobernaron los ex mandatarios del derechista Partido Acción Nacional, sirvió al ex presidente Vicente Fox como titular de la Agencia Federal de Investigación (AFI). En tanto que con Calderón Hinojosa, García Luna fungió como Secretario de Seguridad Pública. Incluso los nexos de ese personaje de la seguridad calderonista con los jefes del narcotráfico se confirmó por parte de uno de los principales actores de esa lucrativa actividad de la economía sumergida y también infórmate de la DEA (Édgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie”), quien llegó a denunciar en carta dirigida al diario ReformaMi detención fue el resultado de una persecución política por parte del C. Felipe Calderón Hinojosa quien instauró un acosamiento en contra de mi persona por la razón de que el suscrito se negó a formar parte del acuerdo que el señor Calderón Hinojosa deseaba tener con todos los grupos de delincuencia organizada.

htpp://blogs.periodistadigital.com/Hermosillo.php/2012/11/29/p32528

Habría que recordar que el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, desató la llamada “guerra contra el narcotráfico” en 2006. Clima y periodo de extrema violencia  que ha generado en el panorama de la vida social mexicana durante catorce años más de 276 mil homicidios, gran parte relacionados con la delincuencia organizada según fuentes oficiales (El Universal, 21-01-2020). A la par habría que sumar una gran cantidad de desaparecidos que pueden llegar a sumar a más de cuarenta mil personas. Así, en ese escenario reiteradamente y a diario figura un ambiente de violencia criminal en México.

Esta serie de actividades acontecen en su expresión más cruda en masacres atribuidas a los llamados carteles de las drogas, a los enfrentamientos entre distintas agrupaciones del crimen organizado (bandas de secuestradores, polleros o coyotes de migrantes irregulares, en el accionar de los llamados sicarios, traficantes de drogas y de hidrocarburos, entre otros). A lo que también hay que sumar los enfrentamientos entre las fuerzas armadas y policías contra narcotraficantes y todo tipo de delincuentes organizados. Es decir, es un paisaje  de cruda violencia que ha heredado el gobierno progresista del presidente Andrés Manuel López Obrador como “legado” de los gobiernos de corte neoliberal. Política que impregnada por la corrupción por los gobiernos de Fox, Calderón y Peña Nieto acrecentaron el poder del crimen organizado. A la par que debilitaron a la estructura estatal y dejaron al grueso de la población indefensa ante esa ola de violencia.  Tal son los casos más conocidos como por ejemplo, la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa la noche del 26 de septiembre de 2014, atribuida al grupo delincuencial “Guerreros Unidos” patrocinados por las autoridades de la ciudad de Iguala, estado de Guerrero y en colaboración con policías de la misma entidad. Más recientemente otro caso de esa extrema violencia, fue el atentado con el que se buscaba asesinar al jefe de la policía en la Ciudad de México, Omar Hamid García Harfuch, presuntamente llevado a cabo por el llamado cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), el pasado viernes 26 de junio de 2020. Así como la violencia desatada el domingo 28 y lunes 29 en el estado de Chihuahua cuando fueron asesinadas 14 personas producto de las pugnas entre grupos antagónicos de sicarios, ‘Gente Nueva’ del cártel de Sinaloa y ‘La Línea’, al servicio  del cártel de Ciudad Juárez (La Jornada, 30/jun/20).

Ideológicamente, esa delincuencia organizada se le puede ubicar como la derecha narcotraficante mexicana. Tiene una estructura de poder que  se apoya en las lealtades familiares (por ejemplo, los hijos del ‘Chapo’ Guzmán controlan gran parte del Cartel de Sinaloa y los hermanos Arellano Félix han controlado el Cartel de Tijuana). Estructuras del crimen organizado que le dan sustento y continuidad a sus ramas y lazos de su poder económico y del ejercicio del uso de la violencia como cohesión de grupo social. A quien acepta las reglas del poder del narco y su subordinación o a quien rompe la lealtad se aplica la estrategia de “plata o plomo”. Así, han contado con una fuerza humana reclutada en sus estructuras organizativas, con elementos procedentes de los sectores marginados, a los que se les brinda una rápida y estruendosa movilidad social a través del ejercicio de la violencia criminal. En las estructura del poder político o empresarial se negocia sus acuerdos a través de la corrupción económica. Si se prefiere, los activos del  narcotráfico en México nos muestran que son los impulsores de un conflicto bélico generado por su gran poder económico. Es a su vez el conflicto de violencia más prolongado y extenso del siglo XX y XXI. Podemos concluir que ese fenómeno del crimen organizado en México y en los países latinoamericanos donde se ha desarrollado como en Colombia, Honduras y Brasil, principalmente, nos muestran como lo señalamos en nuestro libro -“El narcotráfico en América Latina”, México, Siglo XXI, 2008, p. 231-, que esencialmente: “El crimen organizado, dedicado al tráfico de drogas ilegales, no pretende buscar la guerra, lo que quiere y busca es aprovechar la oportunidad que le brinda el mercado capitalista para impulsar su margen de ganancia, ocupándose en satisfacer el gusto y la demanda del consumidor estadounidense y del Primer Mundo, usuarios que viven en plena decadencia como producto del deterioro del sistema económico, de salud y educativo del imperialismo hegemónico de principios del nuevo milenio”.

También te puede interesar: Herencia de los expedicionarios del Granma en la época del covid-19

Madre América

La teoría de la dependencia

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

El triunfo de la Revolución Cubana, seguido de la proclamación del socialismo en la Mayor de las Antillas y el auge de un movimiento revolucionario en todo el continente, abrió las ciencias sociales a la crítica de las tesis tradicionales sobre la existencia en América Latina de rezagos feudales, que debían liquidarse para impulsar el capitalismo, mediante una fase imprescindible de transformaciones democrático burguesas, como proclamaban entonces los partidos comunistas.

Una concepción diferente, que sirviera de sustento a la lucha por el socialismo en este continente, fue el caldo de cultivo para el surgimiento de la llamada teoría de la dependencia, a la que ya se ha referido en Informe Fracto Juan Paz y Miño, en su sugerente texto Dependencia e Industrialización. Desde los primeros momentos, sus seguidores se interesaron en los orígenes del subdesarrollo y las características de los regímenes socio-económicos americanos desde las grandes culturas originarias hasta la contemporaneidad. Con esa finalidad, se pusieron de moda textos relegados de Carlos Marx, Antonio Gramsci y José Carlos Mariátegui.

Los antecedentes inmediatos de la teoría de la dependencia estaban en la producción de dos autores de la primera generación de historiadores marxistas, surgida en los años cuarenta del siglo XX: el brasileño Caio Prado Junior y el argentino Sergio Bagú. Nos referimos a sus obrasFormación del Brasil contemporáneo (1942) e Historia económica del Brasil (1945), del primero, así como en Economía de la sociedad colonial (1949) y Estructura social de la colonia (1952), ambos subtitulados: Ensayo de historia comparada en América Latina, del segundo.

Lo más relevante de las obras de estos dos autores era su tesis sobre la implantación del capitalismo desde los albores de la conquista europea, opuesta a la visión de un régimen colonial marcado por el feudalismo hispano-portugués y a la consagrada interpretación evolucionista del positivismo, que reducía la historia a una sucesión progresiva de etapas, compartida a pie juntillas por la historiografía marxista. Al cuestionar la armónica articulación de las tesis liberal-positivista con el dogma stalinista del escalonamiento de modos de producción, Caio Prado y Bagú no sólo enriquecieron la historiografía marxista latinoamericana, sino que aportaron los nutrientes a la sociología dependentista que haría eclosión en los años sesenta.

Para agitar el debate académico aparecieron ensayos como América Latina, ¿feudal o capitalista? (1966) del historiador chileno Luis Vitale o el conocido libro del canadiense André Gunder Frank: Capitalismo y Subdesarrollo en América Latina (1967), vinculado al marxismo circulacionista de Leo Huberman y Paul Sweezy, divulgado por Monthly Review de Estados Unidos. Después de dos décadas de predominio de la concepción que entendía al subdesarrollo como una rémora precapitalista, se presentaba una novedosa interpretación que lo consideraba consecuencia del sistema capitalista mundial.

De la acalorada polémica de los años sesenta y setenta del siglo XX salieron una serie de textos que rechazaban ciertas conclusiones sociológicas-dualismo estructural, todas las variantes del funcionalismo y el desarrollismo-sobre el proceso histórico latinoamericano, así como las que procedían del marxismo de impronta stalinista. Entre los más conocidos exponentes de la llamada teoría de la dependencia estuvieron los brasileños Fernando Henrique Cardoso, Theotonio dos Santos, Rui Mauro Marini y el afamado periodista uruguayo Eduardo Galeano, quien en su best seller Las venas abiertas de América Latina (1971) llevó estas ideas al extremo. Una de las más fundamentadas críticas a sus presupuestos, que diagnosticaban capitalismo sólo por la existencia de moneda y comercio, exaltando el nacionalismo y menospreciando las luchas clasista autóctonas, provino del sociólogo ecuatoriano Agustín Cueva en su libro El desarrollo del capitalismo en América Latina (1978).

El debate abierto a escala internacional puso de relieve la necesidad de estudios de caso e investigaciones de campo que permitieran la comprobación en la pasada realidad de estas tesis abstractas y permitieran una más fundamentada comprensión de las relaciones de producción, el carácter de la economía, la acumulación del capital, la estructura de clases y otros temas de la historia social y económica de América Latina. De este modo, se abrieron nuevas indagaciones, basadas en los aportes de la moderna historiografía marxista inglesa y francesa, la escuela de los Annales y la New Economic History norteamericana, sobre haciendas, plantaciones, esclavitud, entre otros muchos tópicos, que conllevaron la diversificación de las fuentes utilizadas y abrieron la transición de la historia tradicional a una nueva historia.

Continuar Leyendo

Madre América

Mensaje del escritor cubano Miguel Barnet por el 110 aniversario de la Revolución Mexicana

Miguel Barnet

Publicado

en

La Revolución Mexicana, cuyo 110 aniversario conmemoraremos el próximo 20 de noviembre, marcó para siempre la historia de México, y se convirtió por los ecos de su trascendencia, en un símbolo de rebeldía para el resto de lo que José Martí llamó Nuestra América.

Aquel levantamiento armado liderado por Francisco Madero, que más tarde se convertiría en una guerra civil, tuvo su origen en el descontento del pueblo mexicano por años de injusticia social. Sin embargo, ese despertar de la conciencia no se quedó solo en el intento, sino que tomó cuerpo como parte de las transformaciones políticas y sociales que tuvieron lugar en años posteriores.

La Revolución Mexicana de 1910 fijó un antes y un después en el imaginario latinoamericano. Su estela de cambios en lo agrario, legal, cultural y educativo, la ubican entre las principales revoluciones ocurridas en el mundo durante el siglo XX.

Fueron muchos los mexicanos y mexicanas ilustres que se destacaron en esa larga contienda. Pero baste mencionar a dos que tienen para Cuba un especial significado: Emiliano Zapata y Pancho Villa, generales del sur y del norte respectivamente, hombres de pueblo que se convirtieron en nítidos emblemas de resistencia del movimiento revolucionario.

La Sociedad Cubano-Mexicana de Relaciones Culturales recuerda con admiración el 110 aniversario de este gran acontecimiento y se hace eco de los años de relaciones, diálogos, influencias y confluencias que han caracterizado las profundas relaciones histórico-culturales entre México y Cuba.

¡Viva la Revolución Mexicana!

Miguel Barnet
Presidente
SOCIEDAD CUBANO-MEXICANA DE RELACIONES CULTURALES.

Continuar Leyendo

La Nación y el Mundo

México, primer lugar en pederastia. Casi todos los casos quedan impunes

Lilia Balam

Publicado

en

Fotos cortesía de Reinserta

La asociación civil Reinserta se manifestó a favor de crear un Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes como una instancia a nivel nacional que promueva la creación de normas jurídicas homogéneas a favor de estos sectores de la población.

Ciudad de México, 19 de noviembre de 2020.- México ocupa el primer lugar en casos de pederastia. Y el 99% de los casos permanece en la impunidad, es decir, quienes cometen esos delitos no reciben una sanción. Por ello es necesario tomar medidas para proteger a la población de niñas, niños y jóvenes, sin excluir a las y los menores que se encuentran en centros penitenciarios, informó la asociación civil Reinserta a través de un comunicado.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el país lidera la lista de naciones con más casos de abuso sexual infantil. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ha reportado que de 1,000 casos de esos delitos, sólo 100 se denuncian, y de éstos, únicamente 10 van a juicio y sólo uno llega a condena. Es decir, la impunidad es de 99%, y la cifra negra es aún mayor.

La Secretaría de Gobernación (SEGOB) ha registrado que una de cada cuatro niñas y uno de cada seis niños han sido víctimas de abuso sexual en el mundo, lo que en México equivaldría a cinco millones de menores. Esta situación se ha visto seriamente agravada a raíz de la pandemia del coronavirus. Por entidad federativa, los estados que presentan los mayores porcentajes de niñas y niños que han sido abusados por sus familiares, son: Chiapas, 13.8%; Michoacán, 13.7%; Guerrero, 13%; y Oaxaca, 12.2%, indicó Reinserta en su boletín.

La violencia sexual contra menores es un problema grave que atenta contra el interés superior de la población infantil y juvenil. El problema subsiste a pesar de estar regulado, pues las normas  establecidas resultan insuficientes para inhibir y combatir las conductas reprochables, tales como la pederastia, declaró la asociación en el marco del Día Mundial para la Prevención del Abuso contra las Niñas, Niños y Adolescentes.

Foto cortesía de Reinserta

En este sentido, Reinserta expresó su apoyo a la iniciativa con proyecto de decreto por la que se adicionan artículos a la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, en materia de protección contra los agresores sexuales, presentada por la senadora Josefina Vázquez Mota.

Se pronunció a favor de que la iniciativa contemple la creación del “Registro Nacional de Personas Agresoras Sexuales de Niñas, Niños y Adolescentes”, con el propósito de identificar a agresores sexuales de menores sentenciados y condenados, para utilidad de la sociedad general y las autoridades judiciales y administrativas, como una vía para tomar medidas de prevención de riesgos para infantes y jóvenes.

De igual forma, calificó como “urgente” voltear la mirada a las niñas, niños y adolescentes que se encuentran en Centros de Reinserción. Para ello, citó el caso de Hugo*, un pequeño de dos años y medio que vive con su madre Fernanda* en un recinto penitenciario. En una ocasión, la mujer visitó a su pareja en el área varonil del sitio, y dejó al menor con los compañeros reclusos del hombre. Posteriormente, Hugo comenzó a llorar, quejándose de dolor en el ano. Según la asociación, las molestias podrían ser consecuencia de algún tipo de abuso sexual.

Foto cortesía de Reinserta

pedófilos dentro de los centros de reclusión, creando espacios libres de violencia dentro de las cárceles y aplicando técnicas para atender las necesidades que son completamente diferentes al resto de la población penitenciaria con el objetivo de proteger y no revictimizar a los niños, niñas y adolescentes que están en contacto con el Sistema de Justicia Penal del país”.

También recalcó la necesidad de contemplar en la iniciativa mencionada que las visitas de convivencia con sus hijas o hijos menores de edad, estén sujetas a la autorización de las autoridades competentes, en razón de las evaluaciones que se realicen al sentenciado de carácter médico, psicológico, psiquiátrico y cualquier otra que se requiera, para determinar el riesgo que representa la convivencia con los menores.

Foto cortesía de Reinserta

*Los nombres fueron cambiados para proteger la identidad de las personas. 

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS