Conecta con nosotros

La Nación y el Mundo

Pérez-Reverte y su historia de la Madrastra Patria

Julio A. Muriente Pérez

Publicado

en

Esta es una selección de diversas opiniones del escritor Arturo Pérez Reverte contenidas en su libro Una historia de España. Sobre todo las que expresa sobre la propia España.

Esa España a la que, según su reacción a la carta enviada por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al rey Felipe VI y al Papa Francisco-reclamando una disculpa por las atrocidades cometidas por los conquistadores españoles en Tenochtitlan, hace cinco siglos-los latinoamericanos y caribeños le debemos estar eternamente agradecidos, por la lengua impuesta que hablamos, la religión impuesta que profesamos y por nuestras culturas diversas, forjadas desde la resistencia. La misma España que por siglos saqueó a más no poder estas tierras y que sometió a más no poder a estos pueblos. La misma a pesar de la cual, no gracias a la cual, somos y existimos en tantos sentidos. La España de los poderosos que sigue celebrando por todo lo alto, tirando las puertas por las ventanas, la infausta fecha del 12 de octubre como día de fiestas nacional.

Arturo Pérez Reverte, el arrogante intelectual español, anticomunista activo—últimamente la ha agarrado contra Cubase cree con licencia para decir y ofender cuanto se le antoje, mientras el resto debemos hacerle reverencia.

Estas son las cosas que ha escrito Pérez Reverte sobre la madrastra patria. La pinta de cuerpo entero ese hijo pródigo del chauvinismo europeísta, añejado y rancio; una España desacreditada y venida a menos desde hace tanto tiempo.  

Ante esa España que con tanto tino describe, es que pretende Pérez Reverte que nos inclinemos y que nos sintamos orgullosos hijastros.

A confesión de parte, relevo de prueba.

Creo que los españoles estamos infectados de una enfermedad histórica, peligrosa, quizá mortal…

…este es un país con un alto porcentaje de hijos de puta por metro cuadrado…

Y por si éramos pocos, parió la abuela: nos hicimos cristianos para ir al Cielo. Ahí echaron sus primeros dientes el fanatismo y la intransigencia religiosa que ya no nos abandonarían nunca, y el alto clero hispano empezó a mojar en todas las salsas… 4-23

Así que entre todos empezaron a hacerle la cama al Imperio romano… Imagínense la clase política de entonces, más o menos como ahora la chusma dirigente española… todo se arreglaba degollando. Hispania era Jauja y había dos tabernas por habitante. …con lo que la Hispania civilizada, o lo que quedaba de ella, se fue a tomar por el saco. 4-24-25

esta tierra antaño fértil en conejos y siempre fértil en fanáticos y gilipollas. 5-25

este es un país con un alto porcentaje de hijos de puta por metro cuadrado… 5-26

se enzarzaron en una sangrienta lucha por el poder que habría necesitado, para contarla, al Shakespeare que—como tantas otras cosas—en España nunca tuvimos. 5-27

Fue una época larga, apasionante, sangrienta y cruel, de la que si fuéramos gringos tendríamos maravillosas películas hechas por John Ford; pero que, siendo españoles como somos, acabó podrida de tópicos baratos y posteriores glorias católico-imperiales. 34-8

Por esas fechas, un plumilla moro llamado Ibn Said, chico avispado y con buen ojo, escribió una frase sobre los bereberes que no me resisto a reproducir, porque define perfectamente a los españoles musulmanes y cristianos de aquellos siglos turbulentos, y también a buena parte de los de ahora mismo: Son unos pueblos a los que Dios ha distinguido particularmente con la turbulencia y la ignorancia, y a los que en su totalidad ha marcado con la hostilidad y la violencia. 10-40

La envidia hispana, ya saben. Nuestra deliciosa naturaleza. 41-11

De cualquier modo, puestos a hablar de esos malos de película que aquella época dio a punta de pala, el primer nombre que viene a la memoria es el de Pedro I, conocido por Pedro el Cruel: uno de los más  infames—y de esos hemos tenido unos cuantos—reyes y gobernantes que en España parió madre. 51-15

Eran jóvenes, guapos y listos. Me refiero a Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, los llamados Reyes Católicos. La alianza de esos dos jovenzuelos…lo que fue, sobre todo, es un matrimonio de conveniencia; una gigantesca operación política…53-16

Ella seguía siendo dueña de Castilla; y él, de Aragón. Los otros bienes, los gananciales, llegaron a partir de ahí, abundantes y en cascada, con un reinado que iba a acabar la Reconquista mediante la toma de Granada, a ensanchar los horizontes de la humanidad con el descubrimiento de América, y a asentarnos, consecuencia de todo aquello, como potencia hegemónica indiscutible en los destinos del mundo durante un siglo y medio. 54-16

En cualquier caso, durante los ciento veinticinco años que incluirían el fascinante siglo XVI que estaba en puertas, transcurridos desde los Reyes Católicos a Felipe II, iba a cuajar lo que para bien y para mal hoy conocemos como España. De ese período provienen buena parte de nuestras luces y nuestras sombras: nuestras glorias y nuestras miserias. Sin conocer lo mucho y decisivo que en esos años cruciales ocurrió, es imposible comprender y comprendernos.55-16

Y usted, como sus padres y abuelos, y también como sus hijos y nietos, sabe que no saldrá de eso en la puñetera vida, y que su destino eterno en esta España miserable será agachar la cabeza ante el recaudador, lamer las botas del noble o besar la mano del cura… Y en eso está el paisano, afilando la hoz para segar algo más que trigo, dispuesto a llevárselo todo por delante, cuando llega su primo Manolo y dice: chaval, han descubierto un sitio que llaman las Indias, o América, o como te salga de los huevos porque está sin llamarlo todavía, y dicen que está lleno de oro, plata, tierras nueva e indias a las que nunca les duele la cabeza… De manera que nuestro hombre dice: pues bueno, pues vale. De perdidos a las Indias. Y allí desembarcan unos cuantos centenares de Manolos. Pacos, Pepes, Ignacios, Jorges, Santiagos y Vicentes dispuestos a eso: a hacerse ricos a sangre y fuego o a dejarse el pellejo en ello… Y esos magníficos animales, duros y crueles como la tierra que los parió, incapaces de tener con el mundo la piedad que éste no tuvo con ellos, desembarcan en playas desconocidas, caminan por selvas hostiles comidos de fiebre, vadean ríos llenos de caimanes, marchan bajo aguaceros, sequías y calores terribles con sus armas y corazas, con sus medallas de santos y escapularios al cuello, sus supersticiones, sus brutalidades, miedos y odios. Y así, pelean con los indios, matan, violan, saquean, esclavizan, persiguen la quimera del oro de sus sueños, descubren ciudades, destruyen civilizaciones y pagan el precio que estaban dispuestos a pagar: mueren en pantanos y selvas, son devorados por tribus caníbales o sacrificados en altares de ídolos extraños, pelean solos o en grupo gritando su miedo, su desesperación y su coraje; y en sus ratos libres,…llevando a donde van las viejas rencillas, los odios, la violencia, la marca de Caín que todo español lleva en su historia genética, por no perder la costumbre, se matan unos a otros… Y así, Hernán Cortés y su gente conquistan México, y Pizarro el Perú, y Núñez de Balboa llega al Pacifico, y otros muchos se pierden en la selva y en el olvido…Y unos pocos vuelven ricos a su pueblo, viejos y llenos de cicatrices… aun así, sin pretenderlo, preñando a las indias y casándose con ellas (en lugar de exterminarlas, como harían los anglosajones en el norte), bautizando a sus hijos y haciéndolos suyos, emparentando con guerreros valientes y fieles que, como los tlaxcaltecas, no los abandonaron en las noches tristes de matanza y derrota, robando, matando y esclavizando, pero también engendrando y construyendo, toda esa panda de admirables hijos de puta crea un mundo nuevo de ciudades y catedrales que ahí siguen hoy… por el que se extiende una lengua poderosa y magnifica llamada castellana, allí española, que hoy hablan quinientos cincuenta millones de personas… 63-65-20

…las obligaciones imperiales (Carlos V, siglo XVI) nos metieron en jardines europeos que poco nos importaban, y por ellos quemamos las riquezas americanas, nos endeudamos con los banqueros de toda Europa y malgastamos las fuerzas en batallas ajenas que se llevaron mucha juventud… 72-23

…las posesiones de América, que eran el espléndido futuro… 74-24

….la mayor parte de las leyendas negras nos las comimos y nos las seguimos comiendo nosotros…cuanto la Historia retuvo de ese siglo (XVI) fue lo malos y chuletas que éramos los españoles, con nuestra Inquisición (como si los demás no la tuvieran), y nuestras colonias americanas (que los otros procuraban arrebatarnos)… 76-25

…justo es reconocer que mucha fama la ganamos a pulso gracias a esta mezcla de vanidad, incultura, mala leche, violencia y fanatismo que nos meneaba y que aún colea hoy.

Y fue ahí, en el paso del siglo XVI al XVII… Aquel tiempo, asombroso en lo diplomático y lo militar, lo fue todavía mucho más en algo que, a diferencia del oro de América, las posesiones europeas y ultramarinas… Aunque es cierto que la sobada expresión siglo de oro resulta inexacta (de oro vimos poco; y de plata, la justa), pues todo se iba en guerras exteriores, fasto de reyes y holganza de nobles y clérigos… 81-27

Y allí estábamos, tocotoc, tocotoc, a caballo entre los siglos XVI y XVII, entre Felipe II y su hijo Felipe III, entre la España aún poderosa y temida, que con mérito propio había llegado a ser dueña del mundo… La paradoja es que, en vez de alentar industria y riqueza, el oro y la plata americanos nos hicieron—a ver si le suena—fanfarrones, perezosos e improductivos; o sea, soldados, frailes y pícaros antes que trabajadores, sin que a cambio creásemos en el Nuevo Mundo, como hicieron los anglosajones del norte, un sistema social y económico estable, moderno, con vistas al futuro. 83-84-28

Con Felipe III…el dinero fácil de América seguía dándonos cuartelillo. El problema era ese mismo oro: llegaba y se iba con idéntica rapidez, a la española, sin cuajar en riqueza real ni futura…Así que como había viruta fresca, todo se compraba fuera. La monarquía, fiando en las flotas de América, se entrampaba con banqueros genoveses que nos sacaban el tuétano. Ingleses, franceses y holandeses, enemigos como eran, nos vendían todo aquello que éramos incapaces de fabricar aquí, llevándose lo que los indios esclavizados en América sacaban de las minas y nuestros galeones traían…86-29

Y al fin…Felipe III decretó la expulsión. En 1609, con una orden inscrita por mérito propio en nuestros abultados anales de la infamia, se los embarcó rumbo a África, vejados y saqueados por el camino. 88-29

Y así, tacita a tacita, fue llegando el día en que el Imperio de los Asturias, o más bien la hegemonía española en el mundo…se fueron por la alcantarilla. Siglo y medio, más o menos. Demasiado había durado el asunto, si echamos cuentas, para tanta incompetencia, tanto gobernante mediocre, tanta gente—curas, monjas, frailes, nobles, hidalgos—que no trabajaba, tanta vileza interior y tanta metida de gamba…Estaba claro que aquella España no tenía arreglo. 92-32

Y llegó Carlos II…España por el puto suelo. La monarquía de dos hemisferios, en vez de un conjunto de reinos hispánicos armónico, próspero y bien gobernado, era la descojonación de Espronceda: una Castilla agotada, una periferia que se apañaba a su aire y unas posesiones ultramarinas que a todos aquí importaban un pito excepto para la llegada periódica de oro y la plata con la que iba tirando quien podía tirar. 96-33

…y Carlos II se fue muriendo sin vástago. España, como dijimos, era ya potencia secundaria, pero aún tenía peso, y lo de América prometía futuro si caía en buenas manos, como demostraban los ingleses en las colonias del norte, a la anglosajona, no dejando indio vivo y montando tinglados muy productivos. 97-33

Murió Carlos II en 1700, como contábamos, y se lió otra… Así empezó la Guerra de Sucesión, que duró doce años…Al final, la España borbónica y su aliada Francia ganaron la guerra; pero éramos tal piltrafa que hasta los vencidos ganaron más que nosotros, y la victoria de Felipe V nos costó un huevo de la cara. Con la Paz de Utrecht, todos se beneficiaron menos el interesado…. España perdió todas las posesiones europeas que le quedaban…y de postre, Gibraltar y Menorca…. 98-99-34

Y ahora, encima, decidido a convertir esta ancestral casa de putas en una monarquía moderna y centralizada, Felipe V había decretado… otra para nuestro nutrido archivo de imbecilidades domésticas. 100-34

El problema era que la ciencia, el nuevo Dios del siglo, le desmontaba a la religión no pocos palos del sombrajo, y teólogos e inquisidores, reacios a perder su influencia, seguían defendiéndose como tigres de Bengala… Y así llegó a darse la circunstancia siniestra de que en algunos libros de ciencia figurase la pintoresca advertencia: Pese a que esto parece demostrado, no debe creerse por oponerse a la doctrina católica…Y de ese modo…cuando en el extranjero progresaban la física, la anatomía, la botánica, la geografía y la historia natural, nosotros nos quebramos la cabeza y hundimos con gritos las aulas sobre si el Ente es unívoco o análogo. 104/36

La gran masa de españoles, el pueblo llano, seguía siendo inculta, apática, cerril, ajena a las dos élites, o ideologías que en ese siglo XVIII empezaban a perfilarse… 105/36

El peor enemigo exterior que España tuvo en el siglo XVIII…fue Inglaterra. Las posesiones españolas en América eran pastel codiciado, y el flujo de riquezas a través del Atlántico resultaba demasiado tentador como para no darle mordiscos…España no tenía industria, apenas fabricaba nada propio y vivía  de comprarlo todo con el oro y la plata que, desde las minas donde trabajaban los indios esclavizados, seguían llegando a espuertas con las flotas de galeones…Muchas fortunas en la City de Londres se hicieron con lo que se les quitaba a España y a sus colonias. 106/37

A finales del siglo XVIII, con la desaparición de Carlos III y sus ministros ilustrados, se fastidió de nuevo la esperanza de que esto se convirtiera en un lugar decente. 111/39

Aquella indolente España de misa, rosario, toros y sainetes de Ramón de la Cruz aún seguía lastrada por su propia pereza, incapaz de sacar provecho del vasto imperio colonial… 111/39

Echen cuentas ustedes mismos: una reina intrigante, un rey bondadoso y estúpido, una Iglesia católica irreductible, una aristocracia inculta e impresentable, una progresía acojonada por los excesos guillotineros de la Revolución Francesa, y un pueblo analfabeto, indolente, más inclinado a los toros y a los sainetes de majos y copla…que al estudio y el trabajo, de los que pocos solían dar ejemplo. 113/40

Y ahora, la tragedia. ..Pónganse ustedes en los zapatos de un español con inteligencia y cultura….convencido de que las luces, la ilustración y el progreso que recorrían Europa iban a sacar a España del pozo siniestro donde reyes incapaces, curas fanáticos y gentuza ladrona y oportunista nos habían tenido durante siglos…Y ahí es cuando llega el drama para los lucidos y cultos; para quienes saben que España se levanta contra el enemigo equivocado, porque esos invasores a los que degollamos son el futuro, mientras que las fuerzas que defienden el trono y el altar son, en su mayor parte, la incultura más bestia y el más rancio pasado… Así que calculen la tragedia de los inteligentes: saber que quien trae la modernidad se ha convertido en tu enemigo, y que tus compatriotas combaten por una causa equivocada. Ahí viene el dilema…elegir entre ser patriota o ser afrancesado. 116-117/41

….la Guerra de la Independencia fue, sobre todo, una sucesión de derrotas militares… 120/42

Y así andábamos, en plena guerra contra los franceses, con toda España arruinada y hecha un carajal, los campos llenos de cadáveres y la sombra negra de la miseria y el hambre en todas partes… con ese tesón entre homicida y suicida tan propio de nosotros…121-43

Así que en cuanto los franceses se fueron del todo, acabó la guerra y Napoleón nos hizo el regalo envenenado de devolvernos al rey más infame del que España tiene memoria…123/43

Y eso fue exactamente lo que pasó cuando Fernando VIII de Borbón, el mayor hijo de puta que ciñó corona en España, volvió de Francia…La represión fue bestial, y así volvió a brillar el sol de las tardes de toros, mantilla y abanico… 124-125/44

Además de feo—lo llamaban Narizotas–, con una expresión torva y fofa, Fernando VII era un malo absoluto, tan perfecto como si lo hubieran fabricado en un laboratorio…Además de mal encarado—que de eso nadie tiene la culpa—nuestro Fernando VII era cobarde, vil, cínico, hipócrita, rijoso, bajuno, abyecto, desleal, embustero, rencoroso y vengativo. Resumiendo, era un hijo de puta con ático, piscina y garaje. Y fue él, con su cerril absolutismo, con su perversa traición a quienes en su nombre—estúpidos y heroicos pardillos—lucharon contra los franceses creyendo hacerlo por la libertad, con su carnicera persecución de cuanto olía a Constitución, quien clavó a martillazos la tapa del ataúd donde España se metió a sí misma durante los dos siglos siguientes, y que todavía sigue ahí como  siniestra advertencia de que, en esta tierra maldita en la que Caín nos hizo el deneí, la infamia nunca muere.126/44

Y en esas estábamos, con el infame Fernando VII y la madre que lo parió, cuando perdimos casi toda América. Entre nuestra Guerra de la Independencia y 1836, España se quedó sin la mayor parte de su imperio colonial americano, a excepción de Cuba y Puerto Rico. La cosa había empezado mucho antes, con las torpezas coloniales y la falta de visión ante el mundo moderno que se avecinaba: y aunque en las Cortes de Cádiz y la Pepa de 1812 participaron diputados americanos, el divorcio era inevitable. 128/46

….la resistencia realista frente a los que luchaban por la independencia fue dura, tenaz y cruel…tres siglos y pico después de Colón, buena parte de los de uno y otro bando habían nacido en América. 128/46

Fulanos ilustres como el general San Martín, que había luchado contra los franceses en España, o el gran Simón Bolívar, realizaron proezas bélicas  y asestaron golpes mortales al aparato militar español. Bolívar también intentó crear una federación hispanoamericana como Dios manda, en plan Estados Unidos; pero eso era complicado en una tierra como aquella, donde la insolidaridad, la envidia y la mala leche naturales de la madre patria habían hecho larga escuela. No hubo unidad…pero si nuevos países en los que…el pueblo llano, los indios y la gente desfavorecida se limitaron a cambiar unos amos por otros…Y salvo raras excepciones, así continúan: como un hermoso sueño de libertad y justicia nunca culminado. Con el detalle de que ya no pueden echarles la culpa a los españoles, porque llevan doscientos años gobernándose ellos solos. 130/46

Pero la lógica, la coherencia y otras cosas relacionadas con la palabra pensar, como hemos visto en los capítulos anteriores de esta bonita y edificante historia, siempre fueron inusuales aquí. Lo importante era ajustar cuentas; que sigue siendo, con guerras civiles o sin ellas, con escopeta o con pase usted primero, nuestro deporte nacional. 136/48

…en un país del que Richard Ford, hablando precisamente de la guerra carlista, había escrito: Los españoles han sido siempre muy crueles. Marcial los llamaba salvajes. Aníbal, que no era tan benigno, ferocísimos; añadiendo, para dejar más nítida la cosa: cada vez que parece que pudiera ocurrir algo inusual, los españoles matan a sus prisioneros. A eso lo llaman “asegurar los prisioneros”. Y, bueno,. Fue en ese delicioso ambiente como transcurrieron, no una, sino tres guerras Carlistas que marcarían, y no para bien, la vida política española del resto de ese siglo y parte del siguiente. 137-138/49

Para hacerse idea de lo que fue nuestro siglo XIX…Ese siglo es la más  desvergonzada cacería por el poder que, aun conociendo muchas, conoce nuestra historia. 138/50

El reinado de Isabel II fue un continuo sobresalto: un putiferio de dinero sucio y ruido de sables. Un disparate llevado a medias entre una reina casi analfabeta, caprichosa y aficionada a los sementales de palacio… 141/51

En los últimos años  del reinado de Isabel II, la degradación de la vida política y moral de España convirtió la monarquía constitucional en una ficción grotesca. 143/52

Desde la pérdida de casi toda América, España era un segundón en la mesa de los fuertes. 144/52

Y entonces…llegó nuestra primera república…en un país donde seis de cada diez fulanos eran analfabetos…y donde 13,405 concejales de ayuntamiento y 467 alcaldes no sabían leer ni escribir. En aquella pobre España sometida a generales, obispos y especuladores financieros, la política estaba en manos de jefes de partidos sin militancia ni programa, y las elecciones eran una farsa. La educación pública había fracasado de modo estrepitoso ante la indiferencia criminal de la clase política: la Iglesia seguía pesando muchísimo en la enseñanza, 6,000 pueblos carecían de escuela, y de los 12,000 maestros censados, la mitad se clasificaba oficialmente  como de escasa instrucción. 149/54

Once meses iba a durar la desgraciada. Las Cortes eran una casa de putas y las masas se impacientaban viendo el pasteleo de los políticos. Y encima, para rematar el pastel, en Cuba había estallado la insurrección independentista…  150/54

La Primera República española, aquel ensayo de libertad convertido en desastre por unos políticos desvergonzados y por un pueblo inculto e irresponsable, se había ido al carajo en 1874. 153/56

El siglo XIX estaba siendo en España un disparate de padre y muy señor mío: una atroz guerra contra los franceses, un rey (Fernando VII) cruel, traidor y miserable, una hija (Isabel II) incompetente, caprichosa y más golfa que María Martillo, un rey postizo (Amadeo de Saboya) tomado a cachondeo, la pérdida de casi todas las posesiones americanas tras una guerra sin cuartel, una insurrección en Cuba, una guerra cantonal, una Primera República que había acabado como una reyerta de payasos de circo, golpes de Estado, pronunciamientos militares a punta de pala…156/57

…el trono de Alfonso XII estaba calentado con carbón asturiano, forjado con hierro vasco y forrado con paño catalán, pues en la periferia estaban encantados con él; sobre todo porque aquella siderurgia vascongada…iba como un cohete, y la clase dirigente catalana, en buena parte forrada de pasta con el tráfico de esclavos negros y los negocios de una Cuba todavía española… 159/58

Y así llegamos, señoras y señores, al año del gran desastre colonial. A ese nefasto 1898, cuando la España que desde el año 1500 había tenido al mundo agarrado por las pelotas, después de un siglo y pico creciendo y casi tres encogiendo como ropa de mala calidad muy lavada, quedó reducida a casi lo que es ahora. Le dieron—nos dieron—la puntilla las guerras de Cuba y Filipinas. 163-164/60

En Cuba…la represión estaba siendo bestial, muy bien resumida por el general Weyler, que era bajito y tenía muy mala leche: ¿Que he fusilado a muchos prisioneros? Es verdad, pero no como prisioneros de guerra, sino como incendiarios y asesinos…los Estados Unidos, que ya estaban en forma, querían zamparse el Caribe español. El resultado es conocido de sobra: una guerra cruel que no se podía ganar…la intervención de Estados Unidos, y nuestra escuadra…Después de aquello, abandonada por las grandes potencias porque no pintábamos un carajo, España cedió Cuba, Puerto Rico—donde los puertorriqueños habían combatido junto a los españoles—y las Filipinas…164-165/60.

Y de esta triste manera, señoras y caballeros, después de perder Cuba, Filipinas, Puerto Rico y hasta la vergüenza, reducida a lo peninsular y a un par de trocitos de África, ninguneada por las grandes potencias que un par de siglos antes todavía le llevaban el botijo, España entró en un siglo XX que iba a ser tela marinera. 166/61

Diecinueve años después, por el Tratado de Fez, Francia y España se repartieron Marruecos por la cara…como en Europa todo hijo de vecino andaba haciéndose un imperio colonial, España, empeñada en que la respetaran un poquito después del 98, no quería ser menos.. Así que Marruecos era la única ocasión para quitarse la espina…una sucesión de levantamientos de las cabillas locales convirtió la ocupación española en una pesadilla…La matanza fue espantosa…esa guerra de África iba a ser larga y sangrienta, de tres años de duración… 170-171/62

las elecciones de 1931 dieron la puntilla al rey y a la monarquía. …en las elecciones municipales del 12 de abril, en cuarenta y dos de cuarenta y cinco ciudades importantes arrasó la coalición republicano-socialista…Y como ocurrió siempre (y sigue ocurriendo en esa clase de situaciones, que es lo bonito y ameno que tenemos aquí), los portadores del botijo palaciegos que hasta ayer habían sido fieles monárquicos descubrieron de pronto, al mirarse al espejo, que toda la vida habían sido republicanos hasta las cachas…demócratas de toda la vida…179/66

De cualquier modo, en aquel momento los españoles—siempre ingenuos cuando decidimos no ser violentos, envidiosos o miserables—consideraban el horizonte mucho más luminoso que negro…Una España diferente, distinta a la que llevaba siglos arrastrándose ante el trono y el altar—cuando no exiliada, encarcelada o fusilada–, era posible de nuevo…la Historia, a menudo mezquina con nosotros, ofrecía otra rara oportunidad. Una ocasión de oro que naturalmente, en espectacular alarde de nuestra eterna capacidad para el suicidio político y social, nos íbamos a cargar en solo cinco años…Y es que, como decía un personaje de no recuerdo que novela—igual hasta era mía–, España sería un país estupendo si no estuviera lleno de españoles. 180-181/66

Y allí estábamos los españoles, o buena parte de ellos, muy contentos con aquella Segunda República… En eso andábamos, dispuestos a salir del calabozo oscuro donde siglos de reyes imbéciles, ministros infames y curas fanáticos nos habían tenido a pan y agua…En un país donde la pobreza y el analfabetismo eran endémicos, las prisas por cambiar en un par de años lo que habría necesitado el tiempo de una generación resultaban mortales de necesidad. 181/67

Nunca habíamos tenido en España un avance tan evidente en democracia real y conquistas sociales. Pero el lastre de siglos de atraso, la cerrazón de las viejas fuerzas oscuras y las tensiones irresolubles de la industrialización, el crecimiento urbano y la lucha de clases que sacudían toda Europa iban a reventarnos la fiesta. Después de los primeros momentos de euforia republicana y buen rollo solidario, crecieron la radicalización política, las prisas, los recelos y la intransigencia en todas partes… Era como una carrera hacia el abismo en la que todos competían…Todo el rencor y la vileza ancestrales, todo el oportunismo, todo el odio endémico que un pueblo medio analfabeto y carente de cultura democrática arrastraba desde hacía siglos, salió a relucir… 184-185/68

Aquello se había convertido en una carrera hacia el abismo. Y cuando pita la locomotora de cualquier abismo, los españoles nunca perdemos la ocasión de subirnos al tren. 193/71

Ahora, ya de nuevo y por fin en esa gozosa guerra civil en la que tan a gusto nos sentimos los españoles, con nuestra larga historia de bandos, facciones, odios, envidias, rencores, etiquetas y nuestro constante “estás conmigo o contra mí”, nuestro “al adversario no lo quiero vencido ni convencido, sino exterminado”… 198/74

Llegados a este punto del disparate hispano en aquella matanza que iba a durar tres años… 203/76

La consigna era limpieza total, extirpación absoluta de izquierdismos, sindicalismos, liberalismos, ateísmos, republicanismos y todo cuanto oliese, hasta de lejos, a democracia y libertad: palabras nefandas que, a juicio del Caudillo y sus partidarios—que ya se contaban por millones, naturalmente—habían llevado a España al desastre. 209/78

Cuando un papa, Pío XII en este caso, llama a un país nación elegida por Dios, baluarte inexpugnable de la fe católica, está claro que quien gobierna ese país va a estar un largo rato gobernándolo. Nadie tuvo nunca un olfato más fino que el Vaticano…Era una dictadura personal y autoritaria…sin otros escrúpulos que su personalísima conciencia de ferviente católico, anticomunista y patriota radical…él era España…Apoyado por la oligarquía terrateniente y financiera…en estrecho maridaje con la Iglesia católica…España se convirtió en un paramo de luto y tristeza, empobrecida, enferma, miserable, dócil, asustada y gris…La gente se moría de hambre y de tuberculosis…mercado negro, miedo, humillación y miseria moral. Un mundo en blanco y negro. 211-212-213/79

Franco fue una desgracia; pero también creo que en la España emputecida, violenta e infame de 1936-39 no había ninguna posibilidad de que surgiera una democracia real; y que si hubiera ganado el otro bando—o los más fuertes y disciplinados del otro bando-, probablemente el resultado habría sido también una dictadura, pero comunista o de izquierdas y con idéntica intención de exterminar al adversario y eliminar la democracia liberal… 231/87

Sus funerales, sin embargo, demostraron algo que hoy se pretende olvidar: muchos miles de españoles desfilaron ante la capilla ardiente o siguieron por la tele los funerales con lagrimas en los ojos, que no siempre eran de felicidad. Demostrando con eso que si Franco permaneció cuatro décadas bajo palio no fue sólo por tener un ejército en propiedad y cebar cementerios, sino porque un sector de la sociedad española, aunque cambiante con los años, compartió todos o parte de sus puntos de vista. Y es que en la España de hoy, tan desmemoriada para cosas como esa, cuando miramos atrás resulta…que todo el mundo había sido heroicamente antifranquista… 237/89

Y así llegamos…a la mayor hazaña ciudadana y patriótica llevada a cabo por los españoles en su larga, violenta y triste historia…La cosa milagrosa, que se llamó Transición…por primera vez en la historia de Europa se hizo el cambio pacífico de una dictadura a una democracia…Por primera y—lamentablemente—última vez, la memoria histórica se utilizó no para enfrentar, sino para unir sin olvidar. 238-239/ 90

Nadie que conozca nuestro pasado puede hacerse ilusiones… Creo que los españoles estamos infectados de una enfermedad histórica, peligrosa, quizá mortal…siglos de guerra, violencia y opresión bajo reyes incapaces, ministros corruptos y obispos fanáticos, la guerra civil contra el moro, la Inquisición y su infame sistema de delación y sospecha, la insolidaridad, la envidia como indiscutible pecado nacional, la atroz falta de cultura que nos ha puesto siempre—y nos sigue poniendo—en manos de predicadores y charlatanes de todo signo, nos hicieron como somos; entre otras cosas, unos de los pocos países del llamado Occidente que se avergüenzan de su gloria y se complacen en su miseria, que insultan sus gestas históricas, que maltratan y olvidan a sus grandes hombres y mujeres, que borran el testimonio de lo digno y solo conservan, como arma arrojadiza contra el vecino, la memoria del agravio y ese cainismo suicida que salta a la cara como un escupitajo al pasar cada página de nuestro pasado…Pero también, debo confesarlo, porque me daba pereza repetir el viejo ciclo: contar por enésima vez cómo de nuevo, tras conseguir empresas dignas y abrir puertas al futuro, los españoles volvemos a demoler lo conseguido, tristemente fieles a nosotros mismos, con nuestro habitual entusiasmo suicida, con la osadía de nuestra ignorancia, con nuestra irresponsable y arrogante frivolidad, con nuestra cómoda indiferencia, en el mejor de los casos. Y sobre todo, con esa estúpida, contumaz, analfabeta, criminal vileza, tan española, que no quiere al adversario vencido ni convencido, sino exterminado. Borrado de la memoria. 245-246/92

Madre América

La traición de Cochrane

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

El 6 de octubre de 1821 el almirante inglés Lord Thomas Alexander Cochrane (1775-1860), jefe de la flota que había traslado el año anterior al Virreinato del Perú al Ejército Expedicionario del general José de San Martín, sublevó la escuadra, que tenía bandera de Chile, argumentando el atraso en el pago de sus servicios, y se la llevó rumbo norte. La traición de Cochrane fue un severo golpe a la causa de la independencia y debilitó al gobierno de San Martín como Protector de la Libertad del Perú.

Después de merodear con su flota por las costas de México y otros territorios hispanoamericanos del Pacifico, atacando barcos y guarniciones españolas, Cochrane volvió a Chile en junio de 1822, donde trató de indisponer a su gobierno con San Martín. Fracasado en sus propósitos, se puso a las órdenes de Pedro I de Brasil, que contrataba oficiales y soldados desmovilizados de las guerras napoleónicas. Además de dirigir la escuadra imperial brasileña en operaciones contra los portugueses, el almirante británico también reprimió a los republicanos de la Confederación del Ecuador, formada en Pernambuco en 1824, sublevados contra el absolutismo de los Braganza, por lo que fue gratificado con el título de marqués de Maranhao. Luego estuvo en Grecia entre 1827 y 1828, con los independentistas que luchaban contra el imperio otomano, para después dejar sus aventuras, al servicio del mejor postor, para regresar a su tierra natal.

Nacido en Escocia en 1775 en una familia arruinada de la nobleza, a los doce años se había enrolado como tripulante en la marina de guerra británica, donde tuvo una carrera meteórica y ganó cierta notoriedad. Se distinguió en las guerras napoleónicas y llegó a capitán de la armada real y a tener un escaño en la cámara de los lores. Acusado de un mega fraude en la bolsa de valores de Londres, fue expulsado en 1817 de la marina y el parlamento, despojado de condecoraciones, títulos e incluso condenado a prisión. Liberado, puso un aviso en un periódico para conseguir trabajo, anuncio que leyó un representante de San Martín, que lo contrató junto a otros oficiales y marineros británicos.

Al año siguiente, fue recibido por el Director Supremo de Chile, Bernardo O´Higgins, quien organizaba junto con San Martín la campaña para la liberación del Perú, recibiendo el grado de vicealmirante de la naciente flota nacional y la ciudadanía chilena. Además de contribuir a la ocupación de la base naval española más poderosa del Pacífico en Valdivia, el 3 de febrero de 1820, la escuadra de Cochrane transportó unos meses después al ejército de San Martín al Perú. En El Callao encerró a la flota enemiga y en sorpresivo combate naval se apoderó de la fragata Esmeralda, buque insignia de la marina española.

Pero Cochrane no era un patriota desinteresado, sino un mercenario obsesionado por recuperar su fortuna, por lo que cada vez que se apoderaba de una embarcación exigía su botín como si fuera un simple corsario, lo que San Martín no admitió. El tema fue enturbiando la relación entre los dos jefes militares, sobre todo desde agosto de 1821, cuando la situación hizo crisis al apoderarse sin autorización de recursos públicos del gobierno que estaban en una goleta anclada en Ancón. Indignado por el robo, San Martín le ordenó el 15 de septiembre que “restituya, a bordo de los respectivos buques, las propiedades que han sido tomadas de ellos por pertenecer, las más, al gobierno y las otras a los particulares que se hallan bajo mi protección.” Distanciados por el grave incidente, el almirante inglés, declarado en rebeldía, zarpó con la escuadra bajo su mando integrada por dos fragatas, una de ellas la propia Esmeralda, una corbeta, un bergantín y una goleta, lo que mereció el lapidario comentario de San Martín: “Este Lord metálico, cuya conducta puede compararse al más famoso filibustero”.

En 1828, enriquecido y de regreso en Londres, recibió cuatro años después el perdón de la reina Victoria por el fraude cometido y se le permitió heredar el título de conde de Dundonald y recibir el rango honorífico de contraalmirante de la marina real. Al morir con 85 años de edad fue enterrado con honores en la Abadía de Westminster y sobre su tumba se puso la inscripción “Libertador de Chile y Perú”. Quizás, como anota el historiador argentino Norberto Galasso en su biografía de San Martín Seamos Libres y lo demás no importa nada (2009), en reconocimiento al mercenario inescrupuloso que contribuyó a la expansión del imperio británico.

Adenda

Sirvan estas líneas para despedirme de los queridos lectores de la revista digital Informe Fracto y, en particular, de su sección Madre América, que invoca el nombre de un texto paradigmático de José Martí. Quiero agradecer en especial al doctor Carlos E. Bojórquez Urzaiz por la oportunidad brindada, desde abril de 2019, para colaborar en esta aventura del periodismo mediático, que me ha abierto nuevos horizontes. La publicación de más de doscientas cincuenta notas cortas, dos semanales, sobre temas desconocidos, insólitos o mal contados de la historia de América Latina, fue un verdadero desafío. No sólo para mantener una entrega regular y puntual, sino también conseguir que atrajeran a un público amplio y exigente, que de una ojeada pudiera leerlas en sus celulares. Gracias a Informe Fracto, y su excelente equipo editorial, algunas de esas notas aparecen en sendos libros publicados en Chile, lo que reconoceré siempre.

Sergio Guerra Vilaboy

Continuar Leyendo

La Nación y el Mundo

Difícil que prospere demanda por armas en EU: especialistas

Avatar

Publicado

en

Foto: https://lh3.googleusercontent.com/proxy/lEKA82Jz0RpxhyndFnD3YQNUzrSclEm-4GuuHrDvrj7JDPnpxdchdi7V8kdpedf8LFMIUUaTAs1T5_iSqODUQjIYDILNv4VsSVTGNhODnH7FgrNMtZRYRCEAuiyheNXc4vW3f2qk9IbEZUuU1ebqlLyp_h7-Rluji90Nu-67Wv3y6FT4XTfwDVDVEJ9zN4jeYdHz4s-LUAalQCEuZpN5

Ciudad de México, 1° de octubre del 2021.- El Gobierno de México busca que se establezcan protocolos para la venta de armas, pues en la actualidad no existe control ni información fidedigna sobre a quién se le están comercializando armas, explicó Raúl Sapién Santos, Presidente del Consejo Nacional de Seguridad Privada (CNSP),

“Resulta que cuando se comete un delito de alto impacto, como lo es el homicidio, al llegar la fiscalía a realizar el aseguramiento al lugar de los hechos, estas armas se tienen identificadas que provienen desafortunadamente del vecino país del Norte”, detalló.

Un juez federal en EU aceptó que las empresas acusadas vayan en bloque, en un juicio civil con el que México pretende obtener una indemnización por las prácticas negligentes.

En agosto pasado, el Gobierno de México recurrió a una Corte de Estados Unidos para demandar a fabricantes de armas a los que acusa de negligencia y propiciar un tráfico ilegal; entre las empresas están Smith & Wesson, Colt’s Manufacturing y Barrett Firearms Manufacturing, cuyo rifle de francotirador calibre .50 es un arma de guerra utilizada por los cárteles de la droga en México.

En EU existe la Ley Protection of Lawful Commerce in Arms Act (PLCAA), la cual impide que haya demandas frente a ese tipo de empresas por daños que hagan sus productos.

Carlos A. Pérez Ricart, profesor investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) indicó que la demanda contra fabricantes de armas será difícil que prospere, porque en Estados Unidos la industria armamentista está protegida y los delitos que se cometen con armas en México son ejecutados por mexicanos.

“A ver cómo va a poder sortear el Estado, México va a tener que acreditar, como Gobierno, que es víctima de todo esto y eso tampoco es claro si lo vaya a poder hacer”, indicó.

Sin embargo, Pérez Ricart consideró que la demanda podría generar que las empresas modifiquen la forma en que distribuyen sus armas, lo que ayudaría a alinear incentivos entre los grupos de activistas en México.

“Grupos que pugnan un control de armas más estricto en Estados Unidos. La demanda es evidencia de que hay una buena estrategia del Gobierno federal a mediano y largo plazo para terminar con este tema; y es un indicio de que es un área prioritaria para el gobierno mexicano”.

En tanto, la vicecoordinadora de la bancada del PAN en el Senado, Kenia López, refirió que serán los jueces quienes definan conforme al marco legal, la demanda interpuesta.

“Habremos de ver cuáles son, cuál es el proceso jurídico, lo que tendrá que prevalecer son dos cosas: es la ley en términos nacionales y, por supuesto, que haya un entendimiento de cuáles son las prioridades para ambos países”.

También te puede interesar: Alarma el incremento de posesión de armas de fuego y delitos violentos en Yucatán

Continuar Leyendo

La Nación y el Mundo

En agosto se rompió el récord histórico de cifras de feminicidio en México

Avatar

Publicado

en

Foto: https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2020/02/200220092922-feminicidio-mexico-cifras-violencia-mujer-problema-pkg-matute-00025614-full-169.jpg?quality=100&strip=info

De acuerdo con el semáforo delictivo, también aumentó considerablemente el índice de violación y violencia familiar.

Ciudad de México, 30 de septiembre de 2021.- En agosto, el Semáforo Delictivo reportó cinco delitos en rojo: violación, violencia familiar y feminicidio, así como extorsión y narcomenudeo. Todos ellos están arriba de su media histórica mensual; mientras que la cifra de asesinatos de mujeres por razones de género rompió el récord histórico, con 107 víctimas durante ese mes. 

Incrementan delitos de violencia familiar y violación en casa


La violación y violencia familiar se ubican en rojo desde el mes de febrero y tienen incrementos importantes en el año de 31% y 20%, respectivamente. Los estados con las tasas más altas en violación son Chihuahua, Quintana Roo, Durango, Baja California Sur y Querétaro. Los estados con tasas más elevadas en violencia familiar son Chihuahua, Durango, Colima, Coahuila y CDMX. 

“La mayor parte de las violaciones se dan en casa por parientes cercanos y las víctimas son menores de edad”, comentó Santiago Roel, director del Semáforo Delictivo. 

 
Al cierre de agosto, el feminicidio rompió récord con 104 casos y 107 víctimas, la cifra histórica más alta y un incremento de 8% en el año. 

“El feminicidio suele ser un caso extremo de violencia familiar, por lo que no es de extrañarse su incremento, ya que la violencia familiar ha subido en todo el país de manera significativa. Por ello, es fundamental la atención oportuna de la violencia en casa y la protección de la familia en caso de riesgo extremo”, reiteró el directivo.
 
Los estados con tasas más altas de feminicidio en el año 2021 son Chihuahua, Morelos, Sonora, Quintana Roo y Sinaloa.
 

La extorsión suma varios meses en rojo con un incremento de 5% en el año. Los estados con tasas más altas son Zacatecas, Estado de México, Colima, Querétaro y Baja California Sur. En tanto, el narcomenudeo se ha mantenido en rojo todos los meses con un incremento de 9% en el año. Los estados con las tasas más altas son Guanajuato, Coahuila, Chihuahua, Baja California y Colima.  

 
El homicidio se ubica en amarillo con un informe de 2,394 carpetas en el mes, ligeramente por debajo de su media histórica mensual. Los estados con tasas más altas son Chihuahua, Baja California, Colima, Zacatecas y Sonora. Santiago Roel afirmó que “seguimos teniendo una de las tasas más altas del mundo por no querer resolver el tema de fondo a nivel nacional, mediante la regulación de las drogas”.
 
Por su parte, el secuestro se mantiene en verde y tiene una reducción de 28% en el año. Los estados con las tasas más altas son Chihuahua, Colima, Morelos, Tlaxcala e Hidalgo.
 
Robo de vehículo, a casa y negocio se mantiene en amarillo y presentan reducciones entre el 5 y el 10%.
 
Las lesiones dolosas (riñas) se ubican en amarillo en el mes; sin embargo, presentan un incremento de 10% en el año.
 

Calificación por estados
 
Los peores estados calificados en el mes de agosto, con 8 rojos, son Chihuahua, Nayarit, Nuevo León y Sonora. Por el contrario, el mejor calificado es Jalisco con un sólo rojo en su Semáforo Delictivo, seguido de Yucatán y Chiapas, con dos rojos.  
  
“Sigue sin resolverse la violencia del crimen organizado, en especial de narco-ejecuciones, es un tema federal y tampoco hemos sido capaces de hacer campañas efectivas contra la violencia en casa, que reduzcan los índices de violencia familiar, violación y feminicidio. Las familias mexicanas, y en especial las mujeres, siguen atrapadas entre la violencia extrema dentro y fuera de casa”, concluyó Santiago Roel.

También te puede interesar: Semáforo delictivo: 26 estados se ubican en rojo en violencia familiar

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS